El Poder de la Resurrección


Por: Rafael Márquez
Publicado el:
Viernes 30 de Junio, 2017
Escrito el:
Martes 27 de Octubre, 2015

            El evento más glorioso y trascendental, como lo es la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, ha perdido en estos tiempos la profundidad y la esencia de su poderoso significado. La resurrección es el evento más glorioso que haya existido en todo la historia de la humanidad. La resurrección es un acto de victoria, un triunfo contundente contra el imperio de la muerte, que tenía esclavizada a la humanidad en el temor. "Y librar a todos los que por el TEMOR DE LA MUERTE estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre". Hebreos 2:15.

            Dicen que la vida y la muerte son parte de la vida. Si la muerte fuera parte de la vida, ¿Por qué provoca tanta tristeza y dolor? La muerte es una maldición, y la vida es una bendición, ya que la vida produce alegría y paz, sanidad y bienestar. La muerte produce dolor, tristeza y es la derrota del hombre. Por eso Jesús vino a darnos vida y vida en abundancia y la palabra abundancia significa; prosperidad y gozo en el Espiritu Santo. 1ª Corintios 15:55 "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde oh sepulcro tu victoria?" (Aguijón, espina, dolor, sufrimiento) (Sepulcro, derrota). Muchos enfatizan en la Cruz, y claro que es importantísimo y poderoso, pero la Cruz sin la Resurrección no está completa; la obra de redención incluye la Resurrección de Jesús, no solo su muerte en la Cruz. Si Jesús se hubiera quedado en la cruz… La muerte lo habría vencido, pero la muerte no pudo contenerlo. Jesús es la resurrección y la vida. La Cruz representa la muerte, la Resurrecci�n representa la vida. 1ª Corintios 15:13-17, 19 "Porque si no hay resurrecci�n de muertos, tampoco Cristo resucit�. Y si Cristo no resucit�, vana es entonces nuestra predicaci�n, vana es tambi�n nuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios… Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucit�; y si Cristo no resucit�, vuestra fe es vana; a�n est�is en vuestros pecados…" si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los m�s dignos de conmiseraci�n de todos los hombres. La Palabra de Dios nos dice que si Cristo no resucit�; vana es nuestra predicaci�n, vana es nuestra fe… y a�n estamos muertos en nuestros pecados y nuestro destino es la oscuridad eterna, y acaba diciendo que somos los m�s miserables, y dignos de l�stima de todos los hombres. Mas como dice 1ª de Pedro capitulo 1 "Bendito el Dios y Padre de nuestro Se�or Jesucristo que seg�n su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva por medio de la resurrecci�n de Jesucristo de los muertos".

            En la actualidad y a trav�s de los tiempos b�blicos ha habido muchas resurrecciones; (L�zaro, la hija de Jairo, el hijo de la viuda Nain, Tabita, etc.) pero hay una gran diferencia entre la resurrecci�n de una persona como L�zaro, y la resurrecci�n de Jes�s. El musulm�n tiene como profeta a Mahoma, el budista tiene como su dios a Buda, los hinduistas tienen sus dioses… pero est�n muertos. Pero nuestro l�der y Se�or y Dios es Jes�s, y demostr� ser el Hijo de Dios con milagros prodigios y todo tipo de se�ales que lo identificaron como el �nico Dios verdadero, muri� y resucit� para darnos vida eterna. ¡LÁZARO VOLVIÓ A MORIR, PERO JESÚS NO MURIÓ Y VIVE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS! L�zaro muri� siendo un pecador como todos los que han sido resucitados hasta el d�a de hoy. L�zaro resucit� con los mismos problemas, resucit� con todo el pecado que se hab�a llevado cuando muri�. Mas Jes�s, el Cordero de Dios, el inocente y santo, que no hab�a pecado muri� cargando sobre Él todo el pecado de la humanidad, toda la basura de la inmundicia y la maldici�n de este mundo. Cargo en Él toda enfermedad, rebeli�n, injusticia, inmoralidad, iniquidad, violencia y toda maldad y pecado inimaginable y baj� hasta el mismo infierno vaciando todo el pecado y la inmundicia y la condenaci�n de la muerte que estaba contra nosotros, y clav�ndola en la cruz venci� la muerte restaurando la vida que se hab�a perdido en el huerto del Ed�n, y levant�ndose de entre los muertos, y triunfando sobre los principados y potestades de maldad los exhibi� p�blicamente triunfando sobre ellos en la cruz del calvario. Bendito el Dios y padre de nuestro Se�or Jesucristo quien nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redenci�n por Su sangre, el perd�n de pecados. ¡Aleluya!

            El d�a que Jes�s fue entregado para ser juzgado por el hombre, era un d�a diferente que quedar�a indeleblemente marcado para siempre para testimonio de la humanidad. La atm�sfera estaba cargada de la influencia de principados y potestades de maldad que permeaban la oscura noche en aquel huerto de Getseman�. Jes�s, el hijo de Dios agonizaba prepar�ndose para cruzar el valle de la sombra de muerte que le esperaba. La escritura nos dice en Mateo 26:37 en adelante: "Y tomando a Pedro, a los dos hijos de Zebedeo, comenz� a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jes�s les dijo: Mi alma est� muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu�, y velad conmigo. Yendo un poco adelante, se postr� sobre su rostro, orando y diciendo: Padre m�o, si es posible, pase de m� esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como t�. Vino luego a sus disc�pulos, y los hall� durmiendo, y dijo a Pedro: ¿As� que no hab�is podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entr�is en tentaci�n; el esp�ritu a la verdad est� dispuesto pero la carne es d�bil". Otra vez fue, y or� por segunda vez, diciendo: Padre m�o, si no puede pasar de m� esta copa sin que yo la beba, h�gase tu voluntad. Vino otra vez y los hall� durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sue�o. Y dej�ndolos, se fue de nuevo, y or� por tercera vez, diciendo las mismas palabras". Por tres ocasiones or� para que el Padre le fortaleciera y poder recibir la copa que tendr�a que beber. Ser�an tres d�as en las profundidades del infierno, y or� por cada uno de ellos.

            Muchos hemos cre�do que la copa de la que habla Jes�s, es el tormento y dolor f�sico que sufrir�a. Pero en realidad, m�s que dolor y el terrible tormento f�sico era la copa de todo el pecado y la inmundicia de la humanidad que vendr�a sobre �l. Y sobre todo la separaci�n de Su Padre. Porque sab�a que el pecado lo separar�a de Él, y tendr�a que pasar este valle solo, bebiendo la copa de iniquidad. ¡Dios m�o, Dios m�o, porque me has desamparado! ¡Fue el grito desgarrador, en medio de aquella terrible oscuridad espiritual! La escritura nos dice Juan 19:29 que: "…Estaba all� una *vasija llena de *vinagre; (esta escritura hace referencia a la que Jes�s se refiri� en Mateo 26:37) entonces ellos(nosotros) empaparon (impregnaron) en vinagre una esponja,y poni�ndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jes�s hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. (Hecho esta, obra terminada) Y habiendo inclinado la cabeza, entreg� el esp�ritu. (vasija-copa, recipiente) (vinagre-vino amargo, amargura, pecado)". Lo que el infierno, Satan�s y los demonios no sab�an; era que cuando dijo consumado es; el imperio de la muerte, el reino de Satan�s y todas las huestes de maldad estaban siendo totalmente derrotadas, despojadas y humilladas en la Cruz del Calvario. El Esp�ritu de Dios inund� el imperio de las tinieblas, y la muerte no pudo retener al Hijo de Dios, y Jes�s arrebatando del diablo las llaves de la muerte se levant�, y triunfante trajo a la humanidad la libertad absoluta de la esclavitud del pecado y de la muerte. Con toda autoridad se levant� de la tumba, declarando "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, Yo Soy el Alfa y la Omega el Principio y el Fin el que vivo y estuve muerto, mas he aqu� que vivo por los siglos de los siglos". ¡AMEN! ¡NUESTRO REDENTOR VIVE! El hecho de la muerte y resurrecci�n de nuestro Se�or Jesucristo fue profetizado en G�nesis 3:15.

            ¡Escuche esto; es glorioso! Escuche lo que Dios le dijo a Satan�s: "Te dije que volver�amos a encontrarnos, cuando t� derribaste y enga�aste a mi hombre en el huerto del Ed�n, yo te promet� que volver�amos a encontrarnos, pero no como Dios, porque te har�a pedazos en un instante, ser�a como una lucha entre una hormiga y un elefante, sino a trav�s de la simiente de la mujer en forma de hombre; y despoj�ndome de mi deidad, de mi majestad y poder y haci�ndome como un hombre semejante al hijo del hombre, t� me herir�s en la planta del pie y yo te aplastar�a la cabeza." Como dice Filipenses 2:6 en adelante: "… el cual, siendo en forma de Dios, no estim� el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despoj� a s� mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condici�n de hombre, se humill� a s� mismo, haci�ndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios tambi�n le exalt� hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jes�s se doble toda rodilla de los que est�n en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Se�or, para gloria de Dios Padre." ¡AMÉN!

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

El Poder de la Resurrección


Por: Rafael Márquez

Publicado el:
Viernes 30 de Junio, 2017
Escrito el:
Martes 27 de Octubre, 2015

            El evento más glorioso y trascendental, como lo es la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, ha perdido en estos tiempos la profundidad y la esencia de su poderoso significado. La resurrección es el evento más glorioso que haya existido en todo la historia de la humanidad. La resurrección es un acto de victoria, un triunfo contundente contra el imperio de la muerte, que tenía esclavizada a la humanidad en el temor. "Y librar a todos los que por el TEMOR DE LA MUERTE estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre". Hebreos 2:15.

            Dicen que la vida y la muerte son parte de la vida. Si la muerte fuera parte de la vida, ¿Por qué provoca tanta tristeza y dolor? La muerte es una maldición, y la vida es una bendición, ya que la vida produce alegría y paz, sanidad y bienestar. La muerte produce dolor, tristeza y es la derrota del hombre. Por eso Jesús vino a darnos vida y vida en abundancia y la palabra abundancia significa; prosperidad y gozo en el Espiritu Santo. 1ª Corintios 15:55 "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde oh sepulcro tu victoria?" (Aguijón, espina, dolor, sufrimiento) (Sepulcro, derrota). Muchos enfatizan en la Cruz, y claro que es importantísimo y poderoso, pero la Cruz sin la Resurrección no está completa; la obra de redención incluye la Resurrección de Jesús, no solo su muerte en la Cruz. Si Jesús se hubiera quedado en la cruz… La muerte lo habría vencido, pero la muerte no pudo contenerlo. Jesús es la resurrección y la vida. La Cruz representa la muerte, la Resurrecci�n representa la vida. 1ª Corintios 15:13-17, 19 "Porque si no hay resurrecci�n de muertos, tampoco Cristo resucit�. Y si Cristo no resucit�, vana es entonces nuestra predicaci�n, vana es tambi�n nuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios… Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucit�; y si Cristo no resucit�, vuestra fe es vana; a�n est�is en vuestros pecados…" si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los m�s dignos de conmiseraci�n de todos los hombres. La Palabra de Dios nos dice que si Cristo no resucit�; vana es nuestra predicaci�n, vana es nuestra fe… y a�n estamos muertos en nuestros pecados y nuestro destino es la oscuridad eterna, y acaba diciendo que somos los m�s miserables, y dignos de l�stima de todos los hombres. Mas como dice 1ª de Pedro capitulo 1 "Bendito el Dios y Padre de nuestro Se�or Jesucristo que seg�n su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva por medio de la resurrecci�n de Jesucristo de los muertos".

            En la actualidad y a trav�s de los tiempos b�blicos ha habido muchas resurrecciones; (L�zaro, la hija de Jairo, el hijo de la viuda Nain, Tabita, etc.) pero hay una gran diferencia entre la resurrecci�n de una persona como L�zaro, y la resurrecci�n de Jes�s. El musulm�n tiene como profeta a Mahoma, el budista tiene como su dios a Buda, los hinduistas tienen sus dioses… pero est�n muertos. Pero nuestro l�der y Se�or y Dios es Jes�s, y demostr� ser el Hijo de Dios con milagros prodigios y todo tipo de se�ales que lo identificaron como el �nico Dios verdadero, muri� y resucit� para darnos vida eterna. ¡LÁZARO VOLVIÓ A MORIR, PERO JESÚS NO MURIÓ Y VIVE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS! L�zaro muri� siendo un pecador como todos los que han sido resucitados hasta el d�a de hoy. L�zaro resucit� con los mismos problemas, resucit� con todo el pecado que se hab�a llevado cuando muri�. Mas Jes�s, el Cordero de Dios, el inocente y santo, que no hab�a pecado muri� cargando sobre Él todo el pecado de la humanidad, toda la basura de la inmundicia y la maldici�n de este mundo. Cargo en Él toda enfermedad, rebeli�n, injusticia, inmoralidad, iniquidad, violencia y toda maldad y pecado inimaginable y baj� hasta el mismo infierno vaciando todo el pecado y la inmundicia y la condenaci�n de la muerte que estaba contra nosotros, y clav�ndola en la cruz venci� la muerte restaurando la vida que se hab�a perdido en el huerto del Ed�n, y levant�ndose de entre los muertos, y triunfando sobre los principados y potestades de maldad los exhibi� p�blicamente triunfando sobre ellos en la cruz del calvario. Bendito el Dios y padre de nuestro Se�or Jesucristo quien nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redenci�n por Su sangre, el perd�n de pecados. ¡Aleluya!

            El d�a que Jes�s fue entregado para ser juzgado por el hombre, era un d�a diferente que quedar�a indeleblemente marcado para siempre para testimonio de la humanidad. La atm�sfera estaba cargada de la influencia de principados y potestades de maldad que permeaban la oscura noche en aquel huerto de Getseman�. Jes�s, el hijo de Dios agonizaba prepar�ndose para cruzar el valle de la sombra de muerte que le esperaba. La escritura nos dice en Mateo 26:37 en adelante: "Y tomando a Pedro, a los dos hijos de Zebedeo, comenz� a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jes�s les dijo: Mi alma est� muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu�, y velad conmigo. Yendo un poco adelante, se postr� sobre su rostro, orando y diciendo: Padre m�o, si es posible, pase de m� esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como t�. Vino luego a sus disc�pulos, y los hall� durmiendo, y dijo a Pedro: ¿As� que no hab�is podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entr�is en tentaci�n; el esp�ritu a la verdad est� dispuesto pero la carne es d�bil". Otra vez fue, y or� por segunda vez, diciendo: Padre m�o, si no puede pasar de m� esta copa sin que yo la beba, h�gase tu voluntad. Vino otra vez y los hall� durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sue�o. Y dej�ndolos, se fue de nuevo, y or� por tercera vez, diciendo las mismas palabras". Por tres ocasiones or� para que el Padre le fortaleciera y poder recibir la copa que tendr�a que beber. Ser�an tres d�as en las profundidades del infierno, y or� por cada uno de ellos.

            Muchos hemos cre�do que la copa de la que habla Jes�s, es el tormento y dolor f�sico que sufrir�a. Pero en realidad, m�s que dolor y el terrible tormento f�sico era la copa de todo el pecado y la inmundicia de la humanidad que vendr�a sobre �l. Y sobre todo la separaci�n de Su Padre. Porque sab�a que el pecado lo separar�a de Él, y tendr�a que pasar este valle solo, bebiendo la copa de iniquidad. ¡Dios m�o, Dios m�o, porque me has desamparado! ¡Fue el grito desgarrador, en medio de aquella terrible oscuridad espiritual! La escritura nos dice Juan 19:29 que: "…Estaba all� una *vasija llena de *vinagre; (esta escritura hace referencia a la que Jes�s se refiri� en Mateo 26:37) entonces ellos(nosotros) empaparon (impregnaron) en vinagre una esponja,y poni�ndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jes�s hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. (Hecho esta, obra terminada) Y habiendo inclinado la cabeza, entreg� el esp�ritu. (vasija-copa, recipiente) (vinagre-vino amargo, amargura, pecado)". Lo que el infierno, Satan�s y los demonios no sab�an; era que cuando dijo consumado es; el imperio de la muerte, el reino de Satan�s y todas las huestes de maldad estaban siendo totalmente derrotadas, despojadas y humilladas en la Cruz del Calvario. El Esp�ritu de Dios inund� el imperio de las tinieblas, y la muerte no pudo retener al Hijo de Dios, y Jes�s arrebatando del diablo las llaves de la muerte se levant�, y triunfante trajo a la humanidad la libertad absoluta de la esclavitud del pecado y de la muerte. Con toda autoridad se levant� de la tumba, declarando "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, Yo Soy el Alfa y la Omega el Principio y el Fin el que vivo y estuve muerto, mas he aqu� que vivo por los siglos de los siglos". ¡AMEN! ¡NUESTRO REDENTOR VIVE! El hecho de la muerte y resurrecci�n de nuestro Se�or Jesucristo fue profetizado en G�nesis 3:15.

            ¡Escuche esto; es glorioso! Escuche lo que Dios le dijo a Satan�s: "Te dije que volver�amos a encontrarnos, cuando t� derribaste y enga�aste a mi hombre en el huerto del Ed�n, yo te promet� que volver�amos a encontrarnos, pero no como Dios, porque te har�a pedazos en un instante, ser�a como una lucha entre una hormiga y un elefante, sino a trav�s de la simiente de la mujer en forma de hombre; y despoj�ndome de mi deidad, de mi majestad y poder y haci�ndome como un hombre semejante al hijo del hombre, t� me herir�s en la planta del pie y yo te aplastar�a la cabeza." Como dice Filipenses 2:6 en adelante: "… el cual, siendo en forma de Dios, no estim� el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despoj� a s� mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condici�n de hombre, se humill� a s� mismo, haci�ndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios tambi�n le exalt� hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jes�s se doble toda rodilla de los que est�n en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Se�or, para gloria de Dios Padre." ¡AMÉN!

Ver Mas

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Lecturas Recomendadas


El Poder de la Resurrección



Por: Rafael Márquez
Viernes 30 de Junio, 2017

            El evento más glorioso y trascendental, como lo es la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, ha perdido en estos tiempos la profundidad y la esencia de su poderoso significado. La resurrección es el evento más glorioso que haya existido en todo la historia de la humanidad. La resurrección es un acto de victoria, un triunfo contundente contra el imperio de la muerte, que tenía esclavizada a la humanidad en el temor. "Y librar a todos los que por el TEMOR DE LA MUERTE estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre". Hebreos 2:15.

            Dicen que la vida y la muerte son parte de la vida. Si la muerte fuera parte de la vida, ¿Por qué provoca tanta tristeza y dolor? La muerte es una maldición, y la vida es una bendición, ya que la vida produce alegría y paz, sanidad y bienestar. La muerte produce dolor, tristeza y es la derrota del hombre. Por eso Jesús vino a darnos vida y vida en abundancia y la palabra abundancia significa; prosperidad y gozo en el Espiritu Santo. 1ª Corintios 15:55 "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde oh sepulcro tu victoria?" (Aguijón, espina, dolor, sufrimiento) (Sepulcro, derrota). Muchos enfatizan en la Cruz, y claro que es importantísimo y poderoso, pero la Cruz sin la Resurrección no está completa; la obra de redención incluye la Resurrección de Jesús, no solo su muerte en la Cruz. Si Jesús se hubiera quedado en la cruz… La muerte lo habría vencido, pero la muerte no pudo contenerlo. Jesús es la resurrección y la vida. La Cruz representa la muerte, la Resurrecci�n representa la vida. 1ª Corintios 15:13-17, 19 "Porque si no hay resurrecci�n de muertos, tampoco Cristo resucit�. Y si Cristo no resucit�, vana es entonces nuestra predicaci�n, vana es tambi�n nuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios… Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucit�; y si Cristo no resucit�, vuestra fe es vana; a�n est�is en vuestros pecados…" si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los m�s dignos de conmiseraci�n de todos los hombres. La Palabra de Dios nos dice que si Cristo no resucit�; vana es nuestra predicaci�n, vana es nuestra fe… y a�n estamos muertos en nuestros pecados y nuestro destino es la oscuridad eterna, y acaba diciendo que somos los m�s miserables, y dignos de l�stima de todos los hombres. Mas como dice 1ª de Pedro capitulo 1 "Bendito el Dios y Padre de nuestro Se�or Jesucristo que seg�n su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva por medio de la resurrecci�n de Jesucristo de los muertos".

            En la actualidad y a trav�s de los tiempos b�blicos ha habido muchas resurrecciones; (L�zaro, la hija de Jairo, el hijo de la viuda Nain, Tabita, etc.) pero hay una gran diferencia entre la resurrecci�n de una persona como L�zaro, y la resurrecci�n de Jes�s. El musulm�n tiene como profeta a Mahoma, el budista tiene como su dios a Buda, los hinduistas tienen sus dioses… pero est�n muertos. Pero nuestro l�der y Se�or y Dios es Jes�s, y demostr� ser el Hijo de Dios con milagros prodigios y todo tipo de se�ales que lo identificaron como el �nico Dios verdadero, muri� y resucit� para darnos vida eterna. ¡LÁZARO VOLVIÓ A MORIR, PERO JESÚS NO MURIÓ Y VIVE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS! L�zaro muri� siendo un pecador como todos los que han sido resucitados hasta el d�a de hoy. L�zaro resucit� con los mismos problemas, resucit� con todo el pecado que se hab�a llevado cuando muri�. Mas Jes�s, el Cordero de Dios, el inocente y santo, que no hab�a pecado muri� cargando sobre Él todo el pecado de la humanidad, toda la basura de la inmundicia y la maldici�n de este mundo. Cargo en Él toda enfermedad, rebeli�n, injusticia, inmoralidad, iniquidad, violencia y toda maldad y pecado inimaginable y baj� hasta el mismo infierno vaciando todo el pecado y la inmundicia y la condenaci�n de la muerte que estaba contra nosotros, y clav�ndola en la cruz venci� la muerte restaurando la vida que se hab�a perdido en el huerto del Ed�n, y levant�ndose de entre los muertos, y triunfando sobre los principados y potestades de maldad los exhibi� p�blicamente triunfando sobre ellos en la cruz del calvario. Bendito el Dios y padre de nuestro Se�or Jesucristo quien nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redenci�n por Su sangre, el perd�n de pecados. ¡Aleluya!

            El d�a que Jes�s fue entregado para ser juzgado por el hombre, era un d�a diferente que quedar�a indeleblemente marcado para siempre para testimonio de la humanidad. La atm�sfera estaba cargada de la influencia de principados y potestades de maldad que permeaban la oscura noche en aquel huerto de Getseman�. Jes�s, el hijo de Dios agonizaba prepar�ndose para cruzar el valle de la sombra de muerte que le esperaba. La escritura nos dice en Mateo 26:37 en adelante: "Y tomando a Pedro, a los dos hijos de Zebedeo, comenz� a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jes�s les dijo: Mi alma est� muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu�, y velad conmigo. Yendo un poco adelante, se postr� sobre su rostro, orando y diciendo: Padre m�o, si es posible, pase de m� esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como t�. Vino luego a sus disc�pulos, y los hall� durmiendo, y dijo a Pedro: ¿As� que no hab�is podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entr�is en tentaci�n; el esp�ritu a la verdad est� dispuesto pero la carne es d�bil". Otra vez fue, y or� por segunda vez, diciendo: Padre m�o, si no puede pasar de m� esta copa sin que yo la beba, h�gase tu voluntad. Vino otra vez y los hall� durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sue�o. Y dej�ndolos, se fue de nuevo, y or� por tercera vez, diciendo las mismas palabras". Por tres ocasiones or� para que el Padre le fortaleciera y poder recibir la copa que tendr�a que beber. Ser�an tres d�as en las profundidades del infierno, y or� por cada uno de ellos.

            Muchos hemos cre�do que la copa de la que habla Jes�s, es el tormento y dolor f�sico que sufrir�a. Pero en realidad, m�s que dolor y el terrible tormento f�sico era la copa de todo el pecado y la inmundicia de la humanidad que vendr�a sobre �l. Y sobre todo la separaci�n de Su Padre. Porque sab�a que el pecado lo separar�a de Él, y tendr�a que pasar este valle solo, bebiendo la copa de iniquidad. ¡Dios m�o, Dios m�o, porque me has desamparado! ¡Fue el grito desgarrador, en medio de aquella terrible oscuridad espiritual! La escritura nos dice Juan 19:29 que: "…Estaba all� una *vasija llena de *vinagre; (esta escritura hace referencia a la que Jes�s se refiri� en Mateo 26:37) entonces ellos(nosotros) empaparon (impregnaron) en vinagre una esponja,y poni�ndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jes�s hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. (Hecho esta, obra terminada) Y habiendo inclinado la cabeza, entreg� el esp�ritu. (vasija-copa, recipiente) (vinagre-vino amargo, amargura, pecado)". Lo que el infierno, Satan�s y los demonios no sab�an; era que cuando dijo consumado es; el imperio de la muerte, el reino de Satan�s y todas las huestes de maldad estaban siendo totalmente derrotadas, despojadas y humilladas en la Cruz del Calvario. El Esp�ritu de Dios inund� el imperio de las tinieblas, y la muerte no pudo retener al Hijo de Dios, y Jes�s arrebatando del diablo las llaves de la muerte se levant�, y triunfante trajo a la humanidad la libertad absoluta de la esclavitud del pecado y de la muerte. Con toda autoridad se levant� de la tumba, declarando "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, Yo Soy el Alfa y la Omega el Principio y el Fin el que vivo y estuve muerto, mas he aqu� que vivo por los siglos de los siglos". ¡AMEN! ¡NUESTRO REDENTOR VIVE! El hecho de la muerte y resurrecci�n de nuestro Se�or Jesucristo fue profetizado en G�nesis 3:15.

            ¡Escuche esto; es glorioso! Escuche lo que Dios le dijo a Satan�s: "Te dije que volver�amos a encontrarnos, cuando t� derribaste y enga�aste a mi hombre en el huerto del Ed�n, yo te promet� que volver�amos a encontrarnos, pero no como Dios, porque te har�a pedazos en un instante, ser�a como una lucha entre una hormiga y un elefante, sino a trav�s de la simiente de la mujer en forma de hombre; y despoj�ndome de mi deidad, de mi majestad y poder y haci�ndome como un hombre semejante al hijo del hombre, t� me herir�s en la planta del pie y yo te aplastar�a la cabeza." Como dice Filipenses 2:6 en adelante: "… el cual, siendo en forma de Dios, no estim� el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despoj� a s� mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condici�n de hombre, se humill� a s� mismo, haci�ndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios tambi�n le exalt� hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jes�s se doble toda rodilla de los que est�n en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Se�or, para gloria de Dios Padre." ¡AMÉN!

Ver Mas

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios
Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320