Entremos a la Presencia de Dios


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 30 de Junio, 2020

He estado hablando de la sangre de Jesús. Por Su sangre derramada en la cruz, nosotros tenemos acceso a las promesas de Dios.

Además, por la sangre de Cristo podemos participar de la herencia celestial. Esto es, que tú y yo tenemos derecho a cualquier cosa que hay en el cielo, mientras vivimos en este mundo. 

Vimos que la presencia de Dios está abierta a todos nosotros por medio de la sangre de Jesús. Cuando Él murió en la cruz y dijo; “consumado es”, entonces el velo en el templo se rasgó de arriba abajo; simbolizando que la presencia de Dios ahora está abierta para todo el que ha puesto su confianza en Jesús. 

En este estudio, el Espíritu Santo me reveló algo. Hay un prototipo de un hombre entrando al lugar santísimo, no es el sumo sacerdote. Esto sucedió muchos años antes del día de la crucifixión de Jesús cuando el velo del templo se rompió. 

Este prototipo del hombre, que puede entrar en su gloria, es David; él experimentó la presencia de Jehová y escribió de su experiencia. Él no era sacerdote, mucho menos el sumo sacerdote. 

Mientras leemos los escritos de David, bajo la unción del Espíritu Santo, nos llenamos con gratitud por la sangre de Jesús derramada por nosotros, que hace posible, que podamos experimentar todo lo que David experimentó. 

Él escribió el Salmo 100:1-2

1. Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.

Él no pasó por el velo y nunca entró al lugar santísimo. Nosotros no tenemos que pasar por el velo, ¿por qué? Porque Jesús ya lo hizo.

Continuemos el Salmo

3. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.

Mis amados, nosotros podemos entrar en Su presencia, el velo ya no está, no hay un tabernáculo que avanzar, no hay que esperar una vez al año, tenemos que aprovecharnos de esto que Jesús hizo por nosotros.

En el Salmo 98:4 en adelante, leemos 

4. Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos.

5. Cantad salmos a Jehová con arpa; con arpa y voz de cántico.

6. Aclamad con trompetas y sonidos de bocina, delante del rey Jehová.

Va delante, porque ya ha pasado el velo, este prototipo de hombre David, fue escogido por Dios para esto. Para mostrarnos como entrar en Su presencia. 

Salmo 96:7-9

7. Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová la gloria y el poder.

8. Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed ofrendas, y venid a sus atrios.

9. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra.

David, ¿cómo entraste dentro del velo? ¿Cómo? Y, ¿cómo no moriste?

Porque solo el sumo sacerdote podía entrar una vez al año y si había pecado en su vida, entonces moría. Fue tan difícil, ahora Jesús lo ha hecho fácil. 

Uno tiene que estar caminando con Él. Que todos nosotros entremos a Su presencia. Que cosa hizo Jesús por nosotros, fue por Su sangre.

Salmo 22:3

3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Solo Israel, porque la iglesia no había nacido, pero esto es para el pueblo de Dios, nosotros somos el pueblo de Dios.

Él está aquí, cuando le adoramos.

Continuemos en Salmo 22

4. En ti esperaron nuestros padres; esperaron, y tú los libraste.

5. Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Salmo 25:14

14. La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto.

Intimidad con Él, David caminaba en esta intimidad.

Salmo 27:13

13. Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.

David dice; yo hubiera desmayado, si no pudiera creer que voy a ver la bondad de Jehová aquí. No tenemos que esperar hasta llegar al cielo. ¡Esto es lo que Dios nos ha dado aquí, para este tiempo! 

Versículo 14

14. Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová.

Estas palabras de los Salmos son poderosas. Un prototipo de un cristiano que ama al Señor y busca Su presencia.

Salmo 139:5-10

5. Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano.

6. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no lo puedo comprender.

7. ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8. Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar,

10. Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

Dios está en todos lados.

Salmo 145:18

18. Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras.

YO quiero que todos puedan comprender, porque es muy importante que comprendamos…

Hebreos 10:19-22

19. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20. por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21. y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Como debemos apreciar en todo momento la sangre.

Sangre y agua para bendecirnos, todavía creo que la sangre es para la sanidad de corazón, el agua para limpieza espiritual. 

Hebreos 10:23-25

23. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25. no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Por Su sangre tenemos acceso a la Presencia de Dios. Y no solo Su presencia, pero podemos llegar al lugar más íntimo, al lugar santísimo y adorarlo. Todo esto por la sangre de Cristo. 

Jesús fue traicionado por uno de los doce discípulos, Judas; negado por otro tres veces, abandonado por los demás menos uno, Juan.

Juan en capítulo 19 de su Evangelio, versículo 31

31. Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

¿Por qué quebrar las piernas? Porque estaba levantándose, respirando, cayendo, pero ya no.

Versículo 32

32. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.

33. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

34. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

35. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

36. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.

37. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

38. Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

39. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

Cuarenta kilos, cuando una cajita de estas cosas valía el salario de un obrero por un año, el trae cuarenta kilos; esos hombres le amaron. 

40. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

41. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

Allí pusieron a Jesús, el inocente, había muerto por nosotros que somos culpables. Hay poder en la sangre de Jesús.

¡Hay poder en la sangre de Jesús!

Él es el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por Él.

Él no es un camino, Él es el camino; Él no es una verdad, Él es la verdad; Él no es una vida, es la vida. Nadie viene al Padre sino por Él, ¡Nadie!

Que nuestros corazones estén entregados a Él y que vivamos por Él, porque Él es el camino y que Dios haga una obra en nuestra ciudad, que miles, miles, docenas de miles vengan a Él, que escapen de las mentiras, viles mentiras que les tienen encadenados espiritualmente y que sean seguidores de Jesús, que el Espíritu Santo nos guie, que el poder de la sangre esté con nosotros y que el Señor escuche nuestro clamor, yo sé lo que es el corazón de Dios. 

Dios no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Clamamos a Él que traiga a Juárez arrepentimiento, que Él usa eternidad y quizá otras cosas para despertar al pueblo, para sacudirlos, que empiecen a no poder dormir en la noche, pensando en eternidad y empiecen a venir a Él en grandes cantidades. ¿Esta es tu oración también?

Yo quiero que empieces hablar con el Señor dándole gracias, dando gracias a Jesús por el sufrimiento, desde que estaba sudando sangre, hasta que está allí en la cruz hubo un milagro, cuando entro la lanza a su lado, inmediatamente salió agua y sangre.

Dale gracias, dale gracias.

Gracias que moriste por mí, gracias que sufriste por mí, gracias por toda gota de sangre que derramaste a mi favor, gracias Señor. Nosotros vemos más claro que nunca lo que Tú hiciste por nosotros, no hay ninguna necesidad que nosotros tenemos que no está cubierta por tu sangre.

Si tú nunca entregaste tu vida a Él, hazlo en este momento donde estás dile; Jesús me entrego a ti, Padre entrego mi vida a ti, me entrego totalmente a ti, quiero que por favor vengas a mí y que me laves en tu sangre. 

Gracias también por la sangre de Jesús, el velo fue roto y podemos estar en tu presencia… 

Por las llagas de Jesús somos sanados, reclámala, reclámala, sería absurdo no reclamarlo, porque lo hizo por nosotros. 

Cualquier enfermo debe estar reclamando la sangre, está profetizado y fue cumplido en Él, por su llaga fuiste tú sanado, reclámalo y recibe tu sanidad ahora. Pero tú,  reclámalo, luego da gracias, que tengas un corazón de gratitud, profunda gratitud. 

Apenas toco la mano de la suegra de Pedro y ella estaba sobre sus pies. 

Milagros están esperándonos, pueblo de Dios tenemos que ser diferentes, tenemos que ser vanguardistas, prototipos. 

Estás confrontando una decisión que para el Señor, estás titubeando, reclama la sangre del jardín, que tú sí vas a poderlo hacer, reclámalo… 

Esto no solo es para que tengamos información, Dios quiere que caminemos en esto, caminemos en lo que Él ha hecho. 

Hay poder en la sangre derramada en la cruz para quebrantar el poder de cualquier pecado y maldad…

¡Qué ricos somos! Podemos reclamar la sangre. 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Entremos a la Presencia de Dios


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 30 de Junio, 2020

He estado hablando de la sangre de Jesús. Por Su sangre derramada en la cruz, nosotros tenemos acceso a las promesas de Dios.

Además, por la sangre de Cristo podemos participar de la herencia celestial. Esto es, que tú y yo tenemos derecho a cualquier cosa que hay en el cielo, mientras vivimos en este mundo. 

Vimos que la presencia de Dios está abierta a todos nosotros por medio de la sangre de Jesús. Cuando Él murió en la cruz y dijo; “consumado es”, entonces el velo en el templo se rasgó de arriba abajo; simbolizando que la presencia de Dios ahora está abierta para todo el que ha puesto su confianza en Jesús. 

En este estudio, el Espíritu Santo me reveló algo. Hay un prototipo de un hombre entrando al lugar santísimo, no es el sumo sacerdote. Esto sucedió muchos años antes del día de la crucifixión de Jesús cuando el velo del templo se rompió. 

Este prototipo del hombre, que puede entrar en su gloria, es David; él experimentó la presencia de Jehová y escribió de su experiencia. Él no era sacerdote, mucho menos el sumo sacerdote. 

Mientras leemos los escritos de David, bajo la unción del Espíritu Santo, nos llenamos con gratitud por la sangre de Jesús derramada por nosotros, que hace posible, que podamos experimentar todo lo que David experimentó. 

Él escribió el Salmo 100:1-2

1. Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.

Él no pasó por el velo y nunca entró al lugar santísimo. Nosotros no tenemos que pasar por el velo, ¿por qué? Porque Jesús ya lo hizo.

Continuemos el Salmo

3. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.

Mis amados, nosotros podemos entrar en Su presencia, el velo ya no está, no hay un tabernáculo que avanzar, no hay que esperar una vez al año, tenemos que aprovecharnos de esto que Jesús hizo por nosotros.

En el Salmo 98:4 en adelante, leemos 

4. Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos.

5. Cantad salmos a Jehová con arpa; con arpa y voz de cántico.

6. Aclamad con trompetas y sonidos de bocina, delante del rey Jehová.

Va delante, porque ya ha pasado el velo, este prototipo de hombre David, fue escogido por Dios para esto. Para mostrarnos como entrar en Su presencia. 

Salmo 96:7-9

7. Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová la gloria y el poder.

8. Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed ofrendas, y venid a sus atrios.

9. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra.

David, ¿cómo entraste dentro del velo? ¿Cómo? Y, ¿cómo no moriste?

Porque solo el sumo sacerdote podía entrar una vez al año y si había pecado en su vida, entonces moría. Fue tan difícil, ahora Jesús lo ha hecho fácil. 

Uno tiene que estar caminando con Él. Que todos nosotros entremos a Su presencia. Que cosa hizo Jesús por nosotros, fue por Su sangre.

Salmo 22:3

3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Solo Israel, porque la iglesia no había nacido, pero esto es para el pueblo de Dios, nosotros somos el pueblo de Dios.

Él está aquí, cuando le adoramos.

Continuemos en Salmo 22

4. En ti esperaron nuestros padres; esperaron, y tú los libraste.

5. Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Salmo 25:14

14. La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto.

Intimidad con Él, David caminaba en esta intimidad.

Salmo 27:13

13. Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.

David dice; yo hubiera desmayado, si no pudiera creer que voy a ver la bondad de Jehová aquí. No tenemos que esperar hasta llegar al cielo. ¡Esto es lo que Dios nos ha dado aquí, para este tiempo! 

Versículo 14

14. Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová.

Estas palabras de los Salmos son poderosas. Un prototipo de un cristiano que ama al Señor y busca Su presencia.

Salmo 139:5-10

5. Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano.

6. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no lo puedo comprender.

7. ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8. Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar,

10. Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

Dios está en todos lados.

Salmo 145:18

18. Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras.

YO quiero que todos puedan comprender, porque es muy importante que comprendamos…

Hebreos 10:19-22

19. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20. por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21. y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Como debemos apreciar en todo momento la sangre.

Sangre y agua para bendecirnos, todavía creo que la sangre es para la sanidad de corazón, el agua para limpieza espiritual. 

Hebreos 10:23-25

23. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25. no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Por Su sangre tenemos acceso a la Presencia de Dios. Y no solo Su presencia, pero podemos llegar al lugar más íntimo, al lugar santísimo y adorarlo. Todo esto por la sangre de Cristo. 

Jesús fue traicionado por uno de los doce discípulos, Judas; negado por otro tres veces, abandonado por los demás menos uno, Juan.

Juan en capítulo 19 de su Evangelio, versículo 31

31. Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

¿Por qué quebrar las piernas? Porque estaba levantándose, respirando, cayendo, pero ya no.

Versículo 32

32. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.

33. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

34. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

35. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

36. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.

37. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

38. Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

39. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

Cuarenta kilos, cuando una cajita de estas cosas valía el salario de un obrero por un año, el trae cuarenta kilos; esos hombres le amaron. 

40. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

41. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

Allí pusieron a Jesús, el inocente, había muerto por nosotros que somos culpables. Hay poder en la sangre de Jesús.

¡Hay poder en la sangre de Jesús!

Él es el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por Él.

Él no es un camino, Él es el camino; Él no es una verdad, Él es la verdad; Él no es una vida, es la vida. Nadie viene al Padre sino por Él, ¡Nadie!

Que nuestros corazones estén entregados a Él y que vivamos por Él, porque Él es el camino y que Dios haga una obra en nuestra ciudad, que miles, miles, docenas de miles vengan a Él, que escapen de las mentiras, viles mentiras que les tienen encadenados espiritualmente y que sean seguidores de Jesús, que el Espíritu Santo nos guie, que el poder de la sangre esté con nosotros y que el Señor escuche nuestro clamor, yo sé lo que es el corazón de Dios. 

Dios no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Clamamos a Él que traiga a Juárez arrepentimiento, que Él usa eternidad y quizá otras cosas para despertar al pueblo, para sacudirlos, que empiecen a no poder dormir en la noche, pensando en eternidad y empiecen a venir a Él en grandes cantidades. ¿Esta es tu oración también?

Yo quiero que empieces hablar con el Señor dándole gracias, dando gracias a Jesús por el sufrimiento, desde que estaba sudando sangre, hasta que está allí en la cruz hubo un milagro, cuando entro la lanza a su lado, inmediatamente salió agua y sangre.

Dale gracias, dale gracias.

Gracias que moriste por mí, gracias que sufriste por mí, gracias por toda gota de sangre que derramaste a mi favor, gracias Señor. Nosotros vemos más claro que nunca lo que Tú hiciste por nosotros, no hay ninguna necesidad que nosotros tenemos que no está cubierta por tu sangre.

Si tú nunca entregaste tu vida a Él, hazlo en este momento donde estás dile; Jesús me entrego a ti, Padre entrego mi vida a ti, me entrego totalmente a ti, quiero que por favor vengas a mí y que me laves en tu sangre. 

Gracias también por la sangre de Jesús, el velo fue roto y podemos estar en tu presencia… 

Por las llagas de Jesús somos sanados, reclámala, reclámala, sería absurdo no reclamarlo, porque lo hizo por nosotros. 

Cualquier enfermo debe estar reclamando la sangre, está profetizado y fue cumplido en Él, por su llaga fuiste tú sanado, reclámalo y recibe tu sanidad ahora. Pero tú,  reclámalo, luego da gracias, que tengas un corazón de gratitud, profunda gratitud. 

Apenas toco la mano de la suegra de Pedro y ella estaba sobre sus pies. 

Milagros están esperándonos, pueblo de Dios tenemos que ser diferentes, tenemos que ser vanguardistas, prototipos. 

Estás confrontando una decisión que para el Señor, estás titubeando, reclama la sangre del jardín, que tú sí vas a poderlo hacer, reclámalo… 

Esto no solo es para que tengamos información, Dios quiere que caminemos en esto, caminemos en lo que Él ha hecho. 

Hay poder en la sangre derramada en la cruz para quebrantar el poder de cualquier pecado y maldad…

¡Qué ricos somos! Podemos reclamar la sangre. 

Ver Mas

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Intercesión Pt. I Victor y Gloria Richards 2020-01-07

Lecturas Recomendadas


Entremos a la Presencia de Dios



Por: Hno. Victor Richards
Martes 30 de Junio, 2020

He estado hablando de la sangre de Jesús. Por Su sangre derramada en la cruz, nosotros tenemos acceso a las promesas de Dios.

Además, por la sangre de Cristo podemos participar de la herencia celestial. Esto es, que tú y yo tenemos derecho a cualquier cosa que hay en el cielo, mientras vivimos en este mundo. 

Vimos que la presencia de Dios está abierta a todos nosotros por medio de la sangre de Jesús. Cuando Él murió en la cruz y dijo; “consumado es”, entonces el velo en el templo se rasgó de arriba abajo; simbolizando que la presencia de Dios ahora está abierta para todo el que ha puesto su confianza en Jesús. 

En este estudio, el Espíritu Santo me reveló algo. Hay un prototipo de un hombre entrando al lugar santísimo, no es el sumo sacerdote. Esto sucedió muchos años antes del día de la crucifixión de Jesús cuando el velo del templo se rompió. 

Este prototipo del hombre, que puede entrar en su gloria, es David; él experimentó la presencia de Jehová y escribió de su experiencia. Él no era sacerdote, mucho menos el sumo sacerdote. 

Mientras leemos los escritos de David, bajo la unción del Espíritu Santo, nos llenamos con gratitud por la sangre de Jesús derramada por nosotros, que hace posible, que podamos experimentar todo lo que David experimentó. 

Él escribió el Salmo 100:1-2

1. Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.

Él no pasó por el velo y nunca entró al lugar santísimo. Nosotros no tenemos que pasar por el velo, ¿por qué? Porque Jesús ya lo hizo.

Continuemos el Salmo

3. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.

Mis amados, nosotros podemos entrar en Su presencia, el velo ya no está, no hay un tabernáculo que avanzar, no hay que esperar una vez al año, tenemos que aprovecharnos de esto que Jesús hizo por nosotros.

En el Salmo 98:4 en adelante, leemos 

4. Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos.

5. Cantad salmos a Jehová con arpa; con arpa y voz de cántico.

6. Aclamad con trompetas y sonidos de bocina, delante del rey Jehová.

Va delante, porque ya ha pasado el velo, este prototipo de hombre David, fue escogido por Dios para esto. Para mostrarnos como entrar en Su presencia. 

Salmo 96:7-9

7. Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová la gloria y el poder.

8. Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed ofrendas, y venid a sus atrios.

9. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra.

David, ¿cómo entraste dentro del velo? ¿Cómo? Y, ¿cómo no moriste?

Porque solo el sumo sacerdote podía entrar una vez al año y si había pecado en su vida, entonces moría. Fue tan difícil, ahora Jesús lo ha hecho fácil. 

Uno tiene que estar caminando con Él. Que todos nosotros entremos a Su presencia. Que cosa hizo Jesús por nosotros, fue por Su sangre.

Salmo 22:3

3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Solo Israel, porque la iglesia no había nacido, pero esto es para el pueblo de Dios, nosotros somos el pueblo de Dios.

Él está aquí, cuando le adoramos.

Continuemos en Salmo 22

4. En ti esperaron nuestros padres; esperaron, y tú los libraste.

5. Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Salmo 25:14

14. La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto.

Intimidad con Él, David caminaba en esta intimidad.

Salmo 27:13

13. Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.

David dice; yo hubiera desmayado, si no pudiera creer que voy a ver la bondad de Jehová aquí. No tenemos que esperar hasta llegar al cielo. ¡Esto es lo que Dios nos ha dado aquí, para este tiempo! 

Versículo 14

14. Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová.

Estas palabras de los Salmos son poderosas. Un prototipo de un cristiano que ama al Señor y busca Su presencia.

Salmo 139:5-10

5. Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano.

6. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no lo puedo comprender.

7. ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8. Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar,

10. Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

Dios está en todos lados.

Salmo 145:18

18. Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras.

YO quiero que todos puedan comprender, porque es muy importante que comprendamos…

Hebreos 10:19-22

19. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20. por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21. y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Como debemos apreciar en todo momento la sangre.

Sangre y agua para bendecirnos, todavía creo que la sangre es para la sanidad de corazón, el agua para limpieza espiritual. 

Hebreos 10:23-25

23. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25. no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Por Su sangre tenemos acceso a la Presencia de Dios. Y no solo Su presencia, pero podemos llegar al lugar más íntimo, al lugar santísimo y adorarlo. Todo esto por la sangre de Cristo. 

Jesús fue traicionado por uno de los doce discípulos, Judas; negado por otro tres veces, abandonado por los demás menos uno, Juan.

Juan en capítulo 19 de su Evangelio, versículo 31

31. Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

¿Por qué quebrar las piernas? Porque estaba levantándose, respirando, cayendo, pero ya no.

Versículo 32

32. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.

33. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

34. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

35. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

36. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.

37. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

38. Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

39. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

Cuarenta kilos, cuando una cajita de estas cosas valía el salario de un obrero por un año, el trae cuarenta kilos; esos hombres le amaron. 

40. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

41. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

Allí pusieron a Jesús, el inocente, había muerto por nosotros que somos culpables. Hay poder en la sangre de Jesús.

¡Hay poder en la sangre de Jesús!

Él es el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por Él.

Él no es un camino, Él es el camino; Él no es una verdad, Él es la verdad; Él no es una vida, es la vida. Nadie viene al Padre sino por Él, ¡Nadie!

Que nuestros corazones estén entregados a Él y que vivamos por Él, porque Él es el camino y que Dios haga una obra en nuestra ciudad, que miles, miles, docenas de miles vengan a Él, que escapen de las mentiras, viles mentiras que les tienen encadenados espiritualmente y que sean seguidores de Jesús, que el Espíritu Santo nos guie, que el poder de la sangre esté con nosotros y que el Señor escuche nuestro clamor, yo sé lo que es el corazón de Dios. 

Dios no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Clamamos a Él que traiga a Juárez arrepentimiento, que Él usa eternidad y quizá otras cosas para despertar al pueblo, para sacudirlos, que empiecen a no poder dormir en la noche, pensando en eternidad y empiecen a venir a Él en grandes cantidades. ¿Esta es tu oración también?

Yo quiero que empieces hablar con el Señor dándole gracias, dando gracias a Jesús por el sufrimiento, desde que estaba sudando sangre, hasta que está allí en la cruz hubo un milagro, cuando entro la lanza a su lado, inmediatamente salió agua y sangre.

Dale gracias, dale gracias.

Gracias que moriste por mí, gracias que sufriste por mí, gracias por toda gota de sangre que derramaste a mi favor, gracias Señor. Nosotros vemos más claro que nunca lo que Tú hiciste por nosotros, no hay ninguna necesidad que nosotros tenemos que no está cubierta por tu sangre.

Si tú nunca entregaste tu vida a Él, hazlo en este momento donde estás dile; Jesús me entrego a ti, Padre entrego mi vida a ti, me entrego totalmente a ti, quiero que por favor vengas a mí y que me laves en tu sangre. 

Gracias también por la sangre de Jesús, el velo fue roto y podemos estar en tu presencia… 

Por las llagas de Jesús somos sanados, reclámala, reclámala, sería absurdo no reclamarlo, porque lo hizo por nosotros. 

Cualquier enfermo debe estar reclamando la sangre, está profetizado y fue cumplido en Él, por su llaga fuiste tú sanado, reclámalo y recibe tu sanidad ahora. Pero tú,  reclámalo, luego da gracias, que tengas un corazón de gratitud, profunda gratitud. 

Apenas toco la mano de la suegra de Pedro y ella estaba sobre sus pies. 

Milagros están esperándonos, pueblo de Dios tenemos que ser diferentes, tenemos que ser vanguardistas, prototipos. 

Estás confrontando una decisión que para el Señor, estás titubeando, reclama la sangre del jardín, que tú sí vas a poderlo hacer, reclámalo… 

Esto no solo es para que tengamos información, Dios quiere que caminemos en esto, caminemos en lo que Él ha hecho. 

Hay poder en la sangre derramada en la cruz para quebrantar el poder de cualquier pecado y maldad…

¡Qué ricos somos! Podemos reclamar la sangre. 

Ver Mas

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios
Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. II
Victor y Gloria Richards
2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-01-14

Intercesión Pt. I
Victor y Gloria Richards
2020-01-07

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320