Tú Puedes ser Sanado



Publicado el:
Martes 4 de Agosto, 2020

El propósito de este pequeño libro es para animarte a que tú puedas recibir un milagro de sanidad, aun mientras lees.

Sin embargo, siempre existirán casos en donde personas de fe y entregadas a Dios, no sanan.

De ninguna manera quiero traer condenación a tales personas. Hay quienes tienen enfermedades crónicas, cuyo ánimo por la vida exalta a Dios, siendo una inspiración a todos.

Permite que tu fe sea estirada y crezca mientras vemos más a fondo las Escrituras y comparto algunos de los milagros que hemos visto a través de los años.

Seamos sanados o no, ¡glorifiquemos a Dios!

De la incredulidad a la fe

Este día comenzó como cualquier otro en la vida de unos misioneros. Nuestros tres hijos y yo habíamos acompañado a mi esposo a Los Leones, un pueblito cerca de Madera, Chihuahua, donde habíamos ido para visitar a una mujer llamada Alicia. Ella invitó a algunas vecinas a su humilde casa para que escucharan la Palabra de Dios. Entre las que llegaron estaba una madre que traía su niña de tres años que no podía caminar, debido a un tumor canceroso que estaba creciendo en la ingle. Antes de irnos, oramos por la niña y volvimos a nuestra casa en La Junta.

Ocho días después, regresamos a Los Leones y ¡encontramos que la niña estaba totalmente sana! ¡El tumor había desaparecido! Como resultado de este milagro, ¡muchas personas dieron su vida a Cristo y se plantó una iglesia en el pueblo!

Un mes antes, ¡no hubiera sucedido tal milagro! Porque un mes antes, ni yo ni Víctor, creíamos en los milagros, ni en orar por sanidad. Habíamos crecido en una denominación tradicional que no creía en lo sobrenatural para los días de hoy. Luego, siendo misioneros y mi marido un ministro ordenado de esta agrupación, continuábamos en nuestra incredulidad. ¡Hasta peleábamos con los pastores pentecostales, tratando de sacarles de su “error”!

Durante nuestros primeros años en La Junta, teníamos que recurrir al médico tan frecuentemente que él llegó a ser un amigo. Entonces, ¡un día todo cambió! Víctor cuenta su testimonio en el libro “Sorprendido por el Espíritu”. Después de recibir un poderoso bautismo en el Espíritu Santo en 1960, él le dio la espalda a esta preciosa experiencia y al poder sobrenatural.  

Durante este tiempo fue cuando nos mudamos a la Sierra de Chihuahua y empezamos nuestra vida de misioneros. Al principio vimos algo de fruto y estábamos contentos, pero al pasar los años la tarea se puso más y más difícil, hasta que llegó a ser insoportable.

Pero en el momento más oscuro y desesperante de nuestra vida, el Señor en su misericordia, nos dio otra oportunidad y en 1970, en un campamento cristiano en Palestina, Texas, volvió a sumergir a Victor en su Espíritu y a la vez, yo fui bautizada en el Espíritu Santo.

Al regresar a La Junta, ¡todo era nuevo! De un día para otro, nuestros ojos fueron abiertos a nuestra incredulidad e ignorancia sobre muchas verdades bíblicas. Inmediatamente, comenzamos a enseñar a “nuestras ovejas” que, contrario a lo que les habíamos enseñado antes, ¡el Señor sí sana, sí liberta de demonios y sí bautiza en el Espíritu Santo! Un mes después de esta poderosa experiencia es cuando oramos por la niña con cáncer.

El patrón bíblico… sanidades y milagros

Para poder impactar a nuestro mundo con el mensaje de Cristo, nos urge volver al patrón del Nuevo Testamento. Es indiscutible que el ministerio de Jesús era a la vez un ministerio de enseñanza, predicación, milagros y sanidades. Por ejemplo:

Mateo 4:23-24

“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. ...los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó”.

Y el libro de los Hechos presenta el ministerio de la iglesia como una continuación del ministerio de Jesús, que incluía señales, milagros y prodigios.

A pesar de que en mi denominación me habían enseñado todo lo contrario, no hay nada en las Escrituras que indique que los milagros y sanidades terminaron con los apóstoles. Si los creyentes del primer siglo necesitaban un poder sobrenatural, ¡cuánto más nosotros que vivimos en el siglo XXI!

Jesús les instruyó a sus discípulos a esperar hasta que recibieran el poder, que en griego es dunamis, del cual proviene la palabra dinamita, del Espíritu Santo. Nosotros también necesitamos el “dunamis” o dinamita del Espíritu Santo, ligado con la enseñanza de las Escrituras. San Pablo dice:

1 Corintios 4:20

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”.

Muchos años han pasado desde aquel día en Los Leones, Chihuahua, y hemos visto miles de sanidades y milagros. Dios siempre ha sido un Dios de lo sobrenatural y Él quiere que tú y yo también experimentemos lo sobrenatural.

Si en este momento necesitas un milagro de sanidad, ¡espera recibirlo al leer este libro!

¿Qué dice la Escritura sobre la sanidad divina?

El doctor A. B. Simpson, fundador de la denominación Alianza Cristiana y Misionera, frecuentemente decía: “Dame un cristianismo sobrenatural o no me des nada”. Yo estoy de acuerdo con el Doctor Simpson. No es asunto opcional tener o no el poder sobrenatural de Dios. Es mucho más que el “betún sobre el pastel”; ¡Es el pastel mismo!

Igual que mi marido y yo por muchos años, multitudes han sido robados de una fe viva que puede creer en lo milagroso hoy en día. Creen que Jesús sanaba a los enfermos cuando anduvo aquí en la tierra, pero ahora ya no lo hace.

Algunos no reciben un milagro de Dios porque creen que no lo merecen. La idea de que recibimos de Dios según lo que hemos hecho, está muy arraigada en muchas religiones, pero totalmente ajena a las Escrituras. Todo lo que recibimos de Él es por gracia, no por obras, ni por merecerlo.

Sin embargo, la gracia opera a través de nuestra fe. Hay casos cuando Dios obra por medio de un don de milagros, sanando a una persona que ni siquiera cree, pero por lo general, Él obra en sus hijos en respuesta a la fe. Como Él mismo dijo: “Según tu fe, te será hecho”.

Entonces, ¿cómo obtiene uno fe?

Romanos 10:17

“Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

 La palabra “oír” significa estar atento y poner en práctica lo que oímos. Por lo tanto, es muy importante conocer y meditar en la Palabra de Dios.

¿Qué dice la Palabra acerca de la sanidad física?

1. Éxodo 15:26 Los nombres de Dios revelan su naturaleza y uno de los nombres es Yahweh Rafah, que significa “El Señor que sana”.

2. Éxodo 23:25

“Mas a Jehová vuestro Dios serviréis... y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”.

3. En la lista de maldiciones de Deuteronomio 28, viene toda clase de enfermedad. A la vez, el Nuevo Testamento dice que Jesús nos redimió de la maldición de la ley, y que Él nos ha dado autoridad para resistir a satanás (Gálatas 3:13; Lucas 10:19).

4. Salmo 103:2-3

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.  

Fíjate en la doble bendición: Perdón de los pecados y sanidad del cuerpo.

5. Salmo 107:20

“Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina”. 

6. Proverbios 4:20-22

 “Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo”.

7. La muerte de Jesucristo provee para nuestra sanidad.

Isaías 53:4-5

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.  

En el evangelio de Mateo hay una cita de Isaías confirmando que la sanidad se refiere a sanidad física y no únicamente espiritual.

Mateo 8:16-17

“Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

8. Sanar enfermos fue una parte principal del ministerio de Jesús.

 Hechos 10:38

“Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

9. Mateo 8:2-3

 “Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio...”.

Lo que el Señor contestó al leproso, él te dice a ti ahora: “Quiero; se limpio”.

10. Al comisionar a sus discípulos, les encargó que sanaran enfermos. Mateo 10:7-8.

11. Los discípulos continuaron el ministerio de sanidad después de la ascensión de Jesús. Hechos 5:12, 15-16.

12. Marcos 16:17-18

 “Y estas señales seguirán a los que creen... sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

Esta promesa es para “los que creen,” no sólo para los apóstoles.

13. Santiago 5:14-16

“¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará... Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados...”. 

14. 3 Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Lecturas Recomendadas

Ver Mas

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III Gloria Richards 2020-08-18

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Tú Puedes ser Sanado




Publicado el:
Martes 4 de Agosto, 2020

El propósito de este pequeño libro es para animarte a que tú puedas recibir un milagro de sanidad, aun mientras lees.

Sin embargo, siempre existirán casos en donde personas de fe y entregadas a Dios, no sanan.

De ninguna manera quiero traer condenación a tales personas. Hay quienes tienen enfermedades crónicas, cuyo ánimo por la vida exalta a Dios, siendo una inspiración a todos.

Permite que tu fe sea estirada y crezca mientras vemos más a fondo las Escrituras y comparto algunos de los milagros que hemos visto a través de los años.

Seamos sanados o no, ¡glorifiquemos a Dios!

De la incredulidad a la fe

Este día comenzó como cualquier otro en la vida de unos misioneros. Nuestros tres hijos y yo habíamos acompañado a mi esposo a Los Leones, un pueblito cerca de Madera, Chihuahua, donde habíamos ido para visitar a una mujer llamada Alicia. Ella invitó a algunas vecinas a su humilde casa para que escucharan la Palabra de Dios. Entre las que llegaron estaba una madre que traía su niña de tres años que no podía caminar, debido a un tumor canceroso que estaba creciendo en la ingle. Antes de irnos, oramos por la niña y volvimos a nuestra casa en La Junta.

Ocho días después, regresamos a Los Leones y ¡encontramos que la niña estaba totalmente sana! ¡El tumor había desaparecido! Como resultado de este milagro, ¡muchas personas dieron su vida a Cristo y se plantó una iglesia en el pueblo!

Un mes antes, ¡no hubiera sucedido tal milagro! Porque un mes antes, ni yo ni Víctor, creíamos en los milagros, ni en orar por sanidad. Habíamos crecido en una denominación tradicional que no creía en lo sobrenatural para los días de hoy. Luego, siendo misioneros y mi marido un ministro ordenado de esta agrupación, continuábamos en nuestra incredulidad. ¡Hasta peleábamos con los pastores pentecostales, tratando de sacarles de su “error”!

Durante nuestros primeros años en La Junta, teníamos que recurrir al médico tan frecuentemente que él llegó a ser un amigo. Entonces, ¡un día todo cambió! Víctor cuenta su testimonio en el libro “Sorprendido por el Espíritu”. Después de recibir un poderoso bautismo en el Espíritu Santo en 1960, él le dio la espalda a esta preciosa experiencia y al poder sobrenatural.  

Durante este tiempo fue cuando nos mudamos a la Sierra de Chihuahua y empezamos nuestra vida de misioneros. Al principio vimos algo de fruto y estábamos contentos, pero al pasar los años la tarea se puso más y más difícil, hasta que llegó a ser insoportable.

Pero en el momento más oscuro y desesperante de nuestra vida, el Señor en su misericordia, nos dio otra oportunidad y en 1970, en un campamento cristiano en Palestina, Texas, volvió a sumergir a Victor en su Espíritu y a la vez, yo fui bautizada en el Espíritu Santo.

Al regresar a La Junta, ¡todo era nuevo! De un día para otro, nuestros ojos fueron abiertos a nuestra incredulidad e ignorancia sobre muchas verdades bíblicas. Inmediatamente, comenzamos a enseñar a “nuestras ovejas” que, contrario a lo que les habíamos enseñado antes, ¡el Señor sí sana, sí liberta de demonios y sí bautiza en el Espíritu Santo! Un mes después de esta poderosa experiencia es cuando oramos por la niña con cáncer.

El patrón bíblico… sanidades y milagros

Para poder impactar a nuestro mundo con el mensaje de Cristo, nos urge volver al patrón del Nuevo Testamento. Es indiscutible que el ministerio de Jesús era a la vez un ministerio de enseñanza, predicación, milagros y sanidades. Por ejemplo:

Mateo 4:23-24

“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. ...los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó”.

Y el libro de los Hechos presenta el ministerio de la iglesia como una continuación del ministerio de Jesús, que incluía señales, milagros y prodigios.

A pesar de que en mi denominación me habían enseñado todo lo contrario, no hay nada en las Escrituras que indique que los milagros y sanidades terminaron con los apóstoles. Si los creyentes del primer siglo necesitaban un poder sobrenatural, ¡cuánto más nosotros que vivimos en el siglo XXI!

Jesús les instruyó a sus discípulos a esperar hasta que recibieran el poder, que en griego es dunamis, del cual proviene la palabra dinamita, del Espíritu Santo. Nosotros también necesitamos el “dunamis” o dinamita del Espíritu Santo, ligado con la enseñanza de las Escrituras. San Pablo dice:

1 Corintios 4:20

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”.

Muchos años han pasado desde aquel día en Los Leones, Chihuahua, y hemos visto miles de sanidades y milagros. Dios siempre ha sido un Dios de lo sobrenatural y Él quiere que tú y yo también experimentemos lo sobrenatural.

Si en este momento necesitas un milagro de sanidad, ¡espera recibirlo al leer este libro!

¿Qué dice la Escritura sobre la sanidad divina?

El doctor A. B. Simpson, fundador de la denominación Alianza Cristiana y Misionera, frecuentemente decía: “Dame un cristianismo sobrenatural o no me des nada”. Yo estoy de acuerdo con el Doctor Simpson. No es asunto opcional tener o no el poder sobrenatural de Dios. Es mucho más que el “betún sobre el pastel”; ¡Es el pastel mismo!

Igual que mi marido y yo por muchos años, multitudes han sido robados de una fe viva que puede creer en lo milagroso hoy en día. Creen que Jesús sanaba a los enfermos cuando anduvo aquí en la tierra, pero ahora ya no lo hace.

Algunos no reciben un milagro de Dios porque creen que no lo merecen. La idea de que recibimos de Dios según lo que hemos hecho, está muy arraigada en muchas religiones, pero totalmente ajena a las Escrituras. Todo lo que recibimos de Él es por gracia, no por obras, ni por merecerlo.

Sin embargo, la gracia opera a través de nuestra fe. Hay casos cuando Dios obra por medio de un don de milagros, sanando a una persona que ni siquiera cree, pero por lo general, Él obra en sus hijos en respuesta a la fe. Como Él mismo dijo: “Según tu fe, te será hecho”.

Entonces, ¿cómo obtiene uno fe?

Romanos 10:17

“Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

 La palabra “oír” significa estar atento y poner en práctica lo que oímos. Por lo tanto, es muy importante conocer y meditar en la Palabra de Dios.

¿Qué dice la Palabra acerca de la sanidad física?

1. Éxodo 15:26 Los nombres de Dios revelan su naturaleza y uno de los nombres es Yahweh Rafah, que significa “El Señor que sana”.

2. Éxodo 23:25

“Mas a Jehová vuestro Dios serviréis... y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”.

3. En la lista de maldiciones de Deuteronomio 28, viene toda clase de enfermedad. A la vez, el Nuevo Testamento dice que Jesús nos redimió de la maldición de la ley, y que Él nos ha dado autoridad para resistir a satanás (Gálatas 3:13; Lucas 10:19).

4. Salmo 103:2-3

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.  

Fíjate en la doble bendición: Perdón de los pecados y sanidad del cuerpo.

5. Salmo 107:20

“Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina”. 

6. Proverbios 4:20-22

 “Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo”.

7. La muerte de Jesucristo provee para nuestra sanidad.

Isaías 53:4-5

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.  

En el evangelio de Mateo hay una cita de Isaías confirmando que la sanidad se refiere a sanidad física y no únicamente espiritual.

Mateo 8:16-17

“Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

8. Sanar enfermos fue una parte principal del ministerio de Jesús.

 Hechos 10:38

“Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

9. Mateo 8:2-3

 “Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio...”.

Lo que el Señor contestó al leproso, él te dice a ti ahora: “Quiero; se limpio”.

10. Al comisionar a sus discípulos, les encargó que sanaran enfermos. Mateo 10:7-8.

11. Los discípulos continuaron el ministerio de sanidad después de la ascensión de Jesús. Hechos 5:12, 15-16.

12. Marcos 16:17-18

 “Y estas señales seguirán a los que creen... sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

Esta promesa es para “los que creen,” no sólo para los apóstoles.

13. Santiago 5:14-16

“¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará... Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados...”. 

14. 3 Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Ver Mas

BARAK BARAK IV Victor Richards 2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO? Hno. Victor Richards 2020-09-22

BARAK BARAK III Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II Hno. Victor Richards 2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible Hno. Victor Richards 2020-09-08

BARAK BARAK II Victor Richards 2020-09-08

El Ayuno que Funciona II Hno. Victor Richards 2020-09-01

BARAK BARAK Hno. Victor Richards 2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV Gloria Richards 2020-08-25

El Ayuno que Funciona Hno. Victor Richards 2020-08-25

El Poder del Ayuno II Hno. Victor Richards 2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III Gloria Richards 2020-08-18

El Poder del Ayuno Hno. Victor Richards 2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II Gloria Richards 2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II Hno. Victor Richards 2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios Hno. Victor Richards 2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV Victor Richards 2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA Hno. Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III Victor Richards 2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II Victor Richards 2020-07-14

La Sangre de Su Cruz Hno. Victor Richards 2020-07-14

Él fue Traspasado Hno. Victor Richards 2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo Victor Richards 2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios Hno. Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado V Victor Richards 2020-06-30

Éxito Garantizado IV Victor Richards 2020-06-23

La Sangre y El Velo Hno. Victor Richards 2020-06-23

Éxito Garantizado III Victor Richards 2020-06-16

Bendición Por la Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado II Victor Richards 2020-06-09

Éxito Garantizado Hno. Victor Richards 2020-06-02

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II Hno. Victor Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV Gloria Richards 2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III Gloria Richards 2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua Hno. Victor Richards 2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II Gloria Richards 2020-05-12

Comprados con Su Sangre Hno. Victor Richards 2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios Gloria Richards 2020-05-05

La Sangre Redentora Hno. Victor Richards 2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV Gloria Richards 2020-04-28

Comprados con Sangre Hno. Victor Richards 2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III Gloria Richards 2020-04-21

La Sangre de Jesús Hno. Victor Richards 2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II Gloria Richards 2020-04-14

Jesús nos Amó Primero Hno. Victor Richards 2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos Gloria Richards 2020-04-07

Rompiendo Ataduras V Hno. Victor Richards 2020-03-31

Lecturas Recomendadas


Tú Puedes ser Sanado





Por: Gloria Richards
Martes 4 de Agosto, 2020

El propósito de este pequeño libro es para animarte a que tú puedas recibir un milagro de sanidad, aun mientras lees.

Sin embargo, siempre existirán casos en donde personas de fe y entregadas a Dios, no sanan.

De ninguna manera quiero traer condenación a tales personas. Hay quienes tienen enfermedades crónicas, cuyo ánimo por la vida exalta a Dios, siendo una inspiración a todos.

Permite que tu fe sea estirada y crezca mientras vemos más a fondo las Escrituras y comparto algunos de los milagros que hemos visto a través de los años.

Seamos sanados o no, ¡glorifiquemos a Dios!

De la incredulidad a la fe

Este día comenzó como cualquier otro en la vida de unos misioneros. Nuestros tres hijos y yo habíamos acompañado a mi esposo a Los Leones, un pueblito cerca de Madera, Chihuahua, donde habíamos ido para visitar a una mujer llamada Alicia. Ella invitó a algunas vecinas a su humilde casa para que escucharan la Palabra de Dios. Entre las que llegaron estaba una madre que traía su niña de tres años que no podía caminar, debido a un tumor canceroso que estaba creciendo en la ingle. Antes de irnos, oramos por la niña y volvimos a nuestra casa en La Junta.

Ocho días después, regresamos a Los Leones y ¡encontramos que la niña estaba totalmente sana! ¡El tumor había desaparecido! Como resultado de este milagro, ¡muchas personas dieron su vida a Cristo y se plantó una iglesia en el pueblo!

Un mes antes, ¡no hubiera sucedido tal milagro! Porque un mes antes, ni yo ni Víctor, creíamos en los milagros, ni en orar por sanidad. Habíamos crecido en una denominación tradicional que no creía en lo sobrenatural para los días de hoy. Luego, siendo misioneros y mi marido un ministro ordenado de esta agrupación, continuábamos en nuestra incredulidad. ¡Hasta peleábamos con los pastores pentecostales, tratando de sacarles de su “error”!

Durante nuestros primeros años en La Junta, teníamos que recurrir al médico tan frecuentemente que él llegó a ser un amigo. Entonces, ¡un día todo cambió! Víctor cuenta su testimonio en el libro “Sorprendido por el Espíritu”. Después de recibir un poderoso bautismo en el Espíritu Santo en 1960, él le dio la espalda a esta preciosa experiencia y al poder sobrenatural.  

Durante este tiempo fue cuando nos mudamos a la Sierra de Chihuahua y empezamos nuestra vida de misioneros. Al principio vimos algo de fruto y estábamos contentos, pero al pasar los años la tarea se puso más y más difícil, hasta que llegó a ser insoportable.

Pero en el momento más oscuro y desesperante de nuestra vida, el Señor en su misericordia, nos dio otra oportunidad y en 1970, en un campamento cristiano en Palestina, Texas, volvió a sumergir a Victor en su Espíritu y a la vez, yo fui bautizada en el Espíritu Santo.

Al regresar a La Junta, ¡todo era nuevo! De un día para otro, nuestros ojos fueron abiertos a nuestra incredulidad e ignorancia sobre muchas verdades bíblicas. Inmediatamente, comenzamos a enseñar a “nuestras ovejas” que, contrario a lo que les habíamos enseñado antes, ¡el Señor sí sana, sí liberta de demonios y sí bautiza en el Espíritu Santo! Un mes después de esta poderosa experiencia es cuando oramos por la niña con cáncer.

El patrón bíblico… sanidades y milagros

Para poder impactar a nuestro mundo con el mensaje de Cristo, nos urge volver al patrón del Nuevo Testamento. Es indiscutible que el ministerio de Jesús era a la vez un ministerio de enseñanza, predicación, milagros y sanidades. Por ejemplo:

Mateo 4:23-24

“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. ...los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó”.

Y el libro de los Hechos presenta el ministerio de la iglesia como una continuación del ministerio de Jesús, que incluía señales, milagros y prodigios.

A pesar de que en mi denominación me habían enseñado todo lo contrario, no hay nada en las Escrituras que indique que los milagros y sanidades terminaron con los apóstoles. Si los creyentes del primer siglo necesitaban un poder sobrenatural, ¡cuánto más nosotros que vivimos en el siglo XXI!

Jesús les instruyó a sus discípulos a esperar hasta que recibieran el poder, que en griego es dunamis, del cual proviene la palabra dinamita, del Espíritu Santo. Nosotros también necesitamos el “dunamis” o dinamita del Espíritu Santo, ligado con la enseñanza de las Escrituras. San Pablo dice:

1 Corintios 4:20

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”.

Muchos años han pasado desde aquel día en Los Leones, Chihuahua, y hemos visto miles de sanidades y milagros. Dios siempre ha sido un Dios de lo sobrenatural y Él quiere que tú y yo también experimentemos lo sobrenatural.

Si en este momento necesitas un milagro de sanidad, ¡espera recibirlo al leer este libro!

¿Qué dice la Escritura sobre la sanidad divina?

El doctor A. B. Simpson, fundador de la denominación Alianza Cristiana y Misionera, frecuentemente decía: “Dame un cristianismo sobrenatural o no me des nada”. Yo estoy de acuerdo con el Doctor Simpson. No es asunto opcional tener o no el poder sobrenatural de Dios. Es mucho más que el “betún sobre el pastel”; ¡Es el pastel mismo!

Igual que mi marido y yo por muchos años, multitudes han sido robados de una fe viva que puede creer en lo milagroso hoy en día. Creen que Jesús sanaba a los enfermos cuando anduvo aquí en la tierra, pero ahora ya no lo hace.

Algunos no reciben un milagro de Dios porque creen que no lo merecen. La idea de que recibimos de Dios según lo que hemos hecho, está muy arraigada en muchas religiones, pero totalmente ajena a las Escrituras. Todo lo que recibimos de Él es por gracia, no por obras, ni por merecerlo.

Sin embargo, la gracia opera a través de nuestra fe. Hay casos cuando Dios obra por medio de un don de milagros, sanando a una persona que ni siquiera cree, pero por lo general, Él obra en sus hijos en respuesta a la fe. Como Él mismo dijo: “Según tu fe, te será hecho”.

Entonces, ¿cómo obtiene uno fe?

Romanos 10:17

“Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

 La palabra “oír” significa estar atento y poner en práctica lo que oímos. Por lo tanto, es muy importante conocer y meditar en la Palabra de Dios.

¿Qué dice la Palabra acerca de la sanidad física?

1. Éxodo 15:26 Los nombres de Dios revelan su naturaleza y uno de los nombres es Yahweh Rafah, que significa “El Señor que sana”.

2. Éxodo 23:25

“Mas a Jehová vuestro Dios serviréis... y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”.

3. En la lista de maldiciones de Deuteronomio 28, viene toda clase de enfermedad. A la vez, el Nuevo Testamento dice que Jesús nos redimió de la maldición de la ley, y que Él nos ha dado autoridad para resistir a satanás (Gálatas 3:13; Lucas 10:19).

4. Salmo 103:2-3

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.  

Fíjate en la doble bendición: Perdón de los pecados y sanidad del cuerpo.

5. Salmo 107:20

“Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina”. 

6. Proverbios 4:20-22

 “Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo”.

7. La muerte de Jesucristo provee para nuestra sanidad.

Isaías 53:4-5

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.  

En el evangelio de Mateo hay una cita de Isaías confirmando que la sanidad se refiere a sanidad física y no únicamente espiritual.

Mateo 8:16-17

“Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

8. Sanar enfermos fue una parte principal del ministerio de Jesús.

 Hechos 10:38

“Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

9. Mateo 8:2-3

 “Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio...”.

Lo que el Señor contestó al leproso, él te dice a ti ahora: “Quiero; se limpio”.

10. Al comisionar a sus discípulos, les encargó que sanaran enfermos. Mateo 10:7-8.

11. Los discípulos continuaron el ministerio de sanidad después de la ascensión de Jesús. Hechos 5:12, 15-16.

12. Marcos 16:17-18

 “Y estas señales seguirán a los que creen... sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

Esta promesa es para “los que creen,” no sólo para los apóstoles.

13. Santiago 5:14-16

“¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará... Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados...”. 

14. 3 Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Ver Mas

BARAK BARAK IV
Victor Richards
2020-09-22

¿QUÉ ESPERAS DEL AYUNO?
Hno. Victor Richards
2020-09-22

BARAK BARAK III
Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible II
Hno. Victor Richards
2020-09-15

El Ayuno y la Oración que logran lo Imposible
Hno. Victor Richards
2020-09-08

BARAK BARAK II
Victor Richards
2020-09-08

El Ayuno que Funciona II
Hno. Victor Richards
2020-09-01

BARAK BARAK
Hno. Victor Richards
2020-09-01

Tú Puedes ser Sanado IV
Gloria Richards
2020-08-25

El Ayuno que Funciona
Hno. Victor Richards
2020-08-25

El Poder del Ayuno II
Hno. Victor Richards
2020-08-18

Tú Puedes ser Sanado III
Gloria Richards
2020-08-18

El Poder del Ayuno
Hno. Victor Richards
2020-08-11

Tú Puedes ser Sanado II
Gloria Richards
2020-08-11

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios II
Hno. Victor Richards
2020-08-04

La Sangre de Jesús: Sus Beneficios
Hno. Victor Richards
2020-07-28

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo IV
Victor Richards
2020-07-28

EL QUE A MI VIENE NO LO ECHO FUERA
Hno. Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo III
Victor Richards
2020-07-21

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo II
Victor Richards
2020-07-14

La Sangre de Su Cruz
Hno. Victor Richards
2020-07-14

Él fue Traspasado
Hno. Victor Richards
2020-07-08

El Secreto para Cambiar tu Familia y tu Mundo
Victor Richards
2020-07-08

Entremos a la Presencia de Dios
Hno. Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado V
Victor Richards
2020-06-30

Éxito Garantizado IV
Victor Richards
2020-06-23

La Sangre y El Velo
Hno. Victor Richards
2020-06-23

Éxito Garantizado III
Victor Richards
2020-06-16

Bendición Por la Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-16

Nuestra Herencia por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado II
Victor Richards
2020-06-09

Éxito Garantizado
Hno. Victor Richards
2020-06-02

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-06-02

Jesucristo: Nuestra Pascua II
Hno. Victor Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna IV
Gloria Richards
2020-05-26

Proverbios y La Mujer Moderna III
Gloria Richards
2020-05-19

Jesucristo: Nuestra Pascua
Hno. Victor Richards
2020-05-19

Redimidos Por Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-12

Proverbios y La Mujer Moderna II
Gloria Richards
2020-05-12

Comprados con Su Sangre
Hno. Victor Richards
2020-05-05

La Mujer Moderna y los Proverbios
Gloria Richards
2020-05-05

La Sangre Redentora
Hno. Victor Richards
2020-04-28

Tus Hijos Barro en tus Manos IV
Gloria Richards
2020-04-28

Comprados con Sangre
Hno. Victor Richards
2020-04-21

Tus Hijos Barro en tus Manos III
Gloria Richards
2020-04-21

La Sangre de Jesús
Hno. Victor Richards
2020-04-14

Tus Hijos, Barro en tus Manos II
Gloria Richards
2020-04-14

Jesús nos Amó Primero
Hno. Victor Richards
2020-04-07

Tus Hijos, Barro en tus Manos
Gloria Richards
2020-04-07

Rompiendo Ataduras V
Hno. Victor Richards
2020-03-31

Lecturas Recomendadas

   
Jóvenes     |      Adolescentes     |      Cayado Pastoral
 
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320
Jóvenes   |  Adolescentes  |  Cayado Pastoral
             
Centro Cristiano Vino Nuevo
656.686.2700   |   Melquiades Alanís #5825   |   Alamos de San Lorenzo
Cd. Juárez Chih. Mex.    C.P.32320