Sobrenatural Pt. V



Publicado el:
Martes 31 de Diciembre, 2019

UNA VISITACIÓN DEL PASADO

Ahora viajemos al pasado, a las colonias inglesas en los E. U. A… Para encontrar un poderoso avivamiento. Para los últimos años de los 1700, había empezado a decaer la asistencia en las iglesias. ¡Había necesidad de una nueva visitación!

A la vez, muchas personas en la zona este de la joven nación, habían vendido todo para mudarse a las fronteras occidentales en busca de tierra barata o gratuita para dedicarse a la agricultura. La vida era difícil y en algunos casos peligrosa.

Entre los que se habían mudado a estas fronteras, se incluían aquellos que estaban huyendo de la justicia. Entonces había una mezcla de ladrones, estafadores, borrachos, fornicarios y también de personas decentes, pero que carecían de conocimiento cristiano. ¡La ignorancia de verdades básicas de la fe era increíble!

En junio de 1800, hubo una reunión cristiana por cuatro días en Red River (Río Rojo), Kentucky, la reunión había sido precedida por cuatro años de oración y ayuno. El último día un avivamiento estalló. El suelo estaba cubierto por personas que habían caído a tierra, sobrecogidos por el poder del Espíritu, aun los infieles más notorios clamaban: "¿Qué tenemos que hacer para ser salvos?".

Un mes después, durante otra reunión similar en el Río Gaspar, "el poder de Dios pareció sacudir a toda la asamblea". Los gritos de los penitentes ahogaban la voz del predicador y personas por toda la congregación cayeron al suelo. Nada de esto les había sucedido antes y se quedaron atónitos diciendo: "¿Qué es esto?". Luego planearon otra reunión el 8 de agosto de 1801, en Cane Ridge, Kentucky, donde esperaban una asistencia de 200 a 300 personas.

Pero ese viernes, docenas y luego cientos de carretas y carruajes se dirigían hacia la iglesia de Cane Ridge, llenos de cientos de hombres, mujeres y niños, todos con un espíritu de expectación. Todos tenían hambre para una visitación de Dios, no sabían exactamente que esperar. Fueron atraídos como fierro al imán. Fue sobrenatural.

La reunión del sábado por la mañana había estado quieta, pero ya para la tarde, la predicación era continua, tanto en la capilla como en la tienda de campaña. La expectación iba en aumento, y entre humo y sudor, el campamento empezó a irrumpir en gemidos y gritos de los penitentes confesando y arrepintiéndose de sus pecados. Algunos empezaron a caerse, otros sólo experimentaron debilidad en las piernas o un sentido de ligereza en la cabeza (incluyendo al gobernador del estado de Kentucky, James Garrard), mientras que otros caían como en coma profunda. Algunas de las secciones del suelo parecían ser un campo de batalla lleno de heridos. Entre los miles que asistieron, se encontraba James B. Findley, un hombre no convertido a Jesucristo.

Él escribió: "El sonido era como el rugido del Niágara. El amplio mar de seres humanos parecía estar agitado como si hubiera una tormenta. Yo conté a siete ministros, todos predicando a la vez en diferentes partes del gran baldío, algunos parados encima de troncos de árboles caídos, otros en carretas y otros en plataformas hechizas… algunas de las personas cantaban, otros rogaban por misericordia mientras que otros clamaban a gritos. Mientras observaba estas escenas, una sensación extraña y peculiar me sobrevino. Mi corazón latía tumultuosamente, mis rodillas temblaban, mis labios temblaban y sentí como que me iba a caer a tierra. Un poder extraño y sobrenatural parecía prevalecer sobre todos los presentes… me subí a un tronco donde podía tener una mejor vista del mar rugiente de humanidad. La escena que entonces se me presentó era indescriptible. En un momento vi como a quinientos que se cayeron al instante, como si una infantería de mil rifles les hubiera disparado, e inmediatamente después, gritos y gemidos que rasgaban los cielos".

Ese mismo hombre, James Findley, se convirtió a Cristo en esa ocasión y posteriormente fue un predicador ambulante.

Al llegar la noche, las fogatas, velas, lámparas y antorchas iluminaban el campamento mientras que cientos caminaban de aquí para allá. Predicadores exhortaban desde la tienda de campaña mientras que otros, postrados en el suelo, cantaban himnos, alababan llenos de alegría, y siempre, el constante gemir de convicción de pecado y arrepentimiento.

Las exhortaciones iban en aumento, los gemidos cada vez más intensos. El canto de himnos, lo cual tocaba a las personas de la manera más profunda, se hacía cada vez más fuerte. Las señales y maravillas volvieron a ocurrir. Reinaba un "Divino Desorden". El Espíritu Santo tomaba control.

MUCHO MÁS DE LO CALCULADO

Ya para el lunes, después de tres días, los alimentos y demás provisiones se estaban agotando, y  otros tenían que irse para cumplir con compromisos previos, por lo que muchas familias tuvieron que partir. Pero el ímpetu había comenzado y no podía detenerse. Otros llegaban, algunos desde largas distancias después de escuchar del avivamiento que había empezado. Ministros que habían ido a sus propias iglesias para predicar el domingo, volvieron para continuar ministrando.

Por cuatro días más, el canto, la oración, la predicación y las señales, prodigios, milagros y maravillas continuaron, poco a poco disminuyendo hasta pararse por completo después del séptimo día. Pocos podían comprender, mucho menos describir, lo que había ocurrido. Barton Stone dijo: "Una descripción particular de esta reunión llenaría un libro grande, y aun así, no se habría dicho ni la mitad". En verdad fue sobrenatural.

Tampoco se pudo hacer un cálculo exacto en cuanto a los números. Algunos estiman que asistieron  25,000 y que 5,000 se convirtieron a Cristo durante los siete días de visitación.

Pero lo que sí quedó claro es lo siguiente: De repente lo de Dios, fue el tema de conversación no solo en la región sino también en toda la nación. Al viajar a Lexington, Kentucky, un año después, cierto hombre reportó: "Prácticamente no oía de otra cosa, salvo del gran avivamiento".

“CARA A CARA”

Escribe Mark Galli, historiador cristiano y editor: "Lo que hubo en Cane Ridge se pareció mucho a los eventos del día de Pentecostés del primer siglo en Jerusalén. Todos fueron momentos cuando las personas caían y gritaban, adoraban y gemían; cuando la fe, la cultura y la pasión se mezclaron y se agitaron de una manera desenfrenada, aparentemente desordenada e inexplicable, en donde las personas, aunque fuera solo momentáneamente, ya no vieron a Dios como en un espejo, sino cara a cara".

La frontera de las colonias norteamericanas ardía en llamas. El país fue radicalmente transformado. En vez de los juegos de azar, decir maldiciones y los vicios, la espiritualidad y cristianismo genuino caracterizaron su expansión hacia el Oeste. Era la gran hora de Dios. El avivamiento detuvo todo escepticismo  y el liderazgo del país volvió a los piadosos.

La reunión de Cane Ridge pronto llegó a ser uno de los eventos más reportados en la historia de los Estados Unidos, y de acuerdo a un historiador, "la reunión religiosa más importante en toda la historia de los Estados Unidos". Encendió la explosión de hambre por Dios que pronto alcanzó a casi cada rincón de la vida norteamericana. Por décadas, las reuniones y avivamientos en campamentos tenían una sola esperanza: ¡Que sea como en Cane Ridge! Sin lo sobrenatural esto no hubiera acontecido, sin la presencia del Espíritu Santo esto no hubiera acontecido.

¡Oh Dios, te suplicamos! ¡Mándanos un avivamiento como mandaste a Cane Ridge, Kentucky! 

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Sobrenatural Pt. V




Publicado el:
Martes 31 de Diciembre, 2019

UNA VISITACIÓN DEL PASADO

Ahora viajemos al pasado, a las colonias inglesas en los E. U. A… Para encontrar un poderoso avivamiento. Para los últimos años de los 1700, había empezado a decaer la asistencia en las iglesias. ¡Había necesidad de una nueva visitación!

A la vez, muchas personas en la zona este de la joven nación, habían vendido todo para mudarse a las fronteras occidentales en busca de tierra barata o gratuita para dedicarse a la agricultura. La vida era difícil y en algunos casos peligrosa.

Entre los que se habían mudado a estas fronteras, se incluían aquellos que estaban huyendo de la justicia. Entonces había una mezcla de ladrones, estafadores, borrachos, fornicarios y también de personas decentes, pero que carecían de conocimiento cristiano. ¡La ignorancia de verdades básicas de la fe era increíble!

En junio de 1800, hubo una reunión cristiana por cuatro días en Red River (Río Rojo), Kentucky, la reunión había sido precedida por cuatro años de oración y ayuno. El último día un avivamiento estalló. El suelo estaba cubierto por personas que habían caído a tierra, sobrecogidos por el poder del Espíritu, aun los infieles más notorios clamaban: "¿Qué tenemos que hacer para ser salvos?".

Un mes después, durante otra reunión similar en el Río Gaspar, "el poder de Dios pareció sacudir a toda la asamblea". Los gritos de los penitentes ahogaban la voz del predicador y personas por toda la congregación cayeron al suelo. Nada de esto les había sucedido antes y se quedaron atónitos diciendo: "¿Qué es esto?". Luego planearon otra reunión el 8 de agosto de 1801, en Cane Ridge, Kentucky, donde esperaban una asistencia de 200 a 300 personas.

Pero ese viernes, docenas y luego cientos de carretas y carruajes se dirigían hacia la iglesia de Cane Ridge, llenos de cientos de hombres, mujeres y niños, todos con un espíritu de expectación. Todos tenían hambre para una visitación de Dios, no sabían exactamente que esperar. Fueron atraídos como fierro al imán. Fue sobrenatural.

La reunión del sábado por la mañana había estado quieta, pero ya para la tarde, la predicación era continua, tanto en la capilla como en la tienda de campaña. La expectación iba en aumento, y entre humo y sudor, el campamento empezó a irrumpir en gemidos y gritos de los penitentes confesando y arrepintiéndose de sus pecados. Algunos empezaron a caerse, otros sólo experimentaron debilidad en las piernas o un sentido de ligereza en la cabeza (incluyendo al gobernador del estado de Kentucky, James Garrard), mientras que otros caían como en coma profunda. Algunas de las secciones del suelo parecían ser un campo de batalla lleno de heridos. Entre los miles que asistieron, se encontraba James B. Findley, un hombre no convertido a Jesucristo.

Él escribió: "El sonido era como el rugido del Niágara. El amplio mar de seres humanos parecía estar agitado como si hubiera una tormenta. Yo conté a siete ministros, todos predicando a la vez en diferentes partes del gran baldío, algunos parados encima de troncos de árboles caídos, otros en carretas y otros en plataformas hechizas… algunas de las personas cantaban, otros rogaban por misericordia mientras que otros clamaban a gritos. Mientras observaba estas escenas, una sensación extraña y peculiar me sobrevino. Mi corazón latía tumultuosamente, mis rodillas temblaban, mis labios temblaban y sentí como que me iba a caer a tierra. Un poder extraño y sobrenatural parecía prevalecer sobre todos los presentes… me subí a un tronco donde podía tener una mejor vista del mar rugiente de humanidad. La escena que entonces se me presentó era indescriptible. En un momento vi como a quinientos que se cayeron al instante, como si una infantería de mil rifles les hubiera disparado, e inmediatamente después, gritos y gemidos que rasgaban los cielos".

Ese mismo hombre, James Findley, se convirtió a Cristo en esa ocasión y posteriormente fue un predicador ambulante.

Al llegar la noche, las fogatas, velas, lámparas y antorchas iluminaban el campamento mientras que cientos caminaban de aquí para allá. Predicadores exhortaban desde la tienda de campaña mientras que otros, postrados en el suelo, cantaban himnos, alababan llenos de alegría, y siempre, el constante gemir de convicción de pecado y arrepentimiento.

Las exhortaciones iban en aumento, los gemidos cada vez más intensos. El canto de himnos, lo cual tocaba a las personas de la manera más profunda, se hacía cada vez más fuerte. Las señales y maravillas volvieron a ocurrir. Reinaba un "Divino Desorden". El Espíritu Santo tomaba control.

MUCHO MÁS DE LO CALCULADO

Ya para el lunes, después de tres días, los alimentos y demás provisiones se estaban agotando, y  otros tenían que irse para cumplir con compromisos previos, por lo que muchas familias tuvieron que partir. Pero el ímpetu había comenzado y no podía detenerse. Otros llegaban, algunos desde largas distancias después de escuchar del avivamiento que había empezado. Ministros que habían ido a sus propias iglesias para predicar el domingo, volvieron para continuar ministrando.

Por cuatro días más, el canto, la oración, la predicación y las señales, prodigios, milagros y maravillas continuaron, poco a poco disminuyendo hasta pararse por completo después del séptimo día. Pocos podían comprender, mucho menos describir, lo que había ocurrido. Barton Stone dijo: "Una descripción particular de esta reunión llenaría un libro grande, y aun así, no se habría dicho ni la mitad". En verdad fue sobrenatural.

Tampoco se pudo hacer un cálculo exacto en cuanto a los números. Algunos estiman que asistieron  25,000 y que 5,000 se convirtieron a Cristo durante los siete días de visitación.

Pero lo que sí quedó claro es lo siguiente: De repente lo de Dios, fue el tema de conversación no solo en la región sino también en toda la nación. Al viajar a Lexington, Kentucky, un año después, cierto hombre reportó: "Prácticamente no oía de otra cosa, salvo del gran avivamiento".

“CARA A CARA”

Escribe Mark Galli, historiador cristiano y editor: "Lo que hubo en Cane Ridge se pareció mucho a los eventos del día de Pentecostés del primer siglo en Jerusalén. Todos fueron momentos cuando las personas caían y gritaban, adoraban y gemían; cuando la fe, la cultura y la pasión se mezclaron y se agitaron de una manera desenfrenada, aparentemente desordenada e inexplicable, en donde las personas, aunque fuera solo momentáneamente, ya no vieron a Dios como en un espejo, sino cara a cara".

La frontera de las colonias norteamericanas ardía en llamas. El país fue radicalmente transformado. En vez de los juegos de azar, decir maldiciones y los vicios, la espiritualidad y cristianismo genuino caracterizaron su expansión hacia el Oeste. Era la gran hora de Dios. El avivamiento detuvo todo escepticismo  y el liderazgo del país volvió a los piadosos.

La reunión de Cane Ridge pronto llegó a ser uno de los eventos más reportados en la historia de los Estados Unidos, y de acuerdo a un historiador, "la reunión religiosa más importante en toda la historia de los Estados Unidos". Encendió la explosión de hambre por Dios que pronto alcanzó a casi cada rincón de la vida norteamericana. Por décadas, las reuniones y avivamientos en campamentos tenían una sola esperanza: ¡Que sea como en Cane Ridge! Sin lo sobrenatural esto no hubiera acontecido, sin la presencia del Espíritu Santo esto no hubiera acontecido.

¡Oh Dios, te suplicamos! ¡Mándanos un avivamiento como mandaste a Cane Ridge, Kentucky! 

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II Hno. Victor Richards 2020-02-18

Jesús nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards 2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II Hno. Victor Richards 2020-02-04

Intercesión Pt. IV Victor y Gloria Richards 2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida Hno. Victor Richards 2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro Hno. Victor Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. III Victor y Gloria Richards 2020-01-21

Intercesión Pt. II Victor y Gloria Richards 2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador Hno. Victor Richards 2020-01-14

Lecturas Recomendadas


Sobrenatural Pt. V





Por: Hno. Victor Richards
Martes 31 de Diciembre, 2019

UNA VISITACIÓN DEL PASADO

Ahora viajemos al pasado, a las colonias inglesas en los E. U. A… Para encontrar un poderoso avivamiento. Para los últimos años de los 1700, había empezado a decaer la asistencia en las iglesias. ¡Había necesidad de una nueva visitación!

A la vez, muchas personas en la zona este de la joven nación, habían vendido todo para mudarse a las fronteras occidentales en busca de tierra barata o gratuita para dedicarse a la agricultura. La vida era difícil y en algunos casos peligrosa.

Entre los que se habían mudado a estas fronteras, se incluían aquellos que estaban huyendo de la justicia. Entonces había una mezcla de ladrones, estafadores, borrachos, fornicarios y también de personas decentes, pero que carecían de conocimiento cristiano. ¡La ignorancia de verdades básicas de la fe era increíble!

En junio de 1800, hubo una reunión cristiana por cuatro días en Red River (Río Rojo), Kentucky, la reunión había sido precedida por cuatro años de oración y ayuno. El último día un avivamiento estalló. El suelo estaba cubierto por personas que habían caído a tierra, sobrecogidos por el poder del Espíritu, aun los infieles más notorios clamaban: "¿Qué tenemos que hacer para ser salvos?".

Un mes después, durante otra reunión similar en el Río Gaspar, "el poder de Dios pareció sacudir a toda la asamblea". Los gritos de los penitentes ahogaban la voz del predicador y personas por toda la congregación cayeron al suelo. Nada de esto les había sucedido antes y se quedaron atónitos diciendo: "¿Qué es esto?". Luego planearon otra reunión el 8 de agosto de 1801, en Cane Ridge, Kentucky, donde esperaban una asistencia de 200 a 300 personas.

Pero ese viernes, docenas y luego cientos de carretas y carruajes se dirigían hacia la iglesia de Cane Ridge, llenos de cientos de hombres, mujeres y niños, todos con un espíritu de expectación. Todos tenían hambre para una visitación de Dios, no sabían exactamente que esperar. Fueron atraídos como fierro al imán. Fue sobrenatural.

La reunión del sábado por la mañana había estado quieta, pero ya para la tarde, la predicación era continua, tanto en la capilla como en la tienda de campaña. La expectación iba en aumento, y entre humo y sudor, el campamento empezó a irrumpir en gemidos y gritos de los penitentes confesando y arrepintiéndose de sus pecados. Algunos empezaron a caerse, otros sólo experimentaron debilidad en las piernas o un sentido de ligereza en la cabeza (incluyendo al gobernador del estado de Kentucky, James Garrard), mientras que otros caían como en coma profunda. Algunas de las secciones del suelo parecían ser un campo de batalla lleno de heridos. Entre los miles que asistieron, se encontraba James B. Findley, un hombre no convertido a Jesucristo.

Él escribió: "El sonido era como el rugido del Niágara. El amplio mar de seres humanos parecía estar agitado como si hubiera una tormenta. Yo conté a siete ministros, todos predicando a la vez en diferentes partes del gran baldío, algunos parados encima de troncos de árboles caídos, otros en carretas y otros en plataformas hechizas… algunas de las personas cantaban, otros rogaban por misericordia mientras que otros clamaban a gritos. Mientras observaba estas escenas, una sensación extraña y peculiar me sobrevino. Mi corazón latía tumultuosamente, mis rodillas temblaban, mis labios temblaban y sentí como que me iba a caer a tierra. Un poder extraño y sobrenatural parecía prevalecer sobre todos los presentes… me subí a un tronco donde podía tener una mejor vista del mar rugiente de humanidad. La escena que entonces se me presentó era indescriptible. En un momento vi como a quinientos que se cayeron al instante, como si una infantería de mil rifles les hubiera disparado, e inmediatamente después, gritos y gemidos que rasgaban los cielos".

Ese mismo hombre, James Findley, se convirtió a Cristo en esa ocasión y posteriormente fue un predicador ambulante.

Al llegar la noche, las fogatas, velas, lámparas y antorchas iluminaban el campamento mientras que cientos caminaban de aquí para allá. Predicadores exhortaban desde la tienda de campaña mientras que otros, postrados en el suelo, cantaban himnos, alababan llenos de alegría, y siempre, el constante gemir de convicción de pecado y arrepentimiento.

Las exhortaciones iban en aumento, los gemidos cada vez más intensos. El canto de himnos, lo cual tocaba a las personas de la manera más profunda, se hacía cada vez más fuerte. Las señales y maravillas volvieron a ocurrir. Reinaba un "Divino Desorden". El Espíritu Santo tomaba control.

MUCHO MÁS DE LO CALCULADO

Ya para el lunes, después de tres días, los alimentos y demás provisiones se estaban agotando, y  otros tenían que irse para cumplir con compromisos previos, por lo que muchas familias tuvieron que partir. Pero el ímpetu había comenzado y no podía detenerse. Otros llegaban, algunos desde largas distancias después de escuchar del avivamiento que había empezado. Ministros que habían ido a sus propias iglesias para predicar el domingo, volvieron para continuar ministrando.

Por cuatro días más, el canto, la oración, la predicación y las señales, prodigios, milagros y maravillas continuaron, poco a poco disminuyendo hasta pararse por completo después del séptimo día. Pocos podían comprender, mucho menos describir, lo que había ocurrido. Barton Stone dijo: "Una descripción particular de esta reunión llenaría un libro grande, y aun así, no se habría dicho ni la mitad". En verdad fue sobrenatural.

Tampoco se pudo hacer un cálculo exacto en cuanto a los números. Algunos estiman que asistieron  25,000 y que 5,000 se convirtieron a Cristo durante los siete días de visitación.

Pero lo que sí quedó claro es lo siguiente: De repente lo de Dios, fue el tema de conversación no solo en la región sino también en toda la nación. Al viajar a Lexington, Kentucky, un año después, cierto hombre reportó: "Prácticamente no oía de otra cosa, salvo del gran avivamiento".

“CARA A CARA”

Escribe Mark Galli, historiador cristiano y editor: "Lo que hubo en Cane Ridge se pareció mucho a los eventos del día de Pentecostés del primer siglo en Jerusalén. Todos fueron momentos cuando las personas caían y gritaban, adoraban y gemían; cuando la fe, la cultura y la pasión se mezclaron y se agitaron de una manera desenfrenada, aparentemente desordenada e inexplicable, en donde las personas, aunque fuera solo momentáneamente, ya no vieron a Dios como en un espejo, sino cara a cara".

La frontera de las colonias norteamericanas ardía en llamas. El país fue radicalmente transformado. En vez de los juegos de azar, decir maldiciones y los vicios, la espiritualidad y cristianismo genuino caracterizaron su expansión hacia el Oeste. Era la gran hora de Dios. El avivamiento detuvo todo escepticismo  y el liderazgo del país volvió a los piadosos.

La reunión de Cane Ridge pronto llegó a ser uno de los eventos más reportados en la historia de los Estados Unidos, y de acuerdo a un historiador, "la reunión religiosa más importante en toda la historia de los Estados Unidos". Encendió la explosión de hambre por Dios que pronto alcanzó a casi cada rincón de la vida norteamericana. Por décadas, las reuniones y avivamientos en campamentos tenían una sola esperanza: ¡Que sea como en Cane Ridge! Sin lo sobrenatural esto no hubiera acontecido, sin la presencia del Espíritu Santo esto no hubiera acontecido.

¡Oh Dios, te suplicamos! ¡Mándanos un avivamiento como mandaste a Cane Ridge, Kentucky! 

Ver Mas

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios III
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador II
Hno. Victor Richards
2020-02-18

Jesús nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios II
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-11

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios
Jes�s Adrian Romero y Gloria Richards
2020-02-04

Jesús: El Dador de Vida II
Hno. Victor Richards
2020-02-04

Intercesión Pt. IV
Victor y Gloria Richards
2020-01-28

Jesús: El Dador de Vida
Hno. Victor Richards
2020-01-28

Jesús Nuestro Maestro
Hno. Victor Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. III
Victor y Gloria Richards
2020-01-21

Intercesión Pt. II
Victor y Gloria Richards
2020-01-14

Jesucristo: Nuestro Libertador
Hno. Victor Richards
2020-01-14

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320