¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 11 de Julio, 2017

 

Hablemos de la sangre. Jesús, no solo murió en la cruz por nuestras pecados, sino que derramó toda Su sangre, para salvarnos y limpiarnos y cubrirnos, para que tu y yo podamos ser hechos hijos de Dios. La sangre de Cristo tiene poder, ¡mucho poder! Las Escrituras nos enseñan que una persona se convierte en lo que es la Sangre, cuando es cubierta con ella. Toma los siguientes adjetivos y declara que tú eres eso que dicen. Ejemplo: “Yo soy redimido porque la sangre redentora me cubre. Yo soy salvo porque la sangre salvadora me cubre. Yo estoy protegido porque la sangre protectora me cubre”. Todos nosotros éramos culpables, pero cuando “la sangre inocente” nos cubrió, fuimos hechos inocentes.

¿QUÉ PASA CON EL PECADO?

Muchos Cristianos que viven en derrota nunca han aprendido cómo vencer los ataques del acusador porque ellos ignoran qué es lo que sucede con el pecado después que ellos lo han confesado y lo han abandonado. Ellos han sido enseñados cómo son limpiados, pero no se les ha enseñado que hace Dios con nuestra transgresiones.

Al estudiar lo que Dios hace con el pecado que se confiesa y al ver el cambio tan dramático que sucede cuando el pecado ha sido removido, el enemigo no podrá en ninguna manera atormentar al creyente con su lamentable pasado. Es el deseo de Dios que ninguno de Sus hijos viva bajo condenación, (vea Romanos 8:1).

El pecado confesado es borrado para que no sea visible delante de Dios.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

Jesús cumplió con esto en el madero,

“anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Colosenses 2:14). 

Este “borrón” de los pecados es como una fuerte neblina que separa al creyente de su pasado:

“Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: Restituid” (Isaías 42:22).

Una gruesa nube al nivel del suelo se le conoce como neblina. Quizás has escuchado la expresión “la neblina era tan gruesa que emblanqueció a la ciudad”. Esta gruesa nube ha emblanquecido nuestro perdonado pasado. Sin embargo, cuantas veces hemos visto al Cristiano desesperadamente intentando mirar hacia su pasado.

Es importante reconocer que Dios no recordará los pecados que Él ha perdonado. Cuando Dios perdona, Él también olvida.

“añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” (Hebreos 10:17).

Dios ha perdonado nuestros pecados prometiendo “Yo no recordaré tus pecados”. La Palabra no dice que Dios no puede recordar nuestros pecados, mas bien, Él dice que Él no recordará nuestros pecados. Él ha corrido una cortina, detrás de la cual están todos nuestros pecados que han sido perdonados para nunca jamás ser recordados y usados en nuestra contra.

Solo porque Dios ha perdonado nuestros pecados no significa que Satanás también lo hace. Él aún recuerda las veces que hemos cedido a sus tentaciones y él ahora pone remordimiento y culpa sobre nosotros provocando así, que nosotros recordemos nuestros pecados. ¿Por qué debería importarnos que el diablo recuerde nuestros pecados? Lo que debe importarnos es que nosotros daremos cuenta ante Dios y solo a Él debemos complacer. Nuestro Abogado nos defiende de las acusaciones de nuestro adversario delante del trono de Dios, aun en esta misma hora.

Otro ejemplo en la Biblia de cómo nuestros pecados son dejados a un lado lo podemos ver en Salmos. David estaba dando instrucciones a su alma de bendecir al Señor por todos sus beneficios.

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre… El es quien perdona todas tus iniquidades”, (Salmo 103:1-3).

El Señor perdona todas las iniquidades del alma. Después en ese mismo Salmo David dice,

“No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.  Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:10-12). 

David no sabía lo que la ciencia ha descubierto en las recientes generaciones. El Espíritu Santo quien lo inspiró sabía perfectamente, ya que el Espíritu se movía sobre la faz de la tierra (Génesis 1:2). Esto es, que el este y el oeste nunca se juntan, ¡pero el norte y el sur si lo hacen! Si uno camina hacia al norte lo suficiente, eventualmente comenzará a caminar hacia al sur después de haber cruzado el Polo Norte. De la misma manera, si uno viaja hacia al sur suficiente tiempo, eventualmente comenzará a viajar hacia el norte después de haber cruzado el Polo Sur. Tu puedes viajar hacia el este por siempre alrededor de este planeta y nunca vas a estar dirigiéndote hacia al oeste o viceversa. David no sabía esto.

Este versículo comprueba una vez más que las Escrituras son infalibles. Si David hubiera dicho “tan lejos como del norte es del sur, así de lejos Él ha removido nuestras transgresiones de nosotros” Él estaría diciendo que nosotros en algún momento nos encontraríamos otra vez con nuestros pecados. Pero como dice que han sido removidos tan lejos como está el este del oeste, nosotros nunca nos toparemos otra vez con ellos. Esta es, en realidad una distancia que no se puede medir. Dios remueve nuestros pecados de nosotros.

Una tercera ilustración la encontramos en Miqueas.

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados”  (Miqueas 7:18-19).

Nuestros pecados son lanzados a lo profundo de la mar.

En los últimos cien años la profundidad de la mar conocida por el hombre ha cambiado de tiempo en tiempo. La creencia popular era que el mar tenía cerca de cinco mil metros de profundidad como límite. Más tarde, con los estudios que se han hecho esto cambió de cinco mil metros a ocho mil metros de profundidad. Pero en las últimas décadas, los científicos han cambiado este registro dos veces diciendo que el océano tenía diez mil metros de profundidad y mas tarde descubrieron que en realidad tiene doce mil metros de profundidad. Sabemos que a escasos treinta metros de profundidad desde la superficie  el océano se hace muy oscuro. Ahora piensa cuan imposible es a simple vista ver algo en lo profundo del mar. Se requiere de equipo especialmente construido para explorar las profundidades del océano. 

Miqueas nos muestra cuán lejos Dios ha removido nuestros pecados. En los días de Miqueas era imposible que alguien se sumergiera más allá de la profundidad que alcanzas en un clavado. Nuestros pecados han sido lanzados muy por debajo de lo que podemos recordar de ellos, si es que lo podemos aceptar por fe. 

El rey Ezequías estaba exaltando al Señor por Su bondad. Él se estaba recuperando de una enfermedad terminal y estaba alabando a Dios por haberlo librado de la muerte y haberle extendido la vida. Recordando la amargura que la enfermedad le había causado, él dice,

“He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados”  (Isaías 38:17).

Dios ha echado todos nuestros pecados tras sus espaldas. Con el mismo brazo con que lanzó los planetas, nuestro Padre ha lanzado nuestros pecados detrás de Él y estos pecados aún siguen viajando a la velocidad de la luz lejos de Dios. Ahora ¿por qué es tan importante que Dios ha lanzado nuestros pecados detrás de Sus espaldas?

“Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”  (Números 23:19) 

Ya que Él ha lanzado nuestros pecados detrás de sus espaldas, ¡Él nunca volverá a verlos otra vez! Dios no recuerda más nuestro pecado, lo ha separado de nosotros como el este se separa del oeste, nuestros pecados están en el fondo del mar y Él mismo, los ha lanzado tras Su espalda.

¿Entiendes, todo lo que Dios hace con los pecados confesados? ¡Sí! Si lo entiendes y te has arrepentido y confesado tu pecado, entonces, ¿por qué crees la mentira del diablo y te artormentas a ti  mismo? Cree a las Escrituras y mírate a ti mismo como te ve Dios: Su hijo, santo y cubierto de la justicia de Cristo. Ahora, actúa como tal y ve y establece el reino de Dios donde tu vives, entre la gente que conoces y alcanza a aquellos que no conocen a Jesús.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Jesús Nuestro Guía Hno. Victor Richards 2020-01-07

Sobrenatural Pt. V Hno. Victor Richards 2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI Hno. Victor Richards 2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt.III Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt. II Hno. Victor Richards 2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-12-10

Sobrenatural Pt. I Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III Victor Richards 2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Dominio del Creyente Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII Hno. Victor Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV Victor y Gloria Richards 2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 11 de Julio, 2017

 

Hablemos de la sangre. Jesús, no solo murió en la cruz por nuestras pecados, sino que derramó toda Su sangre, para salvarnos y limpiarnos y cubrirnos, para que tu y yo podamos ser hechos hijos de Dios. La sangre de Cristo tiene poder, ¡mucho poder! Las Escrituras nos enseñan que una persona se convierte en lo que es la Sangre, cuando es cubierta con ella. Toma los siguientes adjetivos y declara que tú eres eso que dicen. Ejemplo: “Yo soy redimido porque la sangre redentora me cubre. Yo soy salvo porque la sangre salvadora me cubre. Yo estoy protegido porque la sangre protectora me cubre”. Todos nosotros éramos culpables, pero cuando “la sangre inocente” nos cubrió, fuimos hechos inocentes.

¿QUÉ PASA CON EL PECADO?

Muchos Cristianos que viven en derrota nunca han aprendido cómo vencer los ataques del acusador porque ellos ignoran qué es lo que sucede con el pecado después que ellos lo han confesado y lo han abandonado. Ellos han sido enseñados cómo son limpiados, pero no se les ha enseñado que hace Dios con nuestra transgresiones.

Al estudiar lo que Dios hace con el pecado que se confiesa y al ver el cambio tan dramático que sucede cuando el pecado ha sido removido, el enemigo no podrá en ninguna manera atormentar al creyente con su lamentable pasado. Es el deseo de Dios que ninguno de Sus hijos viva bajo condenación, (vea Romanos 8:1).

El pecado confesado es borrado para que no sea visible delante de Dios.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

Jesús cumplió con esto en el madero,

“anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Colosenses 2:14). 

Este “borrón” de los pecados es como una fuerte neblina que separa al creyente de su pasado:

“Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: Restituid” (Isaías 42:22).

Una gruesa nube al nivel del suelo se le conoce como neblina. Quizás has escuchado la expresión “la neblina era tan gruesa que emblanqueció a la ciudad”. Esta gruesa nube ha emblanquecido nuestro perdonado pasado. Sin embargo, cuantas veces hemos visto al Cristiano desesperadamente intentando mirar hacia su pasado.

Es importante reconocer que Dios no recordará los pecados que Él ha perdonado. Cuando Dios perdona, Él también olvida.

“añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” (Hebreos 10:17).

Dios ha perdonado nuestros pecados prometiendo “Yo no recordaré tus pecados”. La Palabra no dice que Dios no puede recordar nuestros pecados, mas bien, Él dice que Él no recordará nuestros pecados. Él ha corrido una cortina, detrás de la cual están todos nuestros pecados que han sido perdonados para nunca jamás ser recordados y usados en nuestra contra.

Solo porque Dios ha perdonado nuestros pecados no significa que Satanás también lo hace. Él aún recuerda las veces que hemos cedido a sus tentaciones y él ahora pone remordimiento y culpa sobre nosotros provocando así, que nosotros recordemos nuestros pecados. ¿Por qué debería importarnos que el diablo recuerde nuestros pecados? Lo que debe importarnos es que nosotros daremos cuenta ante Dios y solo a Él debemos complacer. Nuestro Abogado nos defiende de las acusaciones de nuestro adversario delante del trono de Dios, aun en esta misma hora.

Otro ejemplo en la Biblia de cómo nuestros pecados son dejados a un lado lo podemos ver en Salmos. David estaba dando instrucciones a su alma de bendecir al Señor por todos sus beneficios.

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre… El es quien perdona todas tus iniquidades”, (Salmo 103:1-3).

El Señor perdona todas las iniquidades del alma. Después en ese mismo Salmo David dice,

“No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.  Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:10-12). 

David no sabía lo que la ciencia ha descubierto en las recientes generaciones. El Espíritu Santo quien lo inspiró sabía perfectamente, ya que el Espíritu se movía sobre la faz de la tierra (Génesis 1:2). Esto es, que el este y el oeste nunca se juntan, ¡pero el norte y el sur si lo hacen! Si uno camina hacia al norte lo suficiente, eventualmente comenzará a caminar hacia al sur después de haber cruzado el Polo Norte. De la misma manera, si uno viaja hacia al sur suficiente tiempo, eventualmente comenzará a viajar hacia el norte después de haber cruzado el Polo Sur. Tu puedes viajar hacia el este por siempre alrededor de este planeta y nunca vas a estar dirigiéndote hacia al oeste o viceversa. David no sabía esto.

Este versículo comprueba una vez más que las Escrituras son infalibles. Si David hubiera dicho “tan lejos como del norte es del sur, así de lejos Él ha removido nuestras transgresiones de nosotros” Él estaría diciendo que nosotros en algún momento nos encontraríamos otra vez con nuestros pecados. Pero como dice que han sido removidos tan lejos como está el este del oeste, nosotros nunca nos toparemos otra vez con ellos. Esta es, en realidad una distancia que no se puede medir. Dios remueve nuestros pecados de nosotros.

Una tercera ilustración la encontramos en Miqueas.

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados”  (Miqueas 7:18-19).

Nuestros pecados son lanzados a lo profundo de la mar.

En los últimos cien años la profundidad de la mar conocida por el hombre ha cambiado de tiempo en tiempo. La creencia popular era que el mar tenía cerca de cinco mil metros de profundidad como límite. Más tarde, con los estudios que se han hecho esto cambió de cinco mil metros a ocho mil metros de profundidad. Pero en las últimas décadas, los científicos han cambiado este registro dos veces diciendo que el océano tenía diez mil metros de profundidad y mas tarde descubrieron que en realidad tiene doce mil metros de profundidad. Sabemos que a escasos treinta metros de profundidad desde la superficie  el océano se hace muy oscuro. Ahora piensa cuan imposible es a simple vista ver algo en lo profundo del mar. Se requiere de equipo especialmente construido para explorar las profundidades del océano. 

Miqueas nos muestra cuán lejos Dios ha removido nuestros pecados. En los días de Miqueas era imposible que alguien se sumergiera más allá de la profundidad que alcanzas en un clavado. Nuestros pecados han sido lanzados muy por debajo de lo que podemos recordar de ellos, si es que lo podemos aceptar por fe. 

El rey Ezequías estaba exaltando al Señor por Su bondad. Él se estaba recuperando de una enfermedad terminal y estaba alabando a Dios por haberlo librado de la muerte y haberle extendido la vida. Recordando la amargura que la enfermedad le había causado, él dice,

“He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados”  (Isaías 38:17).

Dios ha echado todos nuestros pecados tras sus espaldas. Con el mismo brazo con que lanzó los planetas, nuestro Padre ha lanzado nuestros pecados detrás de Él y estos pecados aún siguen viajando a la velocidad de la luz lejos de Dios. Ahora ¿por qué es tan importante que Dios ha lanzado nuestros pecados detrás de Sus espaldas?

“Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”  (Números 23:19) 

Ya que Él ha lanzado nuestros pecados detrás de sus espaldas, ¡Él nunca volverá a verlos otra vez! Dios no recuerda más nuestro pecado, lo ha separado de nosotros como el este se separa del oeste, nuestros pecados están en el fondo del mar y Él mismo, los ha lanzado tras Su espalda.

¿Entiendes, todo lo que Dios hace con los pecados confesados? ¡Sí! Si lo entiendes y te has arrepentido y confesado tu pecado, entonces, ¿por qué crees la mentira del diablo y te artormentas a ti  mismo? Cree a las Escrituras y mírate a ti mismo como te ve Dios: Su hijo, santo y cubierto de la justicia de Cristo. Ahora, actúa como tal y ve y establece el reino de Dios donde tu vives, entre la gente que conoces y alcanza a aquellos que no conocen a Jesús.

Ver Mas

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Jesús Nuestro Guía Hno. Victor Richards 2020-01-07

Sobrenatural Pt. V Hno. Victor Richards 2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI Hno. Victor Richards 2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt.III Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt. II Hno. Victor Richards 2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-12-10

Sobrenatural Pt. I Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III Victor Richards 2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Dominio del Creyente Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII Hno. Victor Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV Victor y Gloria Richards 2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

Lecturas Recomendadas


¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?



Por: Hno. Victor Richards
Martes 11 de Julio, 2017

 

Hablemos de la sangre. Jesús, no solo murió en la cruz por nuestras pecados, sino que derramó toda Su sangre, para salvarnos y limpiarnos y cubrirnos, para que tu y yo podamos ser hechos hijos de Dios. La sangre de Cristo tiene poder, ¡mucho poder! Las Escrituras nos enseñan que una persona se convierte en lo que es la Sangre, cuando es cubierta con ella. Toma los siguientes adjetivos y declara que tú eres eso que dicen. Ejemplo: “Yo soy redimido porque la sangre redentora me cubre. Yo soy salvo porque la sangre salvadora me cubre. Yo estoy protegido porque la sangre protectora me cubre”. Todos nosotros éramos culpables, pero cuando “la sangre inocente” nos cubrió, fuimos hechos inocentes.

¿QUÉ PASA CON EL PECADO?

Muchos Cristianos que viven en derrota nunca han aprendido cómo vencer los ataques del acusador porque ellos ignoran qué es lo que sucede con el pecado después que ellos lo han confesado y lo han abandonado. Ellos han sido enseñados cómo son limpiados, pero no se les ha enseñado que hace Dios con nuestra transgresiones.

Al estudiar lo que Dios hace con el pecado que se confiesa y al ver el cambio tan dramático que sucede cuando el pecado ha sido removido, el enemigo no podrá en ninguna manera atormentar al creyente con su lamentable pasado. Es el deseo de Dios que ninguno de Sus hijos viva bajo condenación, (vea Romanos 8:1).

El pecado confesado es borrado para que no sea visible delante de Dios.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

Jesús cumplió con esto en el madero,

“anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Colosenses 2:14). 

Este “borrón” de los pecados es como una fuerte neblina que separa al creyente de su pasado:

“Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: Restituid” (Isaías 42:22).

Una gruesa nube al nivel del suelo se le conoce como neblina. Quizás has escuchado la expresión “la neblina era tan gruesa que emblanqueció a la ciudad”. Esta gruesa nube ha emblanquecido nuestro perdonado pasado. Sin embargo, cuantas veces hemos visto al Cristiano desesperadamente intentando mirar hacia su pasado.

Es importante reconocer que Dios no recordará los pecados que Él ha perdonado. Cuando Dios perdona, Él también olvida.

“añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” (Hebreos 10:17).

Dios ha perdonado nuestros pecados prometiendo “Yo no recordaré tus pecados”. La Palabra no dice que Dios no puede recordar nuestros pecados, mas bien, Él dice que Él no recordará nuestros pecados. Él ha corrido una cortina, detrás de la cual están todos nuestros pecados que han sido perdonados para nunca jamás ser recordados y usados en nuestra contra.

Solo porque Dios ha perdonado nuestros pecados no significa que Satanás también lo hace. Él aún recuerda las veces que hemos cedido a sus tentaciones y él ahora pone remordimiento y culpa sobre nosotros provocando así, que nosotros recordemos nuestros pecados. ¿Por qué debería importarnos que el diablo recuerde nuestros pecados? Lo que debe importarnos es que nosotros daremos cuenta ante Dios y solo a Él debemos complacer. Nuestro Abogado nos defiende de las acusaciones de nuestro adversario delante del trono de Dios, aun en esta misma hora.

Otro ejemplo en la Biblia de cómo nuestros pecados son dejados a un lado lo podemos ver en Salmos. David estaba dando instrucciones a su alma de bendecir al Señor por todos sus beneficios.

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre… El es quien perdona todas tus iniquidades”, (Salmo 103:1-3).

El Señor perdona todas las iniquidades del alma. Después en ese mismo Salmo David dice,

“No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.  Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:10-12). 

David no sabía lo que la ciencia ha descubierto en las recientes generaciones. El Espíritu Santo quien lo inspiró sabía perfectamente, ya que el Espíritu se movía sobre la faz de la tierra (Génesis 1:2). Esto es, que el este y el oeste nunca se juntan, ¡pero el norte y el sur si lo hacen! Si uno camina hacia al norte lo suficiente, eventualmente comenzará a caminar hacia al sur después de haber cruzado el Polo Norte. De la misma manera, si uno viaja hacia al sur suficiente tiempo, eventualmente comenzará a viajar hacia el norte después de haber cruzado el Polo Sur. Tu puedes viajar hacia el este por siempre alrededor de este planeta y nunca vas a estar dirigiéndote hacia al oeste o viceversa. David no sabía esto.

Este versículo comprueba una vez más que las Escrituras son infalibles. Si David hubiera dicho “tan lejos como del norte es del sur, así de lejos Él ha removido nuestras transgresiones de nosotros” Él estaría diciendo que nosotros en algún momento nos encontraríamos otra vez con nuestros pecados. Pero como dice que han sido removidos tan lejos como está el este del oeste, nosotros nunca nos toparemos otra vez con ellos. Esta es, en realidad una distancia que no se puede medir. Dios remueve nuestros pecados de nosotros.

Una tercera ilustración la encontramos en Miqueas.

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados”  (Miqueas 7:18-19).

Nuestros pecados son lanzados a lo profundo de la mar.

En los últimos cien años la profundidad de la mar conocida por el hombre ha cambiado de tiempo en tiempo. La creencia popular era que el mar tenía cerca de cinco mil metros de profundidad como límite. Más tarde, con los estudios que se han hecho esto cambió de cinco mil metros a ocho mil metros de profundidad. Pero en las últimas décadas, los científicos han cambiado este registro dos veces diciendo que el océano tenía diez mil metros de profundidad y mas tarde descubrieron que en realidad tiene doce mil metros de profundidad. Sabemos que a escasos treinta metros de profundidad desde la superficie  el océano se hace muy oscuro. Ahora piensa cuan imposible es a simple vista ver algo en lo profundo del mar. Se requiere de equipo especialmente construido para explorar las profundidades del océano. 

Miqueas nos muestra cuán lejos Dios ha removido nuestros pecados. En los días de Miqueas era imposible que alguien se sumergiera más allá de la profundidad que alcanzas en un clavado. Nuestros pecados han sido lanzados muy por debajo de lo que podemos recordar de ellos, si es que lo podemos aceptar por fe. 

El rey Ezequías estaba exaltando al Señor por Su bondad. Él se estaba recuperando de una enfermedad terminal y estaba alabando a Dios por haberlo librado de la muerte y haberle extendido la vida. Recordando la amargura que la enfermedad le había causado, él dice,

“He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados”  (Isaías 38:17).

Dios ha echado todos nuestros pecados tras sus espaldas. Con el mismo brazo con que lanzó los planetas, nuestro Padre ha lanzado nuestros pecados detrás de Él y estos pecados aún siguen viajando a la velocidad de la luz lejos de Dios. Ahora ¿por qué es tan importante que Dios ha lanzado nuestros pecados detrás de Sus espaldas?

“Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”  (Números 23:19) 

Ya que Él ha lanzado nuestros pecados detrás de sus espaldas, ¡Él nunca volverá a verlos otra vez! Dios no recuerda más nuestro pecado, lo ha separado de nosotros como el este se separa del oeste, nuestros pecados están en el fondo del mar y Él mismo, los ha lanzado tras Su espalda.

¿Entiendes, todo lo que Dios hace con los pecados confesados? ¡Sí! Si lo entiendes y te has arrepentido y confesado tu pecado, entonces, ¿por qué crees la mentira del diablo y te artormentas a ti  mismo? Cree a las Escrituras y mírate a ti mismo como te ve Dios: Su hijo, santo y cubierto de la justicia de Cristo. Ahora, actúa como tal y ve y establece el reino de Dios donde tu vives, entre la gente que conoces y alcanza a aquellos que no conocen a Jesús.

Ver Mas

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios
Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. II
Victor y Gloria Richards
2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-01-14

Intercesión Pt. I
Victor y Gloria Richards
2020-01-07

Jesús Nuestro Guía
Hno. Victor Richards
2020-01-07

Sobrenatural Pt. V
Hno. Victor Richards
2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI
Hno. Victor Richards
2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX
Hno. Victor Richards
2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX
Hno. Victor Richards
2019-12-17

Sobrenatural Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-12-17

Sobrenatural Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII
Hno. Victor Richards
2019-12-10

Sobrenatural Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII
Hno. Victor Richards
2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI
Hno. Victor Richards
2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III
Victor Richards
2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV
Hno. Victor Richards
2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV
Hno. Victor Richards
2019-11-12

El Dominio del Creyente
Hno. Victor Richards
2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII
Hno. Victor Richards
2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII
Hno. Victor Richards
2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V
Victor y Gloria Richards
2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV
Victor y Gloria Richards
2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI
Hno. Victor Richards
2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III
Victor y Gloria Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X
Hno. Victor Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX
Hno. Victor Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II
Victor y Gloria Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII
Hno. Victor Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII
Hno. Victor Richards
2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V
Hno. Victor Richards
2019-09-10

La Unción
Hno. Victor Richards
2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-09-03

Increíble Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-08-27

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320