Rompiendo Ataduras IV



Publicado el:
Miércoles 25 de Marzo, 2020

Otras ataduras

Posiblemente digas: “Yo  decidí ser seguidor de Jesús y he sido perdonado de los pecados del ocultismo y cosas parecidas”. ¡Qué bueno! Si has nacido de nuevo, ya estás perdonado. Sin embargo, en mis 30 años de ministerio, he visto a muchos cristianos todavía atados y oprimidos (no dije “poseídos”) por el enemigo; todavía sufriendo las consecuencias del pasado y necesitando ser liberados.

Obviamente no podemos culpar a un espíritu maligno por cada problema que tenemos, pues nuestra carnalidad también contribuye a esto. Siempre estarán en lucha la carne y el espíritu. Por eso la Biblia nos enseña a ponerla en la cruz, es decir, hacer morir nuestra carne.

Gálatas 5:24

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

Romanos 8:13

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”.

Entonces, ¿cómo podemos discernir si nuestra lucha es contra la carne... lo que demanda disciplina propia... o si es un espíritu maligno atacándonos y necesitamos liberación?

Aquí es donde conviene recordar que los espíritus malignos tienen tres características notables:          

1. Atormentan  

2. Ensucian

3. Esclavizan

Por ejemplo, hay cristianos que aman al Señor con todo el corazón, que han orado, luchado y ayunado. Sin embargo, viven atormentados por temores infundados. Necesitan reconocer su propio problema como lo que es: una opresión demoníaca, y hay que romperla en el nombre de Jesús.

Algunos otros hermanos viven con pensamientos sucios y en constante lucha por mantener una mente pura. También ellos pueden alcanzar victoria en el nombre de Jesús.

Hay quienes están esclavizados por la lujuria, el alcohol y otras adicciones. Hace poco leí de un renombrado evangelista que escribió lo siguiente: “Por varios años me encontré atrapado y esclavizado por la lujuria aun mientras predicaba. Muchas veces pregunté a un amigo íntimo: ¿Podrá un hombre ser totalmente libre? Desafortunadamente, tampoco él sabía la respuesta. Gracias a Dios, por fin alguien me enseñó la verdad de la liberación y fuí liberado”. Me hace pensar en Israel, el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento; aunque estaba en la tierra prometida, se encontraba prisionero de sus enemigos (Habacuc 1; Nehemías 9).

He visto personalmente a muchos hombres y mujeres librados después de 10 o 15 años de estar atormentados y atrapados, cuando se ha usado el poderoso nombre de Jesús para romper estas ataduras u opresiones.  

Por favor, no me malentiendas. La liberación no es una “solución fácil”. Después de romper el poder del enemigo, uno tiene que tomar dominio propio y formar nuevos hábitos. Pero hasta romper la atadura, el dominio propio en sí no produce resultados.

¿Cómo puede un cristiano tener una atadura satánica?

Si eres un cristiano obediente, que camina siempre con el Señor, no tienes nada que temer. Debes vivir confiado en las poderosas promesas de Dios. 

Lucas 10:19 (NVI)

“Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño”.

Tenemos al diablo bajo nuestros pies. 

 1 Juan 4:4

 “...mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”.

Es el pecado del que no nos hemos arrepentido el que da lugar a satanás. 

Santiago 3:16 

“Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”.

El evangelista antes mencionado no era culpable de hechicería ni idolatría; pero él cuenta que su mundo denominacional estaba lleno de celos y contenciones (pleitos), especialmente entre los mismos líderes. Santiago afirma que donde hay estas cosas, allí hay toda obra perversa, satánica.

Aparte de los celos y contenciones, Mateo 18:23-35 nos señala otro pecado que abre la puerta al ataque del enemigo. Es el relato de los dos siervos que estaban endeudados con sus amos. El primero debía millones y cuando no pudo pagar, pidió misericordia y su señor le perdonó. Pero al salir de allí, encontró a un compañero de trabajo, que le debía una cantidad relativamente pequeña y en lugar de perdonarle, lo mandó a la cárcel. Al saberlo, su amo le reclama y le recuerda que le había perdonado una cantidad grande. El relato concluye con los versículos 33 al 35 así: 

“¿No debías tú también tener misericordia con tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”.

Fíjate bien en la palabra “verdugos”. La palabra significa “los que atormentan”. La enseñanza clara es que si insistimos en guardar rencor y no perdonar, después de tanto que Dios nos ha perdonado, le estamos abriendo la puerta a los que atormentan. Pudieran ser espíritus de temor, depresión, confusión, opresión, problemas sexuales, etc.

Así que los celos, las contenciones y la falta de perdón son algunos de los pecados que abren la puerta al enemigo y le dan el “derecho” de atormentarnos. Seguramente acarrea maldición jugar con la ouija, consultar horóscopos, etc.

Maldiciones familiares

Se entiende por maldición familiar la que se pasa de una generación a otra. ¿Conoces familias donde los padres heredan enfermedades a los hijos? Por ejemplo; diabetes o cáncer. El abuelito murió a causa de la diabetes, el hijo sufre la misma enfermedad y luego el nieto resulta con lo mismo. A pesar de que ésta es una manifestación física, bien pudiera ser una maldición familiar.

Que las personas sean propensas a sufrir accidentes puede ser otra indicación de una maldición familiar.

Estas maldiciones están relacionadas frecuentemente con pecado sexual. Deuteronomio 27 y Levítico 18 mencionan específicamente los pecados de incesto, bestialidad, homosexualidad y adulterio que acarrean maldición y tienen consecuencias de largo alcance.

El segundo de los diez mandamientos que Dios dio a su pueblo Israel dice así:

 Éxodo 20:4-5

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. 

La idolatría del padre trajo una maldición hasta la tercera y cuarta generación de los hijos.

Ahora en Cristo, puedes tomar dominio sobre el enemigo y romper cualquier maldición que haya quedado sobre tu familia.

En Ezequiel 18:2 hay un texto muy revelador sobre esto: 

“...Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera”. 

A veces los pecados de los padres transmiten a los hijos consecuencias sorprendentes.

Personalmente conocí a una niña de cinco años afectada gravemente por el espíritu de rencor que había en su madre. El padre de la niña, que era un pastor, estaba plenamente entregado al Señor junto con su esposa. A pesar de que le dieron a su hijita cariño, atenciones y disciplina con amor, de repente la niña comenzó a tener ataques de histeria y de rebeldía exagerada. El problema llegó al grado de estar destruyendo la paz familiar y afectando el ministerio creciente de la iglesia. Los padres la llevaron con los médicos pero no encontraron nada. Sin entrar en todos los detalles, después de meses de mucha oración y buscar consejo, unos siervos del Señor identificaron la raíz del problema: un espíritu de rencor en la mamá. Al ministrar liberación, la madre perdonó y la atadura fue rota. Hoy la niña es una chica feliz y obediente que no ha vuelto a tener otra manifestación agresiva.

¡Protege a tus hijos!

Satanás ataca a todos, pero logra más resultados con niños indefensos.

Hoy en día son muy comunes las películas y videos llenos de espiritismo y brujería. Hace diez o quince años los niños veían caricaturas del Pato Donald o el Ratón Miguelito. Pero ahora, si prendes tu televisor un sábado en la mañana encontrarás que alimentan a tus niños con  imágenes de odio, violencia, muerte, poder mágico y terror a través de brujas, ánimas, fantasmas, satanás y monstruos.

Las mentes infantiles están siendo preparadas no sólo para aceptar lo oculto sino también para convertirse en admiradores del poder demoniaco y el deseo de obtenerlo. Con razón hay tantos millares de chiquitines con pesadillas y atormentados con espíritus de temor y terror.

Dirás; “pero no es justo que los niños sean atormentados por satanás”,  ¿a poco crees que satanás es justo? Porque no lo es, sus ataques alcanzan, sin distinción de edad, a todos los que no estén protegidos contra él.

Entonces, ¿cómo puede un padre proteger a sus hijos? En primer lugar, en el nivel espiritual, con sus oraciones. Dios ha otorgado a los padres cierta autoridad espiritual sobre sus hijos y por lo tanto, sus oraciones tienen poder especial. Por supuesto, esto depende de que el padre esté viviendo en obediencia al Señor y que sea una persona de oración. Un padre desesperado, que sólo clama a Dios en un momento de crisis porque necesita un “milagro” debe saber que ésta no es la oración de la cual habla la Biblia.

Sin embargo, las intercesiones de un padre que camina con Dios son poderosas (te recomiendo el libro de mi autoría: “El secreto para cambiar tu familia y tu mundo”).

En segundo lugar, un padre debe proteger a sus hijos en el nivel natural, cuidando lo que entra en sus mentes y corazones. Todo buen padre siempre se preocupa de que su hijo no ingiera comida contaminada; pues, con mayor vigilancia, debe cuidar de que no se contamine su mente, a través de videos, programas de televisión, revistas o música rock con sus mensajes que glorifican el pecado sexual, rebelión y suicidio.

Entérate quiénes son los amigos de tus hijos y qué es lo que ellos están viendo y leyendo. Involúcrate en la vida de tus hijos.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Rompiendo Ataduras IV




Publicado el:
Miércoles 25 de Marzo, 2020

Otras ataduras

Posiblemente digas: “Yo  decidí ser seguidor de Jesús y he sido perdonado de los pecados del ocultismo y cosas parecidas”. ¡Qué bueno! Si has nacido de nuevo, ya estás perdonado. Sin embargo, en mis 30 años de ministerio, he visto a muchos cristianos todavía atados y oprimidos (no dije “poseídos”) por el enemigo; todavía sufriendo las consecuencias del pasado y necesitando ser liberados.

Obviamente no podemos culpar a un espíritu maligno por cada problema que tenemos, pues nuestra carnalidad también contribuye a esto. Siempre estarán en lucha la carne y el espíritu. Por eso la Biblia nos enseña a ponerla en la cruz, es decir, hacer morir nuestra carne.

Gálatas 5:24

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

Romanos 8:13

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”.

Entonces, ¿cómo podemos discernir si nuestra lucha es contra la carne... lo que demanda disciplina propia... o si es un espíritu maligno atacándonos y necesitamos liberación?

Aquí es donde conviene recordar que los espíritus malignos tienen tres características notables:          

1. Atormentan  

2. Ensucian

3. Esclavizan

Por ejemplo, hay cristianos que aman al Señor con todo el corazón, que han orado, luchado y ayunado. Sin embargo, viven atormentados por temores infundados. Necesitan reconocer su propio problema como lo que es: una opresión demoníaca, y hay que romperla en el nombre de Jesús.

Algunos otros hermanos viven con pensamientos sucios y en constante lucha por mantener una mente pura. También ellos pueden alcanzar victoria en el nombre de Jesús.

Hay quienes están esclavizados por la lujuria, el alcohol y otras adicciones. Hace poco leí de un renombrado evangelista que escribió lo siguiente: “Por varios años me encontré atrapado y esclavizado por la lujuria aun mientras predicaba. Muchas veces pregunté a un amigo íntimo: ¿Podrá un hombre ser totalmente libre? Desafortunadamente, tampoco él sabía la respuesta. Gracias a Dios, por fin alguien me enseñó la verdad de la liberación y fuí liberado”. Me hace pensar en Israel, el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento; aunque estaba en la tierra prometida, se encontraba prisionero de sus enemigos (Habacuc 1; Nehemías 9).

He visto personalmente a muchos hombres y mujeres librados después de 10 o 15 años de estar atormentados y atrapados, cuando se ha usado el poderoso nombre de Jesús para romper estas ataduras u opresiones.  

Por favor, no me malentiendas. La liberación no es una “solución fácil”. Después de romper el poder del enemigo, uno tiene que tomar dominio propio y formar nuevos hábitos. Pero hasta romper la atadura, el dominio propio en sí no produce resultados.

¿Cómo puede un cristiano tener una atadura satánica?

Si eres un cristiano obediente, que camina siempre con el Señor, no tienes nada que temer. Debes vivir confiado en las poderosas promesas de Dios. 

Lucas 10:19 (NVI)

“Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño”.

Tenemos al diablo bajo nuestros pies. 

 1 Juan 4:4

 “...mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”.

Es el pecado del que no nos hemos arrepentido el que da lugar a satanás. 

Santiago 3:16 

“Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”.

El evangelista antes mencionado no era culpable de hechicería ni idolatría; pero él cuenta que su mundo denominacional estaba lleno de celos y contenciones (pleitos), especialmente entre los mismos líderes. Santiago afirma que donde hay estas cosas, allí hay toda obra perversa, satánica.

Aparte de los celos y contenciones, Mateo 18:23-35 nos señala otro pecado que abre la puerta al ataque del enemigo. Es el relato de los dos siervos que estaban endeudados con sus amos. El primero debía millones y cuando no pudo pagar, pidió misericordia y su señor le perdonó. Pero al salir de allí, encontró a un compañero de trabajo, que le debía una cantidad relativamente pequeña y en lugar de perdonarle, lo mandó a la cárcel. Al saberlo, su amo le reclama y le recuerda que le había perdonado una cantidad grande. El relato concluye con los versículos 33 al 35 así: 

“¿No debías tú también tener misericordia con tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”.

Fíjate bien en la palabra “verdugos”. La palabra significa “los que atormentan”. La enseñanza clara es que si insistimos en guardar rencor y no perdonar, después de tanto que Dios nos ha perdonado, le estamos abriendo la puerta a los que atormentan. Pudieran ser espíritus de temor, depresión, confusión, opresión, problemas sexuales, etc.

Así que los celos, las contenciones y la falta de perdón son algunos de los pecados que abren la puerta al enemigo y le dan el “derecho” de atormentarnos. Seguramente acarrea maldición jugar con la ouija, consultar horóscopos, etc.

Maldiciones familiares

Se entiende por maldición familiar la que se pasa de una generación a otra. ¿Conoces familias donde los padres heredan enfermedades a los hijos? Por ejemplo; diabetes o cáncer. El abuelito murió a causa de la diabetes, el hijo sufre la misma enfermedad y luego el nieto resulta con lo mismo. A pesar de que ésta es una manifestación física, bien pudiera ser una maldición familiar.

Que las personas sean propensas a sufrir accidentes puede ser otra indicación de una maldición familiar.

Estas maldiciones están relacionadas frecuentemente con pecado sexual. Deuteronomio 27 y Levítico 18 mencionan específicamente los pecados de incesto, bestialidad, homosexualidad y adulterio que acarrean maldición y tienen consecuencias de largo alcance.

El segundo de los diez mandamientos que Dios dio a su pueblo Israel dice así:

 Éxodo 20:4-5

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. 

La idolatría del padre trajo una maldición hasta la tercera y cuarta generación de los hijos.

Ahora en Cristo, puedes tomar dominio sobre el enemigo y romper cualquier maldición que haya quedado sobre tu familia.

En Ezequiel 18:2 hay un texto muy revelador sobre esto: 

“...Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera”. 

A veces los pecados de los padres transmiten a los hijos consecuencias sorprendentes.

Personalmente conocí a una niña de cinco años afectada gravemente por el espíritu de rencor que había en su madre. El padre de la niña, que era un pastor, estaba plenamente entregado al Señor junto con su esposa. A pesar de que le dieron a su hijita cariño, atenciones y disciplina con amor, de repente la niña comenzó a tener ataques de histeria y de rebeldía exagerada. El problema llegó al grado de estar destruyendo la paz familiar y afectando el ministerio creciente de la iglesia. Los padres la llevaron con los médicos pero no encontraron nada. Sin entrar en todos los detalles, después de meses de mucha oración y buscar consejo, unos siervos del Señor identificaron la raíz del problema: un espíritu de rencor en la mamá. Al ministrar liberación, la madre perdonó y la atadura fue rota. Hoy la niña es una chica feliz y obediente que no ha vuelto a tener otra manifestación agresiva.

¡Protege a tus hijos!

Satanás ataca a todos, pero logra más resultados con niños indefensos.

Hoy en día son muy comunes las películas y videos llenos de espiritismo y brujería. Hace diez o quince años los niños veían caricaturas del Pato Donald o el Ratón Miguelito. Pero ahora, si prendes tu televisor un sábado en la mañana encontrarás que alimentan a tus niños con  imágenes de odio, violencia, muerte, poder mágico y terror a través de brujas, ánimas, fantasmas, satanás y monstruos.

Las mentes infantiles están siendo preparadas no sólo para aceptar lo oculto sino también para convertirse en admiradores del poder demoniaco y el deseo de obtenerlo. Con razón hay tantos millares de chiquitines con pesadillas y atormentados con espíritus de temor y terror.

Dirás; “pero no es justo que los niños sean atormentados por satanás”,  ¿a poco crees que satanás es justo? Porque no lo es, sus ataques alcanzan, sin distinción de edad, a todos los que no estén protegidos contra él.

Entonces, ¿cómo puede un padre proteger a sus hijos? En primer lugar, en el nivel espiritual, con sus oraciones. Dios ha otorgado a los padres cierta autoridad espiritual sobre sus hijos y por lo tanto, sus oraciones tienen poder especial. Por supuesto, esto depende de que el padre esté viviendo en obediencia al Señor y que sea una persona de oración. Un padre desesperado, que sólo clama a Dios en un momento de crisis porque necesita un “milagro” debe saber que ésta no es la oración de la cual habla la Biblia.

Sin embargo, las intercesiones de un padre que camina con Dios son poderosas (te recomiendo el libro de mi autoría: “El secreto para cambiar tu familia y tu mundo”).

En segundo lugar, un padre debe proteger a sus hijos en el nivel natural, cuidando lo que entra en sus mentes y corazones. Todo buen padre siempre se preocupa de que su hijo no ingiera comida contaminada; pues, con mayor vigilancia, debe cuidar de que no se contamine su mente, a través de videos, programas de televisión, revistas o música rock con sus mensajes que glorifican el pecado sexual, rebelión y suicidio.

Entérate quiénes son los amigos de tus hijos y qué es lo que ellos están viendo y leyendo. Involúcrate en la vida de tus hijos.

Ver Mas

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Lecturas Recomendadas


Rompiendo Ataduras IV





Por: Victor Richards
Miércoles 25 de Marzo, 2020

Otras ataduras

Posiblemente digas: “Yo  decidí ser seguidor de Jesús y he sido perdonado de los pecados del ocultismo y cosas parecidas”. ¡Qué bueno! Si has nacido de nuevo, ya estás perdonado. Sin embargo, en mis 30 años de ministerio, he visto a muchos cristianos todavía atados y oprimidos (no dije “poseídos”) por el enemigo; todavía sufriendo las consecuencias del pasado y necesitando ser liberados.

Obviamente no podemos culpar a un espíritu maligno por cada problema que tenemos, pues nuestra carnalidad también contribuye a esto. Siempre estarán en lucha la carne y el espíritu. Por eso la Biblia nos enseña a ponerla en la cruz, es decir, hacer morir nuestra carne.

Gálatas 5:24

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

Romanos 8:13

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”.

Entonces, ¿cómo podemos discernir si nuestra lucha es contra la carne... lo que demanda disciplina propia... o si es un espíritu maligno atacándonos y necesitamos liberación?

Aquí es donde conviene recordar que los espíritus malignos tienen tres características notables:          

1. Atormentan  

2. Ensucian

3. Esclavizan

Por ejemplo, hay cristianos que aman al Señor con todo el corazón, que han orado, luchado y ayunado. Sin embargo, viven atormentados por temores infundados. Necesitan reconocer su propio problema como lo que es: una opresión demoníaca, y hay que romperla en el nombre de Jesús.

Algunos otros hermanos viven con pensamientos sucios y en constante lucha por mantener una mente pura. También ellos pueden alcanzar victoria en el nombre de Jesús.

Hay quienes están esclavizados por la lujuria, el alcohol y otras adicciones. Hace poco leí de un renombrado evangelista que escribió lo siguiente: “Por varios años me encontré atrapado y esclavizado por la lujuria aun mientras predicaba. Muchas veces pregunté a un amigo íntimo: ¿Podrá un hombre ser totalmente libre? Desafortunadamente, tampoco él sabía la respuesta. Gracias a Dios, por fin alguien me enseñó la verdad de la liberación y fuí liberado”. Me hace pensar en Israel, el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento; aunque estaba en la tierra prometida, se encontraba prisionero de sus enemigos (Habacuc 1; Nehemías 9).

He visto personalmente a muchos hombres y mujeres librados después de 10 o 15 años de estar atormentados y atrapados, cuando se ha usado el poderoso nombre de Jesús para romper estas ataduras u opresiones.  

Por favor, no me malentiendas. La liberación no es una “solución fácil”. Después de romper el poder del enemigo, uno tiene que tomar dominio propio y formar nuevos hábitos. Pero hasta romper la atadura, el dominio propio en sí no produce resultados.

¿Cómo puede un cristiano tener una atadura satánica?

Si eres un cristiano obediente, que camina siempre con el Señor, no tienes nada que temer. Debes vivir confiado en las poderosas promesas de Dios. 

Lucas 10:19 (NVI)

“Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño”.

Tenemos al diablo bajo nuestros pies. 

 1 Juan 4:4

 “...mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”.

Es el pecado del que no nos hemos arrepentido el que da lugar a satanás. 

Santiago 3:16 

“Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”.

El evangelista antes mencionado no era culpable de hechicería ni idolatría; pero él cuenta que su mundo denominacional estaba lleno de celos y contenciones (pleitos), especialmente entre los mismos líderes. Santiago afirma que donde hay estas cosas, allí hay toda obra perversa, satánica.

Aparte de los celos y contenciones, Mateo 18:23-35 nos señala otro pecado que abre la puerta al ataque del enemigo. Es el relato de los dos siervos que estaban endeudados con sus amos. El primero debía millones y cuando no pudo pagar, pidió misericordia y su señor le perdonó. Pero al salir de allí, encontró a un compañero de trabajo, que le debía una cantidad relativamente pequeña y en lugar de perdonarle, lo mandó a la cárcel. Al saberlo, su amo le reclama y le recuerda que le había perdonado una cantidad grande. El relato concluye con los versículos 33 al 35 así: 

“¿No debías tú también tener misericordia con tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”.

Fíjate bien en la palabra “verdugos”. La palabra significa “los que atormentan”. La enseñanza clara es que si insistimos en guardar rencor y no perdonar, después de tanto que Dios nos ha perdonado, le estamos abriendo la puerta a los que atormentan. Pudieran ser espíritus de temor, depresión, confusión, opresión, problemas sexuales, etc.

Así que los celos, las contenciones y la falta de perdón son algunos de los pecados que abren la puerta al enemigo y le dan el “derecho” de atormentarnos. Seguramente acarrea maldición jugar con la ouija, consultar horóscopos, etc.

Maldiciones familiares

Se entiende por maldición familiar la que se pasa de una generación a otra. ¿Conoces familias donde los padres heredan enfermedades a los hijos? Por ejemplo; diabetes o cáncer. El abuelito murió a causa de la diabetes, el hijo sufre la misma enfermedad y luego el nieto resulta con lo mismo. A pesar de que ésta es una manifestación física, bien pudiera ser una maldición familiar.

Que las personas sean propensas a sufrir accidentes puede ser otra indicación de una maldición familiar.

Estas maldiciones están relacionadas frecuentemente con pecado sexual. Deuteronomio 27 y Levítico 18 mencionan específicamente los pecados de incesto, bestialidad, homosexualidad y adulterio que acarrean maldición y tienen consecuencias de largo alcance.

El segundo de los diez mandamientos que Dios dio a su pueblo Israel dice así:

 Éxodo 20:4-5

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. 

La idolatría del padre trajo una maldición hasta la tercera y cuarta generación de los hijos.

Ahora en Cristo, puedes tomar dominio sobre el enemigo y romper cualquier maldición que haya quedado sobre tu familia.

En Ezequiel 18:2 hay un texto muy revelador sobre esto: 

“...Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera”. 

A veces los pecados de los padres transmiten a los hijos consecuencias sorprendentes.

Personalmente conocí a una niña de cinco años afectada gravemente por el espíritu de rencor que había en su madre. El padre de la niña, que era un pastor, estaba plenamente entregado al Señor junto con su esposa. A pesar de que le dieron a su hijita cariño, atenciones y disciplina con amor, de repente la niña comenzó a tener ataques de histeria y de rebeldía exagerada. El problema llegó al grado de estar destruyendo la paz familiar y afectando el ministerio creciente de la iglesia. Los padres la llevaron con los médicos pero no encontraron nada. Sin entrar en todos los detalles, después de meses de mucha oración y buscar consejo, unos siervos del Señor identificaron la raíz del problema: un espíritu de rencor en la mamá. Al ministrar liberación, la madre perdonó y la atadura fue rota. Hoy la niña es una chica feliz y obediente que no ha vuelto a tener otra manifestación agresiva.

¡Protege a tus hijos!

Satanás ataca a todos, pero logra más resultados con niños indefensos.

Hoy en día son muy comunes las películas y videos llenos de espiritismo y brujería. Hace diez o quince años los niños veían caricaturas del Pato Donald o el Ratón Miguelito. Pero ahora, si prendes tu televisor un sábado en la mañana encontrarás que alimentan a tus niños con  imágenes de odio, violencia, muerte, poder mágico y terror a través de brujas, ánimas, fantasmas, satanás y monstruos.

Las mentes infantiles están siendo preparadas no sólo para aceptar lo oculto sino también para convertirse en admiradores del poder demoniaco y el deseo de obtenerlo. Con razón hay tantos millares de chiquitines con pesadillas y atormentados con espíritus de temor y terror.

Dirás; “pero no es justo que los niños sean atormentados por satanás”,  ¿a poco crees que satanás es justo? Porque no lo es, sus ataques alcanzan, sin distinción de edad, a todos los que no estén protegidos contra él.

Entonces, ¿cómo puede un padre proteger a sus hijos? En primer lugar, en el nivel espiritual, con sus oraciones. Dios ha otorgado a los padres cierta autoridad espiritual sobre sus hijos y por lo tanto, sus oraciones tienen poder especial. Por supuesto, esto depende de que el padre esté viviendo en obediencia al Señor y que sea una persona de oración. Un padre desesperado, que sólo clama a Dios en un momento de crisis porque necesita un “milagro” debe saber que ésta no es la oración de la cual habla la Biblia.

Sin embargo, las intercesiones de un padre que camina con Dios son poderosas (te recomiendo el libro de mi autoría: “El secreto para cambiar tu familia y tu mundo”).

En segundo lugar, un padre debe proteger a sus hijos en el nivel natural, cuidando lo que entra en sus mentes y corazones. Todo buen padre siempre se preocupa de que su hijo no ingiera comida contaminada; pues, con mayor vigilancia, debe cuidar de que no se contamine su mente, a través de videos, programas de televisión, revistas o música rock con sus mensajes que glorifican el pecado sexual, rebelión y suicidio.

Entérate quiénes son los amigos de tus hijos y qué es lo que ellos están viendo y leyendo. Involúcrate en la vida de tus hijos.

Ver Mas

El Poder del Ayuno
Hno. Victor Richards
2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II
Gloria Richards
2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II
Hno. Victor Richards
2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado
Gloria Richards
2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios
Hno. Victor Richards
2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV
Victor Richards
2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA
Hno. Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III
Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II
Victor Richards
2020-07-14

La Sangre de Su Cruz
Hno. Victor Richards
2020-07-14

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320