Jesús nuestro Libertador


Por: Hno. Victor Richards
Publicado el:
Martes 11 de Febrero, 2020

Hoy tocare el tema:  Jesús, el que nos libera y nos perdona.

Anteriormente aprendimos que; una cosa es ordenar a los demonios, ¡fuera!, pero, otra cosa es que te obedezcan.

¿Por qué obedecían los demonios a Jesús? 

Porque Él tiene toda la autoridad y todo el poder y si tú y yo buscamos al Señor con todo nuestro corazón y vivimos en integridad, limpios de corazón, entonces; Él nos dará autoridad y poder para dar libertad a los oprimidos por el diablo.

Es claro, ¿verdad?

Cuando Dios empieza a usarnos, debemos tener cuidado de mantenernos humildes, reconociendo siempre que  Jesús hace los milagros.

Debemos cuidar que las personas miren a Jesús, ¡solo a Jesús!, y no buscar que la gente nos alabe diciendo: ¡Wow! El hermano fulano; ¡qué grande es!, ¿verdad qué no?… 

¡No, no, no! ¡No debe ser así!

¡Debemos buscar que las personas conozcan al Dios de los milagros!

¿Queda claro? 

Ahora, vamos a leer en Juan 8:1-11

1. y Jesús se fue al monte de los Olivos.

2. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

3. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

4. le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

5. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6. Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

7. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

8. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Yo quiero hacer una pausa y preguntarte:

¿Dónde estaba el hombre que cometió adulterio con ella? 

¿A poco él era tan ágil que pudo escapar? 

Me gustaría saber, ¿qué excusa tenían los fariseos para no traer al hombre que estaba con ella? 

No eran justos, ¿verdad?

Continuemos en el verso 9:

9. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

10. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11. Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Según la ley de Moisés esta mujer tenía que ser condenada a muerte por el adulterio, pero Jesús siendo DIOS tuvo misericordia. 

Tal vez te preguntes; ¿Por qué?

Leamos en Juan 3:17-18

17. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 

18. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Ciertamente, como dice en Oseas 4:11

11. Fornicación, vino (alcohol) y mosto (cerveza) quitan el juicio. 

Pero Jesús desea que nosotros le creamos a Él.

El Señor Jesús no condenó a la mujer, sino que le dijo: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.

Él no quiere que vivamos en pecado sexual.

Él quiere que vivamos santos y sin mancha.

Leamos en Primera de Tesalonicenses 4:3-8

3. pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; y que se aparten de fornicación; 

4. que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

5. no en pasiones de malos deseos, como los gentiles que no conocen a Dios;

6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 

7. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 

8. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Amados; Dios nos llamó a ser santificados por el Espíritu Santo, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo.

Necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados; de los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, el engaño, la lujuria, la envidia, la soberbia, la insensatez.

Necesitamos que nuestro Señor Jesucristo nos perdone y nos limpie de todos nuestros pecados y así, poder caminar en Él, con Su unción para que en poder y autoridad podamos hacer el bien y liberar a los oprimidos por el diablo.

Oremos la oración que hizo el profeta Daniel:

“Ahora pues, Señor Dios nuestro, que nos sacaste de una vida de pecado con mano poderosa, por favor escúchanos; hemos pecado, hemos hecho lo malo ante tus ojos. 

¡Oh! Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre esta ciudad; porque a causa de nuestros pecados, hemos contaminado la tierra en la que vivimos. 

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre esta iglesia que ha sido asolada, por amor del Señor. 

Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu Nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en nuestras justicias, sino en Tus muchas misericordias. 

Oye, Señor; oh Señor; perdona, presta oído Señor y hazlo; no tardes, por amor de Ti mismo, Dios mío; porque tu Nombre es invocado sobre esta ciudad y sobre tu pueblo” (Daniel 9:15-19).

Has tuya esta oración, ora por la ciudad donde vives, que el Señor traiga avivamiento a nuestras iglesias y nuestra ciudad y nación.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

Jesús nuestro Libertador


Por: Hno. Victor Richards

Publicado el:
Martes 11 de Febrero, 2020

Hoy tocare el tema:  Jesús, el que nos libera y nos perdona.

Anteriormente aprendimos que; una cosa es ordenar a los demonios, ¡fuera!, pero, otra cosa es que te obedezcan.

¿Por qué obedecían los demonios a Jesús? 

Porque Él tiene toda la autoridad y todo el poder y si tú y yo buscamos al Señor con todo nuestro corazón y vivimos en integridad, limpios de corazón, entonces; Él nos dará autoridad y poder para dar libertad a los oprimidos por el diablo.

Es claro, ¿verdad?

Cuando Dios empieza a usarnos, debemos tener cuidado de mantenernos humildes, reconociendo siempre que  Jesús hace los milagros.

Debemos cuidar que las personas miren a Jesús, ¡solo a Jesús!, y no buscar que la gente nos alabe diciendo: ¡Wow! El hermano fulano; ¡qué grande es!, ¿verdad qué no?… 

¡No, no, no! ¡No debe ser así!

¡Debemos buscar que las personas conozcan al Dios de los milagros!

¿Queda claro? 

Ahora, vamos a leer en Juan 8:1-11

1. y Jesús se fue al monte de los Olivos.

2. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

3. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

4. le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

5. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6. Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

7. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

8. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Yo quiero hacer una pausa y preguntarte:

¿Dónde estaba el hombre que cometió adulterio con ella? 

¿A poco él era tan ágil que pudo escapar? 

Me gustaría saber, ¿qué excusa tenían los fariseos para no traer al hombre que estaba con ella? 

No eran justos, ¿verdad?

Continuemos en el verso 9:

9. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

10. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11. Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Según la ley de Moisés esta mujer tenía que ser condenada a muerte por el adulterio, pero Jesús siendo DIOS tuvo misericordia. 

Tal vez te preguntes; ¿Por qué?

Leamos en Juan 3:17-18

17. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 

18. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Ciertamente, como dice en Oseas 4:11

11. Fornicación, vino (alcohol) y mosto (cerveza) quitan el juicio. 

Pero Jesús desea que nosotros le creamos a Él.

El Señor Jesús no condenó a la mujer, sino que le dijo: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.

Él no quiere que vivamos en pecado sexual.

Él quiere que vivamos santos y sin mancha.

Leamos en Primera de Tesalonicenses 4:3-8

3. pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; y que se aparten de fornicación; 

4. que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

5. no en pasiones de malos deseos, como los gentiles que no conocen a Dios;

6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 

7. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 

8. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Amados; Dios nos llamó a ser santificados por el Espíritu Santo, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo.

Necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados; de los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, el engaño, la lujuria, la envidia, la soberbia, la insensatez.

Necesitamos que nuestro Señor Jesucristo nos perdone y nos limpie de todos nuestros pecados y así, poder caminar en Él, con Su unción para que en poder y autoridad podamos hacer el bien y liberar a los oprimidos por el diablo.

Oremos la oración que hizo el profeta Daniel:

“Ahora pues, Señor Dios nuestro, que nos sacaste de una vida de pecado con mano poderosa, por favor escúchanos; hemos pecado, hemos hecho lo malo ante tus ojos. 

¡Oh! Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre esta ciudad; porque a causa de nuestros pecados, hemos contaminado la tierra en la que vivimos. 

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre esta iglesia que ha sido asolada, por amor del Señor. 

Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu Nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en nuestras justicias, sino en Tus muchas misericordias. 

Oye, Señor; oh Señor; perdona, presta oído Señor y hazlo; no tardes, por amor de Ti mismo, Dios mío; porque tu Nombre es invocado sobre esta ciudad y sobre tu pueblo” (Daniel 9:15-19).

Has tuya esta oración, ora por la ciudad donde vives, que el Señor traiga avivamiento a nuestras iglesias y nuestra ciudad y nación.

Ver Mas

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado Gloria Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Jesús y El Padre Hno. Victor Richards 2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV Victor Richards 2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte Hno. Victor Richards 2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II Hno. Victor Richards 2020-03-17

Rompiendo Ataduras III Victor Richards 2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy Hno. Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras II Victor Richards 2020-03-10

Rompiendo Ataduras Victor Richards 2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio Hno. Victor Richards 2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards 2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III Hno. Victor Richards 2020-02-25

Lecturas Recomendadas


Jesús nuestro Libertador



Por: Hno. Victor Richards
Martes 11 de Febrero, 2020

Hoy tocare el tema:  Jesús, el que nos libera y nos perdona.

Anteriormente aprendimos que; una cosa es ordenar a los demonios, ¡fuera!, pero, otra cosa es que te obedezcan.

¿Por qué obedecían los demonios a Jesús? 

Porque Él tiene toda la autoridad y todo el poder y si tú y yo buscamos al Señor con todo nuestro corazón y vivimos en integridad, limpios de corazón, entonces; Él nos dará autoridad y poder para dar libertad a los oprimidos por el diablo.

Es claro, ¿verdad?

Cuando Dios empieza a usarnos, debemos tener cuidado de mantenernos humildes, reconociendo siempre que  Jesús hace los milagros.

Debemos cuidar que las personas miren a Jesús, ¡solo a Jesús!, y no buscar que la gente nos alabe diciendo: ¡Wow! El hermano fulano; ¡qué grande es!, ¿verdad qué no?… 

¡No, no, no! ¡No debe ser así!

¡Debemos buscar que las personas conozcan al Dios de los milagros!

¿Queda claro? 

Ahora, vamos a leer en Juan 8:1-11

1. y Jesús se fue al monte de los Olivos.

2. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

3. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

4. le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

5. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6. Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

7. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

8. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Yo quiero hacer una pausa y preguntarte:

¿Dónde estaba el hombre que cometió adulterio con ella? 

¿A poco él era tan ágil que pudo escapar? 

Me gustaría saber, ¿qué excusa tenían los fariseos para no traer al hombre que estaba con ella? 

No eran justos, ¿verdad?

Continuemos en el verso 9:

9. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

10. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11. Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Según la ley de Moisés esta mujer tenía que ser condenada a muerte por el adulterio, pero Jesús siendo DIOS tuvo misericordia. 

Tal vez te preguntes; ¿Por qué?

Leamos en Juan 3:17-18

17. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 

18. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Ciertamente, como dice en Oseas 4:11

11. Fornicación, vino (alcohol) y mosto (cerveza) quitan el juicio. 

Pero Jesús desea que nosotros le creamos a Él.

El Señor Jesús no condenó a la mujer, sino que le dijo: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.

Él no quiere que vivamos en pecado sexual.

Él quiere que vivamos santos y sin mancha.

Leamos en Primera de Tesalonicenses 4:3-8

3. pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; y que se aparten de fornicación; 

4. que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

5. no en pasiones de malos deseos, como los gentiles que no conocen a Dios;

6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 

7. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 

8. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Amados; Dios nos llamó a ser santificados por el Espíritu Santo, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo.

Necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados; de los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, el engaño, la lujuria, la envidia, la soberbia, la insensatez.

Necesitamos que nuestro Señor Jesucristo nos perdone y nos limpie de todos nuestros pecados y así, poder caminar en Él, con Su unción para que en poder y autoridad podamos hacer el bien y liberar a los oprimidos por el diablo.

Oremos la oración que hizo el profeta Daniel:

“Ahora pues, Señor Dios nuestro, que nos sacaste de una vida de pecado con mano poderosa, por favor escúchanos; hemos pecado, hemos hecho lo malo ante tus ojos. 

¡Oh! Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre esta ciudad; porque a causa de nuestros pecados, hemos contaminado la tierra en la que vivimos. 

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre esta iglesia que ha sido asolada, por amor del Señor. 

Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu Nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en nuestras justicias, sino en Tus muchas misericordias. 

Oye, Señor; oh Señor; perdona, presta oído Señor y hazlo; no tardes, por amor de Ti mismo, Dios mío; porque tu Nombre es invocado sobre esta ciudad y sobre tu pueblo” (Daniel 9:15-19).

Has tuya esta oración, ora por la ciudad donde vives, que el Señor traiga avivamiento a nuestras iglesias y nuestra ciudad y nación.

Ver Mas

El Poder del Ayuno
Hno. Victor Richards
2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II
Gloria Richards
2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II
Hno. Victor Richards
2020-08-04

Tú Puedes ser Sanado
Gloria Richards
2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios
Hno. Victor Richards
2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV
Victor Richards
2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA
Hno. Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III
Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II
Victor Richards
2020-07-14

La Sangre de Su Cruz
Hno. Victor Richards
2020-07-14

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Jesús y El Padre
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Rompiendo Ataduras IV
Victor Richards
2020-03-25

Jesús: Señor de la Vida y de la Muerte
Hno. Victor Richards
2020-03-25

Jesús: El Mesías, El Yo Soy II
Hno. Victor Richards
2020-03-17

Rompiendo Ataduras III
Victor Richards
2020-03-17

Jesús: El Mesías, El Yo Soy
Hno. Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras II
Victor Richards
2020-03-10

Rompiendo Ataduras
Victor Richards
2020-03-03

Jesús Nuestro Pronto Auxilio
Hno. Victor Richards
2020-03-03

El Asombroso e Inagotable Amor de Dios IV
Jes�s Adri�n Romero y Gloria Richards
2020-02-26

Jesús Nuestro Libertador III
Hno. Victor Richards
2020-02-25

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320