El Asombroso e Inagotable Amor de Dios



Publicado el:
Martes 4 de Febrero, 2020

Si tú eres una persona que ama al Señor pero batallas para creer o percibir que en verdad Él te ama a ti, ¡entonces esta lectura es para ti!

Si por tener padres terrenales que te mostraban amor únicamente cuando hacías algo digno de merecer, ahora se te dificulta creer que en verdad tu Padre celestial te ama incondicionalmente, ¡este libro es para ti!

Si creciste y fuiste discipulado en una iglesia legalista donde enseñaban más sobre el temor, la ira y el juicio de Dios, que sobre su misericordia, y ahora batallas con la inseguridad y en creer que Dios te ama a pesar de tus fallas y debilidades, ¡este libro es para ti!

Si has vivido con alguien, tal vez tu cónyuge, quien te ha recordado continuamente a través de los años tus insuficiencias, por lo cual no puedes creer que Dios te ama tal como eres entonces, ¡esta lectura es para ti!

Y aun, si tú nunca has batallado para creer que el Padre celestial, el Creador del universo, te ama inmensamente, este libro te confirmará esa verdad transformadora como nunca antes. ¡Te inspirará!

En cierta ocasión, le preguntaron a Karl Barth, un gran teólogo que había estudiado la Biblia de principio a fin, cuál había sido la doctrina o el pensamiento más profundo e impactante que él había descubierto en todos sus años de estudio.

¡Cuál fue la sorpresa de los oyentes! Cuando este hombre, sin titubear, contestó:

La verdad más profunda que yo conozco se expresa en un canto infantil que mi madre me enseñó hace muchos años: “Cristo me ama, bien lo sé, porque la Biblia dice así”.

Este gran teólogo reconoció que no hay ninguna verdad más profunda, ni relevante, ni impactante, que el hecho de que Cristo nos ama, una verdad que podemos encontrar a través de toda la Biblia.

“¡Sé que le caigo bien!”

Un autor que ha escrito mucho sobre el amor de Dios es Mike Bickle, y él cuenta algo muy interesante. Dice:

La gente me pregunta continuamente si de veras siempre estoy feliz, porque raras veces me ven sin una sonrisa, y les es difícil creer que uno puede estar feliz todo el tiempo. Hasta le preguntan a mi esposa y a mis colaboradores si es cierto que siempre estoy feliz. Y ellos les confirman que sí.

Lo que les sorprende es cuando les digo “mi secreto” de la felicidad, aunque realmente no es un secreto. Me encanta compartir con la gente que estoy sobreabundantemente feliz porque sé que Dios me ama, es más, ¡sé que le caigo bien! De hecho, ¡aun sé que soy su favorito!

Antes de que me juzgues arrogante, permíteme explicar. No soy el único favorito de Dios. Si tú eres su hijo, a través de Jesucristo, tú también eres su favorito. Así que, el “secreto” de estar feliz todo el tiempo es saber que Dios realmente te ama mucho y... ¡que le caes bien!

¿Tienes tú esta misma seguridad… de que Dios no solo te ama, sino que te ama mucho y se deleita en ti? Estoy convencido de que nosotros no podemos llegar a tener una relación cercana y sana con Dios a menos que entendamos su amor, y lo mucho que Él nos ama. Al entender el amor de Dios, nos da confianza en nuestra relación con Él y a la vez,  nos da seguridad en relación a lo que pasa a nuestro alrededor.

A veces, estamos llenos de temor y preocupación por lo que sucede, pero cuando entendemos el amor de Dios, el temor se disipa porque nos damos cuenta de la seguridad que el amor de Dios nos da. Juan lo resumió así:

1 Juan 4:18

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor...”

Cuando realmente conocemos y experimentamos a Dios y su amor, ¡el temor deja de agobiarnos! De la misma manera, tampoco podemos llegar a ser verdaderos adoradores, a menos que entendamos su amor. Considera en el Salmo 90:14 lo que dice David:

“De mañana sácianos de tu misericordia y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días”.

También podemos leer el texto así: De mañana sácianos con tu amor para que nos alegremos. ¡Saber que él nos ama es la base de nuestra alegría!

Lecciones aprendidas del “discípulo amado”

Ya mencionamos al apóstol Juan, y sin duda, su evangelio es lo que más nos enseña acerca del amor de Dios,  revelado en su Hijo Jesucristo. Es en Juan 3:16 donde encontramos las impactantes palabras de Jesús:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Y en sus epístolas, sobre todo la primera, predomina el tema del amor. Él nos enseña que la esencia de Dios es amor, diciendo que el que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

¿Por qué es que Juan escribía tanto del amor de Dios? ¿Qué característica había en este hombre que lo hacía diferente a los demás en sus escritos, que habla una y otra vez de una manera tan sencilla y profunda del amor de Dios?

Nosotros conocemos a Juan como el “discípulo amado” pero, ¿por qué? ¿En qué se basa?

Leemos en Juan 13:23

“Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús”.

¿Quién es este discípulo? Juan.

También encontramos en Juan 19:26

“Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo”.

Y entendemos por otros evangelios que es Juan del que está hablando en este pasaje.

También leemos en los capítulos 20 y 21 de Juan acerca del amor que Jesús tenía por Juan.  Pero, ¿te das cuenta de algo? El único de los evangelistas que habla del hecho que Jesús amaba a Juan, es Juan. Él escribe una y otra vez que Jesús lo ama, pero ninguno de los otros discípulos lo mencionan.

Juan percibía el amor de Jesús

¿Por qué? ¿Por qué Juan hablaba de esta manera acerca del amor que Jesús tenía por él? Personalmente creo que la explicación es muy sencilla y tiene que ver con la manera en que Juan había aprendido a relacionarse con Jesús. No sé si los otros discípulos percibían el amor especial que Jesús sentía por ellos, pero ¡Juan sí lo percibió! Por lo tanto, tuvo más confianza para acercarse con Él.

Para explicarme mejor, permíteme dar un ejemplo personal. ¿Alguna vez has escuchado el comentario, o tú mismo has sentido, que tu pastor o alguno de los líderes ama más a algunos de su congregación que a los demás? ¡Estoy seguro que esto sucede en todo ministerio! Vástago, el ministerio que Dios nos ha dado, no es la excepción. Hay muchas personas con las que me relaciono, pero me doy cuenta que hay quienes piensan que yo tengo preferencia por algunos de los que trabajan conmigo. Pero ¿sabes qué?  La realidad es que las personas con las que llevo una mejor relación, a quienes aparentemente “amo más”, son personas que son un poquito más libres, no son fácilmente heridos, son personas que se abren para amar y para ser amados.

Pero, ¿en realidad tenía Jesús un amor especial por Juan? La verdad es que en ningún lugar en la Biblia vas a encontrar que Jesús amaba más a Juan que al resto de los discípulos. De hecho, lo que sí dicen los evangelios, es que Jesús amaba a todos sus discípulos. Toma nota:

Juan 15:9

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado…”.

Lo que está diciendo Jesús es que el amor del Padre, que es un amor perfecto, está en Él y con ese amor, Él ama a sus discípulos. A todos los amó por igual, porque les amó con el amor del Padre, que es un amor perfecto.

Juan 15:12

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”.

Juan 13:1

“...Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin”.

Amó a Pedro aunque lo haya negado, amó a Tomás aunque haya dudado. ¡Amó a todos los discípulos! Pero Juan sentía o percibía el amor de una manera más cercana, más personal.

1 Juan 3:16

“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros...”.

Yo sé que la mayoría de las personas cristianas creen de una manera intelectual que Dios les ama. Lo creemos porque la Biblia lo dice, pero, ¿en verdad conocemos ese amor? ¿Tú lo crees? ¿Lo has llevado de la mente a tu corazón? Y, ¿ese conocimiento ha revolucionado radicalmente tu vida? Cuando realmente entendemos el amor de Dios y nos abrimos para experimentarlo, nos cambia. ¡Somos totalmente transformados por ese amor! Lo trágico es que demasiadas personas pasan sus vidas creyendo intelectualmente en el amor de Dios, pero sin experimentarlo de una manera personal.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios




Publicado el:
Martes 4 de Febrero, 2020

Si tú eres una persona que ama al Señor pero batallas para creer o percibir que en verdad Él te ama a ti, ¡entonces esta lectura es para ti!

Si por tener padres terrenales que te mostraban amor únicamente cuando hacías algo digno de merecer, ahora se te dificulta creer que en verdad tu Padre celestial te ama incondicionalmente, ¡este libro es para ti!

Si creciste y fuiste discipulado en una iglesia legalista donde enseñaban más sobre el temor, la ira y el juicio de Dios, que sobre su misericordia, y ahora batallas con la inseguridad y en creer que Dios te ama a pesar de tus fallas y debilidades, ¡este libro es para ti!

Si has vivido con alguien, tal vez tu cónyuge, quien te ha recordado continuamente a través de los años tus insuficiencias, por lo cual no puedes creer que Dios te ama tal como eres entonces, ¡esta lectura es para ti!

Y aun, si tú nunca has batallado para creer que el Padre celestial, el Creador del universo, te ama inmensamente, este libro te confirmará esa verdad transformadora como nunca antes. ¡Te inspirará!

En cierta ocasión, le preguntaron a Karl Barth, un gran teólogo que había estudiado la Biblia de principio a fin, cuál había sido la doctrina o el pensamiento más profundo e impactante que él había descubierto en todos sus años de estudio.

¡Cuál fue la sorpresa de los oyentes! Cuando este hombre, sin titubear, contestó:

La verdad más profunda que yo conozco se expresa en un canto infantil que mi madre me enseñó hace muchos años: “Cristo me ama, bien lo sé, porque la Biblia dice así”.

Este gran teólogo reconoció que no hay ninguna verdad más profunda, ni relevante, ni impactante, que el hecho de que Cristo nos ama, una verdad que podemos encontrar a través de toda la Biblia.

“¡Sé que le caigo bien!”

Un autor que ha escrito mucho sobre el amor de Dios es Mike Bickle, y él cuenta algo muy interesante. Dice:

La gente me pregunta continuamente si de veras siempre estoy feliz, porque raras veces me ven sin una sonrisa, y les es difícil creer que uno puede estar feliz todo el tiempo. Hasta le preguntan a mi esposa y a mis colaboradores si es cierto que siempre estoy feliz. Y ellos les confirman que sí.

Lo que les sorprende es cuando les digo “mi secreto” de la felicidad, aunque realmente no es un secreto. Me encanta compartir con la gente que estoy sobreabundantemente feliz porque sé que Dios me ama, es más, ¡sé que le caigo bien! De hecho, ¡aun sé que soy su favorito!

Antes de que me juzgues arrogante, permíteme explicar. No soy el único favorito de Dios. Si tú eres su hijo, a través de Jesucristo, tú también eres su favorito. Así que, el “secreto” de estar feliz todo el tiempo es saber que Dios realmente te ama mucho y... ¡que le caes bien!

¿Tienes tú esta misma seguridad… de que Dios no solo te ama, sino que te ama mucho y se deleita en ti? Estoy convencido de que nosotros no podemos llegar a tener una relación cercana y sana con Dios a menos que entendamos su amor, y lo mucho que Él nos ama. Al entender el amor de Dios, nos da confianza en nuestra relación con Él y a la vez,  nos da seguridad en relación a lo que pasa a nuestro alrededor.

A veces, estamos llenos de temor y preocupación por lo que sucede, pero cuando entendemos el amor de Dios, el temor se disipa porque nos damos cuenta de la seguridad que el amor de Dios nos da. Juan lo resumió así:

1 Juan 4:18

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor...”

Cuando realmente conocemos y experimentamos a Dios y su amor, ¡el temor deja de agobiarnos! De la misma manera, tampoco podemos llegar a ser verdaderos adoradores, a menos que entendamos su amor. Considera en el Salmo 90:14 lo que dice David:

“De mañana sácianos de tu misericordia y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días”.

También podemos leer el texto así: De mañana sácianos con tu amor para que nos alegremos. ¡Saber que él nos ama es la base de nuestra alegría!

Lecciones aprendidas del “discípulo amado”

Ya mencionamos al apóstol Juan, y sin duda, su evangelio es lo que más nos enseña acerca del amor de Dios,  revelado en su Hijo Jesucristo. Es en Juan 3:16 donde encontramos las impactantes palabras de Jesús:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Y en sus epístolas, sobre todo la primera, predomina el tema del amor. Él nos enseña que la esencia de Dios es amor, diciendo que el que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

¿Por qué es que Juan escribía tanto del amor de Dios? ¿Qué característica había en este hombre que lo hacía diferente a los demás en sus escritos, que habla una y otra vez de una manera tan sencilla y profunda del amor de Dios?

Nosotros conocemos a Juan como el “discípulo amado” pero, ¿por qué? ¿En qué se basa?

Leemos en Juan 13:23

“Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús”.

¿Quién es este discípulo? Juan.

También encontramos en Juan 19:26

“Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo”.

Y entendemos por otros evangelios que es Juan del que está hablando en este pasaje.

También leemos en los capítulos 20 y 21 de Juan acerca del amor que Jesús tenía por Juan.  Pero, ¿te das cuenta de algo? El único de los evangelistas que habla del hecho que Jesús amaba a Juan, es Juan. Él escribe una y otra vez que Jesús lo ama, pero ninguno de los otros discípulos lo mencionan.

Juan percibía el amor de Jesús

¿Por qué? ¿Por qué Juan hablaba de esta manera acerca del amor que Jesús tenía por él? Personalmente creo que la explicación es muy sencilla y tiene que ver con la manera en que Juan había aprendido a relacionarse con Jesús. No sé si los otros discípulos percibían el amor especial que Jesús sentía por ellos, pero ¡Juan sí lo percibió! Por lo tanto, tuvo más confianza para acercarse con Él.

Para explicarme mejor, permíteme dar un ejemplo personal. ¿Alguna vez has escuchado el comentario, o tú mismo has sentido, que tu pastor o alguno de los líderes ama más a algunos de su congregación que a los demás? ¡Estoy seguro que esto sucede en todo ministerio! Vástago, el ministerio que Dios nos ha dado, no es la excepción. Hay muchas personas con las que me relaciono, pero me doy cuenta que hay quienes piensan que yo tengo preferencia por algunos de los que trabajan conmigo. Pero ¿sabes qué?  La realidad es que las personas con las que llevo una mejor relación, a quienes aparentemente “amo más”, son personas que son un poquito más libres, no son fácilmente heridos, son personas que se abren para amar y para ser amados.

Pero, ¿en realidad tenía Jesús un amor especial por Juan? La verdad es que en ningún lugar en la Biblia vas a encontrar que Jesús amaba más a Juan que al resto de los discípulos. De hecho, lo que sí dicen los evangelios, es que Jesús amaba a todos sus discípulos. Toma nota:

Juan 15:9

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado…”.

Lo que está diciendo Jesús es que el amor del Padre, que es un amor perfecto, está en Él y con ese amor, Él ama a sus discípulos. A todos los amó por igual, porque les amó con el amor del Padre, que es un amor perfecto.

Juan 15:12

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”.

Juan 13:1

“...Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin”.

Amó a Pedro aunque lo haya negado, amó a Tomás aunque haya dudado. ¡Amó a todos los discípulos! Pero Juan sentía o percibía el amor de una manera más cercana, más personal.

1 Juan 3:16

“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros...”.

Yo sé que la mayoría de las personas cristianas creen de una manera intelectual que Dios les ama. Lo creemos porque la Biblia lo dice, pero, ¿en verdad conocemos ese amor? ¿Tú lo crees? ¿Lo has llevado de la mente a tu corazón? Y, ¿ese conocimiento ha revolucionado radicalmente tu vida? Cuando realmente entendemos el amor de Dios y nos abrimos para experimentarlo, nos cambia. ¡Somos totalmente transformados por ese amor! Lo trágico es que demasiadas personas pasan sus vidas creyendo intelectualmente en el amor de Dios, pero sin experimentarlo de una manera personal.

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Lecturas Recomendadas


El Asombroso e Inagotable Amor de Dios





Por: Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
Martes 4 de Febrero, 2020

Si tú eres una persona que ama al Señor pero batallas para creer o percibir que en verdad Él te ama a ti, ¡entonces esta lectura es para ti!

Si por tener padres terrenales que te mostraban amor únicamente cuando hacías algo digno de merecer, ahora se te dificulta creer que en verdad tu Padre celestial te ama incondicionalmente, ¡este libro es para ti!

Si creciste y fuiste discipulado en una iglesia legalista donde enseñaban más sobre el temor, la ira y el juicio de Dios, que sobre su misericordia, y ahora batallas con la inseguridad y en creer que Dios te ama a pesar de tus fallas y debilidades, ¡este libro es para ti!

Si has vivido con alguien, tal vez tu cónyuge, quien te ha recordado continuamente a través de los años tus insuficiencias, por lo cual no puedes creer que Dios te ama tal como eres entonces, ¡esta lectura es para ti!

Y aun, si tú nunca has batallado para creer que el Padre celestial, el Creador del universo, te ama inmensamente, este libro te confirmará esa verdad transformadora como nunca antes. ¡Te inspirará!

En cierta ocasión, le preguntaron a Karl Barth, un gran teólogo que había estudiado la Biblia de principio a fin, cuál había sido la doctrina o el pensamiento más profundo e impactante que él había descubierto en todos sus años de estudio.

¡Cuál fue la sorpresa de los oyentes! Cuando este hombre, sin titubear, contestó:

La verdad más profunda que yo conozco se expresa en un canto infantil que mi madre me enseñó hace muchos años: “Cristo me ama, bien lo sé, porque la Biblia dice así”.

Este gran teólogo reconoció que no hay ninguna verdad más profunda, ni relevante, ni impactante, que el hecho de que Cristo nos ama, una verdad que podemos encontrar a través de toda la Biblia.

“¡Sé que le caigo bien!”

Un autor que ha escrito mucho sobre el amor de Dios es Mike Bickle, y él cuenta algo muy interesante. Dice:

La gente me pregunta continuamente si de veras siempre estoy feliz, porque raras veces me ven sin una sonrisa, y les es difícil creer que uno puede estar feliz todo el tiempo. Hasta le preguntan a mi esposa y a mis colaboradores si es cierto que siempre estoy feliz. Y ellos les confirman que sí.

Lo que les sorprende es cuando les digo “mi secreto” de la felicidad, aunque realmente no es un secreto. Me encanta compartir con la gente que estoy sobreabundantemente feliz porque sé que Dios me ama, es más, ¡sé que le caigo bien! De hecho, ¡aun sé que soy su favorito!

Antes de que me juzgues arrogante, permíteme explicar. No soy el único favorito de Dios. Si tú eres su hijo, a través de Jesucristo, tú también eres su favorito. Así que, el “secreto” de estar feliz todo el tiempo es saber que Dios realmente te ama mucho y... ¡que le caes bien!

¿Tienes tú esta misma seguridad… de que Dios no solo te ama, sino que te ama mucho y se deleita en ti? Estoy convencido de que nosotros no podemos llegar a tener una relación cercana y sana con Dios a menos que entendamos su amor, y lo mucho que Él nos ama. Al entender el amor de Dios, nos da confianza en nuestra relación con Él y a la vez,  nos da seguridad en relación a lo que pasa a nuestro alrededor.

A veces, estamos llenos de temor y preocupación por lo que sucede, pero cuando entendemos el amor de Dios, el temor se disipa porque nos damos cuenta de la seguridad que el amor de Dios nos da. Juan lo resumió así:

1 Juan 4:18

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor...”

Cuando realmente conocemos y experimentamos a Dios y su amor, ¡el temor deja de agobiarnos! De la misma manera, tampoco podemos llegar a ser verdaderos adoradores, a menos que entendamos su amor. Considera en el Salmo 90:14 lo que dice David:

“De mañana sácianos de tu misericordia y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días”.

También podemos leer el texto así: De mañana sácianos con tu amor para que nos alegremos. ¡Saber que él nos ama es la base de nuestra alegría!

Lecciones aprendidas del “discípulo amado”

Ya mencionamos al apóstol Juan, y sin duda, su evangelio es lo que más nos enseña acerca del amor de Dios,  revelado en su Hijo Jesucristo. Es en Juan 3:16 donde encontramos las impactantes palabras de Jesús:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Y en sus epístolas, sobre todo la primera, predomina el tema del amor. Él nos enseña que la esencia de Dios es amor, diciendo que el que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

¿Por qué es que Juan escribía tanto del amor de Dios? ¿Qué característica había en este hombre que lo hacía diferente a los demás en sus escritos, que habla una y otra vez de una manera tan sencilla y profunda del amor de Dios?

Nosotros conocemos a Juan como el “discípulo amado” pero, ¿por qué? ¿En qué se basa?

Leemos en Juan 13:23

“Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús”.

¿Quién es este discípulo? Juan.

También encontramos en Juan 19:26

“Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo”.

Y entendemos por otros evangelios que es Juan del que está hablando en este pasaje.

También leemos en los capítulos 20 y 21 de Juan acerca del amor que Jesús tenía por Juan.  Pero, ¿te das cuenta de algo? El único de los evangelistas que habla del hecho que Jesús amaba a Juan, es Juan. Él escribe una y otra vez que Jesús lo ama, pero ninguno de los otros discípulos lo mencionan.

Juan percibía el amor de Jesús

¿Por qué? ¿Por qué Juan hablaba de esta manera acerca del amor que Jesús tenía por él? Personalmente creo que la explicación es muy sencilla y tiene que ver con la manera en que Juan había aprendido a relacionarse con Jesús. No sé si los otros discípulos percibían el amor especial que Jesús sentía por ellos, pero ¡Juan sí lo percibió! Por lo tanto, tuvo más confianza para acercarse con Él.

Para explicarme mejor, permíteme dar un ejemplo personal. ¿Alguna vez has escuchado el comentario, o tú mismo has sentido, que tu pastor o alguno de los líderes ama más a algunos de su congregación que a los demás? ¡Estoy seguro que esto sucede en todo ministerio! Vástago, el ministerio que Dios nos ha dado, no es la excepción. Hay muchas personas con las que me relaciono, pero me doy cuenta que hay quienes piensan que yo tengo preferencia por algunos de los que trabajan conmigo. Pero ¿sabes qué?  La realidad es que las personas con las que llevo una mejor relación, a quienes aparentemente “amo más”, son personas que son un poquito más libres, no son fácilmente heridos, son personas que se abren para amar y para ser amados.

Pero, ¿en realidad tenía Jesús un amor especial por Juan? La verdad es que en ningún lugar en la Biblia vas a encontrar que Jesús amaba más a Juan que al resto de los discípulos. De hecho, lo que sí dicen los evangelios, es que Jesús amaba a todos sus discípulos. Toma nota:

Juan 15:9

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado…”.

Lo que está diciendo Jesús es que el amor del Padre, que es un amor perfecto, está en Él y con ese amor, Él ama a sus discípulos. A todos los amó por igual, porque les amó con el amor del Padre, que es un amor perfecto.

Juan 15:12

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”.

Juan 13:1

“...Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin”.

Amó a Pedro aunque lo haya negado, amó a Tomás aunque haya dudado. ¡Amó a todos los discípulos! Pero Juan sentía o percibía el amor de una manera más cercana, más personal.

1 Juan 3:16

“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros...”.

Yo sé que la mayoría de las personas cristianas creen de una manera intelectual que Dios les ama. Lo creemos porque la Biblia lo dice, pero, ¿en verdad conocemos ese amor? ¿Tú lo crees? ¿Lo has llevado de la mente a tu corazón? Y, ¿ese conocimiento ha revolucionado radicalmente tu vida? Cuando realmente entendemos el amor de Dios y nos abrimos para experimentarlo, nos cambia. ¡Somos totalmente transformados por ese amor! Lo trágico es que demasiadas personas pasan sus vidas creyendo intelectualmente en el amor de Dios, pero sin experimentarlo de una manera personal.

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. II
Victor y Gloria Richards
2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-01-14

Intercesión Pt. I
Victor y Gloria Richards
2020-01-07

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320