El joven y su sexualidad



Publicado el:
Martes 2 de Febrero, 2021

El joven y su sexualidad

Se cuenta la historia de un hombre que vivía en una cueva con su hijo de 15 años. El hijo no conocía ni el pueblo más cercano y tampoco había visto a otra gente. Pero para celebrar sus 15 años, su padre decidió llevarlo al pueblo para que lo conociera y comprarle un regalo. Salieron desde la mañana y llegaron primero a la talabartería (lugar donde venden objetos de piel) donde su papá le enseñó una montura. Después lo llevó a la tienda de artículos deportivos y le enseñó los mejores cuchillos para la cacería. 

Mientras caminaban por la calle, encontraron a una muchacha como de 15 años; el joven preguntó a su padre: “¿Qué es eso?”. Su padre, tomado por sorpresa, no sabía qué contestarle, porque no quería que su hijo se interesara en una chica todavía. Entonces, rápidamente le dijo: “Es un ganso, mi hijo”, siguieron caminando y viendo en las tiendas. Durante el transcurso del día el muchacho conoció perros finos, rifles y pistolas. Al final del día el papá miró al joven y le preguntó: “Bueno, mi hijo, te he enseñado muchas cosas hoy, estoy dispuesto a comprarte lo que más te gusta. Dime, ¿cuál has escogido?”. 

Sin titubear ni por un momento, el muchacho le contestó: “Papá... cómprame un ganso”. 

La atracción sexual entre un joven y una señorita es tan antigua como el mundo mismo y se originó en la mente de Dios. Fue Dios quien dijo: 
Génesis 2:18 
“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. 

Después de formar a la mujer del mismo cuerpo de Adán, Dios se la presentó para que se gozaran juntos en una relación matrimonial plena. El pecado original no fue el sexo, fue su desobediencia al mandamiento de no comer del árbol. El sexo fue creación de Dios para bendecir a la humanidad.

Tu sexualidad, es un don divino, pero es un don tan delicado que te puede traer gran felicidad o te puede destruir. Las relaciones sexuales antes del matrimonio es el problema número uno que enfrenta la juventud hoy en día. 

Vivimos en un mundo promiscuo. El mensaje de compañeros de escuela, de la música moderna, la televisión, revistas, películas y por todos lados es: “Si te sientes bien, hazlo” o “todo el mundo lo está haciendo”. 

Una muchacha cristiana escribió: 
“Estoy cansada de oír en la televisión o leer en cualquier revista que abro: ‘Cuídate en tu vida sexual, señorita, procura usar anticonceptivos para evitar enfermedades o embarazos no deseados’. ¿Por qué no nos aconsejan mejor guardar el sexo para el matrimonio?”. 

Estoy convencido de que hay miles y miles de jóvenes cristianos, como esta señorita, que desean consejos sanos, consejos basados en la Palabra de Dios y que desean que alguien les hable claro y directo, por eso estoy escribiendo este libro. 

Estoy felizmente casado y tengo muchos años de ser un líder espiritual, observando y aconsejando a personas que están sufriendo las consecuencias de no tener su sexualidad bajo control. 

¿Por qué el noviazgo? 

Muchas personas se casan y después de poco tiempo dicen: “Pues, ¡yo no conozco a mi pareja!”. Entonces ¿de qué sirvió el noviazgo? ¿De qué platicaron? ¿Solamente, “¡qué bonita eres!”; “te adoro”; “eres muy guapo”...etc.? 

El noviazgo debe ser un tiempo para conocerse el uno al otro a un nivel mental, emocional y espiritual; pero sin llegar al nivel físico. Es un tiempo para ser amigos, para aprender a comunicarse, para compartir ideas, sueños y metas, para orar juntos. Pero ten mucho cuidado con los besos y caricias porque esto puede reducir tu relación a algo únicamente físico e impedir que se desarrolle en las otras áreas. 

El matrimonio basado sobre pasión en vez de amor, no durará; o será un “infierno en la tierra”. En el área del sexo somos hechos de tal manera que si tenemos una probadita, queremos más. Un poco de caricias el lunes, el martes queremos más y el miércoles aún más. 

El sexo es como un fuego. No es posible jugar con fuego y no quemarse. El fuego dentro de la chimenea es maravilloso, porque da calor a toda la casa, pero sacándolo de allí, es capaz de destruir la casa entera. El sexo dentro del matrimonio es bello y maravilloso, pero fuera de allí, destruye vidas. 

No creo en los noviazgos ni muy cortos, ni muy largos. Debe pasar el tiempo suficiente como para conocerse bien, pero no demasiado, para que la tentación sexual no se convierta en un problema grande. Creo que entre uno y dos años es suficiente. Después de mucho tiempo la pareja tiene todo, menos el sexo y, ¡qué frustración y tentación! 

Hay un dicho: “El amor es ciego, pero el matrimonio abre los ojos”. Joven, abre tus ojos ahora y no después, para conocer las debilidades de la otra persona. ¿Son cosas que te molestan mucho ahora? Si así es, te molestarán aún más después de la boda. 
Y tú, señorita no pienses: “Yo lo cambiaré”, porque probablemente él no cambiará, a menos que Dios lo haga. 

La mujer que asume la “tarea” de cambiar a su marido por medio de “consejos” o manipulación, llegará a ser una esposa “mortificadora” y su hogar se tornará en un lugar de pleitos y odio. 

Si algún joven me dijera: “Pero no podemos casarnos sino hasta dentro de seis años, porque tengo que terminar mis estudios y establecerme primero en un trabajo”, yo le daría este consejo: No sean novios todavía, sean amigos. Salgan a pasear y a platicar en grupo con otros jóvenes cristianos. Si esta chica es la persona que Dios tiene destinada para ti, ella te esperará.

¿Con quién y cuándo debo casarme? 

Tú, joven, no debes considerar el hecho de casarte con nadie que no sea un seguidor de Jesús. Dios dice: 
2 Corintios 6:14 
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.

No tengas una novia que no ama a Dios, porque el propósito del noviazgo es conocerse y decidir si esta persona es la “correcta” para el matrimonio. 

Leemos lo siguiente del Rey Salomón, hijo de David: 
1 Reyes 11:1-4 
“Pero el Rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras... gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. Y tuvo setecientas mujeres reinas... y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David”. 

En su vejez, Salomón escribió; “vanidad, todo es vanidad”. En esa etapa vio la vida como una vanidad, porque no supo controlar sus pasiones. 

De todas maneras, el solo hecho de que la otra persona sea cristiana no basta. Hay muchos matrimonios entre cristianos que son un “infierno en la tierra”. Uno siente un llamado para servir al Señor y la otra persona está contenta con sólo asistir a la iglesia los domingos. Uno tiene sueños y metas grandes y la otra persona es conformista. 

Sé un joven de oración y busca a Dios, confía en que Él tiene la pareja ideal para ti. El Salmo 37:4 promete: 
“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. 

Se dice que “los polos opuestos se atraen” y es cierto en algunas áreas de la vida, especialmente en cuanto a nuestro temperamento. No es nada extraño que un acelerado “colérico”, con carácter fuerte y cualidades de líder, se case con una mujer calmada y pacífica; que una muchacha “sanguínea”, platicadora y extrovertida se enamore de un joven quieto, “melancólico” e introvertido. 

Sin embargo, cuando se llega al asunto de las metas en la vida, las convicciones espirituales, los intereses, el nivel educativo y socio-económico, cuanto más tengan en común, más posibilidades habrá de tener felicidad y armonía en el matrimonio. 

De vez en cuando un joven cristiano me pregunta: “¿Y cómo voy a saber quién es la muchacha que Dios tiene para mí?”. Yo le respondo: “Te vas a enamorar de ella y además tendrás la confirmación de Dios en tu espíritu”. Si eres una persona de oración, puedes esperar que el Señor revele su voluntad perfecta para tu vida, pero no es de una manera mística. Esta revelación viene a través del amor genuino hacia la otra persona, la paz de Dios en tu corazón y por los consejos de otros cristianos maduros. 

Aunque somos espirituales no creo que Dios pase por alto los sentimientos humanos y naturales del amor. 
Yo sé que el Señor me dio mi esposa. Me enamoré locamente de ella. No recomiendo a nadie que se case mientras no esté enamorado de la otra persona, aun si dijere: “Dios me mostró que Susana va a ser mi esposa”. Yo he oído de tales casos y algunas veces Susana no estaba convencida. Si Dios te lo mostró, entonces empieza a cultivar una relación de amistad con ella y si es Dios, los dos se enamorarán. 

Si no hay muchos jóvenes cristianos en tu iglesia, no te desesperes, ora y toma pasos prácticos para que Dios te pueda contestar. 

Mi yerno tiene un hermoso testimonio en esta área. Él tenía casi 28 años de edad cuando se casó con mi hija, porque él había esperado la mujer que Dios tenía para él. Su mamá se desesperaba y por varios años le dijo que ya era tiempo de conseguir una novia. Él siempre respondía: “No, mamá, no tengo que buscar una novia. Cuando encuentre la mujer que Dios está preparando, yo lo sabré”. Y así sucedió. Cuando él y Sheri, mi hija, se conocieron (lejos de las casas de ambos), los dos sabían que esto era la voluntad de Dios y su mutuo amor lo confirmaba.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-05-11

De Mujer a Mujer Gloria Richards 2021-05-11

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-05-04

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-27

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-27

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-20

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-20

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-06

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-06

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-30

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-30

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-23

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-23

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-17

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-17

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-09

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-09

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-03-02

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-03-02

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA Hno. Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD Hno. Victor Richards 2021-02-09

El joven y su sexualidad 2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza Hno. Victor Richards 2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO Hno. Victor Richards 2021-01-26

LA ETERNIDAD EN EL CIELO Victor Richards 2021-01-26

VIDA ETERNA Victor Richards 2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-01-19

ETERNIDAD Victor Richards 2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio Hno. Victor Richards 2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA Hno. Victor Richards 2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera Hno. Victor Richards 2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente Hno. Victor Richards 2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3 Victor Richards 2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES Hno. Victor Richards 2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2 Victor Richards 2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II Hno. Victor Richards 2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1 Victor Richards 2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN Hno. Victor Richards 2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN Hno. Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3 Victor Richards 2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2 Victor Richards 2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1 Victor Richards 2020-11-03

Amistad e Intimidad IV Victor y Gloria Richards 2020-10-30

El joven y su sexualidad




Publicado el:
Martes 2 de Febrero, 2021

El joven y su sexualidad

Se cuenta la historia de un hombre que vivía en una cueva con su hijo de 15 años. El hijo no conocía ni el pueblo más cercano y tampoco había visto a otra gente. Pero para celebrar sus 15 años, su padre decidió llevarlo al pueblo para que lo conociera y comprarle un regalo. Salieron desde la mañana y llegaron primero a la talabartería (lugar donde venden objetos de piel) donde su papá le enseñó una montura. Después lo llevó a la tienda de artículos deportivos y le enseñó los mejores cuchillos para la cacería. 

Mientras caminaban por la calle, encontraron a una muchacha como de 15 años; el joven preguntó a su padre: “¿Qué es eso?”. Su padre, tomado por sorpresa, no sabía qué contestarle, porque no quería que su hijo se interesara en una chica todavía. Entonces, rápidamente le dijo: “Es un ganso, mi hijo”, siguieron caminando y viendo en las tiendas. Durante el transcurso del día el muchacho conoció perros finos, rifles y pistolas. Al final del día el papá miró al joven y le preguntó: “Bueno, mi hijo, te he enseñado muchas cosas hoy, estoy dispuesto a comprarte lo que más te gusta. Dime, ¿cuál has escogido?”. 

Sin titubear ni por un momento, el muchacho le contestó: “Papá... cómprame un ganso”. 

La atracción sexual entre un joven y una señorita es tan antigua como el mundo mismo y se originó en la mente de Dios. Fue Dios quien dijo: 
Génesis 2:18 
“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. 

Después de formar a la mujer del mismo cuerpo de Adán, Dios se la presentó para que se gozaran juntos en una relación matrimonial plena. El pecado original no fue el sexo, fue su desobediencia al mandamiento de no comer del árbol. El sexo fue creación de Dios para bendecir a la humanidad.

Tu sexualidad, es un don divino, pero es un don tan delicado que te puede traer gran felicidad o te puede destruir. Las relaciones sexuales antes del matrimonio es el problema número uno que enfrenta la juventud hoy en día. 

Vivimos en un mundo promiscuo. El mensaje de compañeros de escuela, de la música moderna, la televisión, revistas, películas y por todos lados es: “Si te sientes bien, hazlo” o “todo el mundo lo está haciendo”. 

Una muchacha cristiana escribió: 
“Estoy cansada de oír en la televisión o leer en cualquier revista que abro: ‘Cuídate en tu vida sexual, señorita, procura usar anticonceptivos para evitar enfermedades o embarazos no deseados’. ¿Por qué no nos aconsejan mejor guardar el sexo para el matrimonio?”. 

Estoy convencido de que hay miles y miles de jóvenes cristianos, como esta señorita, que desean consejos sanos, consejos basados en la Palabra de Dios y que desean que alguien les hable claro y directo, por eso estoy escribiendo este libro. 

Estoy felizmente casado y tengo muchos años de ser un líder espiritual, observando y aconsejando a personas que están sufriendo las consecuencias de no tener su sexualidad bajo control. 

¿Por qué el noviazgo? 

Muchas personas se casan y después de poco tiempo dicen: “Pues, ¡yo no conozco a mi pareja!”. Entonces ¿de qué sirvió el noviazgo? ¿De qué platicaron? ¿Solamente, “¡qué bonita eres!”; “te adoro”; “eres muy guapo”...etc.? 

El noviazgo debe ser un tiempo para conocerse el uno al otro a un nivel mental, emocional y espiritual; pero sin llegar al nivel físico. Es un tiempo para ser amigos, para aprender a comunicarse, para compartir ideas, sueños y metas, para orar juntos. Pero ten mucho cuidado con los besos y caricias porque esto puede reducir tu relación a algo únicamente físico e impedir que se desarrolle en las otras áreas. 

El matrimonio basado sobre pasión en vez de amor, no durará; o será un “infierno en la tierra”. En el área del sexo somos hechos de tal manera que si tenemos una probadita, queremos más. Un poco de caricias el lunes, el martes queremos más y el miércoles aún más. 

El sexo es como un fuego. No es posible jugar con fuego y no quemarse. El fuego dentro de la chimenea es maravilloso, porque da calor a toda la casa, pero sacándolo de allí, es capaz de destruir la casa entera. El sexo dentro del matrimonio es bello y maravilloso, pero fuera de allí, destruye vidas. 

No creo en los noviazgos ni muy cortos, ni muy largos. Debe pasar el tiempo suficiente como para conocerse bien, pero no demasiado, para que la tentación sexual no se convierta en un problema grande. Creo que entre uno y dos años es suficiente. Después de mucho tiempo la pareja tiene todo, menos el sexo y, ¡qué frustración y tentación! 

Hay un dicho: “El amor es ciego, pero el matrimonio abre los ojos”. Joven, abre tus ojos ahora y no después, para conocer las debilidades de la otra persona. ¿Son cosas que te molestan mucho ahora? Si así es, te molestarán aún más después de la boda. 
Y tú, señorita no pienses: “Yo lo cambiaré”, porque probablemente él no cambiará, a menos que Dios lo haga. 

La mujer que asume la “tarea” de cambiar a su marido por medio de “consejos” o manipulación, llegará a ser una esposa “mortificadora” y su hogar se tornará en un lugar de pleitos y odio. 

Si algún joven me dijera: “Pero no podemos casarnos sino hasta dentro de seis años, porque tengo que terminar mis estudios y establecerme primero en un trabajo”, yo le daría este consejo: No sean novios todavía, sean amigos. Salgan a pasear y a platicar en grupo con otros jóvenes cristianos. Si esta chica es la persona que Dios tiene destinada para ti, ella te esperará.

¿Con quién y cuándo debo casarme? 

Tú, joven, no debes considerar el hecho de casarte con nadie que no sea un seguidor de Jesús. Dios dice: 
2 Corintios 6:14 
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.

No tengas una novia que no ama a Dios, porque el propósito del noviazgo es conocerse y decidir si esta persona es la “correcta” para el matrimonio. 

Leemos lo siguiente del Rey Salomón, hijo de David: 
1 Reyes 11:1-4 
“Pero el Rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras... gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. Y tuvo setecientas mujeres reinas... y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David”. 

En su vejez, Salomón escribió; “vanidad, todo es vanidad”. En esa etapa vio la vida como una vanidad, porque no supo controlar sus pasiones. 

De todas maneras, el solo hecho de que la otra persona sea cristiana no basta. Hay muchos matrimonios entre cristianos que son un “infierno en la tierra”. Uno siente un llamado para servir al Señor y la otra persona está contenta con sólo asistir a la iglesia los domingos. Uno tiene sueños y metas grandes y la otra persona es conformista. 

Sé un joven de oración y busca a Dios, confía en que Él tiene la pareja ideal para ti. El Salmo 37:4 promete: 
“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. 

Se dice que “los polos opuestos se atraen” y es cierto en algunas áreas de la vida, especialmente en cuanto a nuestro temperamento. No es nada extraño que un acelerado “colérico”, con carácter fuerte y cualidades de líder, se case con una mujer calmada y pacífica; que una muchacha “sanguínea”, platicadora y extrovertida se enamore de un joven quieto, “melancólico” e introvertido. 

Sin embargo, cuando se llega al asunto de las metas en la vida, las convicciones espirituales, los intereses, el nivel educativo y socio-económico, cuanto más tengan en común, más posibilidades habrá de tener felicidad y armonía en el matrimonio. 

De vez en cuando un joven cristiano me pregunta: “¿Y cómo voy a saber quién es la muchacha que Dios tiene para mí?”. Yo le respondo: “Te vas a enamorar de ella y además tendrás la confirmación de Dios en tu espíritu”. Si eres una persona de oración, puedes esperar que el Señor revele su voluntad perfecta para tu vida, pero no es de una manera mística. Esta revelación viene a través del amor genuino hacia la otra persona, la paz de Dios en tu corazón y por los consejos de otros cristianos maduros. 

Aunque somos espirituales no creo que Dios pase por alto los sentimientos humanos y naturales del amor. 
Yo sé que el Señor me dio mi esposa. Me enamoré locamente de ella. No recomiendo a nadie que se case mientras no esté enamorado de la otra persona, aun si dijere: “Dios me mostró que Susana va a ser mi esposa”. Yo he oído de tales casos y algunas veces Susana no estaba convencida. Si Dios te lo mostró, entonces empieza a cultivar una relación de amistad con ella y si es Dios, los dos se enamorarán. 

Si no hay muchos jóvenes cristianos en tu iglesia, no te desesperes, ora y toma pasos prácticos para que Dios te pueda contestar. 

Mi yerno tiene un hermoso testimonio en esta área. Él tenía casi 28 años de edad cuando se casó con mi hija, porque él había esperado la mujer que Dios tenía para él. Su mamá se desesperaba y por varios años le dijo que ya era tiempo de conseguir una novia. Él siempre respondía: “No, mamá, no tengo que buscar una novia. Cuando encuentre la mujer que Dios está preparando, yo lo sabré”. Y así sucedió. Cuando él y Sheri, mi hija, se conocieron (lejos de las casas de ambos), los dos sabían que esto era la voluntad de Dios y su mutuo amor lo confirmaba.

Ver Mas

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-05-11

De Mujer a Mujer Gloria Richards 2021-05-11

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-05-04

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-27

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-27

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-20

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-20

En Busca de la Fe Vanguardista Hno. Victor Richards 2021-04-06

Cuando los hijos se rebelan Victor y Gloria Richards 2021-04-06

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-30

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-30

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-23

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-23

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-17

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-17

En busca de la fe vanguardista Hno. Victor Richards 2021-03-09

Orando para lograr resultados Victor Richards 2021-03-09

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-03-02

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-03-02

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-23

El joven y su sexualidad Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA Hno. Victor Richards 2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD Hno. Victor Richards 2021-02-09

El joven y su sexualidad 2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza Hno. Victor Richards 2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO Hno. Victor Richards 2021-01-26

LA ETERNIDAD EN EL CIELO Victor Richards 2021-01-26

VIDA ETERNA Victor Richards 2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR Hno. Victor Richards 2021-01-19

ETERNIDAD Victor Richards 2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio Hno. Victor Richards 2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA Hno. Victor Richards 2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera Hno. Victor Richards 2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente Hno. Victor Richards 2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3 Victor Richards 2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES Hno. Victor Richards 2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2 Victor Richards 2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II Hno. Victor Richards 2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1 Victor Richards 2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN Hno. Victor Richards 2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN Hno. Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4 Victor Richards 2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3 Victor Richards 2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2 Victor Richards 2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria Hno. Victor Richards 2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1 Victor Richards 2020-11-03

Amistad e Intimidad IV Victor y Gloria Richards 2020-10-30

Lecturas Recomendadas


El joven y su sexualidad





Por: Victor Richards
Martes 2 de Febrero, 2021

El joven y su sexualidad

Se cuenta la historia de un hombre que vivía en una cueva con su hijo de 15 años. El hijo no conocía ni el pueblo más cercano y tampoco había visto a otra gente. Pero para celebrar sus 15 años, su padre decidió llevarlo al pueblo para que lo conociera y comprarle un regalo. Salieron desde la mañana y llegaron primero a la talabartería (lugar donde venden objetos de piel) donde su papá le enseñó una montura. Después lo llevó a la tienda de artículos deportivos y le enseñó los mejores cuchillos para la cacería. 

Mientras caminaban por la calle, encontraron a una muchacha como de 15 años; el joven preguntó a su padre: “¿Qué es eso?”. Su padre, tomado por sorpresa, no sabía qué contestarle, porque no quería que su hijo se interesara en una chica todavía. Entonces, rápidamente le dijo: “Es un ganso, mi hijo”, siguieron caminando y viendo en las tiendas. Durante el transcurso del día el muchacho conoció perros finos, rifles y pistolas. Al final del día el papá miró al joven y le preguntó: “Bueno, mi hijo, te he enseñado muchas cosas hoy, estoy dispuesto a comprarte lo que más te gusta. Dime, ¿cuál has escogido?”. 

Sin titubear ni por un momento, el muchacho le contestó: “Papá... cómprame un ganso”. 

La atracción sexual entre un joven y una señorita es tan antigua como el mundo mismo y se originó en la mente de Dios. Fue Dios quien dijo: 
Génesis 2:18 
“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. 

Después de formar a la mujer del mismo cuerpo de Adán, Dios se la presentó para que se gozaran juntos en una relación matrimonial plena. El pecado original no fue el sexo, fue su desobediencia al mandamiento de no comer del árbol. El sexo fue creación de Dios para bendecir a la humanidad.

Tu sexualidad, es un don divino, pero es un don tan delicado que te puede traer gran felicidad o te puede destruir. Las relaciones sexuales antes del matrimonio es el problema número uno que enfrenta la juventud hoy en día. 

Vivimos en un mundo promiscuo. El mensaje de compañeros de escuela, de la música moderna, la televisión, revistas, películas y por todos lados es: “Si te sientes bien, hazlo” o “todo el mundo lo está haciendo”. 

Una muchacha cristiana escribió: 
“Estoy cansada de oír en la televisión o leer en cualquier revista que abro: ‘Cuídate en tu vida sexual, señorita, procura usar anticonceptivos para evitar enfermedades o embarazos no deseados’. ¿Por qué no nos aconsejan mejor guardar el sexo para el matrimonio?”. 

Estoy convencido de que hay miles y miles de jóvenes cristianos, como esta señorita, que desean consejos sanos, consejos basados en la Palabra de Dios y que desean que alguien les hable claro y directo, por eso estoy escribiendo este libro. 

Estoy felizmente casado y tengo muchos años de ser un líder espiritual, observando y aconsejando a personas que están sufriendo las consecuencias de no tener su sexualidad bajo control. 

¿Por qué el noviazgo? 

Muchas personas se casan y después de poco tiempo dicen: “Pues, ¡yo no conozco a mi pareja!”. Entonces ¿de qué sirvió el noviazgo? ¿De qué platicaron? ¿Solamente, “¡qué bonita eres!”; “te adoro”; “eres muy guapo”...etc.? 

El noviazgo debe ser un tiempo para conocerse el uno al otro a un nivel mental, emocional y espiritual; pero sin llegar al nivel físico. Es un tiempo para ser amigos, para aprender a comunicarse, para compartir ideas, sueños y metas, para orar juntos. Pero ten mucho cuidado con los besos y caricias porque esto puede reducir tu relación a algo únicamente físico e impedir que se desarrolle en las otras áreas. 

El matrimonio basado sobre pasión en vez de amor, no durará; o será un “infierno en la tierra”. En el área del sexo somos hechos de tal manera que si tenemos una probadita, queremos más. Un poco de caricias el lunes, el martes queremos más y el miércoles aún más. 

El sexo es como un fuego. No es posible jugar con fuego y no quemarse. El fuego dentro de la chimenea es maravilloso, porque da calor a toda la casa, pero sacándolo de allí, es capaz de destruir la casa entera. El sexo dentro del matrimonio es bello y maravilloso, pero fuera de allí, destruye vidas. 

No creo en los noviazgos ni muy cortos, ni muy largos. Debe pasar el tiempo suficiente como para conocerse bien, pero no demasiado, para que la tentación sexual no se convierta en un problema grande. Creo que entre uno y dos años es suficiente. Después de mucho tiempo la pareja tiene todo, menos el sexo y, ¡qué frustración y tentación! 

Hay un dicho: “El amor es ciego, pero el matrimonio abre los ojos”. Joven, abre tus ojos ahora y no después, para conocer las debilidades de la otra persona. ¿Son cosas que te molestan mucho ahora? Si así es, te molestarán aún más después de la boda. 
Y tú, señorita no pienses: “Yo lo cambiaré”, porque probablemente él no cambiará, a menos que Dios lo haga. 

La mujer que asume la “tarea” de cambiar a su marido por medio de “consejos” o manipulación, llegará a ser una esposa “mortificadora” y su hogar se tornará en un lugar de pleitos y odio. 

Si algún joven me dijera: “Pero no podemos casarnos sino hasta dentro de seis años, porque tengo que terminar mis estudios y establecerme primero en un trabajo”, yo le daría este consejo: No sean novios todavía, sean amigos. Salgan a pasear y a platicar en grupo con otros jóvenes cristianos. Si esta chica es la persona que Dios tiene destinada para ti, ella te esperará.

¿Con quién y cuándo debo casarme? 

Tú, joven, no debes considerar el hecho de casarte con nadie que no sea un seguidor de Jesús. Dios dice: 
2 Corintios 6:14 
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.

No tengas una novia que no ama a Dios, porque el propósito del noviazgo es conocerse y decidir si esta persona es la “correcta” para el matrimonio. 

Leemos lo siguiente del Rey Salomón, hijo de David: 
1 Reyes 11:1-4 
“Pero el Rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras... gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. Y tuvo setecientas mujeres reinas... y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David”. 

En su vejez, Salomón escribió; “vanidad, todo es vanidad”. En esa etapa vio la vida como una vanidad, porque no supo controlar sus pasiones. 

De todas maneras, el solo hecho de que la otra persona sea cristiana no basta. Hay muchos matrimonios entre cristianos que son un “infierno en la tierra”. Uno siente un llamado para servir al Señor y la otra persona está contenta con sólo asistir a la iglesia los domingos. Uno tiene sueños y metas grandes y la otra persona es conformista. 

Sé un joven de oración y busca a Dios, confía en que Él tiene la pareja ideal para ti. El Salmo 37:4 promete: 
“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. 

Se dice que “los polos opuestos se atraen” y es cierto en algunas áreas de la vida, especialmente en cuanto a nuestro temperamento. No es nada extraño que un acelerado “colérico”, con carácter fuerte y cualidades de líder, se case con una mujer calmada y pacífica; que una muchacha “sanguínea”, platicadora y extrovertida se enamore de un joven quieto, “melancólico” e introvertido. 

Sin embargo, cuando se llega al asunto de las metas en la vida, las convicciones espirituales, los intereses, el nivel educativo y socio-económico, cuanto más tengan en común, más posibilidades habrá de tener felicidad y armonía en el matrimonio. 

De vez en cuando un joven cristiano me pregunta: “¿Y cómo voy a saber quién es la muchacha que Dios tiene para mí?”. Yo le respondo: “Te vas a enamorar de ella y además tendrás la confirmación de Dios en tu espíritu”. Si eres una persona de oración, puedes esperar que el Señor revele su voluntad perfecta para tu vida, pero no es de una manera mística. Esta revelación viene a través del amor genuino hacia la otra persona, la paz de Dios en tu corazón y por los consejos de otros cristianos maduros. 

Aunque somos espirituales no creo que Dios pase por alto los sentimientos humanos y naturales del amor. 
Yo sé que el Señor me dio mi esposa. Me enamoré locamente de ella. No recomiendo a nadie que se case mientras no esté enamorado de la otra persona, aun si dijere: “Dios me mostró que Susana va a ser mi esposa”. Yo he oído de tales casos y algunas veces Susana no estaba convencida. Si Dios te lo mostró, entonces empieza a cultivar una relación de amistad con ella y si es Dios, los dos se enamorarán. 

Si no hay muchos jóvenes cristianos en tu iglesia, no te desesperes, ora y toma pasos prácticos para que Dios te pueda contestar. 

Mi yerno tiene un hermoso testimonio en esta área. Él tenía casi 28 años de edad cuando se casó con mi hija, porque él había esperado la mujer que Dios tenía para él. Su mamá se desesperaba y por varios años le dijo que ya era tiempo de conseguir una novia. Él siempre respondía: “No, mamá, no tengo que buscar una novia. Cuando encuentre la mujer que Dios está preparando, yo lo sabré”. Y así sucedió. Cuando él y Sheri, mi hija, se conocieron (lejos de las casas de ambos), los dos sabían que esto era la voluntad de Dios y su mutuo amor lo confirmaba.

Ver Mas

En Busca de la Fe Vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-05-11

De Mujer a Mujer
Gloria Richards
2021-05-11

En Busca de la Fe Vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-05-04

En Busca de la Fe Vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-04-27

Cuando los hijos se rebelan
Victor y Gloria Richards
2021-04-27

En Busca de la Fe Vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-04-20

Cuando los hijos se rebelan
Victor y Gloria Richards
2021-04-20

En Busca de la Fe Vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-04-06

Cuando los hijos se rebelan
Victor y Gloria Richards
2021-04-06

En busca de la fe vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-03-30

Orando para lograr resultados
Victor Richards
2021-03-30

En busca de la fe vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-03-23

Orando para lograr resultados
Victor Richards
2021-03-23

En busca de la fe vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-03-17

Orando para lograr resultados
Victor Richards
2021-03-17

En busca de la fe vanguardista
Hno. Victor Richards
2021-03-09

Orando para lograr resultados
Victor Richards
2021-03-09

EL GOZO DEL SEÑOR
Hno. Victor Richards
2021-03-02

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-03-02

EL GOZO DEL SEÑOR
Hno. Victor Richards
2021-02-23

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-02-23

El joven y su sexualidad
Victor Richards
2021-02-16

EL GOZO DEL SEÑOR ME FORTALECERA
Hno. Victor Richards
2021-02-16

EL GOZO DE LA HOSPITALIDAD
Hno. Victor Richards
2021-02-09

El joven y su sexualidad
2021-02-09

El gozo del Señor: Nuestra fortaleza
Hno. Victor Richards
2021-02-02

EL GOZO DEL SEÑOR Y EL ESPIRITU SANTO
Hno. Victor Richards
2021-01-26

LA ETERNIDAD EN EL CIELO
Victor Richards
2021-01-26

VIDA ETERNA
Victor Richards
2021-01-19

EL GOZO DEL SEÑOR
Hno. Victor Richards
2021-01-19

ETERNIDAD
Victor Richards
2021-01-12

El Gozo del Señor: Tiempos de Refrigerio
Hno. Victor Richards
2021-01-12

EL GOZO DEL SEÑOR: MI FORTALEZA
Hno. Victor Richards
2021-01-05

Yahweh Nissi, el Señor nuestra bandera
Hno. Victor Richards
2020-12-29

Su nacimiento: un suceso extraño y sin precedente
Hno. Victor Richards
2020-12-23

Viviendo más allá de la Razón #3
Victor Richards
2020-12-15

LA ADORACIÓN NOS HACE VENCEDORES
Hno. Victor Richards
2020-12-15

Viviendo más allá de la Razón #2
Victor Richards
2020-12-08

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN PARTE II
Hno. Victor Richards
2020-12-08

Viviendo más allá de la Razón #1
Victor Richards
2020-12-03

PELEA TU BATALLA EN ADORACIÓN
Hno. Victor Richards
2020-12-03

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4
Victor Richards
2020-11-24

LA ADORACIÓN Y LA RESTITUCIÓN
Hno. Victor Richards
2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 4
Victor Richards
2020-11-24

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 3
Victor Richards
2020-11-17

La adoración su presencia y la victoria
Hno. Victor Richards
2020-11-17

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 2
Victor Richards
2020-11-10

La adoración su presencia y la victoria
Hno. Victor Richards
2020-11-10

Disfruta donde estas Mientras caminas a Donde vas 1
Victor Richards
2020-11-03

Amistad e Intimidad IV
Victor y Gloria Richards
2020-10-30

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320