El Ministerio Sanador de Jesús


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 6 de Agosto, 2019

EL MINISTERIO SANADOR DE JESÚS

En este tema estaremos viendo algunas cosas que sucedieron en el ministerio de sanidad de Jesús.

Primero quiero que veamos que Jesús comenzó a sanar después de su bautismo y su unción con el Espíritu Santo. Jesús no sano a ningún enfermo antes de ser lleno con el Espíritu Santo, empezó su ministerio después de ser lleno y ungido con el Espíritu Santo.

Lucas 3:21-22 

21. Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,

22. y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia”.

Lucas 4:1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto.

Lucas 4:14-15 

14. Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

15. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

Él fue al desierto lleno del Espíritu y regreso del desierto en el poder del Espíritu. ¿Cuál espíritu?  El Espíritu Santo.

¿Hay una diferencia? Si la hay y es la unción. 

¿Sabías que algunas personas tienen más unción que otras en el área de sanidad? ¿Por qué?

Yo creo en parte que es deseo, disciplina y deleite. Algunas personas viven su vida buscando solamente comodidad, hacer lo menos posible, así es su vida natural, así es su vida espiritual. Ellos no quieren molestias.

¡Jesús quiere todo!... ¡Todo! 

Esta vida es para seguir al Señor en todo, sin quejas, con todo, con mi vida… Él es mi todo.

Pero otras personas son como perros de caza, buscando el conejo, todo el tiempo están buscando un conejo. Pero en este caso están buscando un enfermo. ¿Para qué?  Para orar por él.

Ellos están buscando una oportunidad en vez de comodidad. Su deleite y su deseo es hacer las obras de Jesús, están dispuestos y muy dispuestos a disciplinarse, a aprender, leer, animar y orar.

Por eso hay quienes no faltan a su congregación, la comodidad les tendría en la casa frente a la televisión, pero no buscan la comodidad, desean el poder mostrar sanidad. Y para eso uno tiene que aprender, orar y buscar la unción.

Si ya has sido  bautizado con el Espíritu Santo es magnífico, ahora busca la unción. Jesús fue lleno del Espíritu y fue al desierto y salió en el poder del Espíritu Santo.

Lucas 4:16-19

Jesús;

16. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18. El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos;

19. A predicar el año agradable del Señor.

Nada fue igual desde ese día, hasta este punto Jesús vivía  “oculto”, en cuanto a quien era. Casi nadie sabía de Él, sólo su madre, su padrastro; José fue su padrastro porque Dios es su Padre, unos pocos sacerdotes con los cuales a los doce años Él les dejo confundidos con sus respuestas y atónitos, pero aparte de esto vivía una vida común.  

Él recibió al Espíritu Santo y luego fue ungido. Tenía ya poder y una comisión y desde este día hasta el fin de la eternidad, nada ha sido igual.

Una de las primeras cosas que sucedieron con Jesús, él fue a la sinagoga y se levantó a leer la Escritura y prepararse para leer con el pueblo y el endemoniado comenzó a gritar. 

Yo creo que este hombre había estado en la congregación por años y nadie sabía de sus necesidades. Él estaba atormentado, que daba voces y gritaba: “Sabemos quién eres Jesús, el Santo de Dios y que has venido para atormentarnos antes de nuestro tiempo”.

Jesús le dijo; sé libre y el pueblo estaba electrificado, escalofrío por toda la sinagoga, todo el pueblo pensando: “¿Qué está pasando aquí? Hay alguien entre nosotros con autoridad sobre los demonios y autoridad sobre enfermedad”.

Y lo más emocionante es que  nosotros sus hijos podemos hacer lo que Él hizo, pero recuerda este punto; Jesús funcionó en el poder y unción del Espíritu Santo.

Si tú estás poniendo tus manos sobre los enfermos y no sanan, si tú mandas a los demonios que salgan y no salen, busca la unción; pide unción. 

Claro que si no has sido bautizado con el Espíritu, busca el bautismo y aprende todo lo que puedas de la sanidad, porque tu fe va a crecer.

El punto número uno recuérdalo; Jesús empezó a sanar después de su bautismo, y su unción con el Espíritu Santo esto lo vemos en Lucas 3 y 4.

Otro punto que quiero ver es que Jesús libero a todos los que venían a Él de toda clase de enfermedad.

Pedro y Juan estaban subiendo al templo y en la puerta llamada “La hermosa”, estaba un cojo que había tenido más de cuarenta años de enfermedad. Jesús había pasado a este mismo hombre  muchas veces, pero Jesús sanó a los que venían a Él para ser sanados.

No importaba cuantos  trajeran a Él, los sanó a todos.

Mateo 8:16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos.

Yo no conozco otra manera de echar fuera a un demonio, aparte de la Palabra de Dios.

Sal no hace que corran, se puede tener un salero de un metro de alto y medio de ancho, pero esto no va a hacer correr a demonios; hay una sola manera, con la palabra de autoridad, la Biblia. Así los echó fuera Jesús,  ¡y yo no creo poder mejorar los métodos de Jesucristo!

Él tenía una palabra favorita para los demonios y era, ¡FUERA!

Mateo 8:17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

Las personas que venían a Jesús y querían que Jesús les sanara, eran personas con la voluntad de ser sanados.

Yo hablo por experiencia, que vendrán a ti para que ores por otros, pero si la persona no quiere, no va a suceder nada.

Otras personas quieren ser sanadas, pero no tienen fe. Léeles las Escrituras, hay una larga lista de milagros de Jesús, setenta y dos y esto sólo en los evangelios de  Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Al leerles estos pasajes de las escrituras, empezaras a levantar la fe de esta persona. Para que cuando ores, ¡algo maravilloso suceda!

Otro punto en el ministerio de Jesús.

Muchas veces Jesús fue motivado por la compasión.

Mateo 9:35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

1. Jesús sanaba, 2. Enseñaba y 3. Predicaba. 

Sanar también quiere decir echar fuera demonios. Su ministerio consistía en esas tres cosas.  ¡Ese era el ministerio de Jesús! ¡Qué sencillo!

Yo no quiero ofender a nadie pero, Jesús no dio largos estudios psicológicos, los sano y echo fuera los demonios, Él enseño y predicó.

Yo creo que nosotros podemos hacer lo mismo.

Mateo 9:35:38

35. Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

36. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

37. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.

38. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

Tuvo compasión y debemos pedir del Señor compasión, porque si vamos a sanar enfermos necesitamos compasión. Si a mí no me importa cuánto le está doliendo, no le voy a sanar, si a mí no me importa su sufrimiento no le voy a poder sanar; si no me importa no le voy a buscar, porque va a requerir de mi tiempo, preparación espiritual, va a ser parte de mi vida invertida en esta persona, quizás desconocida para mí, entonces yo necesito un corazón con compasión y pedirle al Señor dame compasión.

¡Padre, Padre dame compasión! Para que pueda darlo a otros.

Si tú quieres ser sanador como tu Señor, tú necesitas un corazón de compasión; no se hace, se recibe. Yo no veo la manera de tener un corazón de compasión por esfuerzo, ¡se pide, se pide!

Lo más duro que sea mi corazón, lo más que lo debo pedir. Hasta que tu corazón este blando. Yo le digo al Señor: ¡Yo quiero sentir lo que tú sientes!

Yo no sugiero esto,  pero el hermano Daniel Host que ya está en la gloria, cuando estaba vivo, pidió al Señor que le mostrará el infierno, para que pudiera sentir lo que Dios siente por el pecador y él tuvo una visión del infierno y le afecto de tal forma que se la paso trabajando y murió demasiado joven. 

Él tenía algo dentro que no le dejo descansar. No creo que el Señor quiera esto para nosotros. 

Lo que quiero decirles es que Dios le dio lo que pidió y fue algo que le empujo toda su vida porque él vio a multitudes cayendo a las llamas y los gritos de la agonía.

Yo quiero la compasión de Jesús y creo que tú también lo quieres, ¡pídelo! Empieza  hoy y hazlo una petición diaria hasta que todo lo duro sea quitado de nuestros corazones y que tengamos la compasión de Jesús, porque esto es lo que movía a Jesús. 

A veces no tenía tiempo de comer por la gente que venía necesitada, ignorante, sucia, mal oliente, pero el Señor les ministraba. 

¿Qué le impulso? ¡Compasión!

¿Tú quieres sanar? Pídele a Dios un corazón compsivo.

Jesús tuvo mayor habilidad para sanar cuando las personas tenían fe en Él o en su poder.

Es nuestra tarea producir en ellos fe a través de la Palabra. 

Mateo 8:5-13

5. Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

6. y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

7. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

8. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

9. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

10. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.               

11. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;

12. mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13. Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

Este hombre estaba bajo autoridad y tenía autoridad, entonces él entendía la autoridad de Jesús. Nosotros tenemos autoridad porque estamos bajo la autoridad de Jesús. Podemos decir al demonio fuera en el nombre de Jesús y el demonio obedece porque estamos bajo autoridad. 

Pero si hay rebelión en nuestro corazón, el demonio nos puede sacar la lengua y decir que no se ira.

No digo que tenemos que ser perfectos, pero si digo que tenemos que andar bajo autoridad para tener autoridad. El centurión sabía que él estaba frente a alguien con autoridad y con tal que él dijera la Palabra tendría que suceder. 

Jesús se maravilló y comento que en este hombre había encontrado más fe que en todo Israel, un hombre no judío. ¿Mayor fe que en todo Israel? ¡Yo quiero tener fe como él! ¿Y tú?

Quiero ayudar a otros a tener fe como él, que puedan comprender.

La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

Lee tu Biblia.

Si tú quieres estar sanando enfermos, tú tienes que saber la Palabra, enseñarla y compartirla.

¿Por qué muchos no se sanan? Porque no tienen fe.

¿Por qué muchos no tienen fe? Porque no les han instruido.

¿Por qué no les han instruido? Porque no han sabido que decir o que hacer.

Y, si el ejército de Dios que somos nosotros comienza a enseñar y ayudar a las personas a creer, empieza a orar por sanidad, poner manos sobre ellos, mandar fuera a los demonios, nuestras ciudades van a ser sacudidas.

Mateo 9:27-29

27. Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!!

28. Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.

29. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

¿Conforme a la fe de Jesús o a la fe de los ciegos?

Jesús tuvo fe y los ciegos tuvieron fe y cuando había fe, había un milagro. 

Hay un problema cuando el ministro; cuando yo digo ministro es uno que ministra, seas tú o uno en el púlpito, en una casa, en un hospital, sea donde sea; hay un problema cuando el ministro no tiene fe, pero también hay un problema si la persona que está recibiendo la ministración no tiene fe. 

Hay ocasiones cuando el Señor sana y hay ausencia de fe en la persona enferma, pero son contadas. 

Cuando había ausencia de fe, Jesús estaba impedido a obrar milagros de sanidad.

Marcos 6:1-3

1.  Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos.

2. Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?

3. ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.

¿Hermano de quién? Jacobo, de José, de Judas y de Simón; hermanos carnales y también hermanas, tal vez a algunos les sorprenda que Jesús tuviera hermanos y hermanas.

Marcos 6:4 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa.

Recuérdalo; los más difíciles van a ser tus parientes, tus amigos antiguos, los que te conocen. Más otro que no te conoce va a recibir la Palabra y va a creer. 

Marcos 6:5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

¿Quién no pudo hacer allí ningún milagro? ¿Jesús? 

Por favor, Jesús puede hacer lo que él quiera, ¿sí o no?

¿Jesús puede hacer cualquier cosa que le da la gana?

¡Él ha hecho las reglas y Él vive por ellas! Jesús no pudo hacer allí ningún milagro, esto es lo que dice la Biblia, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos sus manos.

Marcos 6:6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

¿Por qué enseñando? Porque fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

El único remedio para estas personas era la enseñanza, sano a unos cuantos enfermos de cualquier cosa, pero no pudo hacer allí ningún milagro por la incredulidad del pueblo.

¿Debemos nosotros esperar algo mejor?

Entonces es necesario hacer todo lo posible y crear fe en la persona enferma. 

En un sentido tú vas a ser maestro. Vas a ser invitado a una casa en donde hay un enfermo y ha oído que Jesús sana y ha oído que Dios está sanando enfermos y quieren que tú vayas; la persona tiene expectación, es terreno fértil.

Tú  debes reconocer que hay dos cosas envueltas en el reino: 

Perdón de pecados y sanidad de enfermedades y tú debes tener dos deseos o metas; traerlos a los pies de Jesús y sanarlos en el nombre de Jesús.

Estás allí con un alma enferma y tú no has buscado comodidad sino oportunidad y Dios te ha dado una oportunidad. No te apresures, pero a la vez no estés tres o cuatro horas porque se puede cansar. 

Vas a tomar las Escrituras y vas a mostrarle que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por Él.

Vas a hablarle de su gran amor y su muerte y vas a mostrarle que está involucrada la sanidad y el perdón diciéndoles, ¿no quisiera ser perdonado de sus pecados? ¡Pues sí!  ¿Quiere recibir a Jesús? ¡Pues sí! Diga al Señor esta oración y le ayudas y luego le lees unas Escrituras sobre la sanidad y le dices: ¿Ve que Jesús era un sanador? Sano a todos, fue movido a compasión y tiene compasión para usted. Voy a orar por usted y, ¡ellos están listos a recibir!

Parece que Jesús sanaba en todo tiempo, pero había tiempos especiales cuando había un flujo especial para sanar. 

Lucas 5:17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar.

¡Esto es especial! Permíteme contarte algo, hace un tiempo que el Señor nos ordenó orar por personas en nuestra iglesia, quizás doscientas personas cayeron bajo el poder del Espíritu Santo, uno tras otro y hasta los consejeros dijeron yo también y los tocamos y caían como si alguien les hubiera dado un golpe con un garrote, ¡eso fue algo especial! 

Después de esto no ha sido igual. Ha habido veces que las personas caen bajo el poder del Espíritu Santo, pero no como aquel día.

Un día en la Cd. De México estábamos ministrando y oramos por casi mil personas y de las mil, novecientos noventa y cinco cayeron bajo el poder del Espíritu, en el concreto sucio en sus trajes y vestidos finos, no estaban fingiendo. 

Algunos estaban revolcándose en la tierra en su ropa más fina, ellos no estaban haciendo un espectáculo. Fue el poder de Dios, pero esto no sucede todo el tiempo, a veces hay un flujo especial y cuando hay debemos aprovecharnos de él.

Jesús tenía sus tiempos muy especiales, pero siempre tuvo el poder de sanar y en estos tiempos especiales las multitudes fueron sanadas. Le trajeron toda clase de enfermos.

¿Estás listo para sanar enfermos? 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V Gloria Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV Gloria Richards 2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III Gloria Richards 2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II Gloria Richards 2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII Hno. Victor Richards 2019-05-02

8 Tipos de Madre Gloria Richards 2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII Hno. Victor Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV Gloria Richards 2019-04-23

El Ministerio Sanador de Jesús


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 6 de Agosto, 2019

EL MINISTERIO SANADOR DE JESÚS

En este tema estaremos viendo algunas cosas que sucedieron en el ministerio de sanidad de Jesús.

Primero quiero que veamos que Jesús comenzó a sanar después de su bautismo y su unción con el Espíritu Santo. Jesús no sano a ningún enfermo antes de ser lleno con el Espíritu Santo, empezó su ministerio después de ser lleno y ungido con el Espíritu Santo.

Lucas 3:21-22 

21. Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,

22. y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia”.

Lucas 4:1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto.

Lucas 4:14-15 

14. Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

15. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

Él fue al desierto lleno del Espíritu y regreso del desierto en el poder del Espíritu. ¿Cuál espíritu?  El Espíritu Santo.

¿Hay una diferencia? Si la hay y es la unción. 

¿Sabías que algunas personas tienen más unción que otras en el área de sanidad? ¿Por qué?

Yo creo en parte que es deseo, disciplina y deleite. Algunas personas viven su vida buscando solamente comodidad, hacer lo menos posible, así es su vida natural, así es su vida espiritual. Ellos no quieren molestias.

¡Jesús quiere todo!... ¡Todo! 

Esta vida es para seguir al Señor en todo, sin quejas, con todo, con mi vida… Él es mi todo.

Pero otras personas son como perros de caza, buscando el conejo, todo el tiempo están buscando un conejo. Pero en este caso están buscando un enfermo. ¿Para qué?  Para orar por él.

Ellos están buscando una oportunidad en vez de comodidad. Su deleite y su deseo es hacer las obras de Jesús, están dispuestos y muy dispuestos a disciplinarse, a aprender, leer, animar y orar.

Por eso hay quienes no faltan a su congregación, la comodidad les tendría en la casa frente a la televisión, pero no buscan la comodidad, desean el poder mostrar sanidad. Y para eso uno tiene que aprender, orar y buscar la unción.

Si ya has sido  bautizado con el Espíritu Santo es magnífico, ahora busca la unción. Jesús fue lleno del Espíritu y fue al desierto y salió en el poder del Espíritu Santo.

Lucas 4:16-19

Jesús;

16. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18. El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos;

19. A predicar el año agradable del Señor.

Nada fue igual desde ese día, hasta este punto Jesús vivía  “oculto”, en cuanto a quien era. Casi nadie sabía de Él, sólo su madre, su padrastro; José fue su padrastro porque Dios es su Padre, unos pocos sacerdotes con los cuales a los doce años Él les dejo confundidos con sus respuestas y atónitos, pero aparte de esto vivía una vida común.  

Él recibió al Espíritu Santo y luego fue ungido. Tenía ya poder y una comisión y desde este día hasta el fin de la eternidad, nada ha sido igual.

Una de las primeras cosas que sucedieron con Jesús, él fue a la sinagoga y se levantó a leer la Escritura y prepararse para leer con el pueblo y el endemoniado comenzó a gritar. 

Yo creo que este hombre había estado en la congregación por años y nadie sabía de sus necesidades. Él estaba atormentado, que daba voces y gritaba: “Sabemos quién eres Jesús, el Santo de Dios y que has venido para atormentarnos antes de nuestro tiempo”.

Jesús le dijo; sé libre y el pueblo estaba electrificado, escalofrío por toda la sinagoga, todo el pueblo pensando: “¿Qué está pasando aquí? Hay alguien entre nosotros con autoridad sobre los demonios y autoridad sobre enfermedad”.

Y lo más emocionante es que  nosotros sus hijos podemos hacer lo que Él hizo, pero recuerda este punto; Jesús funcionó en el poder y unción del Espíritu Santo.

Si tú estás poniendo tus manos sobre los enfermos y no sanan, si tú mandas a los demonios que salgan y no salen, busca la unción; pide unción. 

Claro que si no has sido bautizado con el Espíritu, busca el bautismo y aprende todo lo que puedas de la sanidad, porque tu fe va a crecer.

El punto número uno recuérdalo; Jesús empezó a sanar después de su bautismo, y su unción con el Espíritu Santo esto lo vemos en Lucas 3 y 4.

Otro punto que quiero ver es que Jesús libero a todos los que venían a Él de toda clase de enfermedad.

Pedro y Juan estaban subiendo al templo y en la puerta llamada “La hermosa”, estaba un cojo que había tenido más de cuarenta años de enfermedad. Jesús había pasado a este mismo hombre  muchas veces, pero Jesús sanó a los que venían a Él para ser sanados.

No importaba cuantos  trajeran a Él, los sanó a todos.

Mateo 8:16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos.

Yo no conozco otra manera de echar fuera a un demonio, aparte de la Palabra de Dios.

Sal no hace que corran, se puede tener un salero de un metro de alto y medio de ancho, pero esto no va a hacer correr a demonios; hay una sola manera, con la palabra de autoridad, la Biblia. Así los echó fuera Jesús,  ¡y yo no creo poder mejorar los métodos de Jesucristo!

Él tenía una palabra favorita para los demonios y era, ¡FUERA!

Mateo 8:17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

Las personas que venían a Jesús y querían que Jesús les sanara, eran personas con la voluntad de ser sanados.

Yo hablo por experiencia, que vendrán a ti para que ores por otros, pero si la persona no quiere, no va a suceder nada.

Otras personas quieren ser sanadas, pero no tienen fe. Léeles las Escrituras, hay una larga lista de milagros de Jesús, setenta y dos y esto sólo en los evangelios de  Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Al leerles estos pasajes de las escrituras, empezaras a levantar la fe de esta persona. Para que cuando ores, ¡algo maravilloso suceda!

Otro punto en el ministerio de Jesús.

Muchas veces Jesús fue motivado por la compasión.

Mateo 9:35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

1. Jesús sanaba, 2. Enseñaba y 3. Predicaba. 

Sanar también quiere decir echar fuera demonios. Su ministerio consistía en esas tres cosas.  ¡Ese era el ministerio de Jesús! ¡Qué sencillo!

Yo no quiero ofender a nadie pero, Jesús no dio largos estudios psicológicos, los sano y echo fuera los demonios, Él enseño y predicó.

Yo creo que nosotros podemos hacer lo mismo.

Mateo 9:35:38

35. Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

36. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

37. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.

38. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

Tuvo compasión y debemos pedir del Señor compasión, porque si vamos a sanar enfermos necesitamos compasión. Si a mí no me importa cuánto le está doliendo, no le voy a sanar, si a mí no me importa su sufrimiento no le voy a poder sanar; si no me importa no le voy a buscar, porque va a requerir de mi tiempo, preparación espiritual, va a ser parte de mi vida invertida en esta persona, quizás desconocida para mí, entonces yo necesito un corazón con compasión y pedirle al Señor dame compasión.

¡Padre, Padre dame compasión! Para que pueda darlo a otros.

Si tú quieres ser sanador como tu Señor, tú necesitas un corazón de compasión; no se hace, se recibe. Yo no veo la manera de tener un corazón de compasión por esfuerzo, ¡se pide, se pide!

Lo más duro que sea mi corazón, lo más que lo debo pedir. Hasta que tu corazón este blando. Yo le digo al Señor: ¡Yo quiero sentir lo que tú sientes!

Yo no sugiero esto,  pero el hermano Daniel Host que ya está en la gloria, cuando estaba vivo, pidió al Señor que le mostrará el infierno, para que pudiera sentir lo que Dios siente por el pecador y él tuvo una visión del infierno y le afecto de tal forma que se la paso trabajando y murió demasiado joven. 

Él tenía algo dentro que no le dejo descansar. No creo que el Señor quiera esto para nosotros. 

Lo que quiero decirles es que Dios le dio lo que pidió y fue algo que le empujo toda su vida porque él vio a multitudes cayendo a las llamas y los gritos de la agonía.

Yo quiero la compasión de Jesús y creo que tú también lo quieres, ¡pídelo! Empieza  hoy y hazlo una petición diaria hasta que todo lo duro sea quitado de nuestros corazones y que tengamos la compasión de Jesús, porque esto es lo que movía a Jesús. 

A veces no tenía tiempo de comer por la gente que venía necesitada, ignorante, sucia, mal oliente, pero el Señor les ministraba. 

¿Qué le impulso? ¡Compasión!

¿Tú quieres sanar? Pídele a Dios un corazón compsivo.

Jesús tuvo mayor habilidad para sanar cuando las personas tenían fe en Él o en su poder.

Es nuestra tarea producir en ellos fe a través de la Palabra. 

Mateo 8:5-13

5. Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

6. y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

7. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

8. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

9. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

10. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.               

11. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;

12. mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13. Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

Este hombre estaba bajo autoridad y tenía autoridad, entonces él entendía la autoridad de Jesús. Nosotros tenemos autoridad porque estamos bajo la autoridad de Jesús. Podemos decir al demonio fuera en el nombre de Jesús y el demonio obedece porque estamos bajo autoridad. 

Pero si hay rebelión en nuestro corazón, el demonio nos puede sacar la lengua y decir que no se ira.

No digo que tenemos que ser perfectos, pero si digo que tenemos que andar bajo autoridad para tener autoridad. El centurión sabía que él estaba frente a alguien con autoridad y con tal que él dijera la Palabra tendría que suceder. 

Jesús se maravilló y comento que en este hombre había encontrado más fe que en todo Israel, un hombre no judío. ¿Mayor fe que en todo Israel? ¡Yo quiero tener fe como él! ¿Y tú?

Quiero ayudar a otros a tener fe como él, que puedan comprender.

La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

Lee tu Biblia.

Si tú quieres estar sanando enfermos, tú tienes que saber la Palabra, enseñarla y compartirla.

¿Por qué muchos no se sanan? Porque no tienen fe.

¿Por qué muchos no tienen fe? Porque no les han instruido.

¿Por qué no les han instruido? Porque no han sabido que decir o que hacer.

Y, si el ejército de Dios que somos nosotros comienza a enseñar y ayudar a las personas a creer, empieza a orar por sanidad, poner manos sobre ellos, mandar fuera a los demonios, nuestras ciudades van a ser sacudidas.

Mateo 9:27-29

27. Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!!

28. Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.

29. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

¿Conforme a la fe de Jesús o a la fe de los ciegos?

Jesús tuvo fe y los ciegos tuvieron fe y cuando había fe, había un milagro. 

Hay un problema cuando el ministro; cuando yo digo ministro es uno que ministra, seas tú o uno en el púlpito, en una casa, en un hospital, sea donde sea; hay un problema cuando el ministro no tiene fe, pero también hay un problema si la persona que está recibiendo la ministración no tiene fe. 

Hay ocasiones cuando el Señor sana y hay ausencia de fe en la persona enferma, pero son contadas. 

Cuando había ausencia de fe, Jesús estaba impedido a obrar milagros de sanidad.

Marcos 6:1-3

1.  Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos.

2. Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?

3. ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.

¿Hermano de quién? Jacobo, de José, de Judas y de Simón; hermanos carnales y también hermanas, tal vez a algunos les sorprenda que Jesús tuviera hermanos y hermanas.

Marcos 6:4 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa.

Recuérdalo; los más difíciles van a ser tus parientes, tus amigos antiguos, los que te conocen. Más otro que no te conoce va a recibir la Palabra y va a creer. 

Marcos 6:5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

¿Quién no pudo hacer allí ningún milagro? ¿Jesús? 

Por favor, Jesús puede hacer lo que él quiera, ¿sí o no?

¿Jesús puede hacer cualquier cosa que le da la gana?

¡Él ha hecho las reglas y Él vive por ellas! Jesús no pudo hacer allí ningún milagro, esto es lo que dice la Biblia, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos sus manos.

Marcos 6:6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

¿Por qué enseñando? Porque fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

El único remedio para estas personas era la enseñanza, sano a unos cuantos enfermos de cualquier cosa, pero no pudo hacer allí ningún milagro por la incredulidad del pueblo.

¿Debemos nosotros esperar algo mejor?

Entonces es necesario hacer todo lo posible y crear fe en la persona enferma. 

En un sentido tú vas a ser maestro. Vas a ser invitado a una casa en donde hay un enfermo y ha oído que Jesús sana y ha oído que Dios está sanando enfermos y quieren que tú vayas; la persona tiene expectación, es terreno fértil.

Tú  debes reconocer que hay dos cosas envueltas en el reino: 

Perdón de pecados y sanidad de enfermedades y tú debes tener dos deseos o metas; traerlos a los pies de Jesús y sanarlos en el nombre de Jesús.

Estás allí con un alma enferma y tú no has buscado comodidad sino oportunidad y Dios te ha dado una oportunidad. No te apresures, pero a la vez no estés tres o cuatro horas porque se puede cansar. 

Vas a tomar las Escrituras y vas a mostrarle que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por Él.

Vas a hablarle de su gran amor y su muerte y vas a mostrarle que está involucrada la sanidad y el perdón diciéndoles, ¿no quisiera ser perdonado de sus pecados? ¡Pues sí!  ¿Quiere recibir a Jesús? ¡Pues sí! Diga al Señor esta oración y le ayudas y luego le lees unas Escrituras sobre la sanidad y le dices: ¿Ve que Jesús era un sanador? Sano a todos, fue movido a compasión y tiene compasión para usted. Voy a orar por usted y, ¡ellos están listos a recibir!

Parece que Jesús sanaba en todo tiempo, pero había tiempos especiales cuando había un flujo especial para sanar. 

Lucas 5:17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar.

¡Esto es especial! Permíteme contarte algo, hace un tiempo que el Señor nos ordenó orar por personas en nuestra iglesia, quizás doscientas personas cayeron bajo el poder del Espíritu Santo, uno tras otro y hasta los consejeros dijeron yo también y los tocamos y caían como si alguien les hubiera dado un golpe con un garrote, ¡eso fue algo especial! 

Después de esto no ha sido igual. Ha habido veces que las personas caen bajo el poder del Espíritu Santo, pero no como aquel día.

Un día en la Cd. De México estábamos ministrando y oramos por casi mil personas y de las mil, novecientos noventa y cinco cayeron bajo el poder del Espíritu, en el concreto sucio en sus trajes y vestidos finos, no estaban fingiendo. 

Algunos estaban revolcándose en la tierra en su ropa más fina, ellos no estaban haciendo un espectáculo. Fue el poder de Dios, pero esto no sucede todo el tiempo, a veces hay un flujo especial y cuando hay debemos aprovecharnos de él.

Jesús tenía sus tiempos muy especiales, pero siempre tuvo el poder de sanar y en estos tiempos especiales las multitudes fueron sanadas. Le trajeron toda clase de enfermos.

¿Estás listo para sanar enfermos? 

Ver Mas

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX Hno. Victor Richards 2019-06-10

El Desafío de ser Hombre Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V Gloria Richards 2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV Gloria Richards 2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III Gloria Richards 2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II Gloria Richards 2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII Hno. Victor Richards 2019-05-02

8 Tipos de Madre Gloria Richards 2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII Hno. Victor Richards 2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV Gloria Richards 2019-04-23

Lecturas Recomendadas


El Ministerio Sanador de Jesús



Por: Hno. Victor Richards
Martes 6 de Agosto, 2019

EL MINISTERIO SANADOR DE JESÚS

En este tema estaremos viendo algunas cosas que sucedieron en el ministerio de sanidad de Jesús.

Primero quiero que veamos que Jesús comenzó a sanar después de su bautismo y su unción con el Espíritu Santo. Jesús no sano a ningún enfermo antes de ser lleno con el Espíritu Santo, empezó su ministerio después de ser lleno y ungido con el Espíritu Santo.

Lucas 3:21-22 

21. Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,

22. y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia”.

Lucas 4:1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto.

Lucas 4:14-15 

14. Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

15. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

Él fue al desierto lleno del Espíritu y regreso del desierto en el poder del Espíritu. ¿Cuál espíritu?  El Espíritu Santo.

¿Hay una diferencia? Si la hay y es la unción. 

¿Sabías que algunas personas tienen más unción que otras en el área de sanidad? ¿Por qué?

Yo creo en parte que es deseo, disciplina y deleite. Algunas personas viven su vida buscando solamente comodidad, hacer lo menos posible, así es su vida natural, así es su vida espiritual. Ellos no quieren molestias.

¡Jesús quiere todo!... ¡Todo! 

Esta vida es para seguir al Señor en todo, sin quejas, con todo, con mi vida… Él es mi todo.

Pero otras personas son como perros de caza, buscando el conejo, todo el tiempo están buscando un conejo. Pero en este caso están buscando un enfermo. ¿Para qué?  Para orar por él.

Ellos están buscando una oportunidad en vez de comodidad. Su deleite y su deseo es hacer las obras de Jesús, están dispuestos y muy dispuestos a disciplinarse, a aprender, leer, animar y orar.

Por eso hay quienes no faltan a su congregación, la comodidad les tendría en la casa frente a la televisión, pero no buscan la comodidad, desean el poder mostrar sanidad. Y para eso uno tiene que aprender, orar y buscar la unción.

Si ya has sido  bautizado con el Espíritu Santo es magnífico, ahora busca la unción. Jesús fue lleno del Espíritu y fue al desierto y salió en el poder del Espíritu Santo.

Lucas 4:16-19

Jesús;

16. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18. El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos;

19. A predicar el año agradable del Señor.

Nada fue igual desde ese día, hasta este punto Jesús vivía  “oculto”, en cuanto a quien era. Casi nadie sabía de Él, sólo su madre, su padrastro; José fue su padrastro porque Dios es su Padre, unos pocos sacerdotes con los cuales a los doce años Él les dejo confundidos con sus respuestas y atónitos, pero aparte de esto vivía una vida común.  

Él recibió al Espíritu Santo y luego fue ungido. Tenía ya poder y una comisión y desde este día hasta el fin de la eternidad, nada ha sido igual.

Una de las primeras cosas que sucedieron con Jesús, él fue a la sinagoga y se levantó a leer la Escritura y prepararse para leer con el pueblo y el endemoniado comenzó a gritar. 

Yo creo que este hombre había estado en la congregación por años y nadie sabía de sus necesidades. Él estaba atormentado, que daba voces y gritaba: “Sabemos quién eres Jesús, el Santo de Dios y que has venido para atormentarnos antes de nuestro tiempo”.

Jesús le dijo; sé libre y el pueblo estaba electrificado, escalofrío por toda la sinagoga, todo el pueblo pensando: “¿Qué está pasando aquí? Hay alguien entre nosotros con autoridad sobre los demonios y autoridad sobre enfermedad”.

Y lo más emocionante es que  nosotros sus hijos podemos hacer lo que Él hizo, pero recuerda este punto; Jesús funcionó en el poder y unción del Espíritu Santo.

Si tú estás poniendo tus manos sobre los enfermos y no sanan, si tú mandas a los demonios que salgan y no salen, busca la unción; pide unción. 

Claro que si no has sido bautizado con el Espíritu, busca el bautismo y aprende todo lo que puedas de la sanidad, porque tu fe va a crecer.

El punto número uno recuérdalo; Jesús empezó a sanar después de su bautismo, y su unción con el Espíritu Santo esto lo vemos en Lucas 3 y 4.

Otro punto que quiero ver es que Jesús libero a todos los que venían a Él de toda clase de enfermedad.

Pedro y Juan estaban subiendo al templo y en la puerta llamada “La hermosa”, estaba un cojo que había tenido más de cuarenta años de enfermedad. Jesús había pasado a este mismo hombre  muchas veces, pero Jesús sanó a los que venían a Él para ser sanados.

No importaba cuantos  trajeran a Él, los sanó a todos.

Mateo 8:16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos.

Yo no conozco otra manera de echar fuera a un demonio, aparte de la Palabra de Dios.

Sal no hace que corran, se puede tener un salero de un metro de alto y medio de ancho, pero esto no va a hacer correr a demonios; hay una sola manera, con la palabra de autoridad, la Biblia. Así los echó fuera Jesús,  ¡y yo no creo poder mejorar los métodos de Jesucristo!

Él tenía una palabra favorita para los demonios y era, ¡FUERA!

Mateo 8:17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

Las personas que venían a Jesús y querían que Jesús les sanara, eran personas con la voluntad de ser sanados.

Yo hablo por experiencia, que vendrán a ti para que ores por otros, pero si la persona no quiere, no va a suceder nada.

Otras personas quieren ser sanadas, pero no tienen fe. Léeles las Escrituras, hay una larga lista de milagros de Jesús, setenta y dos y esto sólo en los evangelios de  Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Al leerles estos pasajes de las escrituras, empezaras a levantar la fe de esta persona. Para que cuando ores, ¡algo maravilloso suceda!

Otro punto en el ministerio de Jesús.

Muchas veces Jesús fue motivado por la compasión.

Mateo 9:35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

1. Jesús sanaba, 2. Enseñaba y 3. Predicaba. 

Sanar también quiere decir echar fuera demonios. Su ministerio consistía en esas tres cosas.  ¡Ese era el ministerio de Jesús! ¡Qué sencillo!

Yo no quiero ofender a nadie pero, Jesús no dio largos estudios psicológicos, los sano y echo fuera los demonios, Él enseño y predicó.

Yo creo que nosotros podemos hacer lo mismo.

Mateo 9:35:38

35. Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

36. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

37. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.

38. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

Tuvo compasión y debemos pedir del Señor compasión, porque si vamos a sanar enfermos necesitamos compasión. Si a mí no me importa cuánto le está doliendo, no le voy a sanar, si a mí no me importa su sufrimiento no le voy a poder sanar; si no me importa no le voy a buscar, porque va a requerir de mi tiempo, preparación espiritual, va a ser parte de mi vida invertida en esta persona, quizás desconocida para mí, entonces yo necesito un corazón con compasión y pedirle al Señor dame compasión.

¡Padre, Padre dame compasión! Para que pueda darlo a otros.

Si tú quieres ser sanador como tu Señor, tú necesitas un corazón de compasión; no se hace, se recibe. Yo no veo la manera de tener un corazón de compasión por esfuerzo, ¡se pide, se pide!

Lo más duro que sea mi corazón, lo más que lo debo pedir. Hasta que tu corazón este blando. Yo le digo al Señor: ¡Yo quiero sentir lo que tú sientes!

Yo no sugiero esto,  pero el hermano Daniel Host que ya está en la gloria, cuando estaba vivo, pidió al Señor que le mostrará el infierno, para que pudiera sentir lo que Dios siente por el pecador y él tuvo una visión del infierno y le afecto de tal forma que se la paso trabajando y murió demasiado joven. 

Él tenía algo dentro que no le dejo descansar. No creo que el Señor quiera esto para nosotros. 

Lo que quiero decirles es que Dios le dio lo que pidió y fue algo que le empujo toda su vida porque él vio a multitudes cayendo a las llamas y los gritos de la agonía.

Yo quiero la compasión de Jesús y creo que tú también lo quieres, ¡pídelo! Empieza  hoy y hazlo una petición diaria hasta que todo lo duro sea quitado de nuestros corazones y que tengamos la compasión de Jesús, porque esto es lo que movía a Jesús. 

A veces no tenía tiempo de comer por la gente que venía necesitada, ignorante, sucia, mal oliente, pero el Señor les ministraba. 

¿Qué le impulso? ¡Compasión!

¿Tú quieres sanar? Pídele a Dios un corazón compsivo.

Jesús tuvo mayor habilidad para sanar cuando las personas tenían fe en Él o en su poder.

Es nuestra tarea producir en ellos fe a través de la Palabra. 

Mateo 8:5-13

5. Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

6. y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

7. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

8. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

9. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

10. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.               

11. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;

12. mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13. Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

Este hombre estaba bajo autoridad y tenía autoridad, entonces él entendía la autoridad de Jesús. Nosotros tenemos autoridad porque estamos bajo la autoridad de Jesús. Podemos decir al demonio fuera en el nombre de Jesús y el demonio obedece porque estamos bajo autoridad. 

Pero si hay rebelión en nuestro corazón, el demonio nos puede sacar la lengua y decir que no se ira.

No digo que tenemos que ser perfectos, pero si digo que tenemos que andar bajo autoridad para tener autoridad. El centurión sabía que él estaba frente a alguien con autoridad y con tal que él dijera la Palabra tendría que suceder. 

Jesús se maravilló y comento que en este hombre había encontrado más fe que en todo Israel, un hombre no judío. ¿Mayor fe que en todo Israel? ¡Yo quiero tener fe como él! ¿Y tú?

Quiero ayudar a otros a tener fe como él, que puedan comprender.

La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

Lee tu Biblia.

Si tú quieres estar sanando enfermos, tú tienes que saber la Palabra, enseñarla y compartirla.

¿Por qué muchos no se sanan? Porque no tienen fe.

¿Por qué muchos no tienen fe? Porque no les han instruido.

¿Por qué no les han instruido? Porque no han sabido que decir o que hacer.

Y, si el ejército de Dios que somos nosotros comienza a enseñar y ayudar a las personas a creer, empieza a orar por sanidad, poner manos sobre ellos, mandar fuera a los demonios, nuestras ciudades van a ser sacudidas.

Mateo 9:27-29

27. Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!!

28. Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.

29. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

¿Conforme a la fe de Jesús o a la fe de los ciegos?

Jesús tuvo fe y los ciegos tuvieron fe y cuando había fe, había un milagro. 

Hay un problema cuando el ministro; cuando yo digo ministro es uno que ministra, seas tú o uno en el púlpito, en una casa, en un hospital, sea donde sea; hay un problema cuando el ministro no tiene fe, pero también hay un problema si la persona que está recibiendo la ministración no tiene fe. 

Hay ocasiones cuando el Señor sana y hay ausencia de fe en la persona enferma, pero son contadas. 

Cuando había ausencia de fe, Jesús estaba impedido a obrar milagros de sanidad.

Marcos 6:1-3

1.  Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos.

2. Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?

3. ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.

¿Hermano de quién? Jacobo, de José, de Judas y de Simón; hermanos carnales y también hermanas, tal vez a algunos les sorprenda que Jesús tuviera hermanos y hermanas.

Marcos 6:4 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa.

Recuérdalo; los más difíciles van a ser tus parientes, tus amigos antiguos, los que te conocen. Más otro que no te conoce va a recibir la Palabra y va a creer. 

Marcos 6:5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

¿Quién no pudo hacer allí ningún milagro? ¿Jesús? 

Por favor, Jesús puede hacer lo que él quiera, ¿sí o no?

¿Jesús puede hacer cualquier cosa que le da la gana?

¡Él ha hecho las reglas y Él vive por ellas! Jesús no pudo hacer allí ningún milagro, esto es lo que dice la Biblia, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos sus manos.

Marcos 6:6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

¿Por qué enseñando? Porque fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios.

El único remedio para estas personas era la enseñanza, sano a unos cuantos enfermos de cualquier cosa, pero no pudo hacer allí ningún milagro por la incredulidad del pueblo.

¿Debemos nosotros esperar algo mejor?

Entonces es necesario hacer todo lo posible y crear fe en la persona enferma. 

En un sentido tú vas a ser maestro. Vas a ser invitado a una casa en donde hay un enfermo y ha oído que Jesús sana y ha oído que Dios está sanando enfermos y quieren que tú vayas; la persona tiene expectación, es terreno fértil.

Tú  debes reconocer que hay dos cosas envueltas en el reino: 

Perdón de pecados y sanidad de enfermedades y tú debes tener dos deseos o metas; traerlos a los pies de Jesús y sanarlos en el nombre de Jesús.

Estás allí con un alma enferma y tú no has buscado comodidad sino oportunidad y Dios te ha dado una oportunidad. No te apresures, pero a la vez no estés tres o cuatro horas porque se puede cansar. 

Vas a tomar las Escrituras y vas a mostrarle que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por Él.

Vas a hablarle de su gran amor y su muerte y vas a mostrarle que está involucrada la sanidad y el perdón diciéndoles, ¿no quisiera ser perdonado de sus pecados? ¡Pues sí!  ¿Quiere recibir a Jesús? ¡Pues sí! Diga al Señor esta oración y le ayudas y luego le lees unas Escrituras sobre la sanidad y le dices: ¿Ve que Jesús era un sanador? Sano a todos, fue movido a compasión y tiene compasión para usted. Voy a orar por usted y, ¡ellos están listos a recibir!

Parece que Jesús sanaba en todo tiempo, pero había tiempos especiales cuando había un flujo especial para sanar. 

Lucas 5:17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar.

¡Esto es especial! Permíteme contarte algo, hace un tiempo que el Señor nos ordenó orar por personas en nuestra iglesia, quizás doscientas personas cayeron bajo el poder del Espíritu Santo, uno tras otro y hasta los consejeros dijeron yo también y los tocamos y caían como si alguien les hubiera dado un golpe con un garrote, ¡eso fue algo especial! 

Después de esto no ha sido igual. Ha habido veces que las personas caen bajo el poder del Espíritu Santo, pero no como aquel día.

Un día en la Cd. De México estábamos ministrando y oramos por casi mil personas y de las mil, novecientos noventa y cinco cayeron bajo el poder del Espíritu, en el concreto sucio en sus trajes y vestidos finos, no estaban fingiendo. 

Algunos estaban revolcándose en la tierra en su ropa más fina, ellos no estaban haciendo un espectáculo. Fue el poder de Dios, pero esto no sucede todo el tiempo, a veces hay un flujo especial y cuando hay debemos aprovecharnos de él.

Jesús tenía sus tiempos muy especiales, pero siempre tuvo el poder de sanar y en estos tiempos especiales las multitudes fueron sanadas. Le trajeron toda clase de enfermos.

¿Estás listo para sanar enfermos? 

Ver Mas

Matrimonio al Máximo Pt. III
Victor y Gloria Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X
Hno. Victor Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX
Hno. Victor Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II
Victor y Gloria Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII
Hno. Victor Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII
Hno. Victor Richards
2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V
Hno. Victor Richards
2019-09-10

La Unción
Hno. Victor Richards
2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-09-03

Increíble Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-13

Increíble Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V
Victor y Gloria Richards
2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III
Victor y Gloria Richards
2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I
Hno. Victor Richards
2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II
Victor y Gloria Richards
2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-06-18

El Cristiano Auténtico
Hno. Victor Richards
2019-06-18

El Desafío de ser Hombre Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-06-10

El Reino de los Cielos Pt. XIX
Hno. Victor Richards
2019-06-10

El Desafío de ser Hombre
Hno. Victor Richards
2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVIII
Hno. Victor Richards
2019-06-04

El Reino de los Cielos Pt. XVII
Hno. Victor Richards
2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt.V
Gloria Richards
2019-05-28

8 Tipos de Madre Pt. IV
Gloria Richards
2019-05-21

El Reino de los Cielos Pt. XVI
Hno. Victor Richards
2019-05-21

8 Tipos de Madre Pt. III
Gloria Richards
2019-05-14

El Reino de los Cielos Pt. XV
Hno. Victor Richards
2019-05-14

8 Tipos de Madre Pt.II
Gloria Richards
2019-05-09

El Reino de los Cielos Pt. XIV
Hno. Victor Richards
2019-05-07

El Reino de los Cielos Pt.XIII
Hno. Victor Richards
2019-05-02

8 Tipos de Madre
Gloria Richards
2019-04-30

El Reino de los Cielos Pt.XII
Hno. Victor Richards
2019-04-23

10 Errores que Cometen los Padres de Niños Pt.IV
Gloria Richards
2019-04-23

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320