El Temor de Dios Pt.I


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 16 de Julio, 2019

EL TEMOR DE DIOS 

¡Una llama de fuego! Es un fuego perpetuo; un fuego constante; un ardor continuo; una santa llama interior; que es exactamente lo que el Hijo de Dios fue en el mundo. ¡Dios no tiene otra cosa para nosotros aparte de ser llamas de fuego!

No temas 

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

El temor de Dios es una de las verdades más importantes de la vida cristiana y sin embargo, es la menos comprendida. Quizás no existe en la Biblia otro tema del que se hable tanto y del que entendamos muy poco.

Cuando uno empieza a experimentar el fuego abrazador de la Presencia Revelada de Dios, no podemos evitar el temor de Dios. Aquel Supremo Ser del cual previamente teníamos nuestras teorías y especulaciones, ahora está respirando justo sobre nuestro cuello. Todas nuestras ideas preconcebidas se queman hasta quedar en cenizas en el momento que nos encontramos cara a cara con Cristo.

La Presencia Revelada de Dios puede ser atemorizante, sobrecogedora. Cuando uno piensa en lo que está sucediendo, es decir, estar cara a cara, ojo a ojo con el Todopoderoso Dios; ¡por supuesto que es abrumador y asusta!

Fue intimidante para Juan el apóstol, a pesar que él conoció a Jesús tan bien o mejor que cualquier otro en el mundo. Cuando el apóstol vio por primera vez al Cristo exaltado y victorioso, se impresionó, se horrorizo tanto que cayó paralizado a los pies de Cristo y las primeras palabras que Jesús le dijo fueron; “No temas”.

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

Podemos comprender que Juan estuviera temblando. ¿Quién pudiera culparlo? Él estaba sorprendido y asustado, al igual que muchos otros que a través de la historia bíblica y contemporánea se han encontrado con la Presencia Revelada de Dios. El mandato de Jesús que dice: “No tengan miedo”, es un tema común en las Escrituras.

Cuando Abraham se encontró con Dios, se le dijo: “No temas”.

Génesis 15:1  “Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”.

Génesis 26:24 “Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo”.

Cuando Israel se encontró con Dios en el desierto, se le dijo al pueblo: “No temas”.

Éxodo 20:20  “Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis”.

Cuando Gedeón tuvo su encuentro con Dios, Él le dijo: “No temas”.

Jueces 6:23 “Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás”.

Cuando María se encontró con el ángel de Dios, se le dijo a ella: “No temas”.

Lucas 1:30 “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios”.

Cuando nosotros encontramos la profunda, penetrante e invasiva presencia de Dios, nos vemos forzados a confrontar la realidad del temor de Dios a un nivel para el cual no hemos sido preparados. Va más allá de algo psicológico o emocional. 

El Espíritu Santo es experto en meterse sin ser detectado entre las barreras de nuestra rutina religiosa. Antes de que nos demos cuenta, Él ya ha pasado nuestros mecanismos de defensa, nuestros conflictos por querer tener el control, nuestras heridas, nuestros trapos de inmundicia y nuestros ídolos. Él se ha trepado sobre nosotros y está listo para desenmascararnos. 

Nadie lo hace mejor que Él. Nadie lo hace tan rápido.

Nadie lo hace con tanto:

1. Amor 

2. Cuidado 

3. Compasión 

4. Honestidad

5. Fuerza 

6. Determinación 

7. Limpieza, y sobre todo con  

8. Perdón

Él lo ha hecho conmigo innumerables veces. Justo cuando pienso que estoy por encima de cualquier reproche, justo cuando pienso que estoy fuera de Su alcance o que soy tan transparente como el agua, entonces, Él corre la cortina un poco y trae a luz cosas que han estado escondidas. Tanto en mi vida y en la vida de otros. 

He observado este patrón: Somos sometidos a una dosis del “temor de Dios”, en la única manera que el temor del Señor tiene sentido para nosotros; justo en nuestras caras, como una cachetada con guante blanco en medio de la Presencia Revelada de Dios. 

EL TEMOR DE DIOS, SALUDABLE

Existen dos definiciones del temor de Dios que he encontrado muy útiles. Aunque parezca que se contradicen, en realidad no se contradicen. Ambas son precisas y se complementan entre sí.

Definición 1: El temor de Dios es la constante conciencia de que Dios está viendo y probando todas mis acciones, mis palabras, pensamientos y actitudes y que un día daré cuentas a Él por todo eso.

Definición 2: El temor de Dios es vivir cada día con el propósito de agradar a Dios y sentir Su agrado.

Estas dos definiciones se ven reflejadas perfectamente en la vida de Jesús. Él vivió en la tierra por 33 años con una conciencia diligente de que el Padre Dios le pediría cuentas de cada área de la vida. Por eso Él sólo quería hacer lo que veía al Padre hacer.

Juan 5:19  “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”.

Él sólo quería hablar las palabras que el Padre le daba.

Juan 14:10  “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras”.

Él sólo podía discipular a los seguidores que el Padre le enviaba.

Juan 6:44  “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero”.

Él sólo hizo las obras que el Padre le asigno que hiciera.

Juan 17:4 “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese”.

No debe extrañarnos que Él se deleitara en el temor del Señor. Jesús se puso como meta agradar al Padre. La Biblia dice que; “él se deleitará en el temor del Señor”.

Isaías 11:3 “Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos”.

Aquellos que no entienden el temor de Dios y dicen que no tiene lugar en la vida cristiana, olvidan que es una de las grandes bendiciones de Cristo. El temor del Señor es maravilloso, es poderoso. Los beneficios del temor del Señor son muchos y tienen gran alcance. 

  • Prolonga nuestros días 

Proverbios 10:27  “El temor de Jehová aumentará los días; mas los años de los impíos serán acortados”.

Nos da fuerza y seguridad

Proverbios 14:26 “En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos”. 

Es una fuente de vida

Proverbios 14:27 “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte”.

Nos da riquezas 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da honor

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da vida 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos ayuda a alcanzar la santidad

1a Corintios 7:1  “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer”.

Nos ayuda a someternos unos a otros 

 Efesios 5:1 “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.

Y la lista sigue y sigue. Seguramente nadie quiere dejar a un lado algo que tiene tanto beneficio. Pero existe algo inapropiado acerca del temor que sí debemos dejar de lado. No es coincidencia que cuando Juan se encontró con Cristo en toda Su gloria, se le haya dicho; “No temas”. 

Así como el sano temor de Dios le hacía confiar en Él, también se puso al descubierto un miedo que no es sano. No debe extrañarnos que Abraham, Gedeón, Samuel, María y miles de otros más como ellos necesitaron escuchar las mismas palabras, “No temas”. 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

El Temor de Dios Pt.I


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 16 de Julio, 2019

EL TEMOR DE DIOS 

¡Una llama de fuego! Es un fuego perpetuo; un fuego constante; un ardor continuo; una santa llama interior; que es exactamente lo que el Hijo de Dios fue en el mundo. ¡Dios no tiene otra cosa para nosotros aparte de ser llamas de fuego!

No temas 

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

El temor de Dios es una de las verdades más importantes de la vida cristiana y sin embargo, es la menos comprendida. Quizás no existe en la Biblia otro tema del que se hable tanto y del que entendamos muy poco.

Cuando uno empieza a experimentar el fuego abrazador de la Presencia Revelada de Dios, no podemos evitar el temor de Dios. Aquel Supremo Ser del cual previamente teníamos nuestras teorías y especulaciones, ahora está respirando justo sobre nuestro cuello. Todas nuestras ideas preconcebidas se queman hasta quedar en cenizas en el momento que nos encontramos cara a cara con Cristo.

La Presencia Revelada de Dios puede ser atemorizante, sobrecogedora. Cuando uno piensa en lo que está sucediendo, es decir, estar cara a cara, ojo a ojo con el Todopoderoso Dios; ¡por supuesto que es abrumador y asusta!

Fue intimidante para Juan el apóstol, a pesar que él conoció a Jesús tan bien o mejor que cualquier otro en el mundo. Cuando el apóstol vio por primera vez al Cristo exaltado y victorioso, se impresionó, se horrorizo tanto que cayó paralizado a los pies de Cristo y las primeras palabras que Jesús le dijo fueron; “No temas”.

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

Podemos comprender que Juan estuviera temblando. ¿Quién pudiera culparlo? Él estaba sorprendido y asustado, al igual que muchos otros que a través de la historia bíblica y contemporánea se han encontrado con la Presencia Revelada de Dios. El mandato de Jesús que dice: “No tengan miedo”, es un tema común en las Escrituras.

Cuando Abraham se encontró con Dios, se le dijo: “No temas”.

Génesis 15:1  “Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”.

Génesis 26:24 “Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo”.

Cuando Israel se encontró con Dios en el desierto, se le dijo al pueblo: “No temas”.

Éxodo 20:20  “Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis”.

Cuando Gedeón tuvo su encuentro con Dios, Él le dijo: “No temas”.

Jueces 6:23 “Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás”.

Cuando María se encontró con el ángel de Dios, se le dijo a ella: “No temas”.

Lucas 1:30 “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios”.

Cuando nosotros encontramos la profunda, penetrante e invasiva presencia de Dios, nos vemos forzados a confrontar la realidad del temor de Dios a un nivel para el cual no hemos sido preparados. Va más allá de algo psicológico o emocional. 

El Espíritu Santo es experto en meterse sin ser detectado entre las barreras de nuestra rutina religiosa. Antes de que nos demos cuenta, Él ya ha pasado nuestros mecanismos de defensa, nuestros conflictos por querer tener el control, nuestras heridas, nuestros trapos de inmundicia y nuestros ídolos. Él se ha trepado sobre nosotros y está listo para desenmascararnos. 

Nadie lo hace mejor que Él. Nadie lo hace tan rápido.

Nadie lo hace con tanto:

1. Amor 

2. Cuidado 

3. Compasión 

4. Honestidad

5. Fuerza 

6. Determinación 

7. Limpieza, y sobre todo con  

8. Perdón

Él lo ha hecho conmigo innumerables veces. Justo cuando pienso que estoy por encima de cualquier reproche, justo cuando pienso que estoy fuera de Su alcance o que soy tan transparente como el agua, entonces, Él corre la cortina un poco y trae a luz cosas que han estado escondidas. Tanto en mi vida y en la vida de otros. 

He observado este patrón: Somos sometidos a una dosis del “temor de Dios”, en la única manera que el temor del Señor tiene sentido para nosotros; justo en nuestras caras, como una cachetada con guante blanco en medio de la Presencia Revelada de Dios. 

EL TEMOR DE DIOS, SALUDABLE

Existen dos definiciones del temor de Dios que he encontrado muy útiles. Aunque parezca que se contradicen, en realidad no se contradicen. Ambas son precisas y se complementan entre sí.

Definición 1: El temor de Dios es la constante conciencia de que Dios está viendo y probando todas mis acciones, mis palabras, pensamientos y actitudes y que un día daré cuentas a Él por todo eso.

Definición 2: El temor de Dios es vivir cada día con el propósito de agradar a Dios y sentir Su agrado.

Estas dos definiciones se ven reflejadas perfectamente en la vida de Jesús. Él vivió en la tierra por 33 años con una conciencia diligente de que el Padre Dios le pediría cuentas de cada área de la vida. Por eso Él sólo quería hacer lo que veía al Padre hacer.

Juan 5:19  “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”.

Él sólo quería hablar las palabras que el Padre le daba.

Juan 14:10  “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras”.

Él sólo podía discipular a los seguidores que el Padre le enviaba.

Juan 6:44  “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero”.

Él sólo hizo las obras que el Padre le asigno que hiciera.

Juan 17:4 “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese”.

No debe extrañarnos que Él se deleitara en el temor del Señor. Jesús se puso como meta agradar al Padre. La Biblia dice que; “él se deleitará en el temor del Señor”.

Isaías 11:3 “Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos”.

Aquellos que no entienden el temor de Dios y dicen que no tiene lugar en la vida cristiana, olvidan que es una de las grandes bendiciones de Cristo. El temor del Señor es maravilloso, es poderoso. Los beneficios del temor del Señor son muchos y tienen gran alcance. 

  • Prolonga nuestros días 

Proverbios 10:27  “El temor de Jehová aumentará los días; mas los años de los impíos serán acortados”.

Nos da fuerza y seguridad

Proverbios 14:26 “En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos”. 

Es una fuente de vida

Proverbios 14:27 “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte”.

Nos da riquezas 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da honor

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da vida 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos ayuda a alcanzar la santidad

1a Corintios 7:1  “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer”.

Nos ayuda a someternos unos a otros 

 Efesios 5:1 “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.

Y la lista sigue y sigue. Seguramente nadie quiere dejar a un lado algo que tiene tanto beneficio. Pero existe algo inapropiado acerca del temor que sí debemos dejar de lado. No es coincidencia que cuando Juan se encontró con Cristo en toda Su gloria, se le haya dicho; “No temas”. 

Así como el sano temor de Dios le hacía confiar en Él, también se puso al descubierto un miedo que no es sano. No debe extrañarnos que Abraham, Gedeón, Samuel, María y miles de otros más como ellos necesitaron escuchar las mismas palabras, “No temas”. 

Ver Mas

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Lecturas Recomendadas


El Temor de Dios Pt.I



Por: Hno. Victor Richards
Martes 16 de Julio, 2019

EL TEMOR DE DIOS 

¡Una llama de fuego! Es un fuego perpetuo; un fuego constante; un ardor continuo; una santa llama interior; que es exactamente lo que el Hijo de Dios fue en el mundo. ¡Dios no tiene otra cosa para nosotros aparte de ser llamas de fuego!

No temas 

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

El temor de Dios es una de las verdades más importantes de la vida cristiana y sin embargo, es la menos comprendida. Quizás no existe en la Biblia otro tema del que se hable tanto y del que entendamos muy poco.

Cuando uno empieza a experimentar el fuego abrazador de la Presencia Revelada de Dios, no podemos evitar el temor de Dios. Aquel Supremo Ser del cual previamente teníamos nuestras teorías y especulaciones, ahora está respirando justo sobre nuestro cuello. Todas nuestras ideas preconcebidas se queman hasta quedar en cenizas en el momento que nos encontramos cara a cara con Cristo.

La Presencia Revelada de Dios puede ser atemorizante, sobrecogedora. Cuando uno piensa en lo que está sucediendo, es decir, estar cara a cara, ojo a ojo con el Todopoderoso Dios; ¡por supuesto que es abrumador y asusta!

Fue intimidante para Juan el apóstol, a pesar que él conoció a Jesús tan bien o mejor que cualquier otro en el mundo. Cuando el apóstol vio por primera vez al Cristo exaltado y victorioso, se impresionó, se horrorizo tanto que cayó paralizado a los pies de Cristo y las primeras palabras que Jesús le dijo fueron; “No temas”.

Apocalipsis 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último”.

Podemos comprender que Juan estuviera temblando. ¿Quién pudiera culparlo? Él estaba sorprendido y asustado, al igual que muchos otros que a través de la historia bíblica y contemporánea se han encontrado con la Presencia Revelada de Dios. El mandato de Jesús que dice: “No tengan miedo”, es un tema común en las Escrituras.

Cuando Abraham se encontró con Dios, se le dijo: “No temas”.

Génesis 15:1  “Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”.

Génesis 26:24 “Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo”.

Cuando Israel se encontró con Dios en el desierto, se le dijo al pueblo: “No temas”.

Éxodo 20:20  “Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis”.

Cuando Gedeón tuvo su encuentro con Dios, Él le dijo: “No temas”.

Jueces 6:23 “Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás”.

Cuando María se encontró con el ángel de Dios, se le dijo a ella: “No temas”.

Lucas 1:30 “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios”.

Cuando nosotros encontramos la profunda, penetrante e invasiva presencia de Dios, nos vemos forzados a confrontar la realidad del temor de Dios a un nivel para el cual no hemos sido preparados. Va más allá de algo psicológico o emocional. 

El Espíritu Santo es experto en meterse sin ser detectado entre las barreras de nuestra rutina religiosa. Antes de que nos demos cuenta, Él ya ha pasado nuestros mecanismos de defensa, nuestros conflictos por querer tener el control, nuestras heridas, nuestros trapos de inmundicia y nuestros ídolos. Él se ha trepado sobre nosotros y está listo para desenmascararnos. 

Nadie lo hace mejor que Él. Nadie lo hace tan rápido.

Nadie lo hace con tanto:

1. Amor 

2. Cuidado 

3. Compasión 

4. Honestidad

5. Fuerza 

6. Determinación 

7. Limpieza, y sobre todo con  

8. Perdón

Él lo ha hecho conmigo innumerables veces. Justo cuando pienso que estoy por encima de cualquier reproche, justo cuando pienso que estoy fuera de Su alcance o que soy tan transparente como el agua, entonces, Él corre la cortina un poco y trae a luz cosas que han estado escondidas. Tanto en mi vida y en la vida de otros. 

He observado este patrón: Somos sometidos a una dosis del “temor de Dios”, en la única manera que el temor del Señor tiene sentido para nosotros; justo en nuestras caras, como una cachetada con guante blanco en medio de la Presencia Revelada de Dios. 

EL TEMOR DE DIOS, SALUDABLE

Existen dos definiciones del temor de Dios que he encontrado muy útiles. Aunque parezca que se contradicen, en realidad no se contradicen. Ambas son precisas y se complementan entre sí.

Definición 1: El temor de Dios es la constante conciencia de que Dios está viendo y probando todas mis acciones, mis palabras, pensamientos y actitudes y que un día daré cuentas a Él por todo eso.

Definición 2: El temor de Dios es vivir cada día con el propósito de agradar a Dios y sentir Su agrado.

Estas dos definiciones se ven reflejadas perfectamente en la vida de Jesús. Él vivió en la tierra por 33 años con una conciencia diligente de que el Padre Dios le pediría cuentas de cada área de la vida. Por eso Él sólo quería hacer lo que veía al Padre hacer.

Juan 5:19  “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”.

Él sólo quería hablar las palabras que el Padre le daba.

Juan 14:10  “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras”.

Él sólo podía discipular a los seguidores que el Padre le enviaba.

Juan 6:44  “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero”.

Él sólo hizo las obras que el Padre le asigno que hiciera.

Juan 17:4 “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese”.

No debe extrañarnos que Él se deleitara en el temor del Señor. Jesús se puso como meta agradar al Padre. La Biblia dice que; “él se deleitará en el temor del Señor”.

Isaías 11:3 “Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos”.

Aquellos que no entienden el temor de Dios y dicen que no tiene lugar en la vida cristiana, olvidan que es una de las grandes bendiciones de Cristo. El temor del Señor es maravilloso, es poderoso. Los beneficios del temor del Señor son muchos y tienen gran alcance. 

  • Prolonga nuestros días 

Proverbios 10:27  “El temor de Jehová aumentará los días; mas los años de los impíos serán acortados”.

Nos da fuerza y seguridad

Proverbios 14:26 “En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos”. 

Es una fuente de vida

Proverbios 14:27 “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte”.

Nos da riquezas 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da honor

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos da vida 

Proverbios 22:4 “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”.

Nos ayuda a alcanzar la santidad

1a Corintios 7:1  “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer”.

Nos ayuda a someternos unos a otros 

 Efesios 5:1 “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.

Y la lista sigue y sigue. Seguramente nadie quiere dejar a un lado algo que tiene tanto beneficio. Pero existe algo inapropiado acerca del temor que sí debemos dejar de lado. No es coincidencia que cuando Juan se encontró con Cristo en toda Su gloria, se le haya dicho; “No temas”. 

Así como el sano temor de Dios le hacía confiar en Él, también se puso al descubierto un miedo que no es sano. No debe extrañarnos que Abraham, Gedeón, Samuel, María y miles de otros más como ellos necesitaron escuchar las mismas palabras, “No temas”. 

Ver Mas

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II
Hno. Victor Richards
2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado
Gloria Richards
2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios
Hno. Victor Richards
2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV
Victor Richards
2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA
Hno. Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III
Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II
Victor Richards
2020-07-14

La Sangre de Su Cruz
Hno. Victor Richards
2020-07-14

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320