El Corazón tu Posesión más Valiosa Pt.I


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 5 de Febrero, 2019

Introducción
Me encontraba apretado de tiempo, apurándome para no llegar tarde a las citas que yo mismo había hecho. Saliendo de la recámara, tomé el pasillo que me llevaría a la cocina, cuando sucedió...

Sentí como si alguien me hubiera golpeado en el pecho con un hacha. El dolor era tan agudo y tan persistente, que apenas podía respirar.

“¿Será mi corazón?”, me pregunté a mí mismo, “¿qué hago?” Me encontraba solo en la casa. Me dolía tanto el pecho, al igual que mis brazos y mis muñecas. Tomé cinco aspirinas, y masticándolas rápidamente, las puse bajo mi lengua para acelerar su absorción en la sangre, y así dilatar las arterias.

Estaba orando desesperadamente cuando se me ocurrió ir al baño y dejar correr agua fría sobre mis muñecas. Cuando me vi en el espejo, yo vi a un hombre color gris. ¡Tenía que conseguir ayuda! Llamé a emergencias y le avisé a la señorita que estaba sufriendo un ataque al corazón. Ella me pidió que abriera la puerta de la casa y me aseguró que me mandaría una ambulancia.

En cinco minutos llegaron los para-médicos, me acostaron en una camilla, y me conectaron unos alambres. El monitor de su equipo se iluminó, revelando, no los picos del palpitar de un corazón sano, sino de uno que parecía definitivamente moribundo.

Me di cuenta de que ese podría ser mi último día en la tierra. Yo estaba experimentando algo nuevo y francamente, era muy extraño. Yo pensaba “nunca antes he caminado esta senda”.

Me subieron a la ambulancia y recuerdo que seguía pidiendo algo para que me quitara el terrible dolor.

Me inyectaron más medicina para el dolor, pero no ayudó en nada. Yo sólo había visto películas de personas en ambulancias con los paramédicos atendiéndoles frenéticamente, pero ahora, yo era el centro de toda la atención. Era el paciente en peligro de perder la vida.

¡Me parecía que la ambulancia iba tan despacio! ¿Por qué?, ¿por qué no iban más aprisa? “¡Ay Dios, me duele tanto!” -pensaba-“¡Todo está fuera de mi control!”.

Al fin llegamos al hospital y me examinaron con la ayuda de grandes aparatos que tenían monitores; detectaron cinco arterias tapadas, inmediatamente me prepararon para cirugía.

Me pusieron cuatro puentes (by passes) de pedazos de venas que quitaron de mis piernas para puentear los bloqueos en las arterias y luego conectaron una arteria de mi pecho a la parte de atrás de mi corazón.

Mi recuperación fue rápida; y ahora, nueve años más tarde, mi corazón está sano. No era mi tiempo para ir a la gran fiesta celestial todavía. Dios tenía algo más para mí en la tierra.

Lo que sí cambió fue que yo empecé a tener más cuidado con mi corazón. ¡Tienes que cuidar tu corazón! La palabra de Dios dice: 

Proverbios 4:23

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. 

No creo que el Espíritu Santo esté hablando del corazón físico, sino de esa parte mística nuestra que Dios llama “el corazón”. 

¿Qué es el corazón? 

Un corazón físico, defectuoso o enfermo, puede privarnos de la vida. Pero un corazón espiritual defectuoso o enfermo, nos puede privar de una vida feliz, gozosa, victoriosa, productiva y sobre todo, nos puede privar de la vida eterna.

Volviendo al corazón físico, ¿sabías que tu corazón palpita aproximadamente 100,000 veces cada día y 36.5 millones de veces cada año? Y si vives hasta cumplir 75 años tu corazón habrá palpitado más de 2,500 millones de veces. Si eres un adulto, tienes aproximadamente 5.6 litros de sangre circulando por tus venas, y ésta circula por tu cuerpo tres veces por minuto. Una gota de tu sangre habrá viajado, dentro de tus venas y arterias, 19,000 kilómetros en un día. El corazón bombea aproximadamente un millón de barriles de sangre durante su vida, esto es suficiente para llenar 3 barcos petroleros. ¡Qué maravilla es el corazón!, ¡es increíblemente fuerte y maravillosamente enérgico (potente, brioso, dinámico)! ¡Toda una obra de ingeniería!

Consideremos por otro lado, el corazón espiritual, que es esa parte de nuestro ser que es más que el alma; más que el espíritu humano; más que las emociones. Estoy hablando de nuestra posesión más valiosa. Estoy hablando de ese corazón que muchas veces queda ignorado, olvidado y mal entendido. Para ser más claro, nuestro corazón no es el alma, no es nuestro espíritu, no es nuestras emociones, no es nuestra mente. Es un misterio.

La palabra “corazón” se encuentra aproximadamente 954 veces en la Biblia, ¡esto es muchísimo! 830 de estas veces no hablan del corazón físico, sino de esta parte misteriosa nuestra, “el corazón”.

Encontramos mención del corazón del hombre y del corazón de Dios. También encontramos que a veces, en el mismo versículo se habla del corazón junto con el alma; comprobando que el alma no es el corazón. De igual forma podemos leer juntos, en un mismo versículo, el corazón con el espíritu; haciendo obvio que el espíritu no es el corazón. En el pasado, yo creía que sí eran lo mismo, pero la Escritura me mostró que no lo son. 

El tema del corazón se repasa en la Biblia más que cualquier otro tema; más que las obras, más que el servicio, más que el creer, más que la obediencia, más que el dinero, y aun más que la adoración. Más veces que cualquiera de estas cosas, se habla del corazón. 

En Deuteronomio 4:29 leemos: 

“Mas si... buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma”. 

Nosotros tenemos que ser personas que continuamente busquemos a Dios. No importa que hayamos recibido a Jesús y hayamos sido perdonados de nuestros pecados, incluso si nuestro nombre ha sido escrito en el Libro de La Vida; y aún cuando nuestro destino esté en el cielo, aún así debemos de buscar a Dios de todo corazón; porque Él quiere seguir revelándose a nosotros y esto es únicamente para los que le buscan con todo su corazón. 

En el libro de Hebreos, en las Sagradas Escrituras, leemos: 

Hebreos 4:12

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. 

Qué complejos somos, ¿verdad? Tenemos un alma, un espíritu y un corazón. 

Quizá estés pensando “yo creo que la mente y el corazón son la misma cosa”, pues eso está lejos de la verdad, muy lejos de ser cierto. Fíjate bien en el versículo que acabamos de leer, dice “los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hay quienes creen que todos los pensamientos vienen de la mente. Esto es erróneo, hay pensamientos e intenciones que vienen del corazón. 

¿Qué parte de nosotros es ese corazón? Es casi imposible de definir, pero tenemos un corazón que piensa y no es nuestro corazón físico, ni tampoco es nuestra mente. 

Según Las Escrituras, el corazón es donde llevamos a cabo nuestros más profundos pensamientos. La frase:

“Jesús, conociendo lo que estaban pensando en sus corazones...”.

Es muy común en los evangelios. Él sabía lo que la gente estaba pensando “en sus corazones”. Muchas veces eran malos pensamientos, pero lo que queremos hacer notar es que Jesús sabía que existía una parte llamada corazón de dónde venían esos pensamientos. 

Tengo un par de preguntas para ti: ¿Cómo está tu corazón?, ¿qué estás pensando en tu corazón?

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Jesús Nuestro Guía Hno. Victor Richards 2020-01-07

Sobrenatural Pt. V Hno. Victor Richards 2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI Hno. Victor Richards 2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt.III Hno. Victor Richards 2019-12-17

El Corazón tu Posesión más Valiosa Pt.I


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 5 de Febrero, 2019

Introducción
Me encontraba apretado de tiempo, apurándome para no llegar tarde a las citas que yo mismo había hecho. Saliendo de la recámara, tomé el pasillo que me llevaría a la cocina, cuando sucedió...

Sentí como si alguien me hubiera golpeado en el pecho con un hacha. El dolor era tan agudo y tan persistente, que apenas podía respirar.

“¿Será mi corazón?”, me pregunté a mí mismo, “¿qué hago?” Me encontraba solo en la casa. Me dolía tanto el pecho, al igual que mis brazos y mis muñecas. Tomé cinco aspirinas, y masticándolas rápidamente, las puse bajo mi lengua para acelerar su absorción en la sangre, y así dilatar las arterias.

Estaba orando desesperadamente cuando se me ocurrió ir al baño y dejar correr agua fría sobre mis muñecas. Cuando me vi en el espejo, yo vi a un hombre color gris. ¡Tenía que conseguir ayuda! Llamé a emergencias y le avisé a la señorita que estaba sufriendo un ataque al corazón. Ella me pidió que abriera la puerta de la casa y me aseguró que me mandaría una ambulancia.

En cinco minutos llegaron los para-médicos, me acostaron en una camilla, y me conectaron unos alambres. El monitor de su equipo se iluminó, revelando, no los picos del palpitar de un corazón sano, sino de uno que parecía definitivamente moribundo.

Me di cuenta de que ese podría ser mi último día en la tierra. Yo estaba experimentando algo nuevo y francamente, era muy extraño. Yo pensaba “nunca antes he caminado esta senda”.

Me subieron a la ambulancia y recuerdo que seguía pidiendo algo para que me quitara el terrible dolor.

Me inyectaron más medicina para el dolor, pero no ayudó en nada. Yo sólo había visto películas de personas en ambulancias con los paramédicos atendiéndoles frenéticamente, pero ahora, yo era el centro de toda la atención. Era el paciente en peligro de perder la vida.

¡Me parecía que la ambulancia iba tan despacio! ¿Por qué?, ¿por qué no iban más aprisa? “¡Ay Dios, me duele tanto!” -pensaba-“¡Todo está fuera de mi control!”.

Al fin llegamos al hospital y me examinaron con la ayuda de grandes aparatos que tenían monitores; detectaron cinco arterias tapadas, inmediatamente me prepararon para cirugía.

Me pusieron cuatro puentes (by passes) de pedazos de venas que quitaron de mis piernas para puentear los bloqueos en las arterias y luego conectaron una arteria de mi pecho a la parte de atrás de mi corazón.

Mi recuperación fue rápida; y ahora, nueve años más tarde, mi corazón está sano. No era mi tiempo para ir a la gran fiesta celestial todavía. Dios tenía algo más para mí en la tierra.

Lo que sí cambió fue que yo empecé a tener más cuidado con mi corazón. ¡Tienes que cuidar tu corazón! La palabra de Dios dice: 

Proverbios 4:23

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. 

No creo que el Espíritu Santo esté hablando del corazón físico, sino de esa parte mística nuestra que Dios llama “el corazón”. 

¿Qué es el corazón? 

Un corazón físico, defectuoso o enfermo, puede privarnos de la vida. Pero un corazón espiritual defectuoso o enfermo, nos puede privar de una vida feliz, gozosa, victoriosa, productiva y sobre todo, nos puede privar de la vida eterna.

Volviendo al corazón físico, ¿sabías que tu corazón palpita aproximadamente 100,000 veces cada día y 36.5 millones de veces cada año? Y si vives hasta cumplir 75 años tu corazón habrá palpitado más de 2,500 millones de veces. Si eres un adulto, tienes aproximadamente 5.6 litros de sangre circulando por tus venas, y ésta circula por tu cuerpo tres veces por minuto. Una gota de tu sangre habrá viajado, dentro de tus venas y arterias, 19,000 kilómetros en un día. El corazón bombea aproximadamente un millón de barriles de sangre durante su vida, esto es suficiente para llenar 3 barcos petroleros. ¡Qué maravilla es el corazón!, ¡es increíblemente fuerte y maravillosamente enérgico (potente, brioso, dinámico)! ¡Toda una obra de ingeniería!

Consideremos por otro lado, el corazón espiritual, que es esa parte de nuestro ser que es más que el alma; más que el espíritu humano; más que las emociones. Estoy hablando de nuestra posesión más valiosa. Estoy hablando de ese corazón que muchas veces queda ignorado, olvidado y mal entendido. Para ser más claro, nuestro corazón no es el alma, no es nuestro espíritu, no es nuestras emociones, no es nuestra mente. Es un misterio.

La palabra “corazón” se encuentra aproximadamente 954 veces en la Biblia, ¡esto es muchísimo! 830 de estas veces no hablan del corazón físico, sino de esta parte misteriosa nuestra, “el corazón”.

Encontramos mención del corazón del hombre y del corazón de Dios. También encontramos que a veces, en el mismo versículo se habla del corazón junto con el alma; comprobando que el alma no es el corazón. De igual forma podemos leer juntos, en un mismo versículo, el corazón con el espíritu; haciendo obvio que el espíritu no es el corazón. En el pasado, yo creía que sí eran lo mismo, pero la Escritura me mostró que no lo son. 

El tema del corazón se repasa en la Biblia más que cualquier otro tema; más que las obras, más que el servicio, más que el creer, más que la obediencia, más que el dinero, y aun más que la adoración. Más veces que cualquiera de estas cosas, se habla del corazón. 

En Deuteronomio 4:29 leemos: 

“Mas si... buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma”. 

Nosotros tenemos que ser personas que continuamente busquemos a Dios. No importa que hayamos recibido a Jesús y hayamos sido perdonados de nuestros pecados, incluso si nuestro nombre ha sido escrito en el Libro de La Vida; y aún cuando nuestro destino esté en el cielo, aún así debemos de buscar a Dios de todo corazón; porque Él quiere seguir revelándose a nosotros y esto es únicamente para los que le buscan con todo su corazón. 

En el libro de Hebreos, en las Sagradas Escrituras, leemos: 

Hebreos 4:12

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. 

Qué complejos somos, ¿verdad? Tenemos un alma, un espíritu y un corazón. 

Quizá estés pensando “yo creo que la mente y el corazón son la misma cosa”, pues eso está lejos de la verdad, muy lejos de ser cierto. Fíjate bien en el versículo que acabamos de leer, dice “los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hay quienes creen que todos los pensamientos vienen de la mente. Esto es erróneo, hay pensamientos e intenciones que vienen del corazón. 

¿Qué parte de nosotros es ese corazón? Es casi imposible de definir, pero tenemos un corazón que piensa y no es nuestro corazón físico, ni tampoco es nuestra mente. 

Según Las Escrituras, el corazón es donde llevamos a cabo nuestros más profundos pensamientos. La frase:

“Jesús, conociendo lo que estaban pensando en sus corazones...”.

Es muy común en los evangelios. Él sabía lo que la gente estaba pensando “en sus corazones”. Muchas veces eran malos pensamientos, pero lo que queremos hacer notar es que Jesús sabía que existía una parte llamada corazón de dónde venían esos pensamientos. 

Tengo un par de preguntas para ti: ¿Cómo está tu corazón?, ¿qué estás pensando en tu corazón?

Ver Mas

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Jesús Nuestro Guía Hno. Victor Richards 2020-01-07

Sobrenatural Pt. V Hno. Victor Richards 2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI Hno. Victor Richards 2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX Hno. Victor Richards 2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-12-17

Sobrenatural Pt.III Hno. Victor Richards 2019-12-17

Lecturas Recomendadas


El Corazón tu Posesión más Valiosa Pt.I



Por: Hno. Victor Richards
Martes 5 de Febrero, 2019

Introducción
Me encontraba apretado de tiempo, apurándome para no llegar tarde a las citas que yo mismo había hecho. Saliendo de la recámara, tomé el pasillo que me llevaría a la cocina, cuando sucedió...

Sentí como si alguien me hubiera golpeado en el pecho con un hacha. El dolor era tan agudo y tan persistente, que apenas podía respirar.

“¿Será mi corazón?”, me pregunté a mí mismo, “¿qué hago?” Me encontraba solo en la casa. Me dolía tanto el pecho, al igual que mis brazos y mis muñecas. Tomé cinco aspirinas, y masticándolas rápidamente, las puse bajo mi lengua para acelerar su absorción en la sangre, y así dilatar las arterias.

Estaba orando desesperadamente cuando se me ocurrió ir al baño y dejar correr agua fría sobre mis muñecas. Cuando me vi en el espejo, yo vi a un hombre color gris. ¡Tenía que conseguir ayuda! Llamé a emergencias y le avisé a la señorita que estaba sufriendo un ataque al corazón. Ella me pidió que abriera la puerta de la casa y me aseguró que me mandaría una ambulancia.

En cinco minutos llegaron los para-médicos, me acostaron en una camilla, y me conectaron unos alambres. El monitor de su equipo se iluminó, revelando, no los picos del palpitar de un corazón sano, sino de uno que parecía definitivamente moribundo.

Me di cuenta de que ese podría ser mi último día en la tierra. Yo estaba experimentando algo nuevo y francamente, era muy extraño. Yo pensaba “nunca antes he caminado esta senda”.

Me subieron a la ambulancia y recuerdo que seguía pidiendo algo para que me quitara el terrible dolor.

Me inyectaron más medicina para el dolor, pero no ayudó en nada. Yo sólo había visto películas de personas en ambulancias con los paramédicos atendiéndoles frenéticamente, pero ahora, yo era el centro de toda la atención. Era el paciente en peligro de perder la vida.

¡Me parecía que la ambulancia iba tan despacio! ¿Por qué?, ¿por qué no iban más aprisa? “¡Ay Dios, me duele tanto!” -pensaba-“¡Todo está fuera de mi control!”.

Al fin llegamos al hospital y me examinaron con la ayuda de grandes aparatos que tenían monitores; detectaron cinco arterias tapadas, inmediatamente me prepararon para cirugía.

Me pusieron cuatro puentes (by passes) de pedazos de venas que quitaron de mis piernas para puentear los bloqueos en las arterias y luego conectaron una arteria de mi pecho a la parte de atrás de mi corazón.

Mi recuperación fue rápida; y ahora, nueve años más tarde, mi corazón está sano. No era mi tiempo para ir a la gran fiesta celestial todavía. Dios tenía algo más para mí en la tierra.

Lo que sí cambió fue que yo empecé a tener más cuidado con mi corazón. ¡Tienes que cuidar tu corazón! La palabra de Dios dice: 

Proverbios 4:23

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. 

No creo que el Espíritu Santo esté hablando del corazón físico, sino de esa parte mística nuestra que Dios llama “el corazón”. 

¿Qué es el corazón? 

Un corazón físico, defectuoso o enfermo, puede privarnos de la vida. Pero un corazón espiritual defectuoso o enfermo, nos puede privar de una vida feliz, gozosa, victoriosa, productiva y sobre todo, nos puede privar de la vida eterna.

Volviendo al corazón físico, ¿sabías que tu corazón palpita aproximadamente 100,000 veces cada día y 36.5 millones de veces cada año? Y si vives hasta cumplir 75 años tu corazón habrá palpitado más de 2,500 millones de veces. Si eres un adulto, tienes aproximadamente 5.6 litros de sangre circulando por tus venas, y ésta circula por tu cuerpo tres veces por minuto. Una gota de tu sangre habrá viajado, dentro de tus venas y arterias, 19,000 kilómetros en un día. El corazón bombea aproximadamente un millón de barriles de sangre durante su vida, esto es suficiente para llenar 3 barcos petroleros. ¡Qué maravilla es el corazón!, ¡es increíblemente fuerte y maravillosamente enérgico (potente, brioso, dinámico)! ¡Toda una obra de ingeniería!

Consideremos por otro lado, el corazón espiritual, que es esa parte de nuestro ser que es más que el alma; más que el espíritu humano; más que las emociones. Estoy hablando de nuestra posesión más valiosa. Estoy hablando de ese corazón que muchas veces queda ignorado, olvidado y mal entendido. Para ser más claro, nuestro corazón no es el alma, no es nuestro espíritu, no es nuestras emociones, no es nuestra mente. Es un misterio.

La palabra “corazón” se encuentra aproximadamente 954 veces en la Biblia, ¡esto es muchísimo! 830 de estas veces no hablan del corazón físico, sino de esta parte misteriosa nuestra, “el corazón”.

Encontramos mención del corazón del hombre y del corazón de Dios. También encontramos que a veces, en el mismo versículo se habla del corazón junto con el alma; comprobando que el alma no es el corazón. De igual forma podemos leer juntos, en un mismo versículo, el corazón con el espíritu; haciendo obvio que el espíritu no es el corazón. En el pasado, yo creía que sí eran lo mismo, pero la Escritura me mostró que no lo son. 

El tema del corazón se repasa en la Biblia más que cualquier otro tema; más que las obras, más que el servicio, más que el creer, más que la obediencia, más que el dinero, y aun más que la adoración. Más veces que cualquiera de estas cosas, se habla del corazón. 

En Deuteronomio 4:29 leemos: 

“Mas si... buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma”. 

Nosotros tenemos que ser personas que continuamente busquemos a Dios. No importa que hayamos recibido a Jesús y hayamos sido perdonados de nuestros pecados, incluso si nuestro nombre ha sido escrito en el Libro de La Vida; y aún cuando nuestro destino esté en el cielo, aún así debemos de buscar a Dios de todo corazón; porque Él quiere seguir revelándose a nosotros y esto es únicamente para los que le buscan con todo su corazón. 

En el libro de Hebreos, en las Sagradas Escrituras, leemos: 

Hebreos 4:12

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. 

Qué complejos somos, ¿verdad? Tenemos un alma, un espíritu y un corazón. 

Quizá estés pensando “yo creo que la mente y el corazón son la misma cosa”, pues eso está lejos de la verdad, muy lejos de ser cierto. Fíjate bien en el versículo que acabamos de leer, dice “los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hay quienes creen que todos los pensamientos vienen de la mente. Esto es erróneo, hay pensamientos e intenciones que vienen del corazón. 

¿Qué parte de nosotros es ese corazón? Es casi imposible de definir, pero tenemos un corazón que piensa y no es nuestro corazón físico, ni tampoco es nuestra mente. 

Según Las Escrituras, el corazón es donde llevamos a cabo nuestros más profundos pensamientos. La frase:

“Jesús, conociendo lo que estaban pensando en sus corazones...”.

Es muy común en los evangelios. Él sabía lo que la gente estaba pensando “en sus corazones”. Muchas veces eran malos pensamientos, pero lo que queremos hacer notar es que Jesús sabía que existía una parte llamada corazón de dónde venían esos pensamientos. 

Tengo un par de preguntas para ti: ¿Cómo está tu corazón?, ¿qué estás pensando en tu corazón?

Ver Mas

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios
Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. II
Victor y Gloria Richards
2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-01-14

Intercesión Pt. I
Victor y Gloria Richards
2020-01-07

Jesús Nuestro Guía
Hno. Victor Richards
2020-01-07

Sobrenatural Pt. V
Hno. Victor Richards
2019-12-31

El Jesús Auténtico Pt. XXI
Hno. Victor Richards
2019-12-31

Sobrenatural Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XX
Hno. Victor Richards
2019-12-24

El Jesús Auténtico Pt. XIX
Hno. Victor Richards
2019-12-17

Sobrenatural Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-12-17

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320