El Dominio del Creyente Pt. IV



Publicado el:
Martes 26 de Noviembre, 2019

Áreas de dominio

Hay muchas áreas en las cuales podemos ejercer el dominio del creyente, pero ahora vamos a considerar principalmente tres:

El pecado 

La enfermedad 

Las finanzas

1. El pecado

Son muchas las personas que a pesar de haber recibido el perdón de sus pecados, viven continuamente peleando con un pecado atormentador. Claman al Señor para que les ayude, pero siguen siendo “esclavos” de algo que no desean. Ellos necesitan tomar dominio sobre este problema.

Romanos 6:14

“Porque el pecado no se enseñoreará (tomará dominio) de vosotros...”. 

Salmo 119:133

“...Ninguna iniquidad se enseñoree (tome dominio) de mí”. 

Si te encuentras cayendo vez tras vez en el mismo pecado, si te encuentras esclavizado en un vicio o hábito pecaminoso, ejerce la autoridad de Cristo sobre la situación para ser libre. Declara con tu boca, en fe, lo que Dios dice.

Si tu debilidad es la ira, el chisme, la crítica o alguna otra, pon el nombre del pecado que te domina en el espacio en blanco.

Declara: “Tomo autoridad en mi vida sobre el pecado de ______________ en el poderoso nombre de Jesucristo y por su sangre derramada en la cruz del calvario me declaro libre de ______________  y someto mi voluntad, pensamientos, sueños, anhelos y decisiones a Cristo Jesús; no seré dominado. Jesús me liberó y viviré libre”.

Tu firme declaración en fe, basada en la Palabra, te traerá la victoria.

Continúa declarando la victoria con insistencia hasta que se manifieste en hechos.

A. Deseos sexuales

Un área de pecado donde muchos necesitan ejercer dominio, es su sexualidad. Las naturales relaciones sexuales entre los casados son la voluntad de Dios y una fuente de placer físico y emocional que no se puede igualar. Siempre que encontramos una bendición de Dios, ahí el enemigo quiere destruir y engañar. Sin duda él ha podido hacerlo con muchos, porque la fornicación, adulterio, divorcios, homosexualidad, pornografía y todas las formas de lujuria están creciendo como plaga. ¿Qué puedes hacer? Toma dominio de ti mismo y de tus deseos sexuales en el nombre de Jesús. Pidele que los mantenga dormidos y bajo su control.

Si tienes problemas en esta área, declara: “Tomo dominio sobre mi sexualidad en el nombre de Cristo. Declaro que viviré en pureza sexual y que no seré esclavo de la lujuria. Me someto a Dios y satanás tiene que huir de mí; él no me puede controlar ni condenar por el sexo. Tengo control de mí mismo en el poderoso nombre de Jesús”.

Repetir levemente las palabras, sin ninguna convicción, no hace la obra; es necesario afirmar con energía y convicción la declaración de dominio hasta que la victoria sea tuya.

A la vez que tomas autoridad sobre el pecado sexual, recuerda que la Biblia dice en: 

1 Corintios 6:18 

“Huid de la fornicación...”. 

Aléjate de las personas, lugares o situaciones que te son una tentación. El que juega con fuego, será quemado. En vez de jugar con la tentación sexual... ¡huye! Y toma dominio. Es un derecho de un heredero.

B. Malos pensamientos

Son muchas las personas que me han pedido ayuda porque tienen pensamientos que no quieren tener y que les están atormentando.

¿Qué se puede hacer?

Primeramente, aprende a no aceptar un pensamiento como tuyo sólo porque pasa por tu mente. Satanás quiere entregarte un bulto, un paquete, pero tú no tienes que aceptarlo.

Cuando reconozcas un pensamiento como del enemigo, decide que no vas a firmar por el paquete o bulto. Si persiste, toma dominio sobre él conforme a la Palabra. Recuerda lo que leíamos en: 

2 Corintios 10:5 

“...Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Empieza a declarar: 

Filipenses 4:8

“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

El pecado no me dominará porque tengo la mente de Cristo. Voy a pensar lo bueno y lo puro porque la sangre de Jesús me ha limpiado de toda impureza y maldad.

A la vez que ejerces una fe activa, debes huir de las fuentes generadoras de malos pensamientos, como pornografía, música erótica, películas violentas, etc., y debes llenar tu mente, corazón y boca con la Palabra de Dios.

Una de las tácticas que más usa el enemigo es traer culpabilidad y condenación por errores o pecados del pasado. Si te haz arrepentido de algún pecado, entonces estás bajo la sangre de Jesús; la Biblia dice que nuestros pecados están enterrados en lo más profundo del mar. Pon un aviso al diablo: “No se permite pescar”. No le permitas desenterrar lo que Cristo enterró y cubrió con su sangre. Perdona a todos los que te ofenden y a la vez, perdónate a ti mismo por las cosas del pasado que no se pueden cambiar.

Cuando vienen pensamientos de culpabilidad, di: “Gracias Jesús, por tu sangre que me ha limpiado. Acepto tu perdón y te doy gracias porque ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, que viven según el Espíritu” (Romanos 8:1).

Es muy importante vivir en dominio en esta área, porque nuestra mente es el campo de batalla y en gran parte, los pensamientos determinan si vivimos en victoria o en derrota.

Proverbios 23:7

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él...”. 

2. La enfermedad

La enfermedad es una maldición, nunca la voluntad de Dios; y para que puedas tomar autoridad sobre ella, tu corazón debe estar seguro de esta verdad.

Deuteronomio 28:15

 “...Si no oyeres la voz de Jehová tu Dios... vendrán sobre ti todas estas maldiciones...”.

Luego continúa en los versículos 22, 27, 28, 35, 59 y 61 enumerando toda clase de enfermedades como parte de la maldición.

Pero el Nuevo Testamento declara:

Gálatas 3:13

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley...”.

Mientras creas que la enfermedad es una bendición enviada por Dios para llevarte al arrepentimiento o enseñarte algo; entonces no podrás orar en fe y reclamar tu sanidad.

Éxodo 15:26

“...Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios... ninguna enfermedad... te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador”.

Este texto mejor traducido diría: “Yo soy Jehová tu sanador”. Es decir, que la naturaleza misma de Dios es sanadora, no enfermadora. Isaías 53:4 y 5 dice claramente que Jesús obró sanidad para nosotros en su cruz:

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores... y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Jesús dijo en Lucas 13:16, refiriéndose a la mujer que desde hacia 18 años tenía espíritu de enfermedad y andaba encorvada: “Y a esta hija de Abraham, que satanás había atado dieciocho años...”  Jesús vino a revelar al Padre y aquí Él nos enseña claramente quien es el autor de las enfermedades: satanás.

Ahora podemos pararnos firmemente sobre la peña de lo dicho por Dios y declarar: “Tomo dominio sobre toda enfermedad que me quiera atacar y declaro que Jesús ciertamente ya la llevó por mí y sufrió mi dolor y por su llaga fui curado. ¡Tomo autoridad sobre ella en el nombre de Jesús!”

Decláralo con certeza hasta que desaparezcan los síntomas y estés sano.

Recuerdo hace años, cuando apenas empecé a aprender estas verdades, que había una epidemia de gripe asiática, allí en la Sierra de Chihuahua, donde vivíamos. Los rancheros la llamaban “andancia” porque andaba de casa en casa; y tumbaba aun a la gente más fuerte. Muchos pasaron 15 días o más en la cama. Una mañana comencé a sentir los mismos síntomas de esta debilitante enfermedad y oí en mi mente como si satanás me dijera: ¡Ah! Tú, que estás enseñando al pueblo que Cristo sana hoy, como en los días que anduvo aquí, ¡qué ridículo te vas a ver cuando se den cuenta que tú, el predicador de sanidad, estás boca arriba, en la cama, bastante “malito”!

En ese momento, el espíritu dentro de mí se levantó, y con mi boca comencé a declarar las promesas de Dios sobre la sanidad. Seguí declarándolas aún con temperatura y dolor de cabeza. No acepté el “bulto o paquete” que satanás quería entregarme. En unas pocas horas, dos o tres, salí de la recámara y dije a mi esposa: “Estoy sano, ¡gloria a Dios!” Los síntomas de la gripa se me habían quitado.

3. Las finanzas

¿Sabías que la Biblia enseña, vez tras vez, que Dios quiere que prosperes y tengas abundancia? ¿Que también enseña que el dinero no es malo? Sí, dice que la raíz de todo mal es el amor al dinero, pero no el dinero mismo. ¿Sabías que según Génesis 13:2, Abraham, “El padre de la fe” era riquísimo?

“Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro”. 

Quiero establecer con absoluta claridad que no es pecado tener bienes si uno no cae en el pecado de amarlos. ¡La miseria y la escasez no son la voluntad de Dios! Él no es el autor de ellas. Yo viví en miseria económica y nunca fue una bendición. Así como el pecado y la enfermedad entró en el mundo por el enemigo (satanás), también la miseria y la pobreza; él es el ladrón, no sólo de nuestra alma, sino también de todas las bendiciones que el Padre quiere darnos, incluyendo la bendición abundante.

Juan 10:10

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir...”.

El Salmo 1:3 nos dice que la persona que ama a Dios: 

“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.

Con  toda seguridad este texto no habla únicamente de finanzas; sino de relaciones familiares, salud, paz, trabajo, en fin, de todo; y desde luego, incluye la prosperidad económica.

Filipenses 4:19 

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. 

¡Él suplirá conforme a sus riquezas! Y Él no es tacaño ni está en bancarrota.

Hageo 2:8

“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos”. 

La plata y el oro son de Dios y si son de Él, también de nosotros porque somos sus herederos.

Proverbios 3:9-10

“Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Fíjate bien en las palabras “llenos”, “abundancia” y “rebosarán”. Esta no es provisión de ‘‘apenas’’.

Deuteronomio 8:18

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto...”.

El texto dice claramente que Dios nos da el poder para hacer las riquezas, ¡Él quiere prosperarnos! Pero con el fin de sostener su obra, es decir, prosperidad con responsabilidad.

3ª Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Mateo 6:33

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas (comida, vestido, cosas materiales, etc), os serán añadidas”. 

Alguien pudiera decirme: “Yo no creo que todo esto sea verdad, porque parece que los hijos del diablo tienen más dinero que los hijos de Dios..”. ¡Precisamente por esto necesitamos aprender a tomar dominio en el área de nuestras finanzas, para llegar a la abundancia en la que Dios quiere que vivamos! ¡No tienes que vivir en la miseria el resto de tu vida! ¡Levántate en fe y toma dominio sobre el “ladrón” en el nombre de Jesús! ¡Declara con tu boca que Dios suplirá todo lo que necesitas y que todo lo que hagas prosperará!

La Biblia nos enseña que debemos ayudar a los pobres, ¿Cómo lo podremos hacer si nosotros vivimos en el nivel de “apenas” o de escasez?

Comienza desde ahora a ser fiel a Dios con tus diezmos y ofrendas, porque si no lo haces así, esperarás en vano la bendición económica de Él. Pero si eres fiel con tu dinero, sea mucho o poco, entonces puedes tomar autoridad sobre el enemigo y reclamar lo que es tuyo.

Ahora declara en fe: Soy libre de la maldición de la escasez, no viviré en miseria, porque Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria; todo lo que hago prosperará. Yo honro al Señor con mis bienes, por lo tanto, mis graneros serán llenos con abundancia, según la palabra de Dios.

Conclusión

Este blog ha sido breve; sin embargo, creo que en él hay verdades que pueden transformarte en un cristiano victorioso y vencedor que reina en vida. 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Sobrenatural Pt. II Hno. Victor Richards 2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-12-10

Sobrenatural Pt. I Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III Victor Richards 2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Dominio del Creyente Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII Hno. Victor Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV Victor y Gloria Richards 2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús Hno. Victor Richards 2019-08-06

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Dominio del Creyente Pt. IV




Publicado el:
Martes 26 de Noviembre, 2019

Áreas de dominio

Hay muchas áreas en las cuales podemos ejercer el dominio del creyente, pero ahora vamos a considerar principalmente tres:

El pecado 

La enfermedad 

Las finanzas

1. El pecado

Son muchas las personas que a pesar de haber recibido el perdón de sus pecados, viven continuamente peleando con un pecado atormentador. Claman al Señor para que les ayude, pero siguen siendo “esclavos” de algo que no desean. Ellos necesitan tomar dominio sobre este problema.

Romanos 6:14

“Porque el pecado no se enseñoreará (tomará dominio) de vosotros...”. 

Salmo 119:133

“...Ninguna iniquidad se enseñoree (tome dominio) de mí”. 

Si te encuentras cayendo vez tras vez en el mismo pecado, si te encuentras esclavizado en un vicio o hábito pecaminoso, ejerce la autoridad de Cristo sobre la situación para ser libre. Declara con tu boca, en fe, lo que Dios dice.

Si tu debilidad es la ira, el chisme, la crítica o alguna otra, pon el nombre del pecado que te domina en el espacio en blanco.

Declara: “Tomo autoridad en mi vida sobre el pecado de ______________ en el poderoso nombre de Jesucristo y por su sangre derramada en la cruz del calvario me declaro libre de ______________  y someto mi voluntad, pensamientos, sueños, anhelos y decisiones a Cristo Jesús; no seré dominado. Jesús me liberó y viviré libre”.

Tu firme declaración en fe, basada en la Palabra, te traerá la victoria.

Continúa declarando la victoria con insistencia hasta que se manifieste en hechos.

A. Deseos sexuales

Un área de pecado donde muchos necesitan ejercer dominio, es su sexualidad. Las naturales relaciones sexuales entre los casados son la voluntad de Dios y una fuente de placer físico y emocional que no se puede igualar. Siempre que encontramos una bendición de Dios, ahí el enemigo quiere destruir y engañar. Sin duda él ha podido hacerlo con muchos, porque la fornicación, adulterio, divorcios, homosexualidad, pornografía y todas las formas de lujuria están creciendo como plaga. ¿Qué puedes hacer? Toma dominio de ti mismo y de tus deseos sexuales en el nombre de Jesús. Pidele que los mantenga dormidos y bajo su control.

Si tienes problemas en esta área, declara: “Tomo dominio sobre mi sexualidad en el nombre de Cristo. Declaro que viviré en pureza sexual y que no seré esclavo de la lujuria. Me someto a Dios y satanás tiene que huir de mí; él no me puede controlar ni condenar por el sexo. Tengo control de mí mismo en el poderoso nombre de Jesús”.

Repetir levemente las palabras, sin ninguna convicción, no hace la obra; es necesario afirmar con energía y convicción la declaración de dominio hasta que la victoria sea tuya.

A la vez que tomas autoridad sobre el pecado sexual, recuerda que la Biblia dice en: 

1 Corintios 6:18 

“Huid de la fornicación...”. 

Aléjate de las personas, lugares o situaciones que te son una tentación. El que juega con fuego, será quemado. En vez de jugar con la tentación sexual... ¡huye! Y toma dominio. Es un derecho de un heredero.

B. Malos pensamientos

Son muchas las personas que me han pedido ayuda porque tienen pensamientos que no quieren tener y que les están atormentando.

¿Qué se puede hacer?

Primeramente, aprende a no aceptar un pensamiento como tuyo sólo porque pasa por tu mente. Satanás quiere entregarte un bulto, un paquete, pero tú no tienes que aceptarlo.

Cuando reconozcas un pensamiento como del enemigo, decide que no vas a firmar por el paquete o bulto. Si persiste, toma dominio sobre él conforme a la Palabra. Recuerda lo que leíamos en: 

2 Corintios 10:5 

“...Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Empieza a declarar: 

Filipenses 4:8

“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

El pecado no me dominará porque tengo la mente de Cristo. Voy a pensar lo bueno y lo puro porque la sangre de Jesús me ha limpiado de toda impureza y maldad.

A la vez que ejerces una fe activa, debes huir de las fuentes generadoras de malos pensamientos, como pornografía, música erótica, películas violentas, etc., y debes llenar tu mente, corazón y boca con la Palabra de Dios.

Una de las tácticas que más usa el enemigo es traer culpabilidad y condenación por errores o pecados del pasado. Si te haz arrepentido de algún pecado, entonces estás bajo la sangre de Jesús; la Biblia dice que nuestros pecados están enterrados en lo más profundo del mar. Pon un aviso al diablo: “No se permite pescar”. No le permitas desenterrar lo que Cristo enterró y cubrió con su sangre. Perdona a todos los que te ofenden y a la vez, perdónate a ti mismo por las cosas del pasado que no se pueden cambiar.

Cuando vienen pensamientos de culpabilidad, di: “Gracias Jesús, por tu sangre que me ha limpiado. Acepto tu perdón y te doy gracias porque ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, que viven según el Espíritu” (Romanos 8:1).

Es muy importante vivir en dominio en esta área, porque nuestra mente es el campo de batalla y en gran parte, los pensamientos determinan si vivimos en victoria o en derrota.

Proverbios 23:7

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él...”. 

2. La enfermedad

La enfermedad es una maldición, nunca la voluntad de Dios; y para que puedas tomar autoridad sobre ella, tu corazón debe estar seguro de esta verdad.

Deuteronomio 28:15

 “...Si no oyeres la voz de Jehová tu Dios... vendrán sobre ti todas estas maldiciones...”.

Luego continúa en los versículos 22, 27, 28, 35, 59 y 61 enumerando toda clase de enfermedades como parte de la maldición.

Pero el Nuevo Testamento declara:

Gálatas 3:13

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley...”.

Mientras creas que la enfermedad es una bendición enviada por Dios para llevarte al arrepentimiento o enseñarte algo; entonces no podrás orar en fe y reclamar tu sanidad.

Éxodo 15:26

“...Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios... ninguna enfermedad... te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador”.

Este texto mejor traducido diría: “Yo soy Jehová tu sanador”. Es decir, que la naturaleza misma de Dios es sanadora, no enfermadora. Isaías 53:4 y 5 dice claramente que Jesús obró sanidad para nosotros en su cruz:

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores... y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Jesús dijo en Lucas 13:16, refiriéndose a la mujer que desde hacia 18 años tenía espíritu de enfermedad y andaba encorvada: “Y a esta hija de Abraham, que satanás había atado dieciocho años...”  Jesús vino a revelar al Padre y aquí Él nos enseña claramente quien es el autor de las enfermedades: satanás.

Ahora podemos pararnos firmemente sobre la peña de lo dicho por Dios y declarar: “Tomo dominio sobre toda enfermedad que me quiera atacar y declaro que Jesús ciertamente ya la llevó por mí y sufrió mi dolor y por su llaga fui curado. ¡Tomo autoridad sobre ella en el nombre de Jesús!”

Decláralo con certeza hasta que desaparezcan los síntomas y estés sano.

Recuerdo hace años, cuando apenas empecé a aprender estas verdades, que había una epidemia de gripe asiática, allí en la Sierra de Chihuahua, donde vivíamos. Los rancheros la llamaban “andancia” porque andaba de casa en casa; y tumbaba aun a la gente más fuerte. Muchos pasaron 15 días o más en la cama. Una mañana comencé a sentir los mismos síntomas de esta debilitante enfermedad y oí en mi mente como si satanás me dijera: ¡Ah! Tú, que estás enseñando al pueblo que Cristo sana hoy, como en los días que anduvo aquí, ¡qué ridículo te vas a ver cuando se den cuenta que tú, el predicador de sanidad, estás boca arriba, en la cama, bastante “malito”!

En ese momento, el espíritu dentro de mí se levantó, y con mi boca comencé a declarar las promesas de Dios sobre la sanidad. Seguí declarándolas aún con temperatura y dolor de cabeza. No acepté el “bulto o paquete” que satanás quería entregarme. En unas pocas horas, dos o tres, salí de la recámara y dije a mi esposa: “Estoy sano, ¡gloria a Dios!” Los síntomas de la gripa se me habían quitado.

3. Las finanzas

¿Sabías que la Biblia enseña, vez tras vez, que Dios quiere que prosperes y tengas abundancia? ¿Que también enseña que el dinero no es malo? Sí, dice que la raíz de todo mal es el amor al dinero, pero no el dinero mismo. ¿Sabías que según Génesis 13:2, Abraham, “El padre de la fe” era riquísimo?

“Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro”. 

Quiero establecer con absoluta claridad que no es pecado tener bienes si uno no cae en el pecado de amarlos. ¡La miseria y la escasez no son la voluntad de Dios! Él no es el autor de ellas. Yo viví en miseria económica y nunca fue una bendición. Así como el pecado y la enfermedad entró en el mundo por el enemigo (satanás), también la miseria y la pobreza; él es el ladrón, no sólo de nuestra alma, sino también de todas las bendiciones que el Padre quiere darnos, incluyendo la bendición abundante.

Juan 10:10

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir...”.

El Salmo 1:3 nos dice que la persona que ama a Dios: 

“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.

Con  toda seguridad este texto no habla únicamente de finanzas; sino de relaciones familiares, salud, paz, trabajo, en fin, de todo; y desde luego, incluye la prosperidad económica.

Filipenses 4:19 

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. 

¡Él suplirá conforme a sus riquezas! Y Él no es tacaño ni está en bancarrota.

Hageo 2:8

“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos”. 

La plata y el oro son de Dios y si son de Él, también de nosotros porque somos sus herederos.

Proverbios 3:9-10

“Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Fíjate bien en las palabras “llenos”, “abundancia” y “rebosarán”. Esta no es provisión de ‘‘apenas’’.

Deuteronomio 8:18

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto...”.

El texto dice claramente que Dios nos da el poder para hacer las riquezas, ¡Él quiere prosperarnos! Pero con el fin de sostener su obra, es decir, prosperidad con responsabilidad.

3ª Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Mateo 6:33

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas (comida, vestido, cosas materiales, etc), os serán añadidas”. 

Alguien pudiera decirme: “Yo no creo que todo esto sea verdad, porque parece que los hijos del diablo tienen más dinero que los hijos de Dios..”. ¡Precisamente por esto necesitamos aprender a tomar dominio en el área de nuestras finanzas, para llegar a la abundancia en la que Dios quiere que vivamos! ¡No tienes que vivir en la miseria el resto de tu vida! ¡Levántate en fe y toma dominio sobre el “ladrón” en el nombre de Jesús! ¡Declara con tu boca que Dios suplirá todo lo que necesitas y que todo lo que hagas prosperará!

La Biblia nos enseña que debemos ayudar a los pobres, ¿Cómo lo podremos hacer si nosotros vivimos en el nivel de “apenas” o de escasez?

Comienza desde ahora a ser fiel a Dios con tus diezmos y ofrendas, porque si no lo haces así, esperarás en vano la bendición económica de Él. Pero si eres fiel con tu dinero, sea mucho o poco, entonces puedes tomar autoridad sobre el enemigo y reclamar lo que es tuyo.

Ahora declara en fe: Soy libre de la maldición de la escasez, no viviré en miseria, porque Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria; todo lo que hago prosperará. Yo honro al Señor con mis bienes, por lo tanto, mis graneros serán llenos con abundancia, según la palabra de Dios.

Conclusión

Este blog ha sido breve; sin embargo, creo que en él hay verdades que pueden transformarte en un cristiano victorioso y vencedor que reina en vida. 

Ver Mas

Sobrenatural Pt. II Hno. Victor Richards 2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII Hno. Victor Richards 2019-12-10

Sobrenatural Pt. I Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII Hno. Victor Richards 2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI Hno. Victor Richards 2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III Victor Richards 2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV Hno. Victor Richards 2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV Hno. Victor Richards 2019-11-12

El Dominio del Creyente Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII Hno. Victor Richards 2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII Hno. Victor Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV Victor y Gloria Richards 2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI Hno. Victor Richards 2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III Victor y Gloria Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X Hno. Victor Richards 2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX Hno. Victor Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II Victor y Gloria Richards 2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII Hno. Victor Richards 2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII Hno. Victor Richards 2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.III Hno. Victor Richards 2019-09-17

La Unción Pt.II Hno. Victor Richards 2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V Hno. Victor Richards 2019-09-10

La Unción Hno. Victor Richards 2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-09-03

Increíble Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt. III Hno. Victor Richards 2019-08-20

Increíble Pt.II Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús Hno. Victor Richards 2019-08-06

Increíble Pt. I Hno. Victor Richards 2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V Victor y Gloria Richards 2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV Victor y Gloria Richards 2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II Hno. Victor Richards 2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III Victor y Gloria Richards 2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I Hno. Victor Richards 2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV Hno. Victor Richards 2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II Victor y Gloria Richards 2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III Hno. Victor Richards 2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I Victor y Gloria Richards 2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV Hno. Victor Richards 2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III Hno. Victor Richards 2019-06-18

El Cristiano Auténtico Hno. Victor Richards 2019-06-18

Lecturas Recomendadas


El Dominio del Creyente Pt. IV





Por: Hno. Victor Richards
Martes 26 de Noviembre, 2019

Áreas de dominio

Hay muchas áreas en las cuales podemos ejercer el dominio del creyente, pero ahora vamos a considerar principalmente tres:

El pecado 

La enfermedad 

Las finanzas

1. El pecado

Son muchas las personas que a pesar de haber recibido el perdón de sus pecados, viven continuamente peleando con un pecado atormentador. Claman al Señor para que les ayude, pero siguen siendo “esclavos” de algo que no desean. Ellos necesitan tomar dominio sobre este problema.

Romanos 6:14

“Porque el pecado no se enseñoreará (tomará dominio) de vosotros...”. 

Salmo 119:133

“...Ninguna iniquidad se enseñoree (tome dominio) de mí”. 

Si te encuentras cayendo vez tras vez en el mismo pecado, si te encuentras esclavizado en un vicio o hábito pecaminoso, ejerce la autoridad de Cristo sobre la situación para ser libre. Declara con tu boca, en fe, lo que Dios dice.

Si tu debilidad es la ira, el chisme, la crítica o alguna otra, pon el nombre del pecado que te domina en el espacio en blanco.

Declara: “Tomo autoridad en mi vida sobre el pecado de ______________ en el poderoso nombre de Jesucristo y por su sangre derramada en la cruz del calvario me declaro libre de ______________  y someto mi voluntad, pensamientos, sueños, anhelos y decisiones a Cristo Jesús; no seré dominado. Jesús me liberó y viviré libre”.

Tu firme declaración en fe, basada en la Palabra, te traerá la victoria.

Continúa declarando la victoria con insistencia hasta que se manifieste en hechos.

A. Deseos sexuales

Un área de pecado donde muchos necesitan ejercer dominio, es su sexualidad. Las naturales relaciones sexuales entre los casados son la voluntad de Dios y una fuente de placer físico y emocional que no se puede igualar. Siempre que encontramos una bendición de Dios, ahí el enemigo quiere destruir y engañar. Sin duda él ha podido hacerlo con muchos, porque la fornicación, adulterio, divorcios, homosexualidad, pornografía y todas las formas de lujuria están creciendo como plaga. ¿Qué puedes hacer? Toma dominio de ti mismo y de tus deseos sexuales en el nombre de Jesús. Pidele que los mantenga dormidos y bajo su control.

Si tienes problemas en esta área, declara: “Tomo dominio sobre mi sexualidad en el nombre de Cristo. Declaro que viviré en pureza sexual y que no seré esclavo de la lujuria. Me someto a Dios y satanás tiene que huir de mí; él no me puede controlar ni condenar por el sexo. Tengo control de mí mismo en el poderoso nombre de Jesús”.

Repetir levemente las palabras, sin ninguna convicción, no hace la obra; es necesario afirmar con energía y convicción la declaración de dominio hasta que la victoria sea tuya.

A la vez que tomas autoridad sobre el pecado sexual, recuerda que la Biblia dice en: 

1 Corintios 6:18 

“Huid de la fornicación...”. 

Aléjate de las personas, lugares o situaciones que te son una tentación. El que juega con fuego, será quemado. En vez de jugar con la tentación sexual... ¡huye! Y toma dominio. Es un derecho de un heredero.

B. Malos pensamientos

Son muchas las personas que me han pedido ayuda porque tienen pensamientos que no quieren tener y que les están atormentando.

¿Qué se puede hacer?

Primeramente, aprende a no aceptar un pensamiento como tuyo sólo porque pasa por tu mente. Satanás quiere entregarte un bulto, un paquete, pero tú no tienes que aceptarlo.

Cuando reconozcas un pensamiento como del enemigo, decide que no vas a firmar por el paquete o bulto. Si persiste, toma dominio sobre él conforme a la Palabra. Recuerda lo que leíamos en: 

2 Corintios 10:5 

“...Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Empieza a declarar: 

Filipenses 4:8

“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

El pecado no me dominará porque tengo la mente de Cristo. Voy a pensar lo bueno y lo puro porque la sangre de Jesús me ha limpiado de toda impureza y maldad.

A la vez que ejerces una fe activa, debes huir de las fuentes generadoras de malos pensamientos, como pornografía, música erótica, películas violentas, etc., y debes llenar tu mente, corazón y boca con la Palabra de Dios.

Una de las tácticas que más usa el enemigo es traer culpabilidad y condenación por errores o pecados del pasado. Si te haz arrepentido de algún pecado, entonces estás bajo la sangre de Jesús; la Biblia dice que nuestros pecados están enterrados en lo más profundo del mar. Pon un aviso al diablo: “No se permite pescar”. No le permitas desenterrar lo que Cristo enterró y cubrió con su sangre. Perdona a todos los que te ofenden y a la vez, perdónate a ti mismo por las cosas del pasado que no se pueden cambiar.

Cuando vienen pensamientos de culpabilidad, di: “Gracias Jesús, por tu sangre que me ha limpiado. Acepto tu perdón y te doy gracias porque ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, que viven según el Espíritu” (Romanos 8:1).

Es muy importante vivir en dominio en esta área, porque nuestra mente es el campo de batalla y en gran parte, los pensamientos determinan si vivimos en victoria o en derrota.

Proverbios 23:7

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él...”. 

2. La enfermedad

La enfermedad es una maldición, nunca la voluntad de Dios; y para que puedas tomar autoridad sobre ella, tu corazón debe estar seguro de esta verdad.

Deuteronomio 28:15

 “...Si no oyeres la voz de Jehová tu Dios... vendrán sobre ti todas estas maldiciones...”.

Luego continúa en los versículos 22, 27, 28, 35, 59 y 61 enumerando toda clase de enfermedades como parte de la maldición.

Pero el Nuevo Testamento declara:

Gálatas 3:13

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley...”.

Mientras creas que la enfermedad es una bendición enviada por Dios para llevarte al arrepentimiento o enseñarte algo; entonces no podrás orar en fe y reclamar tu sanidad.

Éxodo 15:26

“...Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios... ninguna enfermedad... te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador”.

Este texto mejor traducido diría: “Yo soy Jehová tu sanador”. Es decir, que la naturaleza misma de Dios es sanadora, no enfermadora. Isaías 53:4 y 5 dice claramente que Jesús obró sanidad para nosotros en su cruz:

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores... y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Jesús dijo en Lucas 13:16, refiriéndose a la mujer que desde hacia 18 años tenía espíritu de enfermedad y andaba encorvada: “Y a esta hija de Abraham, que satanás había atado dieciocho años...”  Jesús vino a revelar al Padre y aquí Él nos enseña claramente quien es el autor de las enfermedades: satanás.

Ahora podemos pararnos firmemente sobre la peña de lo dicho por Dios y declarar: “Tomo dominio sobre toda enfermedad que me quiera atacar y declaro que Jesús ciertamente ya la llevó por mí y sufrió mi dolor y por su llaga fui curado. ¡Tomo autoridad sobre ella en el nombre de Jesús!”

Decláralo con certeza hasta que desaparezcan los síntomas y estés sano.

Recuerdo hace años, cuando apenas empecé a aprender estas verdades, que había una epidemia de gripe asiática, allí en la Sierra de Chihuahua, donde vivíamos. Los rancheros la llamaban “andancia” porque andaba de casa en casa; y tumbaba aun a la gente más fuerte. Muchos pasaron 15 días o más en la cama. Una mañana comencé a sentir los mismos síntomas de esta debilitante enfermedad y oí en mi mente como si satanás me dijera: ¡Ah! Tú, que estás enseñando al pueblo que Cristo sana hoy, como en los días que anduvo aquí, ¡qué ridículo te vas a ver cuando se den cuenta que tú, el predicador de sanidad, estás boca arriba, en la cama, bastante “malito”!

En ese momento, el espíritu dentro de mí se levantó, y con mi boca comencé a declarar las promesas de Dios sobre la sanidad. Seguí declarándolas aún con temperatura y dolor de cabeza. No acepté el “bulto o paquete” que satanás quería entregarme. En unas pocas horas, dos o tres, salí de la recámara y dije a mi esposa: “Estoy sano, ¡gloria a Dios!” Los síntomas de la gripa se me habían quitado.

3. Las finanzas

¿Sabías que la Biblia enseña, vez tras vez, que Dios quiere que prosperes y tengas abundancia? ¿Que también enseña que el dinero no es malo? Sí, dice que la raíz de todo mal es el amor al dinero, pero no el dinero mismo. ¿Sabías que según Génesis 13:2, Abraham, “El padre de la fe” era riquísimo?

“Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro”. 

Quiero establecer con absoluta claridad que no es pecado tener bienes si uno no cae en el pecado de amarlos. ¡La miseria y la escasez no son la voluntad de Dios! Él no es el autor de ellas. Yo viví en miseria económica y nunca fue una bendición. Así como el pecado y la enfermedad entró en el mundo por el enemigo (satanás), también la miseria y la pobreza; él es el ladrón, no sólo de nuestra alma, sino también de todas las bendiciones que el Padre quiere darnos, incluyendo la bendición abundante.

Juan 10:10

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir...”.

El Salmo 1:3 nos dice que la persona que ama a Dios: 

“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.

Con  toda seguridad este texto no habla únicamente de finanzas; sino de relaciones familiares, salud, paz, trabajo, en fin, de todo; y desde luego, incluye la prosperidad económica.

Filipenses 4:19 

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. 

¡Él suplirá conforme a sus riquezas! Y Él no es tacaño ni está en bancarrota.

Hageo 2:8

“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos”. 

La plata y el oro son de Dios y si son de Él, también de nosotros porque somos sus herederos.

Proverbios 3:9-10

“Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Fíjate bien en las palabras “llenos”, “abundancia” y “rebosarán”. Esta no es provisión de ‘‘apenas’’.

Deuteronomio 8:18

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto...”.

El texto dice claramente que Dios nos da el poder para hacer las riquezas, ¡Él quiere prosperarnos! Pero con el fin de sostener su obra, es decir, prosperidad con responsabilidad.

3ª Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Mateo 6:33

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas (comida, vestido, cosas materiales, etc), os serán añadidas”. 

Alguien pudiera decirme: “Yo no creo que todo esto sea verdad, porque parece que los hijos del diablo tienen más dinero que los hijos de Dios..”. ¡Precisamente por esto necesitamos aprender a tomar dominio en el área de nuestras finanzas, para llegar a la abundancia en la que Dios quiere que vivamos! ¡No tienes que vivir en la miseria el resto de tu vida! ¡Levántate en fe y toma dominio sobre el “ladrón” en el nombre de Jesús! ¡Declara con tu boca que Dios suplirá todo lo que necesitas y que todo lo que hagas prosperará!

La Biblia nos enseña que debemos ayudar a los pobres, ¿Cómo lo podremos hacer si nosotros vivimos en el nivel de “apenas” o de escasez?

Comienza desde ahora a ser fiel a Dios con tus diezmos y ofrendas, porque si no lo haces así, esperarás en vano la bendición económica de Él. Pero si eres fiel con tu dinero, sea mucho o poco, entonces puedes tomar autoridad sobre el enemigo y reclamar lo que es tuyo.

Ahora declara en fe: Soy libre de la maldición de la escasez, no viviré en miseria, porque Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria; todo lo que hago prosperará. Yo honro al Señor con mis bienes, por lo tanto, mis graneros serán llenos con abundancia, según la palabra de Dios.

Conclusión

Este blog ha sido breve; sin embargo, creo que en él hay verdades que pueden transformarte en un cristiano victorioso y vencedor que reina en vida. 

Ver Mas

Sobrenatural Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-12-10

El Jesús Auténtico Pt. XVIII
Hno. Victor Richards
2019-12-10

Sobrenatural Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVII
Hno. Victor Richards
2019-12-03

El Jesús Auténtico Pt. XVI
Hno. Victor Richards
2019-11-26

El Dominio del Creyente Pt. III
Victor Richards
2019-11-19

El Jesús Auténtico Pt. XV
Hno. Victor Richards
2019-11-19

El Dominio del Creyente Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-11-12

El Jesús Auténtico Pt. XIV
Hno. Victor Richards
2019-11-12

El Dominio del Creyente
Hno. Victor Richards
2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XIII
Hno. Victor Richards
2019-11-05

El Jesús Auténtico Pt. XII
Hno. Victor Richards
2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt. V
Victor y Gloria Richards
2019-10-29

Matrimonio al Máximo Pt.IV
Victor y Gloria Richards
2019-10-22

El Jesús Auténtico Pt. XI
Hno. Victor Richards
2019-10-22

Matrimonio al Máximo Pt. III
Victor y Gloria Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. X
Hno. Victor Richards
2019-10-15

El Jesús Auténtico Pt. IX
Hno. Victor Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt. II
Victor y Gloria Richards
2019-10-08

Matrimonio al Máximo Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VIII
Hno. Victor Richards
2019-10-01

El Jesús Auténtico Pt.VII
Hno. Victor Richards
2019-09-24

El Jesús Auténtico Pt.VI
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-09-17

La Unción Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-09-10

El Jesús Auténtico Pt.V
Hno. Victor Richards
2019-09-10

La Unción
Hno. Victor Richards
2019-09-03

El Jesús Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-09-03

Increíble Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-08-27

Él Jesús Auténtico Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-08-27

El Jesús Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-08-20

Increíble Pt.II
Hno. Victor Richards
2019-08-13

El Jesús Auténtico Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-13

El Ministerio Sanador de Jesús
Hno. Victor Richards
2019-08-06

Increíble Pt. I
Hno. Victor Richards
2019-08-06

La Familia... El Plan Original Pt. V
Victor y Gloria Richards
2019-08-02

Para Alcanzar la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2019-08-02

La Familia... El Plan Original Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2019-07-23

El Temor de Dios Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-07-23

La Familia... El Plan Original Pt.III
Victor y Gloria Richards
2019-07-16

El Temor de Dios Pt.I
Hno. Victor Richards
2019-07-16

El Cristiano Auténtico Pt.IV
Hno. Victor Richards
2019-07-09

La Familia... El Plan Original Pt.II
Victor y Gloria Richards
2019-07-09

El Cristiano Auténtico Pt. III
Hno. Victor Richards
2019-07-02

La Familia... el Plan Original Pt.I
Victor y Gloria Richards
2019-07-02

El Cristiano Auténtico Pt. II
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt. IV
Hno. Victor Richards
2019-06-25

El Desafío de ser Hombre Pt.III
Hno. Victor Richards
2019-06-18

El Cristiano Auténtico
Hno. Victor Richards
2019-06-18

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320