EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO II


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 20 de Febrero, 2018

 

Intercesores  Bíblicos

A través de las páginas de la Biblia encontramos ejemplos de personas que practicaron la oración de intercesión.

1. Abraham

Este hombre de Dios, llamado en el Nuevo Testamento “el padre de la fe”, se nos presenta en el capítulo 18 del libro de Génesis como una persona que entendió claramente su papel de intercesor.

El Señor, con apariencia humana, llegó acompañado de dos “hombres” para visitar a Abraham, diciendo en Génesis 18:20, 21:

“Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré”.

En otras palabras, esto significa lo siguiente: “Descenderé ahora para ver si es tan terrible como he oído,  y si no es así, entonces lo sabré”. Por supuesto que Dios sabía cuál era la condición de Sodoma, pero le habló a Abraham de tal manera que él pudiera entender.

Cuando Dios dijo que probablemente destruiría a esas dos ciudades tan pecaminosas, Abraham preguntó en Génesis 18:23:

“...¿Destruirás también al justo con el impío?”.

La palabra sodomía, que se usa para referirse a la homosexualidad, proviene de Sodoma, el nombre de una ciudad malvada en extremo, en donde la violencia y la perversidad sexual eran tan cotidianas, que los hombres que la habitaban descaradamente trataron de violar a los ángeles que se le aparecieron a Lot en forma de hombres.

Sodoma y Gomorra eran dos grandes ciudades en donde moraban miles de personas. A pesar de su elevado índice de población, Dios habló de encontrar a sólo cincuenta justos como requisito para declinar su decisión de destruir la ciudad. No se encontraron esas cincuenta personas, pero Abraham siguió intercediendo hasta que Dios consintió en no destruirla si encontraban diez justos,  pero tristemente, no se encontró  ni  siquiera esa cantidad. Así, el juicio de Dios resultó inevitable.

Puede ser que al oír esta noticia, Abraham haya clamado a Dios: “Si no hay ni siquiera diez justos, por favor ten misericordia de mi sobrino Lot y su familia”.

La Biblia dice en Génesis 19:29:

“Así, cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura, Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción, al  asolar las ciudades donde Lot  estaba”.

El capítulo 18 de Génesis relata que los ángeles fueron a la casa de Lot y lo sacaron, físicamente, con su esposa y sus dos hijas. Dios escuchó a Abraham y salvó a su sobrino, no por la justicia de Lot, ni por lo que había hecho sino porque Abraham tenía favor con Dios. Lot en realidad  fue sacado porque Dios se acordó de Abraham.  

Es sumamente importante hacer  notar que la relación que Abraham tenía con Dios y sus intercesiones,  lograron la liberación de Lot. Si te fijas, cuando los ángeles sacaron a Lot de la ciudad, sólo lo acompañaban su esposa y sus dos hijas, es decir, únicamente cuatro personas. Durante todos los años que vivió en Sodoma, Lot no pudo influir ni siquiera en seis personas más para que aceptaran al Dios verdadero. ¡Qué débil de carácter era este hombre! y ¡qué triste su ejemplo! Sin embargo, Dios salvó a Lot porque se acordó de Abraham. La oración de intercesión logró su propósito.

La Biblia dice que nosotros los creyentes somos del linaje de Abraham, de manera que nuestros familiares que están lejos del  Señor, son nuestros “Lot” y la ciudad de Sodoma es un tipo de nuestro mundo. Dios salvará a nuestros parientes si nos ponemos en la brecha a interceder por ellos. Por supuesto que tenemos que ser personas obedientes, como Abraham, y debemos pedir con fe, no con desesperación.

2. Rahab

Únicamente dos mujeres se encuentran en la lista de los héroes de la fe de Hebreos 11. Una, por supuesto, es Sara, la gran esposa de Abraham, “el padre de la fe”. La otra, sorprendentemente es una  prostituta, ¡qué contraste!

En el registro bíblico se le conoce como “Rahab, la ramera” (Hebreos 11:31). Sin embargo, vé cómo Dios pudo usar a esta mujer para sus propósitos y cómo toda su familia fue salva, precisamente por la fe de ella.

El relato bíblico (Josué 2 y 6), dice que Dios envió espías a Jericó para investigar y conocer la ciudad. El único lugar donde los espías pudieron encontrar alojamiento fue precisamente en casa de Rahab. Es muy probable que en esa ciudad tan pecaminosa ella fuera una persona respetable, a pesar de su profesión.

Cuando los soldados de la ciudad oyeron que andaban por ahí dos espías, fueron a buscarlos. Rahab, al darse cuenta del peligro, los escondió en el techo de su casa para protegerlos. Ella había oído de las maravillas del Dios de Israel, de cómo abrió el mar Rojo y las demás cosas que hizo, de tal forma que declaró a los espías que creía que Yavé era el Dios verdadero.

A cambio de la misericordia que demostró con los espías, Rahab les pidió que le mostraran favor cuando regresaran para tomar la ciudad, diciéndoles en Josué 2:12, 13:

Os  ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras  vidas  de la muerte”. 

Rahab intercedió por sus seres amados que aún estaban perdidos en la idolatría y de esta manera logró la promesa de su seguridad.

Josué 6:25 relata: 

Mas Josué salvó la vida de Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que  ella tenía...”.

Este, es otro ejemplo de una persona que creyó que Dios podía salvar a toda su familia. Él los salvó de la muerte por la fe de ella.

3. Moisés

A causa del pecado y la rebelión del pueblo de Israel, la ira de Dios se encendió contra ellos, al grado que decidió destruirlos. Veamos lo que Éxodo 32:9 dice: 

Dijo más Jehová  a Moisés: Yo he visto  a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande”.

En los siguientes tres versículos encontramos que Moisés intercedió por el pueblo pecador pidiendo misericordia. Se paró en la brecha a favor de Israel, y fue precisamente por la intercesión de este hombre de fe y obediencia que la Escritura dice:

Éxodo 32:14

“Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo”.

En vez de consumirlos en fuego, decidió darles otra oportunidad. Recuerda que Ezequiel 22:30 nos enseña que Dios busca intercesores.

4. Tú y tu casa

Cuando alguien se entrega al Señor de todo corazón, llega a ocupar un lugar de privilegio delante de Dios y puede actuar como un intercesor a favor de los miembros de su familia. 

El libro de Hechos, en el capítulo 16, relata que Pablo y Silas fueron encarcelados injustamente en Filipos, y en vez de quejarse por su situación, cantaban himnos a Dios. Los presos los estaban oyendo, cuando de repente sobrevino un gran terremoto que sacudió los cimientos de la cárcel; al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos los presos se soltaron, aunque ninguno trató de escapar. Cuando el  carcelero despertó y vio las puertas abiertas, pensó que los reos habían huido. Sabía que, de acuerdo con la ley romana, él era el responsable, así que sacó la espada para matarse. En ese preciso momento, Pablo exclamó con gran voz: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

El  carcelero, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas y les preguntó: ¿Qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

En seguida, le hablaron la palabra del Señor a él y a toda su familia. Inmediatamente se bautizaron todos. 

Después, llevó a Pablo y a Silas a su casa, les dio de comer, y se regocijó con toda su casa por haber creído.

No debemos malinterpretar este pasaje pensando que automáticamente toda la familia va a ser salva cuando uno cree en el Señor. La Biblia enseña claramente que cada uno debe tener su propia fe, pero a la vez este versículo confirma la verdad de que un miembro de la familia que se entrega al Señor con todo su corazón, recibe un lugar de favor delante de Dios y puede actuar como un intercesor por los demás miembros de su familia.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Como Romper la Maldición de la Pobreza Hno. Victor Richards 2018-03-09

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO III Hno. Victor Richards 2018-03-06

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO Hno. Victor Richards 2018-01-30

Orando por resultados Hno. Victor Richards 2017-12-12

LA UNCIÓN II Hno. Victor Richards 2017-09-12

LA UNCIÓN Hno. Victor Richards 2017-08-22

El desafío de ser hombre III Hno. Victor Richards 2017-08-03

El desafío de ser Hombre II Hno. Victor Richards 2017-07-25

El desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2017-07-18

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrección Rafael Márquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI Hno. Victor Richards 2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero varón VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero varón V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero varón IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero varón III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN 2017-01-13

El verdadero varón II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero varón... Hno. Victor Richards 2017-01-03

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO II


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 20 de Febrero, 2018

 

Intercesores  Bíblicos

A través de las páginas de la Biblia encontramos ejemplos de personas que practicaron la oración de intercesión.

1. Abraham

Este hombre de Dios, llamado en el Nuevo Testamento “el padre de la fe”, se nos presenta en el capítulo 18 del libro de Génesis como una persona que entendió claramente su papel de intercesor.

El Señor, con apariencia humana, llegó acompañado de dos “hombres” para visitar a Abraham, diciendo en Génesis 18:20, 21:

“Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré”.

En otras palabras, esto significa lo siguiente: “Descenderé ahora para ver si es tan terrible como he oído,  y si no es así, entonces lo sabré”. Por supuesto que Dios sabía cuál era la condición de Sodoma, pero le habló a Abraham de tal manera que él pudiera entender.

Cuando Dios dijo que probablemente destruiría a esas dos ciudades tan pecaminosas, Abraham preguntó en Génesis 18:23:

“...¿Destruirás también al justo con el impío?”.

La palabra sodomía, que se usa para referirse a la homosexualidad, proviene de Sodoma, el nombre de una ciudad malvada en extremo, en donde la violencia y la perversidad sexual eran tan cotidianas, que los hombres que la habitaban descaradamente trataron de violar a los ángeles que se le aparecieron a Lot en forma de hombres.

Sodoma y Gomorra eran dos grandes ciudades en donde moraban miles de personas. A pesar de su elevado índice de población, Dios habló de encontrar a sólo cincuenta justos como requisito para declinar su decisión de destruir la ciudad. No se encontraron esas cincuenta personas, pero Abraham siguió intercediendo hasta que Dios consintió en no destruirla si encontraban diez justos,  pero tristemente, no se encontró  ni  siquiera esa cantidad. Así, el juicio de Dios resultó inevitable.

Puede ser que al oír esta noticia, Abraham haya clamado a Dios: “Si no hay ni siquiera diez justos, por favor ten misericordia de mi sobrino Lot y su familia”.

La Biblia dice en Génesis 19:29:

“Así, cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura, Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción, al  asolar las ciudades donde Lot  estaba”.

El capítulo 18 de Génesis relata que los ángeles fueron a la casa de Lot y lo sacaron, físicamente, con su esposa y sus dos hijas. Dios escuchó a Abraham y salvó a su sobrino, no por la justicia de Lot, ni por lo que había hecho sino porque Abraham tenía favor con Dios. Lot en realidad  fue sacado porque Dios se acordó de Abraham.  

Es sumamente importante hacer  notar que la relación que Abraham tenía con Dios y sus intercesiones,  lograron la liberación de Lot. Si te fijas, cuando los ángeles sacaron a Lot de la ciudad, sólo lo acompañaban su esposa y sus dos hijas, es decir, únicamente cuatro personas. Durante todos los años que vivió en Sodoma, Lot no pudo influir ni siquiera en seis personas más para que aceptaran al Dios verdadero. ¡Qué débil de carácter era este hombre! y ¡qué triste su ejemplo! Sin embargo, Dios salvó a Lot porque se acordó de Abraham. La oración de intercesión logró su propósito.

La Biblia dice que nosotros los creyentes somos del linaje de Abraham, de manera que nuestros familiares que están lejos del  Señor, son nuestros “Lot” y la ciudad de Sodoma es un tipo de nuestro mundo. Dios salvará a nuestros parientes si nos ponemos en la brecha a interceder por ellos. Por supuesto que tenemos que ser personas obedientes, como Abraham, y debemos pedir con fe, no con desesperación.

2. Rahab

Únicamente dos mujeres se encuentran en la lista de los héroes de la fe de Hebreos 11. Una, por supuesto, es Sara, la gran esposa de Abraham, “el padre de la fe”. La otra, sorprendentemente es una  prostituta, ¡qué contraste!

En el registro bíblico se le conoce como “Rahab, la ramera” (Hebreos 11:31). Sin embargo, vé cómo Dios pudo usar a esta mujer para sus propósitos y cómo toda su familia fue salva, precisamente por la fe de ella.

El relato bíblico (Josué 2 y 6), dice que Dios envió espías a Jericó para investigar y conocer la ciudad. El único lugar donde los espías pudieron encontrar alojamiento fue precisamente en casa de Rahab. Es muy probable que en esa ciudad tan pecaminosa ella fuera una persona respetable, a pesar de su profesión.

Cuando los soldados de la ciudad oyeron que andaban por ahí dos espías, fueron a buscarlos. Rahab, al darse cuenta del peligro, los escondió en el techo de su casa para protegerlos. Ella había oído de las maravillas del Dios de Israel, de cómo abrió el mar Rojo y las demás cosas que hizo, de tal forma que declaró a los espías que creía que Yavé era el Dios verdadero.

A cambio de la misericordia que demostró con los espías, Rahab les pidió que le mostraran favor cuando regresaran para tomar la ciudad, diciéndoles en Josué 2:12, 13:

Os  ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras  vidas  de la muerte”. 

Rahab intercedió por sus seres amados que aún estaban perdidos en la idolatría y de esta manera logró la promesa de su seguridad.

Josué 6:25 relata: 

Mas Josué salvó la vida de Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que  ella tenía...”.

Este, es otro ejemplo de una persona que creyó que Dios podía salvar a toda su familia. Él los salvó de la muerte por la fe de ella.

3. Moisés

A causa del pecado y la rebelión del pueblo de Israel, la ira de Dios se encendió contra ellos, al grado que decidió destruirlos. Veamos lo que Éxodo 32:9 dice: 

Dijo más Jehová  a Moisés: Yo he visto  a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande”.

En los siguientes tres versículos encontramos que Moisés intercedió por el pueblo pecador pidiendo misericordia. Se paró en la brecha a favor de Israel, y fue precisamente por la intercesión de este hombre de fe y obediencia que la Escritura dice:

Éxodo 32:14

“Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo”.

En vez de consumirlos en fuego, decidió darles otra oportunidad. Recuerda que Ezequiel 22:30 nos enseña que Dios busca intercesores.

4. Tú y tu casa

Cuando alguien se entrega al Señor de todo corazón, llega a ocupar un lugar de privilegio delante de Dios y puede actuar como un intercesor a favor de los miembros de su familia. 

El libro de Hechos, en el capítulo 16, relata que Pablo y Silas fueron encarcelados injustamente en Filipos, y en vez de quejarse por su situación, cantaban himnos a Dios. Los presos los estaban oyendo, cuando de repente sobrevino un gran terremoto que sacudió los cimientos de la cárcel; al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos los presos se soltaron, aunque ninguno trató de escapar. Cuando el  carcelero despertó y vio las puertas abiertas, pensó que los reos habían huido. Sabía que, de acuerdo con la ley romana, él era el responsable, así que sacó la espada para matarse. En ese preciso momento, Pablo exclamó con gran voz: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

El  carcelero, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas y les preguntó: ¿Qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

En seguida, le hablaron la palabra del Señor a él y a toda su familia. Inmediatamente se bautizaron todos. 

Después, llevó a Pablo y a Silas a su casa, les dio de comer, y se regocijó con toda su casa por haber creído.

No debemos malinterpretar este pasaje pensando que automáticamente toda la familia va a ser salva cuando uno cree en el Señor. La Biblia enseña claramente que cada uno debe tener su propia fe, pero a la vez este versículo confirma la verdad de que un miembro de la familia que se entrega al Señor con todo su corazón, recibe un lugar de favor delante de Dios y puede actuar como un intercesor por los demás miembros de su familia.

Ver Mas

Como Romper la Maldición de la Pobreza Hno. Victor Richards 2018-03-09

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO III Hno. Victor Richards 2018-03-06

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO Hno. Victor Richards 2018-01-30

Orando por resultados Hno. Victor Richards 2017-12-12

LA UNCIÓN II Hno. Victor Richards 2017-09-12

LA UNCIÓN Hno. Victor Richards 2017-08-22

El desafío de ser hombre III Hno. Victor Richards 2017-08-03

El desafío de ser Hombre II Hno. Victor Richards 2017-07-25

El desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2017-07-18

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrección Rafael Márquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI Hno. Victor Richards 2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero varón VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero varón V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero varón IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero varón III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN 2017-01-13

El verdadero varón II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero varón... Hno. Victor Richards 2017-01-03

Lecturas Recomendadas


EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO II



Por: Hno. Victor Richards
Martes 20 de Febrero, 2018

 

Intercesores  Bíblicos

A través de las páginas de la Biblia encontramos ejemplos de personas que practicaron la oración de intercesión.

1. Abraham

Este hombre de Dios, llamado en el Nuevo Testamento “el padre de la fe”, se nos presenta en el capítulo 18 del libro de Génesis como una persona que entendió claramente su papel de intercesor.

El Señor, con apariencia humana, llegó acompañado de dos “hombres” para visitar a Abraham, diciendo en Génesis 18:20, 21:

“Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré”.

En otras palabras, esto significa lo siguiente: “Descenderé ahora para ver si es tan terrible como he oído,  y si no es así, entonces lo sabré”. Por supuesto que Dios sabía cuál era la condición de Sodoma, pero le habló a Abraham de tal manera que él pudiera entender.

Cuando Dios dijo que probablemente destruiría a esas dos ciudades tan pecaminosas, Abraham preguntó en Génesis 18:23:

“...¿Destruirás también al justo con el impío?”.

La palabra sodomía, que se usa para referirse a la homosexualidad, proviene de Sodoma, el nombre de una ciudad malvada en extremo, en donde la violencia y la perversidad sexual eran tan cotidianas, que los hombres que la habitaban descaradamente trataron de violar a los ángeles que se le aparecieron a Lot en forma de hombres.

Sodoma y Gomorra eran dos grandes ciudades en donde moraban miles de personas. A pesar de su elevado índice de población, Dios habló de encontrar a sólo cincuenta justos como requisito para declinar su decisión de destruir la ciudad. No se encontraron esas cincuenta personas, pero Abraham siguió intercediendo hasta que Dios consintió en no destruirla si encontraban diez justos,  pero tristemente, no se encontró  ni  siquiera esa cantidad. Así, el juicio de Dios resultó inevitable.

Puede ser que al oír esta noticia, Abraham haya clamado a Dios: “Si no hay ni siquiera diez justos, por favor ten misericordia de mi sobrino Lot y su familia”.

La Biblia dice en Génesis 19:29:

“Así, cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura, Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción, al  asolar las ciudades donde Lot  estaba”.

El capítulo 18 de Génesis relata que los ángeles fueron a la casa de Lot y lo sacaron, físicamente, con su esposa y sus dos hijas. Dios escuchó a Abraham y salvó a su sobrino, no por la justicia de Lot, ni por lo que había hecho sino porque Abraham tenía favor con Dios. Lot en realidad  fue sacado porque Dios se acordó de Abraham.  

Es sumamente importante hacer  notar que la relación que Abraham tenía con Dios y sus intercesiones,  lograron la liberación de Lot. Si te fijas, cuando los ángeles sacaron a Lot de la ciudad, sólo lo acompañaban su esposa y sus dos hijas, es decir, únicamente cuatro personas. Durante todos los años que vivió en Sodoma, Lot no pudo influir ni siquiera en seis personas más para que aceptaran al Dios verdadero. ¡Qué débil de carácter era este hombre! y ¡qué triste su ejemplo! Sin embargo, Dios salvó a Lot porque se acordó de Abraham. La oración de intercesión logró su propósito.

La Biblia dice que nosotros los creyentes somos del linaje de Abraham, de manera que nuestros familiares que están lejos del  Señor, son nuestros “Lot” y la ciudad de Sodoma es un tipo de nuestro mundo. Dios salvará a nuestros parientes si nos ponemos en la brecha a interceder por ellos. Por supuesto que tenemos que ser personas obedientes, como Abraham, y debemos pedir con fe, no con desesperación.

2. Rahab

Únicamente dos mujeres se encuentran en la lista de los héroes de la fe de Hebreos 11. Una, por supuesto, es Sara, la gran esposa de Abraham, “el padre de la fe”. La otra, sorprendentemente es una  prostituta, ¡qué contraste!

En el registro bíblico se le conoce como “Rahab, la ramera” (Hebreos 11:31). Sin embargo, vé cómo Dios pudo usar a esta mujer para sus propósitos y cómo toda su familia fue salva, precisamente por la fe de ella.

El relato bíblico (Josué 2 y 6), dice que Dios envió espías a Jericó para investigar y conocer la ciudad. El único lugar donde los espías pudieron encontrar alojamiento fue precisamente en casa de Rahab. Es muy probable que en esa ciudad tan pecaminosa ella fuera una persona respetable, a pesar de su profesión.

Cuando los soldados de la ciudad oyeron que andaban por ahí dos espías, fueron a buscarlos. Rahab, al darse cuenta del peligro, los escondió en el techo de su casa para protegerlos. Ella había oído de las maravillas del Dios de Israel, de cómo abrió el mar Rojo y las demás cosas que hizo, de tal forma que declaró a los espías que creía que Yavé era el Dios verdadero.

A cambio de la misericordia que demostró con los espías, Rahab les pidió que le mostraran favor cuando regresaran para tomar la ciudad, diciéndoles en Josué 2:12, 13:

Os  ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras  vidas  de la muerte”. 

Rahab intercedió por sus seres amados que aún estaban perdidos en la idolatría y de esta manera logró la promesa de su seguridad.

Josué 6:25 relata: 

Mas Josué salvó la vida de Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que  ella tenía...”.

Este, es otro ejemplo de una persona que creyó que Dios podía salvar a toda su familia. Él los salvó de la muerte por la fe de ella.

3. Moisés

A causa del pecado y la rebelión del pueblo de Israel, la ira de Dios se encendió contra ellos, al grado que decidió destruirlos. Veamos lo que Éxodo 32:9 dice: 

Dijo más Jehová  a Moisés: Yo he visto  a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande”.

En los siguientes tres versículos encontramos que Moisés intercedió por el pueblo pecador pidiendo misericordia. Se paró en la brecha a favor de Israel, y fue precisamente por la intercesión de este hombre de fe y obediencia que la Escritura dice:

Éxodo 32:14

“Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo”.

En vez de consumirlos en fuego, decidió darles otra oportunidad. Recuerda que Ezequiel 22:30 nos enseña que Dios busca intercesores.

4. Tú y tu casa

Cuando alguien se entrega al Señor de todo corazón, llega a ocupar un lugar de privilegio delante de Dios y puede actuar como un intercesor a favor de los miembros de su familia. 

El libro de Hechos, en el capítulo 16, relata que Pablo y Silas fueron encarcelados injustamente en Filipos, y en vez de quejarse por su situación, cantaban himnos a Dios. Los presos los estaban oyendo, cuando de repente sobrevino un gran terremoto que sacudió los cimientos de la cárcel; al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos los presos se soltaron, aunque ninguno trató de escapar. Cuando el  carcelero despertó y vio las puertas abiertas, pensó que los reos habían huido. Sabía que, de acuerdo con la ley romana, él era el responsable, así que sacó la espada para matarse. En ese preciso momento, Pablo exclamó con gran voz: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

El  carcelero, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas y les preguntó: ¿Qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

En seguida, le hablaron la palabra del Señor a él y a toda su familia. Inmediatamente se bautizaron todos. 

Después, llevó a Pablo y a Silas a su casa, les dio de comer, y se regocijó con toda su casa por haber creído.

No debemos malinterpretar este pasaje pensando que automáticamente toda la familia va a ser salva cuando uno cree en el Señor. La Biblia enseña claramente que cada uno debe tener su propia fe, pero a la vez este versículo confirma la verdad de que un miembro de la familia que se entrega al Señor con todo su corazón, recibe un lugar de favor delante de Dios y puede actuar como un intercesor por los demás miembros de su familia.

Ver Mas

Como Romper la Maldición de la Pobreza
Hno. Victor Richards
2018-03-09

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO III
Hno. Victor Richards
2018-03-06

EL SECRETO PARA CAMBIAR TU FAMILIA Y TU MUNDO
Hno. Victor Richards
2018-01-30

Orando por resultados
Hno. Victor Richards
2017-12-12

LA UNCIÓN II
Hno. Victor Richards
2017-09-12

LA UNCIÓN
Hno. Victor Richards
2017-08-22

El desafío de ser hombre III
Hno. Victor Richards
2017-08-03

El desafío de ser Hombre II
Hno. Victor Richards
2017-07-25

El desafío de ser Hombre
Hno. Victor Richards
2017-07-18

¿DÓNDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?
Hno. Victor Richards
2017-07-11

El Poder de la Resurrección
Rafael Mrquez
2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII
Hno. Victor Richards
2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI
Hno. Victor Richards
2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V
Hno. Victor Richards
2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV
Hno. Victor Richards
2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III
Hno. Victor Richards
2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACIÓN
2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II
Hno. Victor Richards
2017-05-23

EL  PODER  DE  SU  SANGRE   DERRAMADA
Hno. Victor Richards
2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS
Hno. Victor Richards
2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-21

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA III
Hno. Victor Richards
2017-04-18

Para ti mujer
2017-04-14

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA II
Hno. Victor Richards
2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-07

EL CORAZÓN, TU POSESIÓN MÁS VALIOSA
Hno. Victor Richards
2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-03-31

Para ti mujer
2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA
Hno. Victor Richards
2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-03-17

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ IV
Hno. Victor Richards
2017-03-14

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ III
Hno. Victor Richards
2017-03-07

Para ti mujer
2017-03-03

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ II
Hno. Victor Richards
2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-02-24

7 COSAS QUE JAMÁS ACEPTARÉ
Hno. Victor Richards
2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO
Hno. Victor Richards
2017-02-14

¡DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO!
2017-02-10

El verdadero varón VI
Hno. Victor Richards
2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-02-03

El verdadero varón V
Hno. Victor Richards
2017-01-31

El verdadero varón IV
Hno. Victor Richards
2017-01-24

TESTIMONIO
2017-01-20

El verdadero varón III
Hno. Victor Richards
2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACIÓN
2017-01-13

El verdadero varón II
Hno. Victor Richards
2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-01-06

TESTIMONIO
2017-01-06

El verdadero varón...
Hno. Victor Richards
2017-01-03

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320