La Familia... El Plan Original Pt. V



Publicado el:
Viernes 2 de Agosto, 2019

El papel de los padres: Enseñar

Un padre y su hijito estaban caminando una tarde cuando el niño preguntó: —Papi, ¿cómo pasa la electricidad por los alambres que están tendidos entre los postes de teléfono?

—Pues, no sé, hijo, nunca he sabido mucho sobre electricidad, dijo el padre.

Caminando un poco más, el niño preguntó: —¿qué es lo que causa relámpagos y truenos.

—Para decirte la verdad—, contestó el padre—, yo nunca lo he entendido.

El muchacho continuó haciendo preguntas durante la tarde, de las cuales ninguna pudo contestar el padre. Por fin, acercándose a la casa, el hijo dijo: —Papá, espero que no te moleste que te haga tantas preguntas.

—¡Por supuesto que no!—, respondió el padre—, de otra manera, ¿cómo vas a aprender?

Tarde o temprano, este muchacho va a dejar de hacer preguntas a su padre y eso será triste, porque la curiosidad y deseo de aprender de los niños debe ser alimentado. Los padres necesitan siempre tener una actitud de desear aprender ellos también si quieren que sus hijos sean buenos alumnos.

Hay tres responsabilidades básicas de los padres: enseñar, amar y disciplinar. En otras lecciones estudiaremos cómo amar y cómo disciplinar a nuestros hijos.

 

I.  Enseñamos por ejemplo y por instrucción

“Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la enseñanza de tu madre ...cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen” (Proverbios 6:20-23).

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6).

Cierto joven expresaba su preferencia por una versión de la Biblia. Un amigo respondió: “Yo prefiero la versión de mi madre. Ella ha traducido la Biblia en el lenguaje de la vida diaria. La traducción de mi madre es la más clara”.

Lo que vivimos habla más fuerte que lo que decimos.

“...no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4).

En estas dos palabras, disciplina y amonestación, encontramos el concepto de enseñar y adiestrar. Algunos piensan en la disciplina únicamente como castigo, pero no es así. La palabra disciplina viene de la misma raíz que “discipular” y comienza con instrucción. Es injusto castigar al niño por algo que hace mal si no le hemos instruido antes.

Hay una gran importancia en la relación entre instrucción y educación; entre enseñanza y adiestramiento.

Instrucción y enseñanza es impartir conocimiento; educación y adiestramiento es el desarrollar las facultades para que el niño aproveche la enseñanza.

¿Qué es lo que vamos a enseñar al hijo?

1. El respeto

“Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa” (Proverbios 20:20).

“Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies” (Proverbios 23:22).

Si queremos que nuestros hijos nos respeten, ahora y en nuestra vejez, debemos enseñarles. También es importante que aprendan respeto hacia todas las personas mayores.

La madre es la persona clave para inculcar respeto hacia el padre de los hijos; aun si él fuere una persona desobligada e infiel, él es el padre de sus hijos y Dios ordena a los hijos respetar a sus padres. La madre que siembra critica hacia su esposo delante de sus hijos, va a pagar un precio alto.

Además, si el niño observa que sus padres siempre critican a las autoridades civiles, a sus líderes espirituales, a los maestros o director de la escuela, entonces él crecerá con falta de respeto hacia sus mayores.

Enseñar al hijo buenos modales también es muy importante y provoca respeto hacia otros.

2. La gratitud

“Por favor” y “gracias” deben ser algunas de las primeras palabras que aprenda el niño. Si inculcamos una actitud de gratitud al hijo, probablemente no será un adulto negativo ni renegado. La Biblia está llena de versículos que nos instruyen a vivir en gratitud. “Dad gracias en todo...” (1Tesalonicenses 5:18).

3. La integridad

“El que roba a su padre y ahuyenta a su madre, es hijo que causa vergüenza y acarrea oprobio” (Proverbios 19:26).

“Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:7).

“Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta fuere limpia y recta” (Proverbios 20:11).

La integridad, que incluye la honestidad, es mejor herencia para dar a sus hijos que una cuenta bancaria. Para enseñarles a decir la verdad, nunca mienta delante de ellos, ni los obligue a decir mentiras como: “Dile que no estoy”.

Se cuenta una historia verídica que sucedió en China. Los chinos gastaron años de esfuerzo y mano de obra y una cantidad de dinero increíble para edificar la gran muralla china para proteger a su patria. Sin embargo, a algunos les faltó enseñar integridad a sus hijos, ocasionando que una noche llegaron enemigos que pudieron sobornar a los porteros para que abrieran los portones.

4. La diligencia

“El que recoge en el verano es hombre entendido; el que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza” (Proverbios 10:5).

“...Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

La diligencia es otro valor muy importante y dichosa es la persona que lo aprende de niño en su hogar.

Si el hijo aprende que tiene que recoger sus juguetes, que no puede tirar basura en el suelo y que tiene que ayudar con tareas domésticas, probablemente será un adulto que sepa cumplir con sus responsabilidades.

Al dar una orden o asignar una tarea, es sumamente importante tomar el tiempo para explicar exactamente cómo se hace. Un padre no tiene derecho de esperar diligencia y buen desempeño en su hijo si es que él como padre no ha invertido tiempo y esfuerzo para instruir al hijo cabalmente.

Aun los chiquitines pueden comenzar a desempeñar sus tareas y labores de casa. Un niño de cuatro o cinco años puede vaciar los cestos de papeles en el recipiente de la basura. Si el niño tira algunos papeles, la madre debe tomarse el tiempo para hacerle volver y recoger cada uno de esos papeles. La primera o la segunda vez pudiera ser más rápido y fácil que ella misma los recogiera, pero esos papeles tirados no deben ser considerados simplemente como basura que hay que recoger. Constituyen una experiencia instructiva para el niño.

Un muchacho consentido o mimado... éste es el resultado de darle demasiado, de servirle más de lo correcto o de sobreprotegerle de los riesgos normales de la vida. Proverbios dice que “avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

5. La moralidad

“Huye también de las pasiones juveniles...” (2 Timoteo 2:22).

Nuestros hijos viven en un mundo muy diferente de aquel en que nosotros vivimos cuando éramos niños y jóvenes.

Hay presiones sexuales por todos lados que les enseñan: “si se siente bien, hazlo”. No podemos vigilarlos 24 horas al día, pero sí podemos instruirlos en el temor de Dios y acerca de la importancia de la pureza sexual. Muchas personas sufren toda la vida por los descuidos y pecados sexuales en su juventud.

6. Los caminos de Dios

De todas las responsabilidades de los padres, quizá la más fuerte es la responsabilidad de enseñar a los hijos acerca del carácter de Dios. Es esencial que los conceptos correctos sobre Dios se inculquen desde temprana edad. Por ejemplo, muchos conceptos dañinos que duran toda la vida se aprenden con afirmaciones tales como: “Dios no te quiere cuando eres desobediente’’, o ‘‘si te portas siempre bien vas a ir al cielo”. Con tales afirmaciones, estamos enseñando un concepto erroneo del carácter de Dios.

¿Quieres que tu hogar sea un pedacito del cielo en la tierra?

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra” (Deuteronomio 11:18-21).

Dios consideraba tan importante enseñar su Palabra a los hijos que Él mandó al pueblo de Israel a instruirles por la mañana y en la noche, aun escribir sus enseñanzas en los postes de su casa. Les exhortó repetidas veces que contaran a sus hijos las cosas maravillosas que Él había hecho por ellos (Éxodo 10:1, 2; Deuteronomio 4:9; Isaías 38:19).

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6:6-9).

Al informar a sus hijos y nietos de la forma en que Dios los había librado de la esclavitud de Egipto y los había protegido y alimentado durante su peregrinaje en el desierto, los israelitas comunicaban a sus hijos algo respecto al carácter de Dios. Y al enseñarles los mandamientos y las instrucciones divinas (Deuteronomio 6:1,2), les decían mucho más acerca de su carácter.

Se dice que el niño promedio hace 500,000 preguntas para cuando llega a los quince años. Esto significa medio millón de oportunidades para enseñar. Muchas de estas preguntas son: ¿Por qué?, ¿cómo? y nos abre la puerta para compartir lo que Dios es en nuestras vidas.

II ¿Por qué algunos rechazan la enseñanza?

Probablemente la razón más común que se escucha de un joven que rechaza la fe y estilo de vida de sus padres es que éstos decían una cosa y vivían otra, o que lo vivían únicamente los domingos. Cuando la fe se reduce a simplemente ‘‘una religión’’, es decir; algunos ritos que cumplir, entonces no es la relación personal con el Creador del universo, a través de su Hijo, de la cual hablan las Escrituras y de la cual los hijos sí querrán ser partícipes.

La Biblia dice: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6). Es cierto que para guiar hay que instruirlo, pero la mayor parte de la enseñanza se comunica por el ejemplo. La palabra “instruir” se refiere especialmente al ejemplo. Las experiencias espirituales más importantes de una familia consisten en las cosas que suceden, diariamente, en el hogar entre todos los miembros de la familia.

Conocer a Dios no es simplemente “cumplir con una religión”. ¡No! Conocer a Dios es algo que trae vida y gozo a uno y su familia.

“Comerán allí, delante del Señor su Dios, y en compañía de sus familias se alegrarán del fruto de su trabajo con que el Señor su Dios los haya bendecido. Y harán fiesta en presencia del Señor su Dios, junto con sus hijos... en presencia del Señor su Dios y en compañía de sus hijos... se alegrarán del fruto de su trabajo” (Deuteronomio 12:7, 12, 18 DHH).

Debemos notar bien las palabras “alegrarán”, “harán fiesta” y “junto con sus hijos”. Servir a Dios no es algo aburrido, monótono o algo que se tolera para escapar del infierno. El cristianismo auténtico es un estilo de vida que se vive diariamente en comunión con el Altísimo y cuando es así, lo más natural es que los hijos lo deseen también.

Conclusión

El apóstol Pablo escribió: “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también” (2 Timoteo 1:5).

“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:14-16).

Entre la fe no fingida de la madre y abuelita y la fe de Timoteo, las Sagradas Escrituras son el eslabón que las une. No sabemos nada del padre de Timoteo, si había muerto o si fue un incrédulo, pero su madre y abuelita no fueron flojas, sino mujeres diligentes en enseñar la Palabra de Dios a este niño. Podemos estar seguros de que instruyeron a Timoteo a: (1) creer la Palabra, (2) a conocer la Palabra, (3) a amar la Palabra y (4)  a obedecer la Palabra.

Es muy posible que el niño Timoteo aprendió de memoria textos como: ‘‘El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7); “Jehová es mi pastor; nada me faltará ...no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo...” (Salmo 23:1, 4).

Los niños que aprenden de memoria y atesoran en sus corazones las promesas de Dios, no serán niños traumados, nerviosos y llenos de temor.

Seguramente estas dos mujeres de fe enseñaron al joven Timoteo a soñar, a creer que Dios podía usar su vida para bendecir a su generación, porque él llegó a ser uno de los más grandes evangelistas de su día. 

¿Qué estamos diciendo y enseñando a nuestros hijos? ¿Que ellos pueden hacer grandes cosas en el reino de Dios? A través de la historia Dios ha llamado a niños y jóvenes. Según las estadísticas, la gran mayoría de los misioneros hoy en día afirman que recibieron el llamado para servir al Señor durante su niñez.

Catherine Booth, fundadora juntamente con su esposo de la gran organización misionera, el Ejército de Salvación, testificaba que desde niña tenía el fuerte deseo de servir a Dios. Para cuando ella tenía 12 años, ¡ya había leído la Biblia siete veces!  Por el trabajo de ella y su esposo William, miles de prostitutas y alcohólicos en Londres fueron rescatados y transformados. Se cerraron un sinnúmero de cantinas y prostíbulos.

Inculca en tu hijo la visión de un destino grande en Dios. Ayúdale a soñar de ser un misionero, un pastor, un médico, un inventor, un abogado o siervo público que se dedica a traer justicia a su patria. Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, crecieron en un hogar cristiano y su madre entendió que habían sido llamados a ser inventores. Ella les animó en esta vocación y el resultado fue el primer avión que revolucionó los medios de transporte y que ha traído gran bendición a la humanidad.

Algún día, ¡tu hijo, también puede servir a Dios y bendecir a la humanidad!

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús Hno. Victor Richards 2019-08-06

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V Gloria Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV Gloria Richards 2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III Gloria Richards 2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II Gloria Richards 2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII Hno. Victor Richards 2019-05-02

8 Tipos de Madre Gloria Richards 2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII Hno. Victor Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV Gloria Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.III Gloria Richards 2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt.X Hno. Victor Richards 2019-04-09

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.II Gloria Richards 2019-04-09

El Reino de los Cielos Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-04-02

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Gloria Richards 2019-04-02

El Reino de los Cielos Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-03-26

Orando Para Lograr Resultados Pt.V Hno. Victor Richards 2019-03-26

El Reino de los Cielos Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-03-19

Orando Para Lograr Resultados Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-03-19

El Reino de los Cielos Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-03-12

Orando Para Lograr Resultados Pt.III Hno. Victor Richards 2019-03-12

El Reino de los Cielos Pt.V Hno. Victor Richards 2019-03-05

Orando Para Lograr Resultados Pt.II Hno. Victor Richards 2019-03-05

El Reino de los Cielos Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-02-26

La Familia... El Plan Original Pt. V




Publicado el:
Viernes 2 de Agosto, 2019

El papel de los padres: Enseñar

Un padre y su hijito estaban caminando una tarde cuando el niño preguntó: —Papi, ¿cómo pasa la electricidad por los alambres que están tendidos entre los postes de teléfono?

—Pues, no sé, hijo, nunca he sabido mucho sobre electricidad, dijo el padre.

Caminando un poco más, el niño preguntó: —¿qué es lo que causa relámpagos y truenos.

—Para decirte la verdad—, contestó el padre—, yo nunca lo he entendido.

El muchacho continuó haciendo preguntas durante la tarde, de las cuales ninguna pudo contestar el padre. Por fin, acercándose a la casa, el hijo dijo: —Papá, espero que no te moleste que te haga tantas preguntas.

—¡Por supuesto que no!—, respondió el padre—, de otra manera, ¿cómo vas a aprender?

Tarde o temprano, este muchacho va a dejar de hacer preguntas a su padre y eso será triste, porque la curiosidad y deseo de aprender de los niños debe ser alimentado. Los padres necesitan siempre tener una actitud de desear aprender ellos también si quieren que sus hijos sean buenos alumnos.

Hay tres responsabilidades básicas de los padres: enseñar, amar y disciplinar. En otras lecciones estudiaremos cómo amar y cómo disciplinar a nuestros hijos.

 

I.  Enseñamos por ejemplo y por instrucción

“Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la enseñanza de tu madre ...cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen” (Proverbios 6:20-23).

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6).

Cierto joven expresaba su preferencia por una versión de la Biblia. Un amigo respondió: “Yo prefiero la versión de mi madre. Ella ha traducido la Biblia en el lenguaje de la vida diaria. La traducción de mi madre es la más clara”.

Lo que vivimos habla más fuerte que lo que decimos.

“...no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4).

En estas dos palabras, disciplina y amonestación, encontramos el concepto de enseñar y adiestrar. Algunos piensan en la disciplina únicamente como castigo, pero no es así. La palabra disciplina viene de la misma raíz que “discipular” y comienza con instrucción. Es injusto castigar al niño por algo que hace mal si no le hemos instruido antes.

Hay una gran importancia en la relación entre instrucción y educación; entre enseñanza y adiestramiento.

Instrucción y enseñanza es impartir conocimiento; educación y adiestramiento es el desarrollar las facultades para que el niño aproveche la enseñanza.

¿Qué es lo que vamos a enseñar al hijo?

1. El respeto

“Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa” (Proverbios 20:20).

“Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies” (Proverbios 23:22).

Si queremos que nuestros hijos nos respeten, ahora y en nuestra vejez, debemos enseñarles. También es importante que aprendan respeto hacia todas las personas mayores.

La madre es la persona clave para inculcar respeto hacia el padre de los hijos; aun si él fuere una persona desobligada e infiel, él es el padre de sus hijos y Dios ordena a los hijos respetar a sus padres. La madre que siembra critica hacia su esposo delante de sus hijos, va a pagar un precio alto.

Además, si el niño observa que sus padres siempre critican a las autoridades civiles, a sus líderes espirituales, a los maestros o director de la escuela, entonces él crecerá con falta de respeto hacia sus mayores.

Enseñar al hijo buenos modales también es muy importante y provoca respeto hacia otros.

2. La gratitud

“Por favor” y “gracias” deben ser algunas de las primeras palabras que aprenda el niño. Si inculcamos una actitud de gratitud al hijo, probablemente no será un adulto negativo ni renegado. La Biblia está llena de versículos que nos instruyen a vivir en gratitud. “Dad gracias en todo...” (1Tesalonicenses 5:18).

3. La integridad

“El que roba a su padre y ahuyenta a su madre, es hijo que causa vergüenza y acarrea oprobio” (Proverbios 19:26).

“Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:7).

“Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta fuere limpia y recta” (Proverbios 20:11).

La integridad, que incluye la honestidad, es mejor herencia para dar a sus hijos que una cuenta bancaria. Para enseñarles a decir la verdad, nunca mienta delante de ellos, ni los obligue a decir mentiras como: “Dile que no estoy”.

Se cuenta una historia verídica que sucedió en China. Los chinos gastaron años de esfuerzo y mano de obra y una cantidad de dinero increíble para edificar la gran muralla china para proteger a su patria. Sin embargo, a algunos les faltó enseñar integridad a sus hijos, ocasionando que una noche llegaron enemigos que pudieron sobornar a los porteros para que abrieran los portones.

4. La diligencia

“El que recoge en el verano es hombre entendido; el que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza” (Proverbios 10:5).

“...Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

La diligencia es otro valor muy importante y dichosa es la persona que lo aprende de niño en su hogar.

Si el hijo aprende que tiene que recoger sus juguetes, que no puede tirar basura en el suelo y que tiene que ayudar con tareas domésticas, probablemente será un adulto que sepa cumplir con sus responsabilidades.

Al dar una orden o asignar una tarea, es sumamente importante tomar el tiempo para explicar exactamente cómo se hace. Un padre no tiene derecho de esperar diligencia y buen desempeño en su hijo si es que él como padre no ha invertido tiempo y esfuerzo para instruir al hijo cabalmente.

Aun los chiquitines pueden comenzar a desempeñar sus tareas y labores de casa. Un niño de cuatro o cinco años puede vaciar los cestos de papeles en el recipiente de la basura. Si el niño tira algunos papeles, la madre debe tomarse el tiempo para hacerle volver y recoger cada uno de esos papeles. La primera o la segunda vez pudiera ser más rápido y fácil que ella misma los recogiera, pero esos papeles tirados no deben ser considerados simplemente como basura que hay que recoger. Constituyen una experiencia instructiva para el niño.

Un muchacho consentido o mimado... éste es el resultado de darle demasiado, de servirle más de lo correcto o de sobreprotegerle de los riesgos normales de la vida. Proverbios dice que “avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

5. La moralidad

“Huye también de las pasiones juveniles...” (2 Timoteo 2:22).

Nuestros hijos viven en un mundo muy diferente de aquel en que nosotros vivimos cuando éramos niños y jóvenes.

Hay presiones sexuales por todos lados que les enseñan: “si se siente bien, hazlo”. No podemos vigilarlos 24 horas al día, pero sí podemos instruirlos en el temor de Dios y acerca de la importancia de la pureza sexual. Muchas personas sufren toda la vida por los descuidos y pecados sexuales en su juventud.

6. Los caminos de Dios

De todas las responsabilidades de los padres, quizá la más fuerte es la responsabilidad de enseñar a los hijos acerca del carácter de Dios. Es esencial que los conceptos correctos sobre Dios se inculquen desde temprana edad. Por ejemplo, muchos conceptos dañinos que duran toda la vida se aprenden con afirmaciones tales como: “Dios no te quiere cuando eres desobediente’’, o ‘‘si te portas siempre bien vas a ir al cielo”. Con tales afirmaciones, estamos enseñando un concepto erroneo del carácter de Dios.

¿Quieres que tu hogar sea un pedacito del cielo en la tierra?

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra” (Deuteronomio 11:18-21).

Dios consideraba tan importante enseñar su Palabra a los hijos que Él mandó al pueblo de Israel a instruirles por la mañana y en la noche, aun escribir sus enseñanzas en los postes de su casa. Les exhortó repetidas veces que contaran a sus hijos las cosas maravillosas que Él había hecho por ellos (Éxodo 10:1, 2; Deuteronomio 4:9; Isaías 38:19).

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6:6-9).

Al informar a sus hijos y nietos de la forma en que Dios los había librado de la esclavitud de Egipto y los había protegido y alimentado durante su peregrinaje en el desierto, los israelitas comunicaban a sus hijos algo respecto al carácter de Dios. Y al enseñarles los mandamientos y las instrucciones divinas (Deuteronomio 6:1,2), les decían mucho más acerca de su carácter.

Se dice que el niño promedio hace 500,000 preguntas para cuando llega a los quince años. Esto significa medio millón de oportunidades para enseñar. Muchas de estas preguntas son: ¿Por qué?, ¿cómo? y nos abre la puerta para compartir lo que Dios es en nuestras vidas.

II ¿Por qué algunos rechazan la enseñanza?

Probablemente la razón más común que se escucha de un joven que rechaza la fe y estilo de vida de sus padres es que éstos decían una cosa y vivían otra, o que lo vivían únicamente los domingos. Cuando la fe se reduce a simplemente ‘‘una religión’’, es decir; algunos ritos que cumplir, entonces no es la relación personal con el Creador del universo, a través de su Hijo, de la cual hablan las Escrituras y de la cual los hijos sí querrán ser partícipes.

La Biblia dice: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6). Es cierto que para guiar hay que instruirlo, pero la mayor parte de la enseñanza se comunica por el ejemplo. La palabra “instruir” se refiere especialmente al ejemplo. Las experiencias espirituales más importantes de una familia consisten en las cosas que suceden, diariamente, en el hogar entre todos los miembros de la familia.

Conocer a Dios no es simplemente “cumplir con una religión”. ¡No! Conocer a Dios es algo que trae vida y gozo a uno y su familia.

“Comerán allí, delante del Señor su Dios, y en compañía de sus familias se alegrarán del fruto de su trabajo con que el Señor su Dios los haya bendecido. Y harán fiesta en presencia del Señor su Dios, junto con sus hijos... en presencia del Señor su Dios y en compañía de sus hijos... se alegrarán del fruto de su trabajo” (Deuteronomio 12:7, 12, 18 DHH).

Debemos notar bien las palabras “alegrarán”, “harán fiesta” y “junto con sus hijos”. Servir a Dios no es algo aburrido, monótono o algo que se tolera para escapar del infierno. El cristianismo auténtico es un estilo de vida que se vive diariamente en comunión con el Altísimo y cuando es así, lo más natural es que los hijos lo deseen también.

Conclusión

El apóstol Pablo escribió: “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también” (2 Timoteo 1:5).

“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:14-16).

Entre la fe no fingida de la madre y abuelita y la fe de Timoteo, las Sagradas Escrituras son el eslabón que las une. No sabemos nada del padre de Timoteo, si había muerto o si fue un incrédulo, pero su madre y abuelita no fueron flojas, sino mujeres diligentes en enseñar la Palabra de Dios a este niño. Podemos estar seguros de que instruyeron a Timoteo a: (1) creer la Palabra, (2) a conocer la Palabra, (3) a amar la Palabra y (4)  a obedecer la Palabra.

Es muy posible que el niño Timoteo aprendió de memoria textos como: ‘‘El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7); “Jehová es mi pastor; nada me faltará ...no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo...” (Salmo 23:1, 4).

Los niños que aprenden de memoria y atesoran en sus corazones las promesas de Dios, no serán niños traumados, nerviosos y llenos de temor.

Seguramente estas dos mujeres de fe enseñaron al joven Timoteo a soñar, a creer que Dios podía usar su vida para bendecir a su generación, porque él llegó a ser uno de los más grandes evangelistas de su día. 

¿Qué estamos diciendo y enseñando a nuestros hijos? ¿Que ellos pueden hacer grandes cosas en el reino de Dios? A través de la historia Dios ha llamado a niños y jóvenes. Según las estadísticas, la gran mayoría de los misioneros hoy en día afirman que recibieron el llamado para servir al Señor durante su niñez.

Catherine Booth, fundadora juntamente con su esposo de la gran organización misionera, el Ejército de Salvación, testificaba que desde niña tenía el fuerte deseo de servir a Dios. Para cuando ella tenía 12 años, ¡ya había leído la Biblia siete veces!  Por el trabajo de ella y su esposo William, miles de prostitutas y alcohólicos en Londres fueron rescatados y transformados. Se cerraron un sinnúmero de cantinas y prostíbulos.

Inculca en tu hijo la visión de un destino grande en Dios. Ayúdale a soñar de ser un misionero, un pastor, un médico, un inventor, un abogado o siervo público que se dedica a traer justicia a su patria. Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, crecieron en un hogar cristiano y su madre entendió que habían sido llamados a ser inventores. Ella les animó en esta vocación y el resultado fue el primer avión que revolucionó los medios de transporte y que ha traído gran bendición a la humanidad.

Algún día, ¡tu hijo, también puede servir a Dios y bendecir a la humanidad!

Ver Mas

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús Hno. Victor Richards 2019-08-06

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V Gloria Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV Gloria Richards 2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III Gloria Richards 2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II Gloria Richards 2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII Hno. Victor Richards 2019-05-02

8 Tipos de Madre Gloria Richards 2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII Hno. Victor Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV Gloria Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.III Gloria Richards 2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt.X Hno. Victor Richards 2019-04-09

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.II Gloria Richards 2019-04-09

El Reino de los Cielos Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-04-02

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Gloria Richards 2019-04-02

El Reino de los Cielos Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-03-26

Orando Para Lograr Resultados Pt.V Hno. Victor Richards 2019-03-26

El Reino de los Cielos Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-03-19

Orando Para Lograr Resultados Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-03-19

El Reino de los Cielos Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-03-12

Orando Para Lograr Resultados Pt.III Hno. Victor Richards 2019-03-12

El Reino de los Cielos Pt.V Hno. Victor Richards 2019-03-05

Orando Para Lograr Resultados Pt.II Hno. Victor Richards 2019-03-05

El Reino de los Cielos Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-02-26

Lecturas Recomendadas


La Familia... El Plan Original Pt. V





Por: Victor y Gloria Richards
Viernes 2 de Agosto, 2019

El papel de los padres: Enseñar

Un padre y su hijito estaban caminando una tarde cuando el niño preguntó: —Papi, ¿cómo pasa la electricidad por los alambres que están tendidos entre los postes de teléfono?

—Pues, no sé, hijo, nunca he sabido mucho sobre electricidad, dijo el padre.

Caminando un poco más, el niño preguntó: —¿qué es lo que causa relámpagos y truenos.

—Para decirte la verdad—, contestó el padre—, yo nunca lo he entendido.

El muchacho continuó haciendo preguntas durante la tarde, de las cuales ninguna pudo contestar el padre. Por fin, acercándose a la casa, el hijo dijo: —Papá, espero que no te moleste que te haga tantas preguntas.

—¡Por supuesto que no!—, respondió el padre—, de otra manera, ¿cómo vas a aprender?

Tarde o temprano, este muchacho va a dejar de hacer preguntas a su padre y eso será triste, porque la curiosidad y deseo de aprender de los niños debe ser alimentado. Los padres necesitan siempre tener una actitud de desear aprender ellos también si quieren que sus hijos sean buenos alumnos.

Hay tres responsabilidades básicas de los padres: enseñar, amar y disciplinar. En otras lecciones estudiaremos cómo amar y cómo disciplinar a nuestros hijos.

 

I.  Enseñamos por ejemplo y por instrucción

“Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la enseñanza de tu madre ...cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen” (Proverbios 6:20-23).

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6).

Cierto joven expresaba su preferencia por una versión de la Biblia. Un amigo respondió: “Yo prefiero la versión de mi madre. Ella ha traducido la Biblia en el lenguaje de la vida diaria. La traducción de mi madre es la más clara”.

Lo que vivimos habla más fuerte que lo que decimos.

“...no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4).

En estas dos palabras, disciplina y amonestación, encontramos el concepto de enseñar y adiestrar. Algunos piensan en la disciplina únicamente como castigo, pero no es así. La palabra disciplina viene de la misma raíz que “discipular” y comienza con instrucción. Es injusto castigar al niño por algo que hace mal si no le hemos instruido antes.

Hay una gran importancia en la relación entre instrucción y educación; entre enseñanza y adiestramiento.

Instrucción y enseñanza es impartir conocimiento; educación y adiestramiento es el desarrollar las facultades para que el niño aproveche la enseñanza.

¿Qué es lo que vamos a enseñar al hijo?

1. El respeto

“Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa” (Proverbios 20:20).

“Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies” (Proverbios 23:22).

Si queremos que nuestros hijos nos respeten, ahora y en nuestra vejez, debemos enseñarles. También es importante que aprendan respeto hacia todas las personas mayores.

La madre es la persona clave para inculcar respeto hacia el padre de los hijos; aun si él fuere una persona desobligada e infiel, él es el padre de sus hijos y Dios ordena a los hijos respetar a sus padres. La madre que siembra critica hacia su esposo delante de sus hijos, va a pagar un precio alto.

Además, si el niño observa que sus padres siempre critican a las autoridades civiles, a sus líderes espirituales, a los maestros o director de la escuela, entonces él crecerá con falta de respeto hacia sus mayores.

Enseñar al hijo buenos modales también es muy importante y provoca respeto hacia otros.

2. La gratitud

“Por favor” y “gracias” deben ser algunas de las primeras palabras que aprenda el niño. Si inculcamos una actitud de gratitud al hijo, probablemente no será un adulto negativo ni renegado. La Biblia está llena de versículos que nos instruyen a vivir en gratitud. “Dad gracias en todo...” (1Tesalonicenses 5:18).

3. La integridad

“El que roba a su padre y ahuyenta a su madre, es hijo que causa vergüenza y acarrea oprobio” (Proverbios 19:26).

“Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:7).

“Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta fuere limpia y recta” (Proverbios 20:11).

La integridad, que incluye la honestidad, es mejor herencia para dar a sus hijos que una cuenta bancaria. Para enseñarles a decir la verdad, nunca mienta delante de ellos, ni los obligue a decir mentiras como: “Dile que no estoy”.

Se cuenta una historia verídica que sucedió en China. Los chinos gastaron años de esfuerzo y mano de obra y una cantidad de dinero increíble para edificar la gran muralla china para proteger a su patria. Sin embargo, a algunos les faltó enseñar integridad a sus hijos, ocasionando que una noche llegaron enemigos que pudieron sobornar a los porteros para que abrieran los portones.

4. La diligencia

“El que recoge en el verano es hombre entendido; el que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza” (Proverbios 10:5).

“...Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

La diligencia es otro valor muy importante y dichosa es la persona que lo aprende de niño en su hogar.

Si el hijo aprende que tiene que recoger sus juguetes, que no puede tirar basura en el suelo y que tiene que ayudar con tareas domésticas, probablemente será un adulto que sepa cumplir con sus responsabilidades.

Al dar una orden o asignar una tarea, es sumamente importante tomar el tiempo para explicar exactamente cómo se hace. Un padre no tiene derecho de esperar diligencia y buen desempeño en su hijo si es que él como padre no ha invertido tiempo y esfuerzo para instruir al hijo cabalmente.

Aun los chiquitines pueden comenzar a desempeñar sus tareas y labores de casa. Un niño de cuatro o cinco años puede vaciar los cestos de papeles en el recipiente de la basura. Si el niño tira algunos papeles, la madre debe tomarse el tiempo para hacerle volver y recoger cada uno de esos papeles. La primera o la segunda vez pudiera ser más rápido y fácil que ella misma los recogiera, pero esos papeles tirados no deben ser considerados simplemente como basura que hay que recoger. Constituyen una experiencia instructiva para el niño.

Un muchacho consentido o mimado... éste es el resultado de darle demasiado, de servirle más de lo correcto o de sobreprotegerle de los riesgos normales de la vida. Proverbios dice que “avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

5. La moralidad

“Huye también de las pasiones juveniles...” (2 Timoteo 2:22).

Nuestros hijos viven en un mundo muy diferente de aquel en que nosotros vivimos cuando éramos niños y jóvenes.

Hay presiones sexuales por todos lados que les enseñan: “si se siente bien, hazlo”. No podemos vigilarlos 24 horas al día, pero sí podemos instruirlos en el temor de Dios y acerca de la importancia de la pureza sexual. Muchas personas sufren toda la vida por los descuidos y pecados sexuales en su juventud.

6. Los caminos de Dios

De todas las responsabilidades de los padres, quizá la más fuerte es la responsabilidad de enseñar a los hijos acerca del carácter de Dios. Es esencial que los conceptos correctos sobre Dios se inculquen desde temprana edad. Por ejemplo, muchos conceptos dañinos que duran toda la vida se aprenden con afirmaciones tales como: “Dios no te quiere cuando eres desobediente’’, o ‘‘si te portas siempre bien vas a ir al cielo”. Con tales afirmaciones, estamos enseñando un concepto erroneo del carácter de Dios.

¿Quieres que tu hogar sea un pedacito del cielo en la tierra?

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra” (Deuteronomio 11:18-21).

Dios consideraba tan importante enseñar su Palabra a los hijos que Él mandó al pueblo de Israel a instruirles por la mañana y en la noche, aun escribir sus enseñanzas en los postes de su casa. Les exhortó repetidas veces que contaran a sus hijos las cosas maravillosas que Él había hecho por ellos (Éxodo 10:1, 2; Deuteronomio 4:9; Isaías 38:19).

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6:6-9).

Al informar a sus hijos y nietos de la forma en que Dios los había librado de la esclavitud de Egipto y los había protegido y alimentado durante su peregrinaje en el desierto, los israelitas comunicaban a sus hijos algo respecto al carácter de Dios. Y al enseñarles los mandamientos y las instrucciones divinas (Deuteronomio 6:1,2), les decían mucho más acerca de su carácter.

Se dice que el niño promedio hace 500,000 preguntas para cuando llega a los quince años. Esto significa medio millón de oportunidades para enseñar. Muchas de estas preguntas son: ¿Por qué?, ¿cómo? y nos abre la puerta para compartir lo que Dios es en nuestras vidas.

II ¿Por qué algunos rechazan la enseñanza?

Probablemente la razón más común que se escucha de un joven que rechaza la fe y estilo de vida de sus padres es que éstos decían una cosa y vivían otra, o que lo vivían únicamente los domingos. Cuando la fe se reduce a simplemente ‘‘una religión’’, es decir; algunos ritos que cumplir, entonces no es la relación personal con el Creador del universo, a través de su Hijo, de la cual hablan las Escrituras y de la cual los hijos sí querrán ser partícipes.

La Biblia dice: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6). Es cierto que para guiar hay que instruirlo, pero la mayor parte de la enseñanza se comunica por el ejemplo. La palabra “instruir” se refiere especialmente al ejemplo. Las experiencias espirituales más importantes de una familia consisten en las cosas que suceden, diariamente, en el hogar entre todos los miembros de la familia.

Conocer a Dios no es simplemente “cumplir con una religión”. ¡No! Conocer a Dios es algo que trae vida y gozo a uno y su familia.

“Comerán allí, delante del Señor su Dios, y en compañía de sus familias se alegrarán del fruto de su trabajo con que el Señor su Dios los haya bendecido. Y harán fiesta en presencia del Señor su Dios, junto con sus hijos... en presencia del Señor su Dios y en compañía de sus hijos... se alegrarán del fruto de su trabajo” (Deuteronomio 12:7, 12, 18 DHH).

Debemos notar bien las palabras “alegrarán”, “harán fiesta” y “junto con sus hijos”. Servir a Dios no es algo aburrido, monótono o algo que se tolera para escapar del infierno. El cristianismo auténtico es un estilo de vida que se vive diariamente en comunión con el Altísimo y cuando es así, lo más natural es que los hijos lo deseen también.

Conclusión

El apóstol Pablo escribió: “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también” (2 Timoteo 1:5).

“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:14-16).

Entre la fe no fingida de la madre y abuelita y la fe de Timoteo, las Sagradas Escrituras son el eslabón que las une. No sabemos nada del padre de Timoteo, si había muerto o si fue un incrédulo, pero su madre y abuelita no fueron flojas, sino mujeres diligentes en enseñar la Palabra de Dios a este niño. Podemos estar seguros de que instruyeron a Timoteo a: (1) creer la Palabra, (2) a conocer la Palabra, (3) a amar la Palabra y (4)  a obedecer la Palabra.

Es muy posible que el niño Timoteo aprendió de memoria textos como: ‘‘El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34:7); “Jehová es mi pastor; nada me faltará ...no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo...” (Salmo 23:1, 4).

Los niños que aprenden de memoria y atesoran en sus corazones las promesas de Dios, no serán niños traumados, nerviosos y llenos de temor.

Seguramente estas dos mujeres de fe enseñaron al joven Timoteo a soñar, a creer que Dios podía usar su vida para bendecir a su generación, porque él llegó a ser uno de los más grandes evangelistas de su día. 

¿Qué estamos diciendo y enseñando a nuestros hijos? ¿Que ellos pueden hacer grandes cosas en el reino de Dios? A través de la historia Dios ha llamado a niños y jóvenes. Según las estadísticas, la gran mayoría de los misioneros hoy en día afirman que recibieron el llamado para servir al Señor durante su niñez.

Catherine Booth, fundadora juntamente con su esposo de la gran organización misionera, el Ejército de Salvación, testificaba que desde niña tenía el fuerte deseo de servir a Dios. Para cuando ella tenía 12 años, ¡ya había leído la Biblia siete veces!  Por el trabajo de ella y su esposo William, miles de prostitutas y alcohólicos en Londres fueron rescatados y transformados. Se cerraron un sinnúmero de cantinas y prostíbulos.

Inculca en tu hijo la visión de un destino grande en Dios. Ayúdale a soñar de ser un misionero, un pastor, un médico, un inventor, un abogado o siervo público que se dedica a traer justicia a su patria. Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, crecieron en un hogar cristiano y su madre entendió que habían sido llamados a ser inventores. Ella les animó en esta vocación y el resultado fue el primer avión que revolucionó los medios de transporte y que ha traído gran bendición a la humanidad.

Algún día, ¡tu hijo, también puede servir a Dios y bendecir a la humanidad!

Ver Mas

El Jesús Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús
Hno. Victor Richards
2019-08-06

Increíble Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-06

Para Alcanzar la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III
Victor y Gloria Richards
2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I
Hno. Victor Richards
2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II
Victor y Gloria Richards
2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-06-18

El Cristiano Auténtico
Hno. Victor Richards
2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX
Hno. Victor Richards
2019-06-10

El Desafío de ser Hombre
Hno. Victor Richards
2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII
Hno. Victor Richards
2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII
Hno. Victor Richards
2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V
Gloria Richards
2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV
Gloria Richards
2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI
Hno. Victor Richards
2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III
Gloria Richards
2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV
Hno. Victor Richards
2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II
Gloria Richards
2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV
Hno. Victor Richards
2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII
Hno. Victor Richards
2019-05-02

8 Tipos de Madre
Gloria Richards
2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII
Hno. Victor Richards
2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV
Gloria Richards
2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.III
Gloria Richards
2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt. XI
Hno. Victor Richards
2019-04-16

El Reino de los Cielos Pt.X
Hno. Victor Richards
2019-04-09

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.II
Gloria Richards
2019-04-09

El Reino de los Cielos Pt. IX
Hno. Victor Richards
2019-04-02

10 Errores que Cometen los Padres de Niños
Gloria Richards
2019-04-02

El Reino de los Cielos Pt.VIII
Hno. Victor Richards
2019-03-26

Orando Para Lograr Resultados Pt.V
Hno. Victor Richards
2019-03-26

El Reino de los Cielos Pt.VII
Hno. Victor Richards
2019-03-19

Orando Para Lograr Resultados Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-03-19

El Reino de los Cielos Pt.VI
Hno. Victor Richards
2019-03-12

Orando Para Lograr Resultados Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-03-12

El Reino de los Cielos Pt.V
Hno. Victor Richards
2019-03-05

Orando Para Lograr Resultados Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-03-05

El Reino de los Cielos Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-02-26

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320