Tus Hijos, Barro en tus Manos



Publicado el:
Martes 7 de Abril, 2020

Doña María me ha llamado nuevamente para pedir oración por su familia. Su hijo mayor está en la cárcel por robo y ahora, acaba de descubrir que su hija más chica está consumiendo drogas. Por si esto fuera poco, sus dos nueras no la quieren porque la consideran una suegra entrometida y don Talano, su esposo, no la comprende. Cuando él está en casa, sólo hay pleitos, gritos e insultos.

¿Será ésta la clase de vida familiar que Dios destinó para la raza humana cuando creó a Adán y Eva en el huerto de Edén y les mandó multiplicarse? ¿Cómo es posible que en muchas casas exista un “infierno en la tierra”, cuando Dios planeó que nuestras familias serían “un pedacito del cielo en la tierra”?

Deuteronomio 11:18-21

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra”.

Según las estadísticas, hay más violencia y matanza en el hogar que en la calle. Hay pleitos entre padres e hijos, maridos y esposas, hermanos y hermanas. ¿Será éste el plan de Dios? ¿Cuál será la solución?

En la Biblia encontramos principios para dirigir nuestras vidas en armonía con Dios y con nuestro prójimo. Los que viven guiados por estos preceptos bíblicos, disfrutan de una vida abundante que incluye felicidad, paz y amor en el hogar. Pero los que viven en contra de estos principios, no participan de la vida abundante, sino de pleitos, disensiones, rencor y hasta odio. 

De la infancia a la adolescencia

Salmo 127:3

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre”. 

¡Qué maravilloso es tener hijos! ¡Dios puso en nuestras manos la responsabilidad y el privilegio de procrear y reproducir! Como dice el salmista, cosa de estima o de gran valor, es el fruto del vientre. Los hijos son herencia de Dios.

Un psicólogo cristiano dice: 

“Las madres, junto con los padres, son las personas claves de nuestra sociedad, porque ellos deciden el bienestar mental y emocional de las generaciones futuras”.

¿Cuándo es el tiempo preciso para empezar a formar al niño? Como cristiano puedes comenzar a orar por tu hijo aún antes de que nazca. Empieza a declarar bendición, salud y bienestar sobre la criatura que se encuentra en el vientre y continúa haciéndolo después de que nazca, y verás un niño tranquilo y contento.

Por lo importante que es el orar por los hijos, hay tres responsabilidades básicas que tenemos como padres: instruir, amar y disciplinar.

Instruir

Proverbios 22:6

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. 

Desde muy chicos, los hijos pueden empezar a comprender cosas espirituales sencillas. He visto a niños de un año levantar las manitas y decir con su vocecita infantil “aleluya” o bien, apuntar hacia el cielo y decir “Dios”. Otros, aprenden desde muy chicos a dar gracias al Señor por los alimentos.

Consigue un buen libro de historias bíblicas al nivel de tus hijos y toma diariamente el tiempo necesario para leérselas. Es dinero y tiempo bien invertido.

Es una bendición tener a los hijos en una buena escuela dominical, pero de ninguna manera es substituto de la enseñanza en el hogar.

Según la edad, enseña a tus hijos a memorizar textos de la Biblia, eso hará de ellos, personas que confían en la protección del Señor. Muéstrales versículos como:

Salmo 23:4

“...No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…”.

Salmo 34:7

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende”.

Conocerlos y declararlos le ayudará a no sufrir los mismos traumas y temores que otros niños. 

A los hijos se les instruye primeramente por el ejemplo, después con palabras. Si les enseñamos que no deben mentir, pero ellos observan que nosotros acostumbramos decir mentiras, ellos seguirán el ejemplo, no nuestras palabras.

Aparte de la instrucción bíblica, el hogar es donde los hijos necesitan aprender moralidad. Vivimos en un mundo donde la presión social sobre los jóvenes es la de conformarse o adherirse a la llamada “nueva moralidad”. En realidad es la misma inmoralidad antigua que ha estado en el mundo por miles de años. Si el joven no tiene fuertes convicciones personales que brotan de una base cristiana, sin duda él cederá a la tentación sexual.

Cuando los padres cumplimos con nuestra responsabilidad de educar a los hijos sobre la sexualidad y su buen uso, ellos no aprenderán en la calle conceptos equivocados sobre este tema.

No esperes hasta que tu hijo tenga doce o más años para proporcionarle esta instrucción. Contesta sus preguntas desde chico, de acuerdo a su capacidad para comprender. Si tu hijo de 6 años te pregunta: “¿De dónde vienen los niños?”, no le respondas con el mito de que la cigüeña los trae, pero tampoco le expliques con lujo de detalles el proceso de reproducción.

 

Amar

Tito 2:4

“Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos”. 

Hace varios años, un juez de la corte juvenil en El Paso, Texas, después de ver miles de casos de jóvenes delincuentes, empezó una campaña de orientación familiar. La finalidad era que los padres se dieran cuenta de la importancia de expresar amor a los hijos. Como parte de la campaña, hicieron calcomanías para las defensas de los automóviles, con la pregunta: “¿Has abrazado a tus hijos hoy?”, y por dondequiera uno podía ver esta interrogación penetrante. Este juez descubrió algo profundo pero sencillo. Necesitamos abrazar y acariciar a nuestros hijos, a cualquier edad y decirles; “te amo”.

La autoconfianza y la autoestima de los niños se edifica en el hogar, por eso los padres debemos mostrarles mucho amor y aceptación. Hay personas adultas que sufren del rechazo porque desde la infancia sintieron que sus padres no les amaban. Acepta a tus hijos como regalo de Dios y demuéstraselo a ellos.

Disciplinar

Efesios 6:4

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.

El amor y la disciplina siempre van juntos. No se pueden separar. La Biblia, el libro que nos guía, habla claramente de la importancia de la disciplina y la corrección de los hijos:

Proverbios 13:24

“El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige”. 

Hebreos 12:7

“Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?”. 

Proverbios 22:15

“La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él”. 

Proverbios 23:13-14

“No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol”. 

Proverbios 29:15

“La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre”.

Proverbios 29:17

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”. 

Proverbios 19:18

“Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo”. 

Observa cuidadosamente cómo estos textos nos dicen que:

1. El que ama a su hijo, lo castiga.

2. Desde temprano lo corrige. No debes esperar a que tenga 5 ó 6 años para corregirlo.

3. Lo castigarás con vara; es decir, aplicarás un castigo corporal.

Aunque muchos libros modernos de psicología infantil enseñan que al muchacho no hay que pegarle, esto es absolutamente contrario a lo que dice Dios. La rebelión que vemos hoy en día entre muchos jóvenes, es el resultado directo de la desobediencia a los mandamientos del Altísimo.

Quiero ser muy clara. Castigar al niño no significa ser cruel con él. He visto a padres enfurecidos que jalan del cabello a sus hijos y les tiran al suelo o les pegan en la cara. Esto degrada y crea más rebeldía, en vez de corregir. Los niños son personas y hay que tratarlos con respeto aun al disciplinarlos.

Colosenses 3:21

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. 

Parece que hay dos extremos en cuanto a la disciplina. Unos padres son tan estrictos, que no le permiten al niño ninguna libertad personal. Son dominantes. Otros, en cambio, son débiles de carácter y por temor a que el hijo no los quiera, le permiten hacer siempre su propia voluntad, formando así un muchacho totalmente consentido. Entre estos dos extremos, la disciplina ideal es la que manda Dios.

Los métodos disciplinarios cambian con la edad del niño. Por ejemplo, aplicarle un castigo físico a un joven de 15 años no es lo más correcto. Quitarle ciertos privilegios por algún tiempo puede ser más eficaz para él.

Después de cualquier disciplina, exprésale a tu hijo el amor que sientes por él y házle saber que lo has perdonado.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Amistad e Intimidad III Victor y Gloria Richards 2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA Hno. Victor Richards 2020-10-20

Amistad e Intimidad II Victor y Gloria Richards 2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II Hno. Victor Richards 2020-10-13

Amistad e Intimidad I Victor y Gloria Richards 2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I Hno. Victor Richards 2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II Hno. Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK V Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III Gloria Richards 2020-08-18

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

Tus Hijos, Barro en tus Manos




Publicado el:
Martes 7 de Abril, 2020

Doña María me ha llamado nuevamente para pedir oración por su familia. Su hijo mayor está en la cárcel por robo y ahora, acaba de descubrir que su hija más chica está consumiendo drogas. Por si esto fuera poco, sus dos nueras no la quieren porque la consideran una suegra entrometida y don Talano, su esposo, no la comprende. Cuando él está en casa, sólo hay pleitos, gritos e insultos.

¿Será ésta la clase de vida familiar que Dios destinó para la raza humana cuando creó a Adán y Eva en el huerto de Edén y les mandó multiplicarse? ¿Cómo es posible que en muchas casas exista un “infierno en la tierra”, cuando Dios planeó que nuestras familias serían “un pedacito del cielo en la tierra”?

Deuteronomio 11:18-21

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra”.

Según las estadísticas, hay más violencia y matanza en el hogar que en la calle. Hay pleitos entre padres e hijos, maridos y esposas, hermanos y hermanas. ¿Será éste el plan de Dios? ¿Cuál será la solución?

En la Biblia encontramos principios para dirigir nuestras vidas en armonía con Dios y con nuestro prójimo. Los que viven guiados por estos preceptos bíblicos, disfrutan de una vida abundante que incluye felicidad, paz y amor en el hogar. Pero los que viven en contra de estos principios, no participan de la vida abundante, sino de pleitos, disensiones, rencor y hasta odio. 

De la infancia a la adolescencia

Salmo 127:3

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre”. 

¡Qué maravilloso es tener hijos! ¡Dios puso en nuestras manos la responsabilidad y el privilegio de procrear y reproducir! Como dice el salmista, cosa de estima o de gran valor, es el fruto del vientre. Los hijos son herencia de Dios.

Un psicólogo cristiano dice: 

“Las madres, junto con los padres, son las personas claves de nuestra sociedad, porque ellos deciden el bienestar mental y emocional de las generaciones futuras”.

¿Cuándo es el tiempo preciso para empezar a formar al niño? Como cristiano puedes comenzar a orar por tu hijo aún antes de que nazca. Empieza a declarar bendición, salud y bienestar sobre la criatura que se encuentra en el vientre y continúa haciéndolo después de que nazca, y verás un niño tranquilo y contento.

Por lo importante que es el orar por los hijos, hay tres responsabilidades básicas que tenemos como padres: instruir, amar y disciplinar.

Instruir

Proverbios 22:6

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. 

Desde muy chicos, los hijos pueden empezar a comprender cosas espirituales sencillas. He visto a niños de un año levantar las manitas y decir con su vocecita infantil “aleluya” o bien, apuntar hacia el cielo y decir “Dios”. Otros, aprenden desde muy chicos a dar gracias al Señor por los alimentos.

Consigue un buen libro de historias bíblicas al nivel de tus hijos y toma diariamente el tiempo necesario para leérselas. Es dinero y tiempo bien invertido.

Es una bendición tener a los hijos en una buena escuela dominical, pero de ninguna manera es substituto de la enseñanza en el hogar.

Según la edad, enseña a tus hijos a memorizar textos de la Biblia, eso hará de ellos, personas que confían en la protección del Señor. Muéstrales versículos como:

Salmo 23:4

“...No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…”.

Salmo 34:7

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende”.

Conocerlos y declararlos le ayudará a no sufrir los mismos traumas y temores que otros niños. 

A los hijos se les instruye primeramente por el ejemplo, después con palabras. Si les enseñamos que no deben mentir, pero ellos observan que nosotros acostumbramos decir mentiras, ellos seguirán el ejemplo, no nuestras palabras.

Aparte de la instrucción bíblica, el hogar es donde los hijos necesitan aprender moralidad. Vivimos en un mundo donde la presión social sobre los jóvenes es la de conformarse o adherirse a la llamada “nueva moralidad”. En realidad es la misma inmoralidad antigua que ha estado en el mundo por miles de años. Si el joven no tiene fuertes convicciones personales que brotan de una base cristiana, sin duda él cederá a la tentación sexual.

Cuando los padres cumplimos con nuestra responsabilidad de educar a los hijos sobre la sexualidad y su buen uso, ellos no aprenderán en la calle conceptos equivocados sobre este tema.

No esperes hasta que tu hijo tenga doce o más años para proporcionarle esta instrucción. Contesta sus preguntas desde chico, de acuerdo a su capacidad para comprender. Si tu hijo de 6 años te pregunta: “¿De dónde vienen los niños?”, no le respondas con el mito de que la cigüeña los trae, pero tampoco le expliques con lujo de detalles el proceso de reproducción.

 

Amar

Tito 2:4

“Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos”. 

Hace varios años, un juez de la corte juvenil en El Paso, Texas, después de ver miles de casos de jóvenes delincuentes, empezó una campaña de orientación familiar. La finalidad era que los padres se dieran cuenta de la importancia de expresar amor a los hijos. Como parte de la campaña, hicieron calcomanías para las defensas de los automóviles, con la pregunta: “¿Has abrazado a tus hijos hoy?”, y por dondequiera uno podía ver esta interrogación penetrante. Este juez descubrió algo profundo pero sencillo. Necesitamos abrazar y acariciar a nuestros hijos, a cualquier edad y decirles; “te amo”.

La autoconfianza y la autoestima de los niños se edifica en el hogar, por eso los padres debemos mostrarles mucho amor y aceptación. Hay personas adultas que sufren del rechazo porque desde la infancia sintieron que sus padres no les amaban. Acepta a tus hijos como regalo de Dios y demuéstraselo a ellos.

Disciplinar

Efesios 6:4

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.

El amor y la disciplina siempre van juntos. No se pueden separar. La Biblia, el libro que nos guía, habla claramente de la importancia de la disciplina y la corrección de los hijos:

Proverbios 13:24

“El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige”. 

Hebreos 12:7

“Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?”. 

Proverbios 22:15

“La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él”. 

Proverbios 23:13-14

“No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol”. 

Proverbios 29:15

“La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre”.

Proverbios 29:17

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”. 

Proverbios 19:18

“Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo”. 

Observa cuidadosamente cómo estos textos nos dicen que:

1. El que ama a su hijo, lo castiga.

2. Desde temprano lo corrige. No debes esperar a que tenga 5 ó 6 años para corregirlo.

3. Lo castigarás con vara; es decir, aplicarás un castigo corporal.

Aunque muchos libros modernos de psicología infantil enseñan que al muchacho no hay que pegarle, esto es absolutamente contrario a lo que dice Dios. La rebelión que vemos hoy en día entre muchos jóvenes, es el resultado directo de la desobediencia a los mandamientos del Altísimo.

Quiero ser muy clara. Castigar al niño no significa ser cruel con él. He visto a padres enfurecidos que jalan del cabello a sus hijos y les tiran al suelo o les pegan en la cara. Esto degrada y crea más rebeldía, en vez de corregir. Los niños son personas y hay que tratarlos con respeto aun al disciplinarlos.

Colosenses 3:21

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. 

Parece que hay dos extremos en cuanto a la disciplina. Unos padres son tan estrictos, que no le permiten al niño ninguna libertad personal. Son dominantes. Otros, en cambio, son débiles de carácter y por temor a que el hijo no los quiera, le permiten hacer siempre su propia voluntad, formando así un muchacho totalmente consentido. Entre estos dos extremos, la disciplina ideal es la que manda Dios.

Los métodos disciplinarios cambian con la edad del niño. Por ejemplo, aplicarle un castigo físico a un joven de 15 años no es lo más correcto. Quitarle ciertos privilegios por algún tiempo puede ser más eficaz para él.

Después de cualquier disciplina, exprésale a tu hijo el amor que sientes por él y házle saber que lo has perdonado.

Ver Mas

Amistad e Intimidad III Victor y Gloria Richards 2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA Hno. Victor Richards 2020-10-20

Amistad e Intimidad II Victor y Gloria Richards 2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II Hno. Victor Richards 2020-10-13

Amistad e Intimidad I Victor y Gloria Richards 2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I Hno. Victor Richards 2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II Hno. Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK V Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III Gloria Richards 2020-08-18

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

Lecturas Recomendadas


Tus Hijos, Barro en tus Manos





Por: Gloria Richards
Martes 7 de Abril, 2020

Doña María me ha llamado nuevamente para pedir oración por su familia. Su hijo mayor está en la cárcel por robo y ahora, acaba de descubrir que su hija más chica está consumiendo drogas. Por si esto fuera poco, sus dos nueras no la quieren porque la consideran una suegra entrometida y don Talano, su esposo, no la comprende. Cuando él está en casa, sólo hay pleitos, gritos e insultos.

¿Será ésta la clase de vida familiar que Dios destinó para la raza humana cuando creó a Adán y Eva en el huerto de Edén y les mandó multiplicarse? ¿Cómo es posible que en muchas casas exista un “infierno en la tierra”, cuando Dios planeó que nuestras familias serían “un pedacito del cielo en la tierra”?

Deuteronomio 11:18-21

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma... Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra”.

Según las estadísticas, hay más violencia y matanza en el hogar que en la calle. Hay pleitos entre padres e hijos, maridos y esposas, hermanos y hermanas. ¿Será éste el plan de Dios? ¿Cuál será la solución?

En la Biblia encontramos principios para dirigir nuestras vidas en armonía con Dios y con nuestro prójimo. Los que viven guiados por estos preceptos bíblicos, disfrutan de una vida abundante que incluye felicidad, paz y amor en el hogar. Pero los que viven en contra de estos principios, no participan de la vida abundante, sino de pleitos, disensiones, rencor y hasta odio. 

De la infancia a la adolescencia

Salmo 127:3

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre”. 

¡Qué maravilloso es tener hijos! ¡Dios puso en nuestras manos la responsabilidad y el privilegio de procrear y reproducir! Como dice el salmista, cosa de estima o de gran valor, es el fruto del vientre. Los hijos son herencia de Dios.

Un psicólogo cristiano dice: 

“Las madres, junto con los padres, son las personas claves de nuestra sociedad, porque ellos deciden el bienestar mental y emocional de las generaciones futuras”.

¿Cuándo es el tiempo preciso para empezar a formar al niño? Como cristiano puedes comenzar a orar por tu hijo aún antes de que nazca. Empieza a declarar bendición, salud y bienestar sobre la criatura que se encuentra en el vientre y continúa haciéndolo después de que nazca, y verás un niño tranquilo y contento.

Por lo importante que es el orar por los hijos, hay tres responsabilidades básicas que tenemos como padres: instruir, amar y disciplinar.

Instruir

Proverbios 22:6

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. 

Desde muy chicos, los hijos pueden empezar a comprender cosas espirituales sencillas. He visto a niños de un año levantar las manitas y decir con su vocecita infantil “aleluya” o bien, apuntar hacia el cielo y decir “Dios”. Otros, aprenden desde muy chicos a dar gracias al Señor por los alimentos.

Consigue un buen libro de historias bíblicas al nivel de tus hijos y toma diariamente el tiempo necesario para leérselas. Es dinero y tiempo bien invertido.

Es una bendición tener a los hijos en una buena escuela dominical, pero de ninguna manera es substituto de la enseñanza en el hogar.

Según la edad, enseña a tus hijos a memorizar textos de la Biblia, eso hará de ellos, personas que confían en la protección del Señor. Muéstrales versículos como:

Salmo 23:4

“...No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…”.

Salmo 34:7

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende”.

Conocerlos y declararlos le ayudará a no sufrir los mismos traumas y temores que otros niños. 

A los hijos se les instruye primeramente por el ejemplo, después con palabras. Si les enseñamos que no deben mentir, pero ellos observan que nosotros acostumbramos decir mentiras, ellos seguirán el ejemplo, no nuestras palabras.

Aparte de la instrucción bíblica, el hogar es donde los hijos necesitan aprender moralidad. Vivimos en un mundo donde la presión social sobre los jóvenes es la de conformarse o adherirse a la llamada “nueva moralidad”. En realidad es la misma inmoralidad antigua que ha estado en el mundo por miles de años. Si el joven no tiene fuertes convicciones personales que brotan de una base cristiana, sin duda él cederá a la tentación sexual.

Cuando los padres cumplimos con nuestra responsabilidad de educar a los hijos sobre la sexualidad y su buen uso, ellos no aprenderán en la calle conceptos equivocados sobre este tema.

No esperes hasta que tu hijo tenga doce o más años para proporcionarle esta instrucción. Contesta sus preguntas desde chico, de acuerdo a su capacidad para comprender. Si tu hijo de 6 años te pregunta: “¿De dónde vienen los niños?”, no le respondas con el mito de que la cigüeña los trae, pero tampoco le expliques con lujo de detalles el proceso de reproducción.

 

Amar

Tito 2:4

“Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos”. 

Hace varios años, un juez de la corte juvenil en El Paso, Texas, después de ver miles de casos de jóvenes delincuentes, empezó una campaña de orientación familiar. La finalidad era que los padres se dieran cuenta de la importancia de expresar amor a los hijos. Como parte de la campaña, hicieron calcomanías para las defensas de los automóviles, con la pregunta: “¿Has abrazado a tus hijos hoy?”, y por dondequiera uno podía ver esta interrogación penetrante. Este juez descubrió algo profundo pero sencillo. Necesitamos abrazar y acariciar a nuestros hijos, a cualquier edad y decirles; “te amo”.

La autoconfianza y la autoestima de los niños se edifica en el hogar, por eso los padres debemos mostrarles mucho amor y aceptación. Hay personas adultas que sufren del rechazo porque desde la infancia sintieron que sus padres no les amaban. Acepta a tus hijos como regalo de Dios y demuéstraselo a ellos.

Disciplinar

Efesios 6:4

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.

El amor y la disciplina siempre van juntos. No se pueden separar. La Biblia, el libro que nos guía, habla claramente de la importancia de la disciplina y la corrección de los hijos:

Proverbios 13:24

“El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige”. 

Hebreos 12:7

“Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?”. 

Proverbios 22:15

“La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él”. 

Proverbios 23:13-14

“No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol”. 

Proverbios 29:15

“La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre”.

Proverbios 29:17

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”. 

Proverbios 19:18

“Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo”. 

Observa cuidadosamente cómo estos textos nos dicen que:

1. El que ama a su hijo, lo castiga.

2. Desde temprano lo corrige. No debes esperar a que tenga 5 ó 6 años para corregirlo.

3. Lo castigarás con vara; es decir, aplicarás un castigo corporal.

Aunque muchos libros modernos de psicología infantil enseñan que al muchacho no hay que pegarle, esto es absolutamente contrario a lo que dice Dios. La rebelión que vemos hoy en día entre muchos jóvenes, es el resultado directo de la desobediencia a los mandamientos del Altísimo.

Quiero ser muy clara. Castigar al niño no significa ser cruel con él. He visto a padres enfurecidos que jalan del cabello a sus hijos y les tiran al suelo o les pegan en la cara. Esto degrada y crea más rebeldía, en vez de corregir. Los niños son personas y hay que tratarlos con respeto aun al disciplinarlos.

Colosenses 3:21

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. 

Parece que hay dos extremos en cuanto a la disciplina. Unos padres son tan estrictos, que no le permiten al niño ninguna libertad personal. Son dominantes. Otros, en cambio, son débiles de carácter y por temor a que el hijo no los quiera, le permiten hacer siempre su propia voluntad, formando así un muchacho totalmente consentido. Entre estos dos extremos, la disciplina ideal es la que manda Dios.

Los métodos disciplinarios cambian con la edad del niño. Por ejemplo, aplicarle un castigo físico a un joven de 15 años no es lo más correcto. Quitarle ciertos privilegios por algún tiempo puede ser más eficaz para él.

Después de cualquier disciplina, exprésale a tu hijo el amor que sientes por él y házle saber que lo has perdonado.

Ver Mas

Amistad e Intimidad III
Victor y Gloria Richards
2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA
Hno. Victor Richards
2020-10-20

Amistad e Intimidad II
Victor y Gloria Richards
2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II
Hno. Victor Richards
2020-10-13

Amistad e Intimidad I
Victor y Gloria Richards
2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I
Hno. Victor Richards
2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II
Hno. Victor Richards
2020-09-29

BARAK BARAK V
Victor Richards
2020-09-29

BARAK BARAK IV
Victor Richards
2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO?
Hno. Victor Richards
2020-09-22

BARAK BARAK III
Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II
Hno. Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible
Hno. Victor Richards
2020-09-08

BARAK BARAK II
Victor Richards
2020-09-08

El Ayuno que Funciona II
Hno. Victor Richards
2020-09-01

BARAK BARAK
Hno. Victor Richards
2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV
Gloria Richards
2020-08-25

El Ayuno que Funciona
Hno. Victor Richards
2020-08-25

El Poder del Ayuno II
Hno. Victor Richards
2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III
Gloria Richards
2020-08-18

El Poder del Ayuno
Hno. Victor Richards
2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II
Gloria Richards
2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II
Hno. Victor Richards
2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado
Gloria Richards
2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios
Hno. Victor Richards
2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV
Victor Richards
2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA
Hno. Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III
Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II
Victor Richards
2020-07-14

La Sangre de Su Cruz
Hno. Victor Richards
2020-07-14

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320