C贸mo Romper la Maldici贸n de la Pobreza III


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 15 de Noviembre, 2016

 

¡Tú puedes ser libre de la maldición de la pobreza! Dios quiere que te vaya bien y que tengas en abundancia para que ayudes a otros y sobre todo, ayudes en la extensión de Su reino aquí en la tierra. La última vez mencionamos algunos síntomas que podemos identificar en nuestras vidas, para darnos cuenta si estamos bajo la maldición de la pobreza. Rápidamente, repasemos lo que ya vimos:

 

  • El Temor de Quedarse en la Ruina.
  • El Afán de Ganar Siempre más, pero sin Disfrutarlo.
  • Sentir Culpa al Gastar Dinero, aún cuando sea algo Necesario.
  • El Dinero no Rinde, aún cuando Hay Suficiente.

 

La pobreza es una maldición y por lo tanto hay que romperla, y hay que hacerlo de la manera que Dios nos lo indica en Su Palabra.

 

LIBERACIÓN DE LA MALDICIÓN

Ahora vamos a aprender cómo liberarnos de la maldición.

 

1. DIEZMAR

Malaquías 3:8-11 dice:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será  estéril, dice Jehová de los ejércitos”.

¿Sabías que no le damos los diezmos a Dios? Sino que, ¡le pagamos los diezmos!, porque el diezmo no es nuestro; es del Señor. Si gastamos el diezmo (10% de los ingresos) en nosotros mismos, estamos robando a Dios.

El cimiento, el fundamento de la prosperidad es el diezmo. Allí es donde empieza; es el primer escalón. Según Malaquías, el que no paga sus diezmos es un ladrón y está bajo maldición.

El Señor dice que debemos traer los diezmos al alfolí. ¿Qué es el alfolí? Es la bodega. Pues bien, ¿qué es una bodega? Es donde se guarda el alimento. Para explicarlo de una manera sencilla, “paga donde comes”. Si comes en el restaurante “La Corona”, no vas a pagar en el restaurante “La Parrilla”. Tú debes pagar tus diezmos en el lugar donde recibes alimento espiritual.

Malaquías 3:12 dice:

“Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable...”. 

El mundo verá al pueblo de Dios y dirá “yo quiero ser como ellos; han aprendido el secreto de la prosperidad. No son déspotas, ni están controlados por sus riquezas; son un pueblo que sabe tener y sabe dar”.

El autor Pat Robertson, en su libro titulado “El reino secreto”, nos relata esta historia verídica: Durante la gran depresión de los años 30’s, cuando muchos hombres pudientes perdieron todo lo que tenían de la noche a la mañana, uno de los ministros que sirvió al Señor en las misiones de rescate donde diariamente les regalaban alimento a las personas sin recursos económicos, preguntaba acerca de su vida espiritual a los hombres que llegaban a pedir la comida:

‘‘Dime, amigo, cuando tuviste dinero, ¿fuiste fiel con tus diezmos?”, les preguntaba. Vez tras vez estos quebrantados hombres agachaban la cabeza, agarraban su plato y contestaban que no habían sido fieles con sus diezmos.

Este ministro reportó que ni una vez encontró un hombre viviendo en la miseria que había sido fiel al Señor con sus bienes. Esto va completamente de acuerdo con lo que dijo el Salmista David hace muchos años en el Salmo 37:25:

“Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”. 

2. DAR OFRENDAS

Después del primer peldaño de la escalera que es el diezmo, uno progresa hasta que vive para dar. ¡Qué alegría! Es un gozo tener abundancia y poder dar a otros.  Uno ya no es tacaño, sino generoso.

Proverbios 11:25 dice:

“El alma generosa será prosperada...”. 

Lucas 6:38 también nos dice:

‘‘Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. 

Si damos, nos darán más; pero tenemos que dar con fe. Cuando le das a alguien o a un ministerio, tómalo como si plantaras una semilla. Le podríamos llamar a esto “semilla de fe”. Cuando el campesino siembra una semilla de maíz, él sabe que en unas semanas o en unos meses va a tener una cosecha de maíz. No es malo esperar la cosecha, ¿verdad? Tampoco es malo esperar una ‘‘cosecha’’ de dinero cuando uno siembra dinero. En realidad es una tontería no esperarla cosecha, es falta de fe, es incredulidad, porque Jesús lo prometió en San Lucas.

Cuando mi esposa Gloria y yo aprendimos esta verdad poderosa, nuestras vidas fueron transformadas. Por años vivimos en el nivel económico de “apenas”. Apenas teníamos para nuestras propias necesidades; pero nunca experimentamos la abundancia y el gozo de dar a otros. Nuestra ignorancia de este principio bíblico nos robó.

Pero bendito el día cuando alguien nos enseñó a dar en fe para recibir. Ahora somos libres de la maldición de la pobreza y vivimos para dar. ¡Es un gozo inefable! Entre más damos, más recibimos, por lo tanto, tenemos más para dar. Vez tras vez lo hemos experimentado.

Estas bendiciones no están reservadas únicamente para los pastores o ministros. Yo puedo contarles un sinnúmero de testimonios de personas de todos los niveles económicos que han experimentado lo mismo.

Recuerdo al señor Mariscal de la Sierra de Chihuahua, un campesino fiel con sus diezmos y ofrendas al Señor. En una ocasión, cuando por falta de lluvia los campos de maíz de los demás no produjeron nada, el maíz del hermano Mariscal creció y dio en abundancia. La lluvia cayó en sus campos cuando no cayó nada en su derredor. Yo lo pude ver personalmente y fue una cosa impresionante y asombrosa.

2ª de Corintios 9:6-8 y 10 dice:

“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá  y multiplicará vuestra sementera, y aumentará  los frutos de vuestra justicia”. 

Cuando vivimos para dar, tenemos en abundancia “semilla” y “pan”, según estos versículos. La “semilla” es para darla a otros y el “pan” para nuestras propias necesidades. Dios desea su prosperidad. Cuando uno tiene para dar, se siente rey de la tierra. No es esclavo del dinero; sino el amo del dinero.

Dios está  buscando personas que sean instrumentos de bendición económica en su reino. Él les va a dar más y más; porque sabe que son confiables, que cuando les hable y les diga: “dale tanto al hermano Fulano”; o “dale tanto a cierto ministerio”, serán obedientes.

Proverbios 3:9, 10 dice lo siguiente:

“Honra a Jehová con tus bienes, y con la primicia de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Otra vez encontramos palabras como “llenos tus graneros” (cuenta bancaria) y “abundancia” y “rebosarán” en cuanto a bienes materiales. No hay duda de que el Señor quiere prosperarnos, pero la condición es: “Honra a Jehová con tus bienes”.

Ahora veamos Proverbios 11:24:

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”. 

El que sólo quiere amontonar y acumular bienes, dice este texto, vendrá a pobreza. Pero a los que reparten, les es añadido más. Otra vez el principio de “dad y se os dará”.

A través de los años se ha pensado que el ser rico es pecaminoso, y ser pobre es espiritual; pero este concepto no viene de Dios. Viene de la tradición de los hombres.

Bueno, con el favor de Dios, la semana entrante concluiremos con los principios que te van a ayudar a romper la maldición de la pobreza en tu vida. Mientras tanto, declara la Palabra de Dios que hemos estudiado aquí y sobre todo, practica el diezmar y ofrendar y abre tu corazón para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.

 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

LA UNCI脫N II Hno. Victor Richards 2017-09-12

LA UNCI脫N Hno. Victor Richards 2017-08-22

El desaf铆o de ser hombre III Hno. Victor Richards 2017-08-03

El desaf铆o de ser Hombre II Hno. Victor Richards 2017-07-25

El desaf铆o de ser Hombre Hno. Victor Richards 2017-07-18

驴D脫NDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrecci贸n Rafael M谩rquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI Hno. Victor Richards 2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACI脫N 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL聽 PODER聽 DE聽 SU聽 SANGRE 聽 DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

隆DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero var贸n VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero var贸n V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero var贸n IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero var贸n III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACI脫N 2017-01-13

El verdadero var贸n II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero var贸n... Hno. Victor Richards 2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS) 2016-12-30

脕NGELES V Hno. Victor Richards 2016-12-27

驴QU脡 VAS A HACER? Rafael M谩rquez 2016-12-23

脕NGELES IV Hno. Victor Richards 2016-12-20

C贸mo Romper la Maldici贸n de la Pobreza III


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 15 de Noviembre, 2016

 

¡Tú puedes ser libre de la maldición de la pobreza! Dios quiere que te vaya bien y que tengas en abundancia para que ayudes a otros y sobre todo, ayudes en la extensión de Su reino aquí en la tierra. La última vez mencionamos algunos síntomas que podemos identificar en nuestras vidas, para darnos cuenta si estamos bajo la maldición de la pobreza. Rápidamente, repasemos lo que ya vimos:

 

  • El Temor de Quedarse en la Ruina.
  • El Afán de Ganar Siempre más, pero sin Disfrutarlo.
  • Sentir Culpa al Gastar Dinero, aún cuando sea algo Necesario.
  • El Dinero no Rinde, aún cuando Hay Suficiente.

 

La pobreza es una maldición y por lo tanto hay que romperla, y hay que hacerlo de la manera que Dios nos lo indica en Su Palabra.

 

LIBERACIÓN DE LA MALDICIÓN

Ahora vamos a aprender cómo liberarnos de la maldición.

 

1. DIEZMAR

Malaquías 3:8-11 dice:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será  estéril, dice Jehová de los ejércitos”.

¿Sabías que no le damos los diezmos a Dios? Sino que, ¡le pagamos los diezmos!, porque el diezmo no es nuestro; es del Señor. Si gastamos el diezmo (10% de los ingresos) en nosotros mismos, estamos robando a Dios.

El cimiento, el fundamento de la prosperidad es el diezmo. Allí es donde empieza; es el primer escalón. Según Malaquías, el que no paga sus diezmos es un ladrón y está bajo maldición.

El Señor dice que debemos traer los diezmos al alfolí. ¿Qué es el alfolí? Es la bodega. Pues bien, ¿qué es una bodega? Es donde se guarda el alimento. Para explicarlo de una manera sencilla, “paga donde comes”. Si comes en el restaurante “La Corona”, no vas a pagar en el restaurante “La Parrilla”. Tú debes pagar tus diezmos en el lugar donde recibes alimento espiritual.

Malaquías 3:12 dice:

“Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable...”. 

El mundo verá al pueblo de Dios y dirá “yo quiero ser como ellos; han aprendido el secreto de la prosperidad. No son déspotas, ni están controlados por sus riquezas; son un pueblo que sabe tener y sabe dar”.

El autor Pat Robertson, en su libro titulado “El reino secreto”, nos relata esta historia verídica: Durante la gran depresión de los años 30’s, cuando muchos hombres pudientes perdieron todo lo que tenían de la noche a la mañana, uno de los ministros que sirvió al Señor en las misiones de rescate donde diariamente les regalaban alimento a las personas sin recursos económicos, preguntaba acerca de su vida espiritual a los hombres que llegaban a pedir la comida:

‘‘Dime, amigo, cuando tuviste dinero, ¿fuiste fiel con tus diezmos?”, les preguntaba. Vez tras vez estos quebrantados hombres agachaban la cabeza, agarraban su plato y contestaban que no habían sido fieles con sus diezmos.

Este ministro reportó que ni una vez encontró un hombre viviendo en la miseria que había sido fiel al Señor con sus bienes. Esto va completamente de acuerdo con lo que dijo el Salmista David hace muchos años en el Salmo 37:25:

“Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”. 

2. DAR OFRENDAS

Después del primer peldaño de la escalera que es el diezmo, uno progresa hasta que vive para dar. ¡Qué alegría! Es un gozo tener abundancia y poder dar a otros.  Uno ya no es tacaño, sino generoso.

Proverbios 11:25 dice:

“El alma generosa será prosperada...”. 

Lucas 6:38 también nos dice:

‘‘Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. 

Si damos, nos darán más; pero tenemos que dar con fe. Cuando le das a alguien o a un ministerio, tómalo como si plantaras una semilla. Le podríamos llamar a esto “semilla de fe”. Cuando el campesino siembra una semilla de maíz, él sabe que en unas semanas o en unos meses va a tener una cosecha de maíz. No es malo esperar la cosecha, ¿verdad? Tampoco es malo esperar una ‘‘cosecha’’ de dinero cuando uno siembra dinero. En realidad es una tontería no esperarla cosecha, es falta de fe, es incredulidad, porque Jesús lo prometió en San Lucas.

Cuando mi esposa Gloria y yo aprendimos esta verdad poderosa, nuestras vidas fueron transformadas. Por años vivimos en el nivel económico de “apenas”. Apenas teníamos para nuestras propias necesidades; pero nunca experimentamos la abundancia y el gozo de dar a otros. Nuestra ignorancia de este principio bíblico nos robó.

Pero bendito el día cuando alguien nos enseñó a dar en fe para recibir. Ahora somos libres de la maldición de la pobreza y vivimos para dar. ¡Es un gozo inefable! Entre más damos, más recibimos, por lo tanto, tenemos más para dar. Vez tras vez lo hemos experimentado.

Estas bendiciones no están reservadas únicamente para los pastores o ministros. Yo puedo contarles un sinnúmero de testimonios de personas de todos los niveles económicos que han experimentado lo mismo.

Recuerdo al señor Mariscal de la Sierra de Chihuahua, un campesino fiel con sus diezmos y ofrendas al Señor. En una ocasión, cuando por falta de lluvia los campos de maíz de los demás no produjeron nada, el maíz del hermano Mariscal creció y dio en abundancia. La lluvia cayó en sus campos cuando no cayó nada en su derredor. Yo lo pude ver personalmente y fue una cosa impresionante y asombrosa.

2ª de Corintios 9:6-8 y 10 dice:

“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá  y multiplicará vuestra sementera, y aumentará  los frutos de vuestra justicia”. 

Cuando vivimos para dar, tenemos en abundancia “semilla” y “pan”, según estos versículos. La “semilla” es para darla a otros y el “pan” para nuestras propias necesidades. Dios desea su prosperidad. Cuando uno tiene para dar, se siente rey de la tierra. No es esclavo del dinero; sino el amo del dinero.

Dios está  buscando personas que sean instrumentos de bendición económica en su reino. Él les va a dar más y más; porque sabe que son confiables, que cuando les hable y les diga: “dale tanto al hermano Fulano”; o “dale tanto a cierto ministerio”, serán obedientes.

Proverbios 3:9, 10 dice lo siguiente:

“Honra a Jehová con tus bienes, y con la primicia de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Otra vez encontramos palabras como “llenos tus graneros” (cuenta bancaria) y “abundancia” y “rebosarán” en cuanto a bienes materiales. No hay duda de que el Señor quiere prosperarnos, pero la condición es: “Honra a Jehová con tus bienes”.

Ahora veamos Proverbios 11:24:

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”. 

El que sólo quiere amontonar y acumular bienes, dice este texto, vendrá a pobreza. Pero a los que reparten, les es añadido más. Otra vez el principio de “dad y se os dará”.

A través de los años se ha pensado que el ser rico es pecaminoso, y ser pobre es espiritual; pero este concepto no viene de Dios. Viene de la tradición de los hombres.

Bueno, con el favor de Dios, la semana entrante concluiremos con los principios que te van a ayudar a romper la maldición de la pobreza en tu vida. Mientras tanto, declara la Palabra de Dios que hemos estudiado aquí y sobre todo, practica el diezmar y ofrendar y abre tu corazón para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.

 

Ver Mas

LA UNCI脫N II Hno. Victor Richards 2017-09-12

LA UNCI脫N Hno. Victor Richards 2017-08-22

El desaf铆o de ser hombre III Hno. Victor Richards 2017-08-03

El desaf铆o de ser Hombre II Hno. Victor Richards 2017-07-25

El desaf铆o de ser Hombre Hno. Victor Richards 2017-07-18

驴D脫NDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES? Hno. Victor Richards 2017-07-11

El Poder de la Resurrecci贸n Rafael M谩rquez 2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII Hno. Victor Richards 2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI Hno. Victor Richards 2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V Hno. Victor Richards 2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV Hno. Victor Richards 2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III Hno. Victor Richards 2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACI脫N 2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II Hno. Victor Richards 2017-05-23

EL聽 PODER聽 DE聽 SU聽 SANGRE 聽 DERRAMADA Hno. Victor Richards 2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS Hno. Victor Richards 2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-21

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA III Hno. Victor Richards 2017-04-18

Para ti mujer 2017-04-14

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA II Hno. Victor Richards 2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-04-07

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA Hno. Victor Richards 2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-03-31

Para ti mujer 2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA Hno. Victor Richards 2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-03-17

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 IV Hno. Victor Richards 2017-03-14

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 III Hno. Victor Richards 2017-03-07

Para ti mujer 2017-03-03

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 II Hno. Victor Richards 2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-02-24

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 Hno. Victor Richards 2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO Hno. Victor Richards 2017-02-14

隆DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO! 2017-02-10

El verdadero var贸n VI Hno. Victor Richards 2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD 2017-02-03

El verdadero var贸n V Hno. Victor Richards 2017-01-31

El verdadero var贸n IV Hno. Victor Richards 2017-01-24

TESTIMONIO 2017-01-20

El verdadero var贸n III Hno. Victor Richards 2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACI脫N 2017-01-13

El verdadero var贸n II Hno. Victor Richards 2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS 2017-01-06

TESTIMONIO 2017-01-06

El verdadero var贸n... Hno. Victor Richards 2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS) 2016-12-30

脕NGELES V Hno. Victor Richards 2016-12-27

驴QU脡 VAS A HACER? Rafael M谩rquez 2016-12-23

脕NGELES IV Hno. Victor Richards 2016-12-20

Lecturas Recomendadas


C贸mo Romper la Maldici贸n de la Pobreza III



Por: Hno. Victor Richards
Martes 15 de Noviembre, 2016

 

¡Tú puedes ser libre de la maldición de la pobreza! Dios quiere que te vaya bien y que tengas en abundancia para que ayudes a otros y sobre todo, ayudes en la extensión de Su reino aquí en la tierra. La última vez mencionamos algunos síntomas que podemos identificar en nuestras vidas, para darnos cuenta si estamos bajo la maldición de la pobreza. Rápidamente, repasemos lo que ya vimos:

 

  • El Temor de Quedarse en la Ruina.
  • El Afán de Ganar Siempre más, pero sin Disfrutarlo.
  • Sentir Culpa al Gastar Dinero, aún cuando sea algo Necesario.
  • El Dinero no Rinde, aún cuando Hay Suficiente.

 

La pobreza es una maldición y por lo tanto hay que romperla, y hay que hacerlo de la manera que Dios nos lo indica en Su Palabra.

 

LIBERACIÓN DE LA MALDICIÓN

Ahora vamos a aprender cómo liberarnos de la maldición.

 

1. DIEZMAR

Malaquías 3:8-11 dice:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será  estéril, dice Jehová de los ejércitos”.

¿Sabías que no le damos los diezmos a Dios? Sino que, ¡le pagamos los diezmos!, porque el diezmo no es nuestro; es del Señor. Si gastamos el diezmo (10% de los ingresos) en nosotros mismos, estamos robando a Dios.

El cimiento, el fundamento de la prosperidad es el diezmo. Allí es donde empieza; es el primer escalón. Según Malaquías, el que no paga sus diezmos es un ladrón y está bajo maldición.

El Señor dice que debemos traer los diezmos al alfolí. ¿Qué es el alfolí? Es la bodega. Pues bien, ¿qué es una bodega? Es donde se guarda el alimento. Para explicarlo de una manera sencilla, “paga donde comes”. Si comes en el restaurante “La Corona”, no vas a pagar en el restaurante “La Parrilla”. Tú debes pagar tus diezmos en el lugar donde recibes alimento espiritual.

Malaquías 3:12 dice:

“Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable...”. 

El mundo verá al pueblo de Dios y dirá “yo quiero ser como ellos; han aprendido el secreto de la prosperidad. No son déspotas, ni están controlados por sus riquezas; son un pueblo que sabe tener y sabe dar”.

El autor Pat Robertson, en su libro titulado “El reino secreto”, nos relata esta historia verídica: Durante la gran depresión de los años 30’s, cuando muchos hombres pudientes perdieron todo lo que tenían de la noche a la mañana, uno de los ministros que sirvió al Señor en las misiones de rescate donde diariamente les regalaban alimento a las personas sin recursos económicos, preguntaba acerca de su vida espiritual a los hombres que llegaban a pedir la comida:

‘‘Dime, amigo, cuando tuviste dinero, ¿fuiste fiel con tus diezmos?”, les preguntaba. Vez tras vez estos quebrantados hombres agachaban la cabeza, agarraban su plato y contestaban que no habían sido fieles con sus diezmos.

Este ministro reportó que ni una vez encontró un hombre viviendo en la miseria que había sido fiel al Señor con sus bienes. Esto va completamente de acuerdo con lo que dijo el Salmista David hace muchos años en el Salmo 37:25:

“Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”. 

2. DAR OFRENDAS

Después del primer peldaño de la escalera que es el diezmo, uno progresa hasta que vive para dar. ¡Qué alegría! Es un gozo tener abundancia y poder dar a otros.  Uno ya no es tacaño, sino generoso.

Proverbios 11:25 dice:

“El alma generosa será prosperada...”. 

Lucas 6:38 también nos dice:

‘‘Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. 

Si damos, nos darán más; pero tenemos que dar con fe. Cuando le das a alguien o a un ministerio, tómalo como si plantaras una semilla. Le podríamos llamar a esto “semilla de fe”. Cuando el campesino siembra una semilla de maíz, él sabe que en unas semanas o en unos meses va a tener una cosecha de maíz. No es malo esperar la cosecha, ¿verdad? Tampoco es malo esperar una ‘‘cosecha’’ de dinero cuando uno siembra dinero. En realidad es una tontería no esperarla cosecha, es falta de fe, es incredulidad, porque Jesús lo prometió en San Lucas.

Cuando mi esposa Gloria y yo aprendimos esta verdad poderosa, nuestras vidas fueron transformadas. Por años vivimos en el nivel económico de “apenas”. Apenas teníamos para nuestras propias necesidades; pero nunca experimentamos la abundancia y el gozo de dar a otros. Nuestra ignorancia de este principio bíblico nos robó.

Pero bendito el día cuando alguien nos enseñó a dar en fe para recibir. Ahora somos libres de la maldición de la pobreza y vivimos para dar. ¡Es un gozo inefable! Entre más damos, más recibimos, por lo tanto, tenemos más para dar. Vez tras vez lo hemos experimentado.

Estas bendiciones no están reservadas únicamente para los pastores o ministros. Yo puedo contarles un sinnúmero de testimonios de personas de todos los niveles económicos que han experimentado lo mismo.

Recuerdo al señor Mariscal de la Sierra de Chihuahua, un campesino fiel con sus diezmos y ofrendas al Señor. En una ocasión, cuando por falta de lluvia los campos de maíz de los demás no produjeron nada, el maíz del hermano Mariscal creció y dio en abundancia. La lluvia cayó en sus campos cuando no cayó nada en su derredor. Yo lo pude ver personalmente y fue una cosa impresionante y asombrosa.

2ª de Corintios 9:6-8 y 10 dice:

“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá  y multiplicará vuestra sementera, y aumentará  los frutos de vuestra justicia”. 

Cuando vivimos para dar, tenemos en abundancia “semilla” y “pan”, según estos versículos. La “semilla” es para darla a otros y el “pan” para nuestras propias necesidades. Dios desea su prosperidad. Cuando uno tiene para dar, se siente rey de la tierra. No es esclavo del dinero; sino el amo del dinero.

Dios está  buscando personas que sean instrumentos de bendición económica en su reino. Él les va a dar más y más; porque sabe que son confiables, que cuando les hable y les diga: “dale tanto al hermano Fulano”; o “dale tanto a cierto ministerio”, serán obedientes.

Proverbios 3:9, 10 dice lo siguiente:

“Honra a Jehová con tus bienes, y con la primicia de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. 

Otra vez encontramos palabras como “llenos tus graneros” (cuenta bancaria) y “abundancia” y “rebosarán” en cuanto a bienes materiales. No hay duda de que el Señor quiere prosperarnos, pero la condición es: “Honra a Jehová con tus bienes”.

Ahora veamos Proverbios 11:24:

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”. 

El que sólo quiere amontonar y acumular bienes, dice este texto, vendrá a pobreza. Pero a los que reparten, les es añadido más. Otra vez el principio de “dad y se os dará”.

A través de los años se ha pensado que el ser rico es pecaminoso, y ser pobre es espiritual; pero este concepto no viene de Dios. Viene de la tradición de los hombres.

Bueno, con el favor de Dios, la semana entrante concluiremos con los principios que te van a ayudar a romper la maldición de la pobreza en tu vida. Mientras tanto, declara la Palabra de Dios que hemos estudiado aquí y sobre todo, practica el diezmar y ofrendar y abre tu corazón para recibir la bendición que Dios tiene preparada para ti.

 

Ver Mas

LA UNCI脫N II
Hno. Victor Richards
2017-09-12

LA UNCI脫N
Hno. Victor Richards
2017-08-22

El desaf铆o de ser hombre III
Hno. Victor Richards
2017-08-03

El desaf铆o de ser Hombre II
Hno. Victor Richards
2017-07-25

El desaf铆o de ser Hombre
Hno. Victor Richards
2017-07-18

驴D脫NDE QUEDAN NUESTRAS TRANSGRESIONES?
Hno. Victor Richards
2017-07-11

El Poder de la Resurrecci贸n
Rafael M醨quez
2017-06-30

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VII
Hno. Victor Richards
2017-06-27

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA VI
Hno. Victor Richards
2017-06-20

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA V
Hno. Victor Richards
2017-06-13

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA IV
Hno. Victor Richards
2017-06-06

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-06-02

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA III
Hno. Victor Richards
2017-05-30

TESTIMONIO DE LIBERACI脫N
2017-05-26

EL PODER DE SU SANGRE DERRAMADA II
Hno. Victor Richards
2017-05-23

EL聽 PODER聽 DE聽 SU聽 SANGRE 聽 DERRAMADA
Hno. Victor Richards
2017-05-16

UN MUNDO EN LLAMAS
Hno. Victor Richards
2017-04-25

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-21

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA III
Hno. Victor Richards
2017-04-18

Para ti mujer
2017-04-14

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA II
Hno. Victor Richards
2017-04-11

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-04-07

EL CORAZ脫N, TU POSESI脫N M脕S VALIOSA
Hno. Victor Richards
2017-04-04

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-03-31

Para ti mujer
2017-03-24

UNA CRECIENTE OLA DE SU PODEROSA PRESENCIA
Hno. Victor Richards
2017-03-21

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-03-17

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 IV
Hno. Victor Richards
2017-03-14

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 III
Hno. Victor Richards
2017-03-07

Para ti mujer
2017-03-03

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡 II
Hno. Victor Richards
2017-02-28

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-02-24

7 COSAS QUE JAM脕S ACEPTAR脡
Hno. Victor Richards
2017-02-21

UNA EXPERIENCIA NO ES EL FIN, ES EL COMIENZO
Hno. Victor Richards
2017-02-14

隆DIOS ES NUESTRO PRONTO AUXILIO!
2017-02-10

El verdadero var贸n VI
Hno. Victor Richards
2017-02-07

TESTIMONIO DE SANIDAD
2017-02-03

El verdadero var贸n V
Hno. Victor Richards
2017-01-31

El verdadero var贸n IV
Hno. Victor Richards
2017-01-24

TESTIMONIO
2017-01-20

El verdadero var贸n III
Hno. Victor Richards
2017-01-17

TESTIMONIO DE SALVACI脫N
2017-01-13

El verdadero var贸n II
Hno. Victor Richards
2017-01-10

TESTIMONIO DE FINANZAS
2017-01-06

TESTIMONIO
2017-01-06

El verdadero var贸n...
Hno. Victor Richards
2017-01-03

TESTIMONIOS DE SANIDAD (VARIOS)
2016-12-30

脕NGELES V
Hno. Victor Richards
2016-12-27

驴QU脡 VAS A HACER?
Rafael M醨quez
2016-12-23

脕NGELES IV
Hno. Victor Richards
2016-12-20

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320