EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 20 de Junio, 2017

 

Los Azotes En Su Espalda

Después de ésta larga noche, leemos lo siguiente en Marcos 15:1-10:

“Muy de mañana, habiendo tenido consejo los principales sacerdotes con los ancianos, con los escribas y con todo el concilio, llevaron a Jesús atado, y le entregaron a Pilato (el gobernador romano). Pilato le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Respondiendo él, le dijo: Tú lo dices. Y los principales sacerdotes le acusaban mucho. Otra vez le preguntó Pilato, diciendo: ¿Nada respondes? Mira de cuántas cosas te acusan. Más Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba. Ahora bien, en el día de la fiesta les soltaba un preso, cualquiera que pidiesen (esto era algo que hiciese anualmente el gobernador, ellos escogían a quién soltar). Y había uno que se llamaba Barrabás, preso con sus compañeros de motín que habían cometido homicidio en una revuelta (él fue un criminal peligroso). Y viniendo la multitud, comenzó a pedir que hiciese como siempre les había hecho (la gente estaba diciendo “suéltanos a un preso, siempre lo haces”). Y Pilato les respondió diciendo: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? Porque conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes”.

Él sabía que fue por envidia, él sabía otra cosa también, su esposa le había mandado una nota diciendo: “Yo he sufrido mucho por ese hombre en sueños ahora, no tengas nada que ver con esto”. Aparentemente la mujer era espiritual en un sentido, yo no sé si era creyente de Jehová o de Jesús o no, pero ella le manda una nota y él no está haciendo caso.

Marcos 15:10-13 nos dice:

“Porque (Pilato) conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes. Mas los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás. Respondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos? Y ellos volvieron a dar voces: ¡Crucifícale!”.

Esta era la manera en que los romanos castigaban a los peores criminales y los romanos tenían control de Israel, los judíos odiaban a los romanos con furia. Pero aquí tenemos a un judío pidiendo que otro judío fuera crucificado. ¡Cómo odiaron a Jesús estos sacerdotes!

Marcos 15:14-15:

“Pilato les decía: ¿Pues qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban aun más: ¡Crucifícale! Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo…”.

Pilato era un político y parece que él haría cualquier cosa para quedarse ahí como gobernador, ¿verdad? Él diría cosas como: “En tres meses vamos a acabar con el tráfico de drogas y con la violencia en la ciudad. ¡Voten por mi!”.

Marcos 15:15:

“Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado”.

¡No puede ser! La ley romana no permite azotar y crucificar, es lo uno o lo otro, si es un reo que lo merece, ¡pero las dos cosas no! Es la ley romana. Y lo que es peor, Pilato sabe que Él es inocente.

Pero desde tiempo atrás estaba profetizado que esto sucediera, veamos Isaías 53: 3-4:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido”.

Con cada golpe del látigo la sangre fluía de la herida que abrió. Diez golpes, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco… cuarenta. ¿Herido por Dios? No. No fue Dios quien lo hirió. “Nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” pero no fue Dios. ¿Entonces quién? ¡Tú tienes la culpa! ¡Yo también! Fue herido por ti, fue herido por mí. Y ésta sangre derramada ¿Para qué es? Para varias cosas, ésta sangre en parte es poderosa para llevar nuestras enfermedades, nuestras heridas, nuestros dolores.

Retrocedamos ahora un poco, a Mateo 8:14-17:

“Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía (solo tocó su mano y ya la fiebre la dejó). Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

Entonces aquí en la casa de Pedro como está escrito en el libro de Isaías la sangre derramada de los azotes es para sanidad, es para liberación de demonios y también las otras cosas que hemos mencionado. Por Sus llagas fuimos curados. Leemos aquí también: “El castigo de nuestra paz fue sobre Él…”. Podemos tener paz por la sangre que Él derramó durante el azote que le dieron. Podemos reclamar en oración el poder de Su sangre derramada de la espalda del Señor Jesucristo para la liberación de intranquilidad y temor, ya que Él compró nuestra paz.

Cada una de las llagas por donde Él derramó sangre tiene un efecto dirigido a nuestras necesidades particulares y generales. Recordemos que el castigo de nuestra paz fue sobre Él. En Isaías 53:5 encontramos enfermedad, dolores, rebeliones, pecados y el castigo de nuestra paz, siendo curados de todo esto. Nosotros estamos en tierra muy firme cuando levantamos nuestras voces para ser sanados  y, ¿por qué no declararlo ya?: “Por la sangre que derramaste de tu espalda, por los azotes del látigo (cuarenta de ellos) que tu sufriste para que yo sea sano. Lo recibo y te doy gracias”.

Existen los que creen que esta palabra tiene que ver solo con pecado y rebelión, y no con enfermedad y dolor físico, la verdad es que la sangre derramada de los azotes es poderosa para sanar, librar y perdonar. Apliquémosla a la necesidad.

Hemos visto ya, cómo aplicar la sangre derramada de Jesús. La sangre que sudó en el huerto de Getsemaní, aplicada a la toma de decisiones fuertes e importantes en nuestras vidas. Ahora, la sangre derramada de Su espalda, aplicada a nuestra sanidad física y liberación. La siguiente vez veremos cómo aplicar la sangre que Él derramó, de Sus manos, Sus pies, Su corazón, etc.

¡Hasta la próxima!

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrección Rafael Márquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero varón VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero varón V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero varón IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero varón III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN 2017-01-13

El verdadero varón II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero varón... Hno. Victor Richards 2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS) 2016-12-30

ÁNGELES V Hno. Victor Richards 2016-12-27

¿QUÉ VAS A HACER? Rafael Márquez 2016-12-23

ÁNGELES IV Hno. Victor Richards 2016-12-20

ÁNGELES III Hno. Victor Richards 2016-12-13

TESTIMONIO DE FINANZAS 2016-12-09

ÁNGELES II Hno. Victor Richards 2016-12-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2016-12-02

ÁNGELES Hno. Victor Richards 2016-11-29

Testimonio de finanzas 2016-11-25

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 20 de Junio, 2017

 

Los Azotes En Su Espalda

Después de ésta larga noche, leemos lo siguiente en Marcos 15:1-10:

“Muy de mañana, habiendo tenido consejo los principales sacerdotes con los ancianos, con los escribas y con todo el concilio, llevaron a Jesús atado, y le entregaron a Pilato (el gobernador romano). Pilato le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Respondiendo él, le dijo: Tú lo dices. Y los principales sacerdotes le acusaban mucho. Otra vez le preguntó Pilato, diciendo: ¿Nada respondes? Mira de cuántas cosas te acusan. Más Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba. Ahora bien, en el día de la fiesta les soltaba un preso, cualquiera que pidiesen (esto era algo que hiciese anualmente el gobernador, ellos escogían a quién soltar). Y había uno que se llamaba Barrabás, preso con sus compañeros de motín que habían cometido homicidio en una revuelta (él fue un criminal peligroso). Y viniendo la multitud, comenzó a pedir que hiciese como siempre les había hecho (la gente estaba diciendo “suéltanos a un preso, siempre lo haces”). Y Pilato les respondió diciendo: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? Porque conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes”.

Él sabía que fue por envidia, él sabía otra cosa también, su esposa le había mandado una nota diciendo: “Yo he sufrido mucho por ese hombre en sueños ahora, no tengas nada que ver con esto”. Aparentemente la mujer era espiritual en un sentido, yo no sé si era creyente de Jehová o de Jesús o no, pero ella le manda una nota y él no está haciendo caso.

Marcos 15:10-13 nos dice:

“Porque (Pilato) conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes. Mas los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás. Respondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos? Y ellos volvieron a dar voces: ¡Crucifícale!”.

Esta era la manera en que los romanos castigaban a los peores criminales y los romanos tenían control de Israel, los judíos odiaban a los romanos con furia. Pero aquí tenemos a un judío pidiendo que otro judío fuera crucificado. ¡Cómo odiaron a Jesús estos sacerdotes!

Marcos 15:14-15:

“Pilato les decía: ¿Pues qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban aun más: ¡Crucifícale! Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo…”.

Pilato era un político y parece que él haría cualquier cosa para quedarse ahí como gobernador, ¿verdad? Él diría cosas como: “En tres meses vamos a acabar con el tráfico de drogas y con la violencia en la ciudad. ¡Voten por mi!”.

Marcos 15:15:

“Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado”.

¡No puede ser! La ley romana no permite azotar y crucificar, es lo uno o lo otro, si es un reo que lo merece, ¡pero las dos cosas no! Es la ley romana. Y lo que es peor, Pilato sabe que Él es inocente.

Pero desde tiempo atrás estaba profetizado que esto sucediera, veamos Isaías 53: 3-4:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido”.

Con cada golpe del látigo la sangre fluía de la herida que abrió. Diez golpes, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco… cuarenta. ¿Herido por Dios? No. No fue Dios quien lo hirió. “Nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” pero no fue Dios. ¿Entonces quién? ¡Tú tienes la culpa! ¡Yo también! Fue herido por ti, fue herido por mí. Y ésta sangre derramada ¿Para qué es? Para varias cosas, ésta sangre en parte es poderosa para llevar nuestras enfermedades, nuestras heridas, nuestros dolores.

Retrocedamos ahora un poco, a Mateo 8:14-17:

“Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía (solo tocó su mano y ya la fiebre la dejó). Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

Entonces aquí en la casa de Pedro como está escrito en el libro de Isaías la sangre derramada de los azotes es para sanidad, es para liberación de demonios y también las otras cosas que hemos mencionado. Por Sus llagas fuimos curados. Leemos aquí también: “El castigo de nuestra paz fue sobre Él…”. Podemos tener paz por la sangre que Él derramó durante el azote que le dieron. Podemos reclamar en oración el poder de Su sangre derramada de la espalda del Señor Jesucristo para la liberación de intranquilidad y temor, ya que Él compró nuestra paz.

Cada una de las llagas por donde Él derramó sangre tiene un efecto dirigido a nuestras necesidades particulares y generales. Recordemos que el castigo de nuestra paz fue sobre Él. En Isaías 53:5 encontramos enfermedad, dolores, rebeliones, pecados y el castigo de nuestra paz, siendo curados de todo esto. Nosotros estamos en tierra muy firme cuando levantamos nuestras voces para ser sanados  y, ¿por qué no declararlo ya?: “Por la sangre que derramaste de tu espalda, por los azotes del látigo (cuarenta de ellos) que tu sufriste para que yo sea sano. Lo recibo y te doy gracias”.

Existen los que creen que esta palabra tiene que ver solo con pecado y rebelión, y no con enfermedad y dolor físico, la verdad es que la sangre derramada de los azotes es poderosa para sanar, librar y perdonar. Apliquémosla a la necesidad.

Hemos visto ya, cómo aplicar la sangre derramada de Jesús. La sangre que sudó en el huerto de Getsemaní, aplicada a la toma de decisiones fuertes e importantes en nuestras vidas. Ahora, la sangre derramada de Su espalda, aplicada a nuestra sanidad física y liberación. La siguiente vez veremos cómo aplicar la sangre que Él derramó, de Sus manos, Sus pies, Su corazón, etc.

¡Hasta la próxima!

Ver Mas

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrección Rafael Márquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero varón VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero varón V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero varón IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero varón III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN 2017-01-13

El verdadero varón II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero varón... Hno. Victor Richards 2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS) 2016-12-30

ÁNGELES V Hno. Victor Richards 2016-12-27

¿QUÉ VAS A HACER? Rafael Márquez 2016-12-23

ÁNGELES IV Hno. Victor Richards 2016-12-20

ÁNGELES III Hno. Victor Richards 2016-12-13

TESTIMONIO DE FINANZAS 2016-12-09

ÁNGELES II Hno. Victor Richards 2016-12-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2016-12-02

ÁNGELES Hno. Victor Richards 2016-11-29

Testimonio de finanzas 2016-11-25

Lecturas Recomendadas


EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI



Por: Hno. Victor Richards
Martes 20 de Junio, 2017

 

Los Azotes En Su Espalda

Después de ésta larga noche, leemos lo siguiente en Marcos 15:1-10:

“Muy de mañana, habiendo tenido consejo los principales sacerdotes con los ancianos, con los escribas y con todo el concilio, llevaron a Jesús atado, y le entregaron a Pilato (el gobernador romano). Pilato le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Respondiendo él, le dijo: Tú lo dices. Y los principales sacerdotes le acusaban mucho. Otra vez le preguntó Pilato, diciendo: ¿Nada respondes? Mira de cuántas cosas te acusan. Más Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba. Ahora bien, en el día de la fiesta les soltaba un preso, cualquiera que pidiesen (esto era algo que hiciese anualmente el gobernador, ellos escogían a quién soltar). Y había uno que se llamaba Barrabás, preso con sus compañeros de motín que habían cometido homicidio en una revuelta (él fue un criminal peligroso). Y viniendo la multitud, comenzó a pedir que hiciese como siempre les había hecho (la gente estaba diciendo “suéltanos a un preso, siempre lo haces”). Y Pilato les respondió diciendo: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? Porque conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes”.

Él sabía que fue por envidia, él sabía otra cosa también, su esposa le había mandado una nota diciendo: “Yo he sufrido mucho por ese hombre en sueños ahora, no tengas nada que ver con esto”. Aparentemente la mujer era espiritual en un sentido, yo no sé si era creyente de Jehová o de Jesús o no, pero ella le manda una nota y él no está haciendo caso.

Marcos 15:10-13 nos dice:

“Porque (Pilato) conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes. Mas los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás. Respondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos? Y ellos volvieron a dar voces: ¡Crucifícale!”.

Esta era la manera en que los romanos castigaban a los peores criminales y los romanos tenían control de Israel, los judíos odiaban a los romanos con furia. Pero aquí tenemos a un judío pidiendo que otro judío fuera crucificado. ¡Cómo odiaron a Jesús estos sacerdotes!

Marcos 15:14-15:

“Pilato les decía: ¿Pues qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban aun más: ¡Crucifícale! Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo…”.

Pilato era un político y parece que él haría cualquier cosa para quedarse ahí como gobernador, ¿verdad? Él diría cosas como: “En tres meses vamos a acabar con el tráfico de drogas y con la violencia en la ciudad. ¡Voten por mi!”.

Marcos 15:15:

“Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado”.

¡No puede ser! La ley romana no permite azotar y crucificar, es lo uno o lo otro, si es un reo que lo merece, ¡pero las dos cosas no! Es la ley romana. Y lo que es peor, Pilato sabe que Él es inocente.

Pero desde tiempo atrás estaba profetizado que esto sucediera, veamos Isaías 53: 3-4:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido”.

Con cada golpe del látigo la sangre fluía de la herida que abrió. Diez golpes, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco… cuarenta. ¿Herido por Dios? No. No fue Dios quien lo hirió. “Nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” pero no fue Dios. ¿Entonces quién? ¡Tú tienes la culpa! ¡Yo también! Fue herido por ti, fue herido por mí. Y ésta sangre derramada ¿Para qué es? Para varias cosas, ésta sangre en parte es poderosa para llevar nuestras enfermedades, nuestras heridas, nuestros dolores.

Retrocedamos ahora un poco, a Mateo 8:14-17:

“Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía (solo tocó su mano y ya la fiebre la dejó). Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

Entonces aquí en la casa de Pedro como está escrito en el libro de Isaías la sangre derramada de los azotes es para sanidad, es para liberación de demonios y también las otras cosas que hemos mencionado. Por Sus llagas fuimos curados. Leemos aquí también: “El castigo de nuestra paz fue sobre Él…”. Podemos tener paz por la sangre que Él derramó durante el azote que le dieron. Podemos reclamar en oración el poder de Su sangre derramada de la espalda del Señor Jesucristo para la liberación de intranquilidad y temor, ya que Él compró nuestra paz.

Cada una de las llagas por donde Él derramó sangre tiene un efecto dirigido a nuestras necesidades particulares y generales. Recordemos que el castigo de nuestra paz fue sobre Él. En Isaías 53:5 encontramos enfermedad, dolores, rebeliones, pecados y el castigo de nuestra paz, siendo curados de todo esto. Nosotros estamos en tierra muy firme cuando levantamos nuestras voces para ser sanados  y, ¿por qué no declararlo ya?: “Por la sangre que derramaste de tu espalda, por los azotes del látigo (cuarenta de ellos) que tu sufriste para que yo sea sano. Lo recibo y te doy gracias”.

Existen los que creen que esta palabra tiene que ver solo con pecado y rebelión, y no con enfermedad y dolor físico, la verdad es que la sangre derramada de los azotes es poderosa para sanar, librar y perdonar. Apliquémosla a la necesidad.

Hemos visto ya, cómo aplicar la sangre derramada de Jesús. La sangre que sudó en el huerto de Getsemaní, aplicada a la toma de decisiones fuertes e importantes en nuestras vidas. Ahora, la sangre derramada de Su espalda, aplicada a nuestra sanidad física y liberación. La siguiente vez veremos cómo aplicar la sangre que Él derramó, de Sus manos, Sus pies, Su corazón, etc.

¡Hasta la próxima!

Ver Mas

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?
Hno. Victor Richards
2017-07-11

El Poder de la Resurrección
Rafael Mrquez
2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII
Hno. Victor Richards
2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V
Hno. Victor Richards
2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV
Hno. Victor Richards
2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III
Hno. Victor Richards
2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN
2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II
Hno. Victor Richards
2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA
Hno. Victor Richards
2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS
Hno. Victor Richards
2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III
Hno. Victor Richards
2017-04-18

Para ti mujer
2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II
Hno. Victor Richards
2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA
Hno. Victor Richards
2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-03-31

Para ti mujer
2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA
Hno. Victor Richards
2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV
Hno. Victor Richards
2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III
Hno. Victor Richards
2017-03-07

Para ti mujer
2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II
Hno. Victor Richards
2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ
Hno. Victor Richards
2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO
Hno. Victor Richards
2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO!
2017-02-10

El verdadero varón VI
Hno. Victor Richards
2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-02-03

El verdadero varón V
Hno. Victor Richards
2017-01-31

El verdadero varón IV
Hno. Victor Richards
2017-01-24

TESTIMONIO
2017-01-20

El verdadero varón III
Hno. Victor Richards
2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN
2017-01-13

El verdadero varón II
Hno. Victor Richards
2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-01-06

TESTIMONIO
2017-01-06

El verdadero varón...
Hno. Victor Richards
2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS)
2016-12-30

ÁNGELES V
Hno. Victor Richards
2016-12-27

¿QUÉ VAS A HACER?
Rafael Mrquez
2016-12-23

ÁNGELES IV
Hno. Victor Richards
2016-12-20

ÁNGELES III
Hno. Victor Richards
2016-12-13

TESTIMONIO DE FINANZAS
2016-12-09

ÁNGELES II
Hno. Victor Richards
2016-12-06

TESTIMONIO DE SANIDAD
2016-12-02

ÁNGELES
Hno. Victor Richards
2016-11-29

Testimonio de finanzas
2016-11-25

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320