LA ETERNIDAD EN EL CIELO



Publicado el:
Martes 26 de Enero, 2021

QUINTA PARTE
LA ETERNIDAD EN EL CIELO

¿Cómo será la eternidad en el cielo? El apóstol Juan fue llamado para subir ahí y escribió su experiencia: 
Apocalipsis 1:9-18 “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba… en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último... Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi… a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. 

Luego Juan fue comisionado a escribir el Apocalipsis (la revelación de Dios sobre el futuro del cielo y la tierra) y es cierto que contiene cosas difíciles de comprender, pero también nos revela gloriosas experiencias que nos esperan en la eternidad. Tendremos que esperar a que sean reveladas otras experiencias eternales cuando lleguemos al cielo y aguardar que aun otras cosas nos sean reveladas a través de la eternidad. 

1 Corintios 2:9 “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. 

Hay grandes conciertos esperándonos, ¡cómo no los podemos imaginar! Vamos a cantar, vamos a adorar, alabar, celebrar y gozar en la presencia visual de nuestro Dios. El gozo no tendrá fin, será para la eternidad. Veamos estos conciertos: 
Apocalipsis 5:8-13 “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”

Un concierto de millones de millones de ángeles, de humanos redimidos y de todo lo creado. La música será la que nunca hemos oído, nos penetrará y cada célula de nuestro cuerpo espiritual, vibrará con la adoración eternal. Los músicos que aquí en la tierra han sido privilegiados al oír las voces y música angelical, testifican que oyeron notas que no pueden igualar y música que no pueden alcanzar, pero nos espera la eternidad para hacerlo. 

Apocalipsis 7:9-12 “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén”. 

De nuevo encontramos a los redimidos de todo el mundo con ángeles en números incontables en concierto con palmas en sus manos y clamando a gran voz. ¡El cielo va a ser ruidoso con celebración y adoración a Dios! 

Apocalipsis 15:2-4, 8 “Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo…”. 

¡Imagínese! ¡Cantando y celebrando a Dios con humo por su gloria y poder! ¡Esto es grande! ¡Esto es más allá! Humo, no de una maquinita sino de la grandiosidad, esplendidez y magnificencia de nuestro Dios. Y estoy seguro que no va a oler a quemado sino a perfumes celestiales. 

Apocalipsis 19:1, 5-9 “Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: !Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro. Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios”. 

¡Gocémonos y alegrémonos! ¡No va haber tristeza en el cielo! La eternidad con Jehová, con Jesús y con el Espíritu Santo será más allá de lo que podamos imaginar. Espero verle a usted ahí en la cena de las bodas del Cordero. ¡Y esto no es todo! ¡Hay mucho más! Las cosas de Dios no tienen fin.

El apóstol Juan, maravillado con lo que está viendo y oyendo (que es algo mucho más allá de su humana comprensión) nos reporta:
Apocalipsis 21:1-8 “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

El apóstol Juan escribe: 
Apocalipsis 22:3-5 “Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”. “Los siglos de los siglos”, se traduce: Eternamente.
 

SEXTA PARTE
LA ETERNIDAD SEPARADO DE DIOS

El que murió desangrado para lavarnos de todos nuestros pecados, por el gran amor que tiene por nosotros, enseñó más del castigo eterno que cualquier autor de las sagradas Escrituras. Esta espantosa realidad tenía que salir de los labios del que nos trajo perdón y salvación. Los que le rechacen a Él por sí mismos eligen la eternidad del sufrimiento, del lago de fuego, del pozo del abismo. Nadie, sino solo Jesucristo puede lavarnos del pecado y maldad, salvándonos del pago eterno. 

En Marcos 9:43 y 44 se registran las palabras de Jesús concernientes al castigo eterno: “.al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga”. 

En Mateo 13:24-30 leemos de la parábola del trigo y la cizaña que los discípulos de Jesús no la entendieron y Él la explica revelando la eternidad de los seguidores de Satanás. Mateo 13:36-43 “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. 

¡Qué horrible! ¡El lloro y el crujir de dientes por la eternidad! No solo por un rato, sino por la eternidad. A los que dicen: “No lo creo”, tengo que advertirles que su incredulidad no cambia la realidad de lo que dijo Jesús. Pero su incredulidad sí afecta su futuro. Sí afecta su eternidad. Veamos más acerca las enseñanzas de Jesús: 
Mateo 18:6 “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. 

La piedra del molino se formaba de dos piedras planas y redondas, eran pesadas tal vez de una tonelada, giraban una sobre la otra con el grano en medio. El asno era el motor que movía la piedra que molía el grano. ¿Puede imaginar una de estas piedras amarrada a su cuello y que lo tiren vivo a lo profundo del mar? 

Mateo 18:7-9 “¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”. 

Este pasaje debe mostrarnos la gran importancia de su eternidad. ¡No juegue con su eternidad! La Biblia habla del fuego eterno… el infierno de fuego, estos no son cuentos, esto es la eternidad para los que no reciben ni abrazan al Señor Jesucristo, que murió desangrado para lavarnos de nuestros muchos pecados. Jesús enseñaba: 
Juan 15:4-8 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”. 

¡Hay que permanecer en Él! Yo no entiendo a las personas que declaran ser de Cristo y caminan un poco como propiedad de Él y luego se apartan de Él y vuelven a una vida de pecado, mentiras, chismes, crítica, odio, fornicación, adulterio, borracheras y tal vez, hasta drogas. ¡Están jugando con su eternidad! Hay que permanecer en Él si no lo hacemos… Él dice: “Serán echados fuera”. ¡No juegue con su eternidad! Quisiera no tener que escribir sobre esta parte de la eternidad, pero sería incorrecto de mi parte ignorarlo. No puedo ignorar lo que les espera a los que rechazan al Altísimo y a su sacrificio, a toda la gloria y al amor que Él quiere derramar sobre nosotros. Adán y Eva escucharon en el huerto del Edén y creyeron a la serpiente aquel que les dijo “no morirás”, y en efecto añadió que desobedeciendo a Jehová ellos llegarían a decidir por sí mismos lo que es bueno y malo; que serían libres para hacer lo que quisieran sin darle cuentas a nadie, que serían como Dios. Entonces ellos no tan solo desobedecieron a Jehová, sino que creyeron a Satanás en vez de creer a Dios y pagaron un triste precio, no solo para ellos mismos sino para toda la humanidad, porque ahora todos tenemos la naturaleza caída de un Adán y una Eva. 

Pero, ¡existe un remedio! ¡El remedio es Jesús! Creído, recibido, honrado, obedecido, seguido, amado, y por Él ser lavado, perdonado, transformado. Pero desgraciadamente hay quienes lo rechazan, rechazan el remedio. 

Romanos 1:18-32 (Parafraseado) “La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad, porque lo de Dios, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible que en la creación uno lo puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa por no glorificarle como Dios, al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Pretendiendo ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por ídolos de hombres, de aves, de animales y de reptiles. Por lo cual, también los entregó Dios a la inmundicia, en sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues aún sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por relaciones lesbianas. Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en relaciones anormales con ellas y también cometiendo hechos vergonzosos homosexuales, y resultando en ellos las enfermedades debidas a su extravío. Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben. Están llenos de toda injusticia, fornicación, adulterio, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños, mentiras y perversidades. Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres y a toda autoridad, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”. 

¡Su eternidad los espera! Una eternidad de horror. Jesús estaba enseñando un día sobre varias cosas cuando entre metió la siguiente historia. Es más que una historia inventada para enseñarnos una verdad. Contiene a Lázaro y a Abraham, personas reales como también fue el hombre rico. 

Lucas 16:19-31 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, aunque alguno se levantare de los muertos”. 

Creo que aquí es necesario un comentario: Este hombre no se encontraba en las llamas del infierno por ser rico sino por su pecado. Jesús no nos dijo como él se hizo rico ni cómo vivió sin tomar en cuenta a Jehová y sus enseñanzas. Es evidente que fue un hombre de duro corazón, un pecador. El infierno esta mencionado 54 veces en la Biblia, el pozo del abismo 6 veces, las tinieblas de afuera 3 veces, el lago de fuego 2 veces y el lago de fuego y azufre 4 veces. Todos estos siendo castigos por el pecado y la maldad no arrepentidos, por el rechazo al único Dios, su misericordia y perdón a través de la sangre de su hijo Jesucristo. Hay personas que hacen chistes sobre el asunto del infierno. Ellos dicen: “Ja, ja, ja todos mis amigos y yo vamos a ir allí y podemos juntarnos para platicar y compartir chistes”. ¡No! ¡No es algo chistoso! ¡Absolutamente no! Han existido personas que han muerto, unos en accidentes automovilísticos, otros en el quirófano, y que han vuelto a la vida y testifican que se encontraron cayendo, cayendo y cayendo en un pozo obscuro, totalmente obscuro. No había ni una chispa de luz y nadie contesto a sus gritos de horror por auxilio. Cayendo y sabiendo que estaban cayendo para nunca parar, ni en un día, ni en un mes, ni en un año, ni en mil años. ¡Nunca! Estaban en el pozo del abismo. 

Estas personas antes de morir habían rechazado la salvación de Cristo Jesús, no hay salvación en ningún otro ni en ninguna otra cosa. La misericordia de Dios les dio otra oportunidad. Pocos vuelven de este castigo eterno. ¡No juegue con su eternidad! También existen los que se encuentran en “las tinieblas de afuera”. Aparentemente en las tinieblas miles y miles de años luz de la creación, solos para siempre. 
Mateo 25:30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA Hno. Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD Hno. Victor Richards 2021-02-09

El joven y su sexualidad 2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza Hno. Victor Richards 2021-02-02

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO Hno. Victor Richards 2021-01-26

VIDA ETERNA Victor Richards 2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-01-19

ETERNIDAD Victor Richards 2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio Hno. Victor Richards 2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA Hno. Victor Richards 2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera Hno. Victor Richards 2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente Hno. Victor Richards 2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3 Victor Richards 2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES Hno. Victor Richards 2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2 Victor Richards 2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II Hno. Victor Richards 2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1 Victor Richards 2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN Hno. Victor Richards 2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN Hno. Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3 Victor Richards 2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2 Victor Richards 2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1 Victor Richards 2020-11-03

Amistad e Intimidad IV Victor y Gloria Richards 2020-10-30

Amistad e Intimidad III Victor y Gloria Richards 2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA Hno. Victor Richards 2020-10-20

Amistad e Intimidad II Victor y Gloria Richards 2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II Hno. Victor Richards 2020-10-13

Amistad e Intimidad I Victor y Gloria Richards 2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I Hno. Victor Richards 2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II Hno. Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK V Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

LA ETERNIDAD EN EL CIELO




Publicado el:
Martes 26 de Enero, 2021

QUINTA PARTE
LA ETERNIDAD EN EL CIELO

¿Cómo será la eternidad en el cielo? El apóstol Juan fue llamado para subir ahí y escribió su experiencia: 
Apocalipsis 1:9-18 “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba… en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último... Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi… a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. 

Luego Juan fue comisionado a escribir el Apocalipsis (la revelación de Dios sobre el futuro del cielo y la tierra) y es cierto que contiene cosas difíciles de comprender, pero también nos revela gloriosas experiencias que nos esperan en la eternidad. Tendremos que esperar a que sean reveladas otras experiencias eternales cuando lleguemos al cielo y aguardar que aun otras cosas nos sean reveladas a través de la eternidad. 

1 Corintios 2:9 “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. 

Hay grandes conciertos esperándonos, ¡cómo no los podemos imaginar! Vamos a cantar, vamos a adorar, alabar, celebrar y gozar en la presencia visual de nuestro Dios. El gozo no tendrá fin, será para la eternidad. Veamos estos conciertos: 
Apocalipsis 5:8-13 “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”

Un concierto de millones de millones de ángeles, de humanos redimidos y de todo lo creado. La música será la que nunca hemos oído, nos penetrará y cada célula de nuestro cuerpo espiritual, vibrará con la adoración eternal. Los músicos que aquí en la tierra han sido privilegiados al oír las voces y música angelical, testifican que oyeron notas que no pueden igualar y música que no pueden alcanzar, pero nos espera la eternidad para hacerlo. 

Apocalipsis 7:9-12 “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén”. 

De nuevo encontramos a los redimidos de todo el mundo con ángeles en números incontables en concierto con palmas en sus manos y clamando a gran voz. ¡El cielo va a ser ruidoso con celebración y adoración a Dios! 

Apocalipsis 15:2-4, 8 “Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo…”. 

¡Imagínese! ¡Cantando y celebrando a Dios con humo por su gloria y poder! ¡Esto es grande! ¡Esto es más allá! Humo, no de una maquinita sino de la grandiosidad, esplendidez y magnificencia de nuestro Dios. Y estoy seguro que no va a oler a quemado sino a perfumes celestiales. 

Apocalipsis 19:1, 5-9 “Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: !Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro. Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios”. 

¡Gocémonos y alegrémonos! ¡No va haber tristeza en el cielo! La eternidad con Jehová, con Jesús y con el Espíritu Santo será más allá de lo que podamos imaginar. Espero verle a usted ahí en la cena de las bodas del Cordero. ¡Y esto no es todo! ¡Hay mucho más! Las cosas de Dios no tienen fin.

El apóstol Juan, maravillado con lo que está viendo y oyendo (que es algo mucho más allá de su humana comprensión) nos reporta:
Apocalipsis 21:1-8 “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

El apóstol Juan escribe: 
Apocalipsis 22:3-5 “Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”. “Los siglos de los siglos”, se traduce: Eternamente.
 

SEXTA PARTE
LA ETERNIDAD SEPARADO DE DIOS

El que murió desangrado para lavarnos de todos nuestros pecados, por el gran amor que tiene por nosotros, enseñó más del castigo eterno que cualquier autor de las sagradas Escrituras. Esta espantosa realidad tenía que salir de los labios del que nos trajo perdón y salvación. Los que le rechacen a Él por sí mismos eligen la eternidad del sufrimiento, del lago de fuego, del pozo del abismo. Nadie, sino solo Jesucristo puede lavarnos del pecado y maldad, salvándonos del pago eterno. 

En Marcos 9:43 y 44 se registran las palabras de Jesús concernientes al castigo eterno: “.al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga”. 

En Mateo 13:24-30 leemos de la parábola del trigo y la cizaña que los discípulos de Jesús no la entendieron y Él la explica revelando la eternidad de los seguidores de Satanás. Mateo 13:36-43 “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. 

¡Qué horrible! ¡El lloro y el crujir de dientes por la eternidad! No solo por un rato, sino por la eternidad. A los que dicen: “No lo creo”, tengo que advertirles que su incredulidad no cambia la realidad de lo que dijo Jesús. Pero su incredulidad sí afecta su futuro. Sí afecta su eternidad. Veamos más acerca las enseñanzas de Jesús: 
Mateo 18:6 “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. 

La piedra del molino se formaba de dos piedras planas y redondas, eran pesadas tal vez de una tonelada, giraban una sobre la otra con el grano en medio. El asno era el motor que movía la piedra que molía el grano. ¿Puede imaginar una de estas piedras amarrada a su cuello y que lo tiren vivo a lo profundo del mar? 

Mateo 18:7-9 “¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”. 

Este pasaje debe mostrarnos la gran importancia de su eternidad. ¡No juegue con su eternidad! La Biblia habla del fuego eterno… el infierno de fuego, estos no son cuentos, esto es la eternidad para los que no reciben ni abrazan al Señor Jesucristo, que murió desangrado para lavarnos de nuestros muchos pecados. Jesús enseñaba: 
Juan 15:4-8 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”. 

¡Hay que permanecer en Él! Yo no entiendo a las personas que declaran ser de Cristo y caminan un poco como propiedad de Él y luego se apartan de Él y vuelven a una vida de pecado, mentiras, chismes, crítica, odio, fornicación, adulterio, borracheras y tal vez, hasta drogas. ¡Están jugando con su eternidad! Hay que permanecer en Él si no lo hacemos… Él dice: “Serán echados fuera”. ¡No juegue con su eternidad! Quisiera no tener que escribir sobre esta parte de la eternidad, pero sería incorrecto de mi parte ignorarlo. No puedo ignorar lo que les espera a los que rechazan al Altísimo y a su sacrificio, a toda la gloria y al amor que Él quiere derramar sobre nosotros. Adán y Eva escucharon en el huerto del Edén y creyeron a la serpiente aquel que les dijo “no morirás”, y en efecto añadió que desobedeciendo a Jehová ellos llegarían a decidir por sí mismos lo que es bueno y malo; que serían libres para hacer lo que quisieran sin darle cuentas a nadie, que serían como Dios. Entonces ellos no tan solo desobedecieron a Jehová, sino que creyeron a Satanás en vez de creer a Dios y pagaron un triste precio, no solo para ellos mismos sino para toda la humanidad, porque ahora todos tenemos la naturaleza caída de un Adán y una Eva. 

Pero, ¡existe un remedio! ¡El remedio es Jesús! Creído, recibido, honrado, obedecido, seguido, amado, y por Él ser lavado, perdonado, transformado. Pero desgraciadamente hay quienes lo rechazan, rechazan el remedio. 

Romanos 1:18-32 (Parafraseado) “La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad, porque lo de Dios, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible que en la creación uno lo puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa por no glorificarle como Dios, al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Pretendiendo ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por ídolos de hombres, de aves, de animales y de reptiles. Por lo cual, también los entregó Dios a la inmundicia, en sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues aún sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por relaciones lesbianas. Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en relaciones anormales con ellas y también cometiendo hechos vergonzosos homosexuales, y resultando en ellos las enfermedades debidas a su extravío. Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben. Están llenos de toda injusticia, fornicación, adulterio, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños, mentiras y perversidades. Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres y a toda autoridad, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”. 

¡Su eternidad los espera! Una eternidad de horror. Jesús estaba enseñando un día sobre varias cosas cuando entre metió la siguiente historia. Es más que una historia inventada para enseñarnos una verdad. Contiene a Lázaro y a Abraham, personas reales como también fue el hombre rico. 

Lucas 16:19-31 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, aunque alguno se levantare de los muertos”. 

Creo que aquí es necesario un comentario: Este hombre no se encontraba en las llamas del infierno por ser rico sino por su pecado. Jesús no nos dijo como él se hizo rico ni cómo vivió sin tomar en cuenta a Jehová y sus enseñanzas. Es evidente que fue un hombre de duro corazón, un pecador. El infierno esta mencionado 54 veces en la Biblia, el pozo del abismo 6 veces, las tinieblas de afuera 3 veces, el lago de fuego 2 veces y el lago de fuego y azufre 4 veces. Todos estos siendo castigos por el pecado y la maldad no arrepentidos, por el rechazo al único Dios, su misericordia y perdón a través de la sangre de su hijo Jesucristo. Hay personas que hacen chistes sobre el asunto del infierno. Ellos dicen: “Ja, ja, ja todos mis amigos y yo vamos a ir allí y podemos juntarnos para platicar y compartir chistes”. ¡No! ¡No es algo chistoso! ¡Absolutamente no! Han existido personas que han muerto, unos en accidentes automovilísticos, otros en el quirófano, y que han vuelto a la vida y testifican que se encontraron cayendo, cayendo y cayendo en un pozo obscuro, totalmente obscuro. No había ni una chispa de luz y nadie contesto a sus gritos de horror por auxilio. Cayendo y sabiendo que estaban cayendo para nunca parar, ni en un día, ni en un mes, ni en un año, ni en mil años. ¡Nunca! Estaban en el pozo del abismo. 

Estas personas antes de morir habían rechazado la salvación de Cristo Jesús, no hay salvación en ningún otro ni en ninguna otra cosa. La misericordia de Dios les dio otra oportunidad. Pocos vuelven de este castigo eterno. ¡No juegue con su eternidad! También existen los que se encuentran en “las tinieblas de afuera”. Aparentemente en las tinieblas miles y miles de años luz de la creación, solos para siempre. 
Mateo 25:30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
 

Ver Mas

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA Hno. Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD Hno. Victor Richards 2021-02-09

El joven y su sexualidad 2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza Hno. Victor Richards 2021-02-02

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO Hno. Victor Richards 2021-01-26

VIDA ETERNA Victor Richards 2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-01-19

ETERNIDAD Victor Richards 2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio Hno. Victor Richards 2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA Hno. Victor Richards 2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera Hno. Victor Richards 2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente Hno. Victor Richards 2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3 Victor Richards 2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES Hno. Victor Richards 2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2 Victor Richards 2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II Hno. Victor Richards 2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1 Victor Richards 2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN Hno. Victor Richards 2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN Hno. Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3 Victor Richards 2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2 Victor Richards 2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1 Victor Richards 2020-11-03

Amistad e Intimidad IV Victor y Gloria Richards 2020-10-30

Amistad e Intimidad III Victor y Gloria Richards 2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA Hno. Victor Richards 2020-10-20

Amistad e Intimidad II Victor y Gloria Richards 2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II Hno. Victor Richards 2020-10-13

Amistad e Intimidad I Victor y Gloria Richards 2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I Hno. Victor Richards 2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II Hno. Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK V Victor Richards 2020-09-29

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

Lecturas Recomendadas


LA ETERNIDAD EN EL CIELO





Por: Victor Richards
Martes 26 de Enero, 2021

QUINTA PARTE
LA ETERNIDAD EN EL CIELO

¿Cómo será la eternidad en el cielo? El apóstol Juan fue llamado para subir ahí y escribió su experiencia: 
Apocalipsis 1:9-18 “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba… en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último... Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi… a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. 

Luego Juan fue comisionado a escribir el Apocalipsis (la revelación de Dios sobre el futuro del cielo y la tierra) y es cierto que contiene cosas difíciles de comprender, pero también nos revela gloriosas experiencias que nos esperan en la eternidad. Tendremos que esperar a que sean reveladas otras experiencias eternales cuando lleguemos al cielo y aguardar que aun otras cosas nos sean reveladas a través de la eternidad. 

1 Corintios 2:9 “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. 

Hay grandes conciertos esperándonos, ¡cómo no los podemos imaginar! Vamos a cantar, vamos a adorar, alabar, celebrar y gozar en la presencia visual de nuestro Dios. El gozo no tendrá fin, será para la eternidad. Veamos estos conciertos: 
Apocalipsis 5:8-13 “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”

Un concierto de millones de millones de ángeles, de humanos redimidos y de todo lo creado. La música será la que nunca hemos oído, nos penetrará y cada célula de nuestro cuerpo espiritual, vibrará con la adoración eternal. Los músicos que aquí en la tierra han sido privilegiados al oír las voces y música angelical, testifican que oyeron notas que no pueden igualar y música que no pueden alcanzar, pero nos espera la eternidad para hacerlo. 

Apocalipsis 7:9-12 “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén”. 

De nuevo encontramos a los redimidos de todo el mundo con ángeles en números incontables en concierto con palmas en sus manos y clamando a gran voz. ¡El cielo va a ser ruidoso con celebración y adoración a Dios! 

Apocalipsis 15:2-4, 8 “Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo…”. 

¡Imagínese! ¡Cantando y celebrando a Dios con humo por su gloria y poder! ¡Esto es grande! ¡Esto es más allá! Humo, no de una maquinita sino de la grandiosidad, esplendidez y magnificencia de nuestro Dios. Y estoy seguro que no va a oler a quemado sino a perfumes celestiales. 

Apocalipsis 19:1, 5-9 “Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: !Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro. Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios”. 

¡Gocémonos y alegrémonos! ¡No va haber tristeza en el cielo! La eternidad con Jehová, con Jesús y con el Espíritu Santo será más allá de lo que podamos imaginar. Espero verle a usted ahí en la cena de las bodas del Cordero. ¡Y esto no es todo! ¡Hay mucho más! Las cosas de Dios no tienen fin.

El apóstol Juan, maravillado con lo que está viendo y oyendo (que es algo mucho más allá de su humana comprensión) nos reporta:
Apocalipsis 21:1-8 “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

El apóstol Juan escribe: 
Apocalipsis 22:3-5 “Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”. “Los siglos de los siglos”, se traduce: Eternamente.
 

SEXTA PARTE
LA ETERNIDAD SEPARADO DE DIOS

El que murió desangrado para lavarnos de todos nuestros pecados, por el gran amor que tiene por nosotros, enseñó más del castigo eterno que cualquier autor de las sagradas Escrituras. Esta espantosa realidad tenía que salir de los labios del que nos trajo perdón y salvación. Los que le rechacen a Él por sí mismos eligen la eternidad del sufrimiento, del lago de fuego, del pozo del abismo. Nadie, sino solo Jesucristo puede lavarnos del pecado y maldad, salvándonos del pago eterno. 

En Marcos 9:43 y 44 se registran las palabras de Jesús concernientes al castigo eterno: “.al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga”. 

En Mateo 13:24-30 leemos de la parábola del trigo y la cizaña que los discípulos de Jesús no la entendieron y Él la explica revelando la eternidad de los seguidores de Satanás. Mateo 13:36-43 “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. 

¡Qué horrible! ¡El lloro y el crujir de dientes por la eternidad! No solo por un rato, sino por la eternidad. A los que dicen: “No lo creo”, tengo que advertirles que su incredulidad no cambia la realidad de lo que dijo Jesús. Pero su incredulidad sí afecta su futuro. Sí afecta su eternidad. Veamos más acerca las enseñanzas de Jesús: 
Mateo 18:6 “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. 

La piedra del molino se formaba de dos piedras planas y redondas, eran pesadas tal vez de una tonelada, giraban una sobre la otra con el grano en medio. El asno era el motor que movía la piedra que molía el grano. ¿Puede imaginar una de estas piedras amarrada a su cuello y que lo tiren vivo a lo profundo del mar? 

Mateo 18:7-9 “¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”. 

Este pasaje debe mostrarnos la gran importancia de su eternidad. ¡No juegue con su eternidad! La Biblia habla del fuego eterno… el infierno de fuego, estos no son cuentos, esto es la eternidad para los que no reciben ni abrazan al Señor Jesucristo, que murió desangrado para lavarnos de nuestros muchos pecados. Jesús enseñaba: 
Juan 15:4-8 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”. 

¡Hay que permanecer en Él! Yo no entiendo a las personas que declaran ser de Cristo y caminan un poco como propiedad de Él y luego se apartan de Él y vuelven a una vida de pecado, mentiras, chismes, crítica, odio, fornicación, adulterio, borracheras y tal vez, hasta drogas. ¡Están jugando con su eternidad! Hay que permanecer en Él si no lo hacemos… Él dice: “Serán echados fuera”. ¡No juegue con su eternidad! Quisiera no tener que escribir sobre esta parte de la eternidad, pero sería incorrecto de mi parte ignorarlo. No puedo ignorar lo que les espera a los que rechazan al Altísimo y a su sacrificio, a toda la gloria y al amor que Él quiere derramar sobre nosotros. Adán y Eva escucharon en el huerto del Edén y creyeron a la serpiente aquel que les dijo “no morirás”, y en efecto añadió que desobedeciendo a Jehová ellos llegarían a decidir por sí mismos lo que es bueno y malo; que serían libres para hacer lo que quisieran sin darle cuentas a nadie, que serían como Dios. Entonces ellos no tan solo desobedecieron a Jehová, sino que creyeron a Satanás en vez de creer a Dios y pagaron un triste precio, no solo para ellos mismos sino para toda la humanidad, porque ahora todos tenemos la naturaleza caída de un Adán y una Eva. 

Pero, ¡existe un remedio! ¡El remedio es Jesús! Creído, recibido, honrado, obedecido, seguido, amado, y por Él ser lavado, perdonado, transformado. Pero desgraciadamente hay quienes lo rechazan, rechazan el remedio. 

Romanos 1:18-32 (Parafraseado) “La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad, porque lo de Dios, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible que en la creación uno lo puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa por no glorificarle como Dios, al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Pretendiendo ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por ídolos de hombres, de aves, de animales y de reptiles. Por lo cual, también los entregó Dios a la inmundicia, en sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues aún sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por relaciones lesbianas. Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en relaciones anormales con ellas y también cometiendo hechos vergonzosos homosexuales, y resultando en ellos las enfermedades debidas a su extravío. Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben. Están llenos de toda injusticia, fornicación, adulterio, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños, mentiras y perversidades. Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres y a toda autoridad, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”. 

¡Su eternidad los espera! Una eternidad de horror. Jesús estaba enseñando un día sobre varias cosas cuando entre metió la siguiente historia. Es más que una historia inventada para enseñarnos una verdad. Contiene a Lázaro y a Abraham, personas reales como también fue el hombre rico. 

Lucas 16:19-31 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, aunque alguno se levantare de los muertos”. 

Creo que aquí es necesario un comentario: Este hombre no se encontraba en las llamas del infierno por ser rico sino por su pecado. Jesús no nos dijo como él se hizo rico ni cómo vivió sin tomar en cuenta a Jehová y sus enseñanzas. Es evidente que fue un hombre de duro corazón, un pecador. El infierno esta mencionado 54 veces en la Biblia, el pozo del abismo 6 veces, las tinieblas de afuera 3 veces, el lago de fuego 2 veces y el lago de fuego y azufre 4 veces. Todos estos siendo castigos por el pecado y la maldad no arrepentidos, por el rechazo al único Dios, su misericordia y perdón a través de la sangre de su hijo Jesucristo. Hay personas que hacen chistes sobre el asunto del infierno. Ellos dicen: “Ja, ja, ja todos mis amigos y yo vamos a ir allí y podemos juntarnos para platicar y compartir chistes”. ¡No! ¡No es algo chistoso! ¡Absolutamente no! Han existido personas que han muerto, unos en accidentes automovilísticos, otros en el quirófano, y que han vuelto a la vida y testifican que se encontraron cayendo, cayendo y cayendo en un pozo obscuro, totalmente obscuro. No había ni una chispa de luz y nadie contesto a sus gritos de horror por auxilio. Cayendo y sabiendo que estaban cayendo para nunca parar, ni en un día, ni en un mes, ni en un año, ni en mil años. ¡Nunca! Estaban en el pozo del abismo. 

Estas personas antes de morir habían rechazado la salvación de Cristo Jesús, no hay salvación en ningún otro ni en ninguna otra cosa. La misericordia de Dios les dio otra oportunidad. Pocos vuelven de este castigo eterno. ¡No juegue con su eternidad! También existen los que se encuentran en “las tinieblas de afuera”. Aparentemente en las tinieblas miles y miles de años luz de la creación, solos para siempre. 
Mateo 25:30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
 

Ver Mas

EL GOZO DEL SEÑOR
Hno. Victor Richards
2021-02-23

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-02-23

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA
Hno. Victor Richards
2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD
Hno. Victor Richards
2021-02-09

El joven y su sexualidad
2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza
Hno. Victor Richards
2021-02-02

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO
Hno. Victor Richards
2021-01-26

VIDA ETERNA
Victor Richards
2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR
Hno. Victor Richards
2021-01-19

ETERNIDAD
Victor Richards
2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio
Hno. Victor Richards
2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA
Hno. Victor Richards
2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera
Hno. Victor Richards
2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente
Hno. Victor Richards
2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3
Victor Richards
2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES
Hno. Victor Richards
2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2
Victor Richards
2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II
Hno. Victor Richards
2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1
Victor Richards
2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN
Hno. Victor Richards
2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4
Victor Richards
2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN
Hno. Victor Richards
2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4
Victor Richards
2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3
Victor Richards
2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria
Hno. Victor Richards
2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2
Victor Richards
2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria
Hno. Victor Richards
2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1
Victor Richards
2020-11-03

Amistad e Intimidad IV
Victor y Gloria Richards
2020-10-30

Amistad e Intimidad III
Victor y Gloria Richards
2020-10-20

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA
Hno. Victor Richards
2020-10-20

Amistad e Intimidad II
Victor y Gloria Richards
2020-10-13

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE II
Hno. Victor Richards
2020-10-13

Amistad e Intimidad I
Victor y Gloria Richards
2020-10-06

SU PRESENCIA, SU ADORACIÓN Y SU VICTORIA PARTE I
Hno. Victor Richards
2020-10-06

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? II
Hno. Victor Richards
2020-09-29

BARAK BARAK V
Victor Richards
2020-09-29

BARAK BARAK IV
Victor Richards
2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO?
Hno. Victor Richards
2020-09-22

BARAK BARAK III
Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II
Hno. Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible
Hno. Victor Richards
2020-09-08

BARAK BARAK II
Victor Richards
2020-09-08

El Ayuno que Funciona II
Hno. Victor Richards
2020-09-01

BARAK BARAK
Hno. Victor Richards
2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV
Gloria Richards
2020-08-25

El Ayuno que Funciona
Hno. Victor Richards
2020-08-25

El Poder del Ayuno II
Hno. Victor Richards
2020-08-18

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320